DIY.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Erik Ro­drí­guez

¿Qué es un gamer sin un con­trol de­cen­te y con bue­nas pres­ta­cio­nes? Pues el Duals­hock 4 cum­ple con las más al­tas ex­pec­ta­ti­vas.

Jue­gos y más jue­gos. Has­ta ha­ce unos cuan­tos años, pa­ra un afi­cio­na­do a ellos no exis­tía una peor pla­ta­for­ma que Mac. No me ma­len­tien­dan, no ha­blo de po­der gráfico o pro­ce­sa­mien­to, sino de que la ofer­ta de tí­tu­los no era lo que es­pe­rá­ba­mos. La op­ción era te­ner una con­so­la o una PC. Con la “aper­tu­ra” que tu­vo Ap­ple en sus úl­ti­mos sis­te­mas y la de­man­da cre­cien­te de compu­tado­ras por­tá­ti­les de la man­za­na, los gran­des desa­rro­lla­do­res no tu­vie­ron otra op­ción que vol­tear a ver a Ap­ple co­mo un mer­ca­do im­por­tan­te que po­dría de­jar­les ga­nan­cias, y ob­vio, ¿quién no que­rría una bue­na re­ba­na­da de ese pas­tel?

Es­ta­mos vi­vien­do o que bien po­dría lla­mar­se la era do­ra­da de los vi­deo­jue­gos de pla­ta­for­ma cru­za­da. Sí, hoy en día el jue­go que más te gus­te es ca­si se­gu­ro que exis­ta tan­to pa­ra las con­so­las del mo­men­to co­mo pa­ra los sis­te­mas ope­ra­ti­vos más usa­dos. Tal pa­re­ce que ju­gar ya no es más un pro­ble­ma de fie­rros, sino de que­rer, así de fá­cil. Pa­ra los ga­mers hard­co­re, sa­be­mos que exis­ten mu­chas op­cio­nes de con­tro­les es­pe­cia­les, co­mo joys­ticks o ga­me­pads, al­gu­nos de­cen­tes, otros pé­si­mos, muy po­cos so­bre­sa­lien­tes. Y no se tra­ta de cul­par a na­die, es so­lo que po­cas son las mar­cas que no de­di­cán­do­se de lleno a la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to di­gi­tal, pue­den in­ver­tir unos cuan­to mi­llo­nes de dó­la­res en desa­rro­llar un con­trol que sa­tis­fa­ga ab­so­lu­ta­men­te to­das las ne­ce­si­da­des de un ju­ga­dor ex­per­to. Di­cho es­to, ¿qué me­jor op­ción que usar en nues­tra Mac uno de los con­tro­les más acep­ta­dos por los ga­mers?

Ha­ce al­gu­nos me­ses dis­cu­ti­mos la for­ma de po­der co­nec­tar y usar un con­tro­la­dos de XBOX con nues­tra Mac pa­ra dar­le una nue­va visión al jue­go. Da­da la ne­ce­si­dad de aque­llos que no tie­nen la con­so­la de Mi­cro­soft, ¿qué tal que es­te mes nos va­mos con la otra mar­ca? Sí es­ta vez nos en­car­ga­re­mos de co­nec­tar un con­tro­la­dor Duals­hock 4 (el mis­mo que vie­ne con el Plays­ta­tion 4) a nues­tra Mac pa­ra ju­gar co­mo se me­re­ce ese tí­tu­lo que aca­ba­mos de com­prar en STEAM.

¿Qué se ne­ce­si­ta?

Pa­ra lle­var a ca­bo es­ta ta­res ne­ce­si­ta­mos dos co­sas: un Duals­hock 4 y tu Mac, así de sim­ple. Aun­que pa­rez­can co­sas in­só­li­tas, rea­li­zar una con­fi­gu­ra­ción co­mo es­ta es ver­da­de­ra­men­te fá­cil; de he­cho aún más que si se tra­ta­rá de un con­trol de XBOX, pues a di­fe­ren­cia de Mi­cro­soft, la in­ter­ac­ción con el man­do de Sony es muy trans­pa­ren­te y na­tu­ral pa­ra el usua­rio. A fin de cuen­tas es­ta­mos ha­blan­do de co­nec­ti­vi­dad Blue­tooh. Se­gu­ro a es­tas al­tu­ras, to­dos al­gu­na vez he­mos pa­rea­do ya al­gún equi­po con es­ta tec­no­lo­gía, des­de el ma­nos li­bres del coche, has­ta unos audífonos o una bo­ci­na por­tá­til. Si al­gu­na vez haz he­cho es­to, ya pue­des co­men­zar a usar tu con­trol. No es bro­ma, es­te tu­to­rial es más bien el pre­tex­to per­fec­to pa­ra que te des cuen­ta de todo lo que te has per­di­do al mo­men­to de ju­gar con tu Mac si es que tie­nes un PS4 en ca­sa. Li­te­ral­men­te, tu Dual­sock 4 es­ta­rá fun­cio­nan­do en cin­co mi­nu­tos, sin com­pli­ca­cio­nes y si des­em­bol­sar un so­lo cen­ta­vo en al­gún soft­wa­re es­pe­cial.

Una vez leí­do es­to se­gu­ro y si eres una per­so­na con fa­ci­li­dad pa­ra la tec­no­lo­gía, se­gu­ro ya sa­lis­te co­rrien­do a com­pro­bar lo que te di­go, pe­ro si aún tie­nes un po­co de du­das de có­mo lo­grar­lo, de­mos un vis­ta­zo a los sen­ci­llos pa­sos pa­ra dis­fru­tar de un ver­da­de­ro con­trol en tu Mac.

Lo pri­me­ro que ne­ce­si­tas pa­ra dis­fru­tar de es­to, es ase­gu­rar­te de que el jue­go de Mac con el que quie­res sa­car­le pro­ve­cho a tu Duals­hock 4 tie­ne so­por­te pa­ra con­tro­la­do­res ex­ter­nos, de lo con­tra­rio se­rá di­fí­cil que es­ta ex­pe­rien­cia te de­je una son­ri­sa en la ca­ra. Los jue­gos ne­ce­si­tan con­tar con ese so­por­te pa­ra re­co­no­cer el con­trol y de­jar­te usarlo, qui­zás esos ya lo sa­bes per­fec­ta­men­te, pe­ro nun­ca es­tá de más rec­ti­fi­car.

Aho­ra en­tra a las pre­fe­ren­cias del sis­te­ma en tu compu­tado­ra, me re­fie­ro al icono con for­ma de en­gra­ne que de­bes te­ner jus­to en tu ba­rra de apli­ca­cio­nes. Una vez que el pa­nel de con­fi­gu­ra­ción se abra, ve di­rec­ta­men­te a apar­ta­do de Blue­tooth y ase­gú­ra­te, ob­via­men­te, de que la an­te­na Blue­tooth es­té en­cen­di­da. Aquí ve­rás una lis­ta de los dis­po­si­ti­vos con lo que es­tás o has es­ta­do co­nec­ta­do. Pa­ra ha­cer que tu Duals­hock apa­rez­ca, aquí lo úni­co que tie­nes que ha­cer es po­ner­lo en mo­do de pa­reo. ¿Có­mo? Man­tén apre­ta­dos los bo­to­nes PS (ese que es­tá jus­to al cen­tro del con­trol) y el bo­tón de Sha­re (es­qui­na su­pe­rior iz­quier­da del con­trol), man­ten­los apre­ta­dos has­ta que la luz de la par­te tra­se­ra del con­trol se en­cien­da y par­pa­dee rá­pi­da­men­te, eso sig­ni­fi­ca que el Duals­hock 4 es­tá lis­to pa­ra ser de­tec­ta­do y con­fi­gu­ra­do con un nue­vo equi­po.

He­cho es­to de­be­rás tam­bién em­pe­zar a ver un nue­vo dis­po­si­ti­vo en el pa­nel de Blue­tooth de tu Mac con el nom­bre de “Wi­re­less Con­tro­ller”. Aprie­ta el bo­tón que di­ce PAIR, jus­to al la­do del nom­bre de dis­po­si­ti­vo y la luz del con­trol de­ja­rá de par­pa­dear, in­di­can­do que am­bos equi­pos ya es­tán vin­cu­la­dos. Eso es todo. Con es­ta sen­ci­lla con­fi­gu­ra­ción tu con­tro­la­dor ya de­be­ría fun­cio­nar en cual­quier jue­go con so­por­te de con­trol ex­terno que ten­gas, ¿fá­cil, no?

Aho­ra bien, si eso de los con­tro­les inalám­bri­cos no es lo tu­yo te ten­go otra sor­pre­sa. El Duals­hock es tan trans­pa­ren­te que pue­des sim­ple­men­te co­nec­tar­lo vía USB y co­men­za­rá a fun­cio­nar. ¿Más rá­pi­do y fá­cil es­te mé­to­do? Por su­pues­to, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te te­nía que co­men­zar con la op­ción más “di­fí­cil” pa­ra de­mos­trar­te que al­gu­na ve­ces las mar­cas y tec­no­lo­gías se acuer­dan de no­so­tros, de que no to­dos so­mos unos geeks de­seo­sos de es­cri­bir 10 lí­neas de có­di­go pa­ra ha­cer que al­go fun­cio­ne bien y rá­pi­do. Aho­ra ve y ter­mi­na ese jue­go que tan com­pli­ca­do se te ha­cía, pe­ro es­ta vez con un ver­da­de­ro con­trol, unos de esos en los que al­guien sí se gas­tó mi­llo­nes de dó­la­res desa­rro­llan­do y me­jo­ran­do pa­ra ha­cer­lo su­ma­men­te có­mo­do (y com­pa­ti­ble) con otros ga­mers del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.