Per­so­na Ing­mar Berg­man

home:tech magazine mexico - - 24 - 30 - 60 FPS -

Mu­chas per­so­nas se han da­do a la ta­rea de dis­cu­tir si Per­so­na (1966), fil­me del afa­ma­do Ing­mar Berg­man, se tra­ta o no de su me­jor lar­go­me­tra­je. Lo cier­to es que el di­rec­tor sue­co se en­car­gó, con es­te fil­me, de traer a la me­sa una de las más gran­des ma­reas pa­ra la psi­co­lo­gía, y re­mo­ta­men­te, pa­ra el gnos­ti­cis­mo don­de tam­bién se in­clu­ye la cues­tión al­quí­mi­ca más po­de­ro­sa: ¿es po­si­ble que dos co­sas pue­dan ser una so­la? Sí, pe­ro po­si­ble­men­te so­lo en aque­llo que cons­ti­tu­ye una fan­ta­sía: una pe­lí­cu­la.

Elisabeth es una ac­triz quien, tras una es­pe­cie de ex­pe­rien­cia psí­qui­ca mien­tras re­pre­sen­ta­ba el pa­pel mi­to­ló­gi­co de Elec­tra, en­mu­de­ció de un mo­men­to a otro. Al in­ter­nar­se en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co, se le asig­na a Al­ma pa­ra su cui­da­do. Por re­co­men­da­cio­nes de la doc­to­ra quien se en­car­ga del ca­so de Elisabeth, la pa­cien­te y su com­pa­ñe­ra se aís­lan en una ca­sa so­li­ta­ria pa­ra bus­car me­jo­rías en la afec­ta­da, cer­ca de al­gu­na cos­ta, pe­ro es ahí don­de las co­sas co­mien­zan a in­trin­car­se en un pro­ce­so de di­so­cia­ción en­tre Al­ma y Elisabeth quie­nes al pa­re­cer po­drían ser una mis­ma per­so­na. Ese es, a gran­des ras­gos, el ar­gu­men­to, pe­ro la ma­triz de Per­so­na se en­cuen­tra en la ma­ne­ra en la que Berg­man ha­lló la for­ma de crear sim­bio­sis en­tre to­dos los mo­ti­vos que cons­tru­yen el len­gua­je del fil­me; un au­tén­ti­co vór­ti­ce de mo­nó­lo­gos de Al­ma que al pun­to de uni­fi­car­se con el mu­tis­mo de Elisabeth, tam­bién se di­vi­de en una contrariedad fue­ra del con­trol de aquel que sim­ple­men­te ob­ser­va, y es que la aso­cia­ción obli­ga­da en­tre sím­bo­los, que par­te del he­cho de que to­da la sus­tan­cia se ges­ta den­tro de un con­ti­nen­te con nom­bre “ca­sa”, ge­ne­ran una at­mós­fe­ra que de pron­to te ha­ce ver una lí­nea que apa­ren­te­men­te avan­za, pe­ro que ni avan­za ni re­tro­ce­de, sino que sim­ple­men­te es y que se ges­ta en el caos que pa­ra nues­tra na­tu­ra­le­za im­pli­ca el he­cho de aque­llo que no es uní­vo­co. Per­so­na ape­la a un com­ple­jo na­tu­ral pues­to en imá­ge­nes, so­ni­do y mo­vi­mien­to al cual he­mos lla­ma­do ci­ne; que tam­bién co­mien­za y ter­mi­na ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.