En de­ta­lle.

Ha­ce al­gu­nos años tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir al lan­za­mien­to de los audífonos HD800 en los head­quar­ters de Senn­hei­ser en Han­no­ver, Ale­ma­nia. En aquel en­ton­ces des­cu­brí que esos ma­ra­vi­llo­sos audífonos de 1600 dó­la­res se es­cu­cha­ban mu­cho me­jor y pro­du­cía

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Des­pués de es­cu­char el am­pli­fi­ca­dor pa­ra audífonos Pri­me de Me­ri­dian, se sa­be que la fac­tu­ra al­can­za al­tu­ras po­co co­mu­nes.

Por tres se­ma­nas es­cu­ché el nue­vo am­pli­fi­ca­dor de audífonos Pri­me de Me­ri­dian y sé que he es­ta­do fren­te a otro hi­to tec­no­ló­gi­co. Los in­gle­ses han re­co­no­ci­do la im­por­tan­cia de los audífonos en nues­tros días. Mo­da pa­ra al­gu­nos, ac­ce­so­rio pa­ra otros y sin em­bar­go es cre­cien­te el nú­me­ro de au­dió­fi­los y me­ló­ma­nos que se to­man muy en se­rio el te­ma de un sis­te­ma de al­tas pres­ta­cio­nes pa­ra es­cu­char mú­si­ca per­so­na­lí­si­ma a tra­vés de audífonos.

Y exis­ten ra­zo­nes, so­bre todo pa­ra ese afi­cio­na­do que no cuen­ta con una sa­la de au­dio de­di­ca­da, ais­la­da y pro­pia en don­de pue­da dis­fru­tar de su sis­te­ma a sus an­chas. Lo cier­to es que po­cas per­so­nas pue­den dar­se ese lu­jo. En cam­bio, nues­tro equi­po de so­ni­do tie­ne que con­vi­vir con nues­tra fa­mi­lia, ge­ne­ral­men­te en la sa­la del ho­gar. Así, el ac­to de es­cu­char mú­si­ca re­sul­ta com­pli­ca­do cuan­do hay ni­ños pe­que­ños en la ca­sa: ha­brá que de­lei­tar­se con un dis­co mien­tras los “enanos” es­tán en la es­cue­la o cuan­do an­dan en al­gu­na ac­ti­vi­dad fue­ra de ca­sa. Por las no­ches, re­sul­ta ca­si im­po­si­ble su­bir­le el vo­lu­men a nues­tros sis­te­mas o se­re­mos ful­mi­na­dos con la mi­ra­da de la es­po­sa acu­sán­do­nos de des­per­tar a la be­bé o a los ve­ci­nos. A ve­ces re­sul­ta frus­tran­te.

El asun­to de los audífonos pue­de ver­se des­de la aris­ta fá­cil: hoy la gen­te tie­ne su mú­si­ca en su ta­blet o smartp­ho­ne y la es­cu­cha me­dian­te unos au­ri­cu­la­res de ba­jí­si­ma ca­li­dad. Cier­to. Y sin em­bar­go tam­bién hay en­tu­sias­tas que han crea­do sus bi­blio­te­cas de mú­si­ca di­gi­tal en sus compu­tado­ras y que les gus­ta es­cu­char mú­si­ca con una ca­li­dad mí­ni­ma de­cen­te, por ello tie­nen tal vez unas bo­ci­nas ac­ti­vas jun­to en su es­cri­to­rio. Otros, los más ex­per­tos, in­clu­so han eva­di­do la tar­je­ta de au­dio de la compu­tado­ra

y se han he­cho de un DAC ex­terno (con­ver­ti­dor analó­gi­co di­gi­tal) y han ele­va­do con­si­de­ra­ble­men­te la ca­li­dad de la re­pro­duc­ción mu­si­cal. Otros más han pa­sa­do de los au­ri­cu­la­res que vie­nen co­mo ob­se­quio en la ca­ja de su ipho­ne y han com­pra­do audífonos de pro­ba­da repu­tación en mar­cas co­mo Bo­se o Bo­wers & Wil­kins.

Sin em­bar­go, co­mo en todo ám­bi­to de la vida, exis­ten los si­ba­ri­tas, los in­sa­cia­bles, los que nun­ca de­tie­nen su de­seo con tal de po­seer el me­jor sis­te­ma de au­dio per­so­nal. Pa­ra ellos, Me­ri­dian ha crea­do Pri­me. Co­mo da­to de in­te­rés, tan­to Pri­me co­mo su fuen­te de ali­men­ta­ción son di­se­ña­dos y fa­bri­ca­dos en Cam­brid­ge, Reino Uni­do.

Es­te am­pli­fi­ca­dor de audífonos es una jo­ya del di­se­ño in­dus­trial –gra­cias a la crea­ti­vi­dad de Allen Booth­royd- que es­tá cons­trui­do al má­xi­mo ni­vel High End po­si­ble. Cha­sis en­te­ra­men­te de alu­mi­nio con un ter­mi­na­do tex­tu­ri­za­do, ca­si se­do­so en co­lor blan­co-pla­ta el cual es una atrac­ción sen­so­rial, créan­me­lo. En el pa­nel fron­tal po­see dos en­tra­das de 1/4” y una de 1/8”, con lo que es po­si­ble co­nec­tar audífonos de al­cur­nia o ear­buds. Tie­ne un se­lec­tor de en­tra­da y otro pe­que­ño bo­tón que per­mi­te la ac­ti­va­ción del ASP ( Ana­log Spa­tial Pro­ces­sing). El con­trol de vo­lu­men es un ALPS ori­gi­nal ja­po­nés que tie­ne un tac­to fe­no­me­nal, se sien­te co­mo una pe­ri­lla de un pream­pli­fi­ca­dor de al­tí­si­ma ga­ma.

En el pa­nel tra­se­ro, el Pri­me per­mi­te co­nec­tar una fuen­te analó­gi­ca usan­do RCA (po­dría ser una tor­na­me­sa –cla­ro to­man­do la se­ñal des­de un pre de phono) y otra en­tra­da me­dian­te to­ma de 3.5mm (ge­ne­ral­men­te usa­da pa­ra ahí co­nec­tar el smartp­ho­ne), cuen­ta ade­más con una sa­li­da de au­dio analó­gi­ca con lo que es po­si­ble usarlo co­mo un pream­pli­fi­ca­dor High End o pa­ra co­nec­tar­lo a unos mo­ni­to­res au­to­am­pli­fi­ca­dos. Tam­bién po­see una to­ma USB asín­cro­na pa­ra co­nec­tar la compu­tado­ra Mac o PC. Se ali­men­ta con una fuen­te de 12 volts y 5 watts.

Ca­be aco­tar que la to­ma USB in­ter­na­men­te po­see up­sam­pling pa­ra lle­var las se­ña­les 44.1 khz (CD) o 48 khz a 88.2 khz y 96 khz an­tes de pa­sar al DAC. Sin em­bar­go, Me­ri­dian sa­be que uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas del au­dio di­gi­tal es pre­ci­sa­men­te el rui­do y con­ta­mi­na­ción que pro­vo­ca el puer­to USB, ya que es sus­cep­ti­ble de re­ci­bir un mon­tón de “co­rrien­te ba­su­ra” pro­ve­nien­te de la compu­tado­ra o de otros pe­ri­fé­ri­cos que es­tén co­nec­ta­dos a ella. Es­tos su­cios mi­li­am­pe­res ge­ne­ran dis­tor­sión la cual “pa­sa” al am­pli­fi­ca­dor y por en­de pue­de es­tro­pear la ex­pe­rien­cia ul­tra high end en audífonos. Así los in­gle­ses no só­lo crea­ron uno de los me­jo­res am­pli­fi­ca­do­res de audífonos del mun­do, sino que lo pro­ve­ye­ron de una fuen­te de ali­men­ta­ción ex­ter­na, la cual de­tie­ne y fil­tra todo el rui­do de la to­ma USB y de­ja pa­sar so­lo la se­ñal di­gi­tal ex­tre­ma­da­men­te pura. La Pri­me Po­wer Supply es una ca­ji­ta del mis­mo ta­ma­ño y di­se­ño que el Pri­me y de igual ma­ne­ra exu­da una ca­li­dad de cons­truc­ción que im­pac­ta.

Es­ta fuen­te de ali­men­ta­ción tam­bién pue­de me­jo­rar la ca­li­dad de otros com­po­nen­tes Me­ri­dian co­mo el DAC Di­rec­tor o el me­dia ser­ver Me­dia­co­re 200. La fuen­te de ali­men­ta­ción me­jo­ra el so­ni­do de la fuen­te di­gi­tal USB, pe­ro no es in­dis­pen­sa­ble, ya que el Pri­me fun­cio­na por si mis­mo.

Ana­log Spa­tial Pro­ces­sing re­sul­ta el co­ra­zón má­gi­co del Pri­me. Se tra­ta de un pro­ce­sa­mien­to que se es­ta­ble­ce en el do­mi­nio analó­gi­co (mu­chos au­dió­fi­los abo­mi­nan lo que ten­ga que ver con DSP – Di­gi­tal Sound Pro­ces­sing), el cual bá­si­ca­men­te tra­ta de re­crear un es­ce­na­rio so­no­ro es­pa­cial o tri­di­men­sio­nal por lla­mar­lo de otra ma­ne­ra.

Es­to es im­por­tan­te por­que nor­mal­men­te la es­cu­cha a tra­vés de audífonos pro­du­ce un so­ni­do muy par­ti­cu­lar, el cual pro­vie­ne di­rec­cio­nal­men­te des­de nues­tro la­do iz­quier­do y de­re­cho a tra­vés de los oí­dos. Es­ta ex­pe­rien­cia ge­ne­ra un muy po­bre es­ce­na­rio acús­ti­co, de he­cho po­de­mos dis­tin­guir ca­nal iz­quier­do y de­re­cho pe­ro es ca­si im­po­si­ble re­crear una ima­gen so­no­ra fren­te a nues­tra ca­ra. Es­to, aun­que pa­re­ce su­per­fi­cial, real­men­te es muy im­por­tan­te, pues nues­tro ros­tro –es­pe­cial­men­te nues­tros ojos- nos ayu­dan a de­tec­tar de don­de pro­vie­ne el so­ni­do. Es un ac­to na­tu­ral. Nues­tros ojos, si­guen a nues­tros oí­dos. Ha­gan el ex­pe­ri­men­to de es­cu­char un sis­te­ma de au­dio tra­di­cio­nal –ba­sa­do en bo­ci­nas- to­tal­men­te a os­cu­ras (no só­lo ce­rran­do los ojos), no­ta­rán gran­des di­fe­ren­cias en la per­cep­ción au­di­ti­va en cuan­to ten­gan al­gu­na fuen­te de luz.

El ASP de Me­ri­dian tra­ta de con­ver­tir esa ex­pe­rien­cia de es­cu­char ca­nal iz­quier­do y de­re­cho en nues­tros oí­dos en una ge­ne­ro­sa am­pli­tud en el es­ce­na­rio so­no­ro fron­tal. Es co­mo es­tar es­cu­chan­do un buen par de bo­ci­nas.

En el Pri­me se ofre­cen dos ni­ve­les de ASP y un by­pass que lo in­ha­bi­li­ta.

Co­mo de­cía en lí­neas an­te­rio­res, el Pri­me pue­de ope­rar co­mo un pream­pli­fi­ca­dor de muy al­tas cre­den­cia­les. Si en cam­bio só­lo se va a usar pa­ra am­pli­fi­car la se­ñal de audífonos, pue­de sus­pen­der­se la sa­li­da analó­gi­ca; se de­ja opri­mi­do el bo­tón de en­cen­di­do y en unos se­gun­dos el led blan­co pa­sa a ver­de, con lo cual se no­ti­fi­ca que el Pri­me es­tá ope­ran­do en mo­do so­lo audífonos. Pa­ra los más pu­ris­tas.

Con el Pri­me tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­cu­char al­gu­nos audífonos de to­dos los sa­bo­res y ca­li­da­des: Be­yerdy­na­mic DT-990 Pro, Mons­ter Tur­bi­ne, Bo­wers & Wil­kins C5 y Senn­hei­ser Mo­men­tum y HD600. En la Mac usé Vox, un po­de­ro­so soft­wa­re y ad­mi­nis­tra­dor mu­si­cal muy su­pe­rior a itu­nes, de igual ma­ne­ra pa­ra ipad y ipho­ne, Vox fue mi se­lec­ción co­mo app pa­ra la re­pro­duc­ción mu­si­cal.

Mis fa­vo­ri­tos al co­nec­tar­se con el Pri­me re­sul­ta­ron los Be­yer y los B&W. Va­ya ex­pe­rien­cia. Lo mis­mo es­cu­ché mú­si­ca en High Re­so­lu­tion 96/24 co­mo el sam­pler del fa­bri­can­te de au­dio ja­po­nés Sa­tri, co­mo ar­chi­vos WAV y ALAC de di­ver­sos ar­tis­tas co­mo Kat­he­ri­ne Jen­kins, Sho­ta Osa­be Piano Trio, Va­len­ti­na Li­sit­sa o Ja­ne­lle Mo­náe.

Na­tu­ral­men­te el Pri­me “agran­da” la se­ñal que pro­vie­ne de la fuen­te –a fin de cuen­tas es su tra­ba­jo co­mo am­pli­fi­ca­dor- pe­ro más allá de la po­ten­cia, el Pri­me en­tre­ga un so­ni­do que re­sul­ta in­con­ce­bi­ble a la pri­me­ra es­cu­cha. Y es que pa­ra sa­ber que el Pri­me es una jo­ya de la in­ge­nie­ría en au­dio no es ne­ce­sa­rio ser ex­per­to ni “te­ner ore­jas do­ra­das”. Las di­fe­ren­cias al usarlo son abru­ma­do­ras.

El gra­ve se no­ta po­de­ro­so y con­tro­la­do, las vo­ces ad­quie­ren un cuer­po exu­be­ran­te, el piano se es­cu­cha con ma­jes­tuo­si­dad. En cuan­to al ASP en cier­tas can­cio­nes, su ac­cio­nar es muy evi­den­te, en otras no tan­to. El es­ce­na­rio so­no­ro cre­ce ex­pan­si­va­men­te es co­mo si se ge­ne­ra­rá un “do­mo acús­ti­co”, así el so­ni­do de los audífonos ya no só­lo se apre­cia en los la­te­ra­les sino se pro­vo­ca una en­vol­ven­cia muy agra­da­ble y muy con­vin­cen­te.

Ca­be acla­rar que la sa­li­da pa­ra audífonos de 3.5 mm cuen­ta con una im­pe­dan­cia de 2 ohms por lo que cual­quier dis­po­si­ti­vo se­rá am­pli­fi­ca­do con po­ten­cia de­vas­ta­do­ra, así que ha­ya que te­ner cui­da­do con el con­trol de vo­lu­men. Pro­te­ger nues­tros oí­dos re­sul­ta más im­por­tan­te y va­lio­so que cual­quier equi­po.

En cuan­to a las dos to­mas de 6.3 mm, és­tas tie­nen im­pe­dan­cia me­nor a 100 mi­li­ohms, sa­li­da de 3V RMS y 250 mi­li­watts y es­tán re­co­men­da­das pa­ra audífonos de­man­dan­tes co­mo del ti­po pla­nar, o los pro­fe­sio­na­les pa­ra mo­ni­to­reo y mas­te­ri­ng o in­clu­so pa­ra los del ti­po abier­to co­mo los fas­tuo­sos Senn­hei­ser HD800.

El sis­te­ma Pri­me de Me­ri­dian ten­drá su lu­gar en la his­to­ria del au­dio. Es­te es un de­sa­rro­llo im­por­tan­tí­si­mo no só­lo pa­ra la mar­ca sino pa­ra la in­dus­tria. Es des­de ya, la nue­va re­fe­ren­cia en au­dio per­so­nal y con­tra la cual se com­pa­ra­rán to­dos los nue­vos sis­te­mas ve­ni­de­ros. La ex­pe­rien­cia de Me­ri­dian se­gu­ra­men­te trae­rá más y me­jo­res equi­pos de au­dio per­so­nal que se­rán el de­lei­te de los au­dió­fi­los y me­ló­ma­nos de la nue­va era di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.