Cen­tral

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Al­fre­do Her­nán­dez

El sec­tor High End del au­dio siem­pre se ha preo­cu­pa­do por con­jun­tar el so­ni­do más pu­ro con el di­se­ño más in­no­va­dor. Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra trae a Mé­xi­co una pro­pues­ta don­de los ma­te­ria­les na­tu­ra­les ase­gu­ran una au­di­ción y es­té­ti­ca al más al­to ni­vel.

Otros mo­dos de sig­ni­fi­car la con­vi­ven­cia con equi­pos de au­dio, es po­si­ble. Cuan­do los ma­te­ria­les de ori­gen na­tu­ral, el so­ni­do y los es­pa­cios do­més­ti­cos in­ter­ac­túan, la ex­pe­rien­cia se mag­ni­fi­ca. De es­ta ma­ne­ra, Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra da un gi­ro a los al­ta­vo­ces de ga­ma al­ta con fi­gu­ras po­co con­ven­cio­na­les que atra­pan la aten­ción y dan al di­se­ño de in­te­rio­res un ins­tru­men­to pa­ra in­te­grar el so­ni­do con los ma­ti­ces es­truc­tu­ra­les de una ca­sa. Atrás de los mó­du­los de es­ta mar­ca ita­lia­na, hay un equi­po in­te­gra­do por in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos y pai­sa­jis­tas cu­yo pro­pó­si­to se cen­tra en dar a la ex­pe­rien­cia so­no­ra una ca­li­dad es­té­ti­ca y vi­sual que, se­gu­ra­men­te, mu­cha gen­te es­ta­ba es­pe­ran­do.

Des­de fe­chas re­cien­tes los ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo el már­mol, el tra­ver­tino, las ma­de­ras fi­nas co­mo la te­ca y el iro­ko, así co­mo otros com­pues­tos co­mo el co­rian, han si­do pro­ba­dos pa­ra la fa­bri­ca­ción de ga­bi­ne­tes acús­ti­cos en al­ta­vo­ces y han mos­tra­do te­ner las cua­li­da­des pa­ra lo­grar una di­fu­sión del so­ni­do óp­ti­ma. Si agre­ga­mos que su du­ra­bi­li­dad y re­sis­ten­cia van a la par con sus cua­li­da­des es­té­ti­cas, en­ton­ces se con­vier­ten en una op­ción ideal pa­ra lo­grar, ade­más, que el en­ten­di­mien­to en­tre in­te­gra­dor e in­terio­ris­ta pue­da ser más ar­mó­ni­co, pues a me­nu­do, los al­ta­vo­ces no go­zan de bue­na acep­ta­ción en los di­se­ños de in­te­rior. Pe­ro con pro­pues­tas co­mo la de es­ta mar­ca, todo pue­de cam­biar.

Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra (A.S.) es una em­pre­sa ita­lia­na crea­da en el año 2009 que se ha po­si­cio­na­do en muy po­co tiem­po co­mo una mar­ca de au­dio con un pres­ti­gio que va a la al­za. Pe­ro, no so­lo se pue­de atri­buir el éxi­to a las ma­te­rias pri­mas. En es­ta com­pa­ñía co­la­bo­ran in­ge­nie­ros en acús­ti­ca, elec­tro­acús­ti­ca y elec­tró­ni­ca, así co­mo mú­si­cos y di­se­ña­do­res que han que­ri­do dar a los es­pa­cios ex­te­rio­res y re­si­den­cia­les un po­co de la re­gión ita­lia­na don­de ha sur­gi­do es­te pro­yec­to: la Tos­ca­na, don­de la na­tu­ra­le­za y la ar­qui­tec­tu­ra se han con­ce­bi­do co­mo la uni­dad per­fec­ta. Quien ha­ya es­ta­do en esas la­ti­tu­des po­drá dar fe de ello.

El equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de A.S. tu­vo la for­tu­na de na­cer con B&C Spea­kers, mar­ca que pro­vee de com­po­nen­tes a va­rios de los gran­des pro­duc­to­res de sis­te­mas de au­dio co­mo Bo­se, Ya­maha, Mar­tin Au­dio, Ne­xo, QSC Au­dio, en­tre otras. Da­da es­ta jun­tu­ra pa­sa­ron cua­tro años de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo pa­ra pro­du­cir los al­ta­vo­ces es­pe­cí­fi­cos que da­rán vida a los mó­du­los so­no­ros desa­rro­lla­dos por A.S., con cu­yas for­mas se in­ten­ta evo­car el ti­po de dis­per­sión so­no­ra de ca­da uno: la omi­ni-di­rec­cio­na­li­dad de las es­fe­ras, ci­lin­dros y cu­bos, así co­mo la al­ta di­rec­cio­na­li­dad de los mo­de­los drop, hel­met, dolp­hin.

Cua­tro años es real­men­te po­co si se to­ma en cuen­ta que es­ta fir­ma es­tá pre­sen­te en pro­yec­tos re­si­den­cia­les y co­mer­cia­les de al­to ni­vel en Eu­ro­pa, Áfri­ca del nor­te, In­dia y Me­dio Orien­te (Is­rael, Du­bái, Jor­da­nia, en­tre va­rios más).

Y no es­tá de más te­ner unos cuan­tos da­tos más so­bre el al­ma elec­tro­acús­ti­ca de Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra: B&C Spea­kers fue fun­da­da en 1946. Cuen­ta con una lí­nea de dri­vers de al­ta fre­cuen­cia, coaxia­les, de cono, woo­fers y sub­woo­fers de 6” a 21”. Ade­más es­ta mar­ca se pre­cia de ha­ber re­fi­na­do la tec­no­lo­gía del dia­frag­ma usa­do en los al­ta­vo­ces de al­ta fre­cuen­cia, la geo­me­tría de los co­nos de al­ta­voz, los en­sam­bla­jes de mag­ne­tos, el di­se­ño de cha­sís, todo pro­ba­do con Aná­li­sis de Ele­men­tos Fi­ni­tos (Fi­ni­te Ele­ment Analy­sis, FEA) pa­ra po­der crear el me­jor so­ni­do de pri­me­ra lí­nea.

En otras pa­la­bras, “Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra es una mar­ca de mó­du­los acús­ti­cos pa­ra ex­te­rio­res e in­te­rio­res, he­chos ar­te­sa­nal­men­te en el co­ra­zón de la Tos­ca­na, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Flo­ren­cia. Bá­si­ca­men­te, que­re­mos in­tro­du­cir­nos en Mé­xi­co co­mo una mar­ca ex­clu­si­va, co­mo una op­ción pa­ra el sec­tor re­si­den­cial y ho­te­le­ro. Cree­mos que ten­drá mu­cho éxi­to, pues es una pro­pues­ta nue­va en el mer­ca­do que, bá­si­ca­men­te, com­bi­na el di­se­ño de es­cul­tu­ras he­chas con ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo el már­mol, el tra­ver­tino, la te­ca, et­cé­te­ra, con una ca­li­dad acús­ti­ca de pri­mer ni­vel”, pre­ci­só Al­ber­to Co­mo­lli, di­rec­tor de Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra en Mé­xi­co.

Des­de la tra­di­ción tos­ca­na

Uno de los va­lo­res agre­ga­dos de A.S. es la ins­pi­ra­ción que to­ma de su lu­gar de ori­gen, Flo­ren­cia, ciu­dad ubi­ca­da en la Tos­ca­na (cen­tro-oes­te de la pe­nín­su­la ita­lia­na), la cual es im­por­tan­te por ser una de las pri­me­ras don­de el Re­na­ci­mien­to vio sus pri­me­ras lu­ces. En es­ta re­gión (tam­bién so­bre­sa­lien­te por con­tar con Pi­sa y Sie­na, lu­ga­res fe­cun­dos en obras de ar­te y de ar­qui­tec­tu­ra) es asi­mis­mo fa­mo­sa por sus ya­ci­mien­tos de már­mol en Ca­rra­ra, y por la ar­ci­lla que sir­ve de ba­se pa­ra la te­rra­co­ta, ma­te­rial que trae tras de sí va­rios si­glos de tra­di­ción.

La te­rra­co­ta de los ar­te­sa­nos tos­ca­nos se ha ca­rac­te­ri­za­do por co­brar una plas­ti­ci­dad que per­mi­te la crea­ción de for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra di­ver­sas fun­cio­nes de uso. Apro­ve­char las bon­da­des oriun­das ha si­do uno de los acier­tos de A.S.

La Tos­ca­na no so­lo es fa­mo­sa por el már­mol de Ca­rra­ra y la ar­ci­lla, sino tam­bién por su tra­ver­tino. Es una pie­dra cal­cá­rea que com­bi­na fle­xi­bi­li­dad y ri­gi­dez, com­bi­na­ción ideal pa­ra uti­li­zar­lo en ex­te­rio­res que se ha uti­li­za­do des­de la épo­ca etrus­ca.

Así lo con­fir­ma Al­ber­to Co­mo­lli: “En A.S. se unen la maes­tría y la tra­di­ción de los ar­te­sa­nos del már­mol y las pie­dras que se en­cuen­tran na­tu­ral­men­te en la Tos­ca­na. De ahí na­ce la idea de com­bi­nar es­tas pie­zas que to­man va­rias for­mas co­mo ci­lin­dros, es­fe­ras, así co­mo for­mas abs­trac­tas, he­chas con téc­ni­cas de ar­te­sa­nos que crean es­cul­tu­ras”.

Per­so­na­li­za­ción en el di­se­ño

Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra es una mar­ca pen­sa­da pa­ra crear ex­pe­rien­cias. To­dos los mó­du­los acús­ti­cos es­tán di­se­ña­dos pa­ra brin­dar op­cio­nes tan­to omi­ni­di­rec­cio­na­les co­mo di­rec­cio­na­les, pa­ra que el di­se­ña­dor de au­dio pue­da crear una ex­pe­rien­cia es­pe­cí­fi­ca se­gún el es­pa­cio de que se tra­te. Así, el es­pa­cio fí­si­co se­rá la guía pa­ra la se­lec­ción de los mó­du­los, tan­to a ni­vel es­té­ti­co co­mo so­no­ro, pa­ra cum­plir la ex­pe­rien­cia que el clien­te re­quie­re.

El usua­rio fi­nal es el que de­ci­de có­mo lu­ci­rán sus al­ta­vo­ces. Se tra­ta de ob­te­ner un re­sul­ta­do úni­co. Mu­chos de los clien­tes que op­tan por equi­pos High End es­tán preo­cu­pa­dos por la exclusividad, pe­ro en es­te ca­so, A.S. les ofre­ce no so­lo eso sino una com­bi­na­ción úni­ca, pues las ca­ras de las pie­dras se­rán siem­pre dis­tin­tas ya que con ca­da cor­te mues­tran en­tra­ma­dos y co­lo­res es­pe­cí­fi­cos. Por otro la­do, A.S. uti­li­za téc­ni­cas de en­sam­bla­do a mano, com­bi­na­das con pro­ce­sos de pro­duc­ción se­mi­au­to­má­ti­cos que ase­gu­ran ni­ve­les de ca­li­dad muy ele­va­dos.

Al­ber­to Co­mo­lli afir­mó en la en­tre­vis­ta con HO­ME: TECH que A.S. com­pi­te di­rec­ta­men­te con las mar­cas más re­co­no­ci­das de High End, lo que se re­fuer­za por los ti­pos de ma­te­rial uti­li­za­do en los ga­bi­ne­tes de los al­ta­vo­ces. “Los ma­te­ria­les es­tán se­lec­cio­na­dos con ba­se en su ca­li­dad y sus pro­pie­da­des fí­si­cas. En­ton­ces, de­pen­dien­do de la for­ma que tie­ne el al­ta­voz, se es­co­ge el ma­te­rial más ade­cua­do pa­ra cum­plir tan­to las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas co­mo el di­se­ño del usua­rio, quien pue­de de­ci­dir si el cuer­po y la ba­se se­rán de dis­tin­tos ma­te­ria­les.

El re­sul­ta­do de esa elec­ción es, pues, una es­pe­cie de diá­lo­go en­tre la in­ge­nie­ría, la pro­pues­ta de Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra y el gus­to del clien­te.

Elec­ción de ma­te­ria­les asis­ti­da

La elec­ción de los ma­te­ria­les pa­ra la cons­truc­ción de los al­ta­vo­ces es una par­te que re­quie­re es­pe­cial aten­ción, por­que de ellos de­pen­de la co­rrec­ta dis­per­sión del so­ni­do y su ca­li­dad. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los equi­pos High End es con­tar con una ca­ja acús­ti­ca iner­te, de don­de la re­so­nan­cia es­tá des­te­rra­da, pues la in­ter­fe­ren­cia en­tre las fre­cuen­cias de los di­fe­ren­tes dri­vers re­sul­ta in­de­sea­ble.

Los ma­te­ria­les ele­gi­dos por Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra es­tán pro­ba­dos pa­ra fun­cio­nar co­mo ma­te­ria­les ex­ce­len­tes pa­ra fa­bri­car re­cin­tos acús­ti­cos que ca­re­cen ca­si en su to­ta­li­dad de co­lo­ra­ción, ade­más de can­ce­lar las re­so­nan­cias de las fre­cuen­cias gra­ves. Por ejem­plo, uno de es­tos ma­te­ria­les es el tra­ver­tino, ro­ca se­di­men­ta­ria que ha si­do am­plia­men­te uti­li­za­da pa­ra la or­na­men­ta­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca tan­to en ex­te­rio­res co­mo en in­te­rio­res. A.S. lo uti­li­za por­que, ade­más de ser un ma­te­rial tra­di­cio­nal de la cons­truc­ción en Ita­lia, pre­sen­ta una ri­gi­dez ideal pa­ra las ca­jas de sus al­ta­vo­ces.

El már­mol y el gra­ni­to tie­nen el tri­ple de den­si­dad que las ma­de­ras uti­li­za­das en al­ta­vo­ces. Las pie­dras na­tu­ra­les son ma­te­ria­les óp­ti­mos pa­ra ser usa­dos en ga­bi­ne­te de re­pro­duc­ción de so­ni­do, no so­lo por­que su be­lle­za na­tu­ral sino por su den­si­dad y por el ba­jo coe­fi­cien­te de re­so­nan­cias ba­jas, lo cual sig­ni­fi­ca que so­ni­do se­rá más cer­cano al real. El co­rian tie­ne, por ejem­plo, la ven­ta­ja de fa­ci­li­tar el mo­de­la­do en di­se­ños don­de las jun­tas no son per­cep­ti­bles. Se tra­ta de un ma­te­rial sin­té­ti­co desa­rro­lla­do por la em­pre­sa Dupont, muy uti­li­za­do en obras de di­se­ño de al­to ni­vel, co­mo es el ca­so de los mó­du­los col­gan­tes de A.S.

En cuan­to a las ma­de­ras uti­li­za­das, A.S. op­tó por las de me­jor ren­di­mien­to. La te­ca tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de ha­cer­se más be­lla con el pa­so del tiem­po y no se da­ña cuan­do en­tra en con­tac­to con me­ta­les, por lo cual des­de ha­ce mu­cho es la pre­fe­ri­da pa­ra la fa­bri­ca­ción de mue­bles de al­to va­lor, pues es muy es­ta­le en am­bien­tes cam­bian­tes y no se agrie­ta ni se pu­dre, ade­más de ser re­sis­ten­te a los hon­gos e in­sec­tos xi­ló­fa­gos. El iro­ko pro­vie­ne de un ár­bol tro­pi­cal ori­gi­na­rio de Áfri­ca, y co­mo la te­ca, es re­sis­ten­te a la pu­tre­fac­ción e in­sec­tos, y se uti­li­za pa­ra mue­bles ex­pues­tos a la in­tem­pe­rie.

Los ma­te­ria­les es­tán se­lec­cio­na­dos con ba­se en su ca­li­dad y sus pro­pie­da­des fí­si­cas. En­ton­ces, de­pen­dien­do de la for­ma que tie­ne el al­ta­voz, se es­co­ge el ma­te­rial más ade­cua­do pa­ra cum­plir tan­to las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas co­mo el di­se­ño ele­gi­do por el clien­te , co­men­tó Al­ber­to pa­ra con­fir­mar que Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra se ha plan­tea­do un tra­ba­jo de co­la­bo­ra­ción con el usua­rio, pues no so­lo se tra­ta de cui­dar lo ex­te­rior sino que el equi­po fun­cio­ne en su ni­vel óp­ti­mo. Pa­ra lo­grar tal ob­je­ti­vo, A.S. po­ne a dis­po­si­ción un equi­po de di­se­ña­do­res e in­ge­nie­ros que tra­ba­jan con el clien­te o el ar­qui­tec­to, con­ti­núa Al­ber­to, “pues los pla­nos se tra­ba­jan en con­jun­to pa­ra en­tre­gar al usua­rio fi­nal el pro­yec­to con sus ca­rac­te­rís­ti­cas y fun­cio­na­li­da­des a la me­di­da. Es­tu­dia­mos tan­to los com­po­nen­tes que com­ple­men­tan la es­truc­tu­ra de los al­ta­vo­ces con el ti­po de acús­ti­ca ne­ce­sa­rio”.

Cuan­do un clien­te lle­ga a A.S. se le pre­sen­ta el mues­tra­rio de to­dos los ma­te­ria­les dis­po­ni­bles, a par­tir del cual, el clien­te pue­de ha­cer una pri­me­ra se­lec­ción. Una vez he­cho es­to, se ge­ne­ra un mo­de­lo 3D en compu­tado­ra don­de se in­cor­po­ran las tex­tu­ras pa­ra que el clien­te pue­de vi­sua­li­zar su pie­za. Si es­tá de acuer­do, el mo­de­lo se manda a pro­duc­ción. Da­do que se tra­ta de es­ta fir­ma ita­lia­na es­ta­rá ofre­cien­do sus pro­duc­tos a gen­te con al­tas ex­pec­ta­ti­vas, se es­tá pla­nean­do en­tre­gar los pro­duc­tos en Mé­xi­co en­tre cua­tro y seis se­ma­nas, el cual no es mu­cho tiem­po pa­ra equi­pos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Ex­pe­rien­cia acús­ti­ca y sus for­mas

En la ac­tua­li­dad, Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra cuen­ta con tres co­lec­cio­nes: dos de mó­du­los acús­ti­cos y una de am­pli­fi­ca­do­res. La lí­nea VD ofre­ce tres mo­de­los om­ni­di­rec­cio­na­les (cu­bo, ci­lin­dro y ci­lin­dro ba­jo) y dos que pue­den uti­li­zar­se en arre­glo li­neal (pér­go­la y cer­ca o hed­ge). Con es­tos al­ta­vo­ces, exis­te la po­si­bi­li­dad de crear un am­bien­te so­no­ro pa­ra ex­te­rio­res sin pro­ble­mas, pues los mo­de­los om­ni­di­rec­cio­na­les es­tán dis­po­ni­bles en ver­sio­nes de ran­go com­ple­to (full ran­ge) o co­mo sub­woo­fers, pue­den ad­mi­tir un dri­ver de has­ta 6”, y los mo­de­los li­ne-array se pue­den de­di­car pa­ra las fre­cuen­cias medias y al­tas con dri­vers de 2” y fa­bri­ca­dos en po­lí­me­ro de fi­bra de car­bono.

La co­lec­ción AS es una se­rie ri­ca en al­ta­vo­ces con for­mas su­ge­ren­tes que tie­nen dis­tin­tos pa­tro­nes de dis­per­sión acús­ti­ca pa­ra crear zo­nas es­pe­cí­fi­cas de au­di­ción, así co­mo otros mo­de­los om­ni­di­rec­cio­na­les pue­den ser de­di­ca­dos pa­ra la pro­pa­ga­ción de fre­cuen­cias ba­jas. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más no­to­rias de es­tas dos co­lec­cio­nes es la uti­li­za­ción de vo­lú­me­nes bá­si­cos co­mo el cu­bo, la es­fe­ra y sec­cio­nes de cono que dan la idea de sim­pli­ci­dad, así co­mo las lí­neas más so­fis­ti­ca­das de los mo­de­los di­rec­cio­na­les que nos lle­van a pen­sar en la ele­gan­cia de las cur­vas.

Pe­ro, co­mo es po­si­ble ver en las fi­chas téc­ni­cas de es­tos al­ta­vo­ces, la fuen­te de pro­duc­ción de so­ni­do es­tá muy cui­da­da, pues se in­te­gran dri­vers con­cén­tri­cos do­bles (dual-con­cen­tric spea­kers) de 6 a los mó­du­los de­no­mi­na­dos del­fín (dolp­hin), go­ta (drop), cas­co (hel­met), yo­yo y snail. Los omi­ni­di­rec­cio­na­les de es­ta co­lec­ción tie­nen for­mas de gran trom­pe­ta (big yo­yo) y es­fe­ra.

La pá­gi­na de Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra con­fir­ma lo que he­mos di­cho has­ta aho­ra: “Las pe­cu­lia­res fi­gu­ras de los mó­du­los so­no­ros de A.S. es­tán con­ce­bi­dos pa­ra ser acús­ti­ca­men­te efi­cien­tes y ca­pa­ces de di­ri­gir el so­ni­do a áreas pre­de­fi­ni­das. Com­bi­nar los di­fe­ren­tes mó­du­los y sus pro­pie­da­des so­no­ras per­mi­te el com­ple­to di­se­ño de cual­quier es­pa­cio, sea in­te­rior o ex­te­rior”.

De he­cho, la geo­me­tría del di­se­ño da una idea de có­mo se­rá el com­por­ta­mien­to acús­ti­co. Así, el mo­de­lo drop (go­ta) tie­ne una dis­per­sión to­tal­men­te fo­ca­li­za­da en jus­to en la par­te in­fe­rior de don­de es­tá co­lo­ca­do, mien­tras que los mo­de­los dolp­hin y hel­met dis­tri­bu­yen el so­ni­do en una zo­na ma­yor que si­gue la for­ma elon­ga­da de esos mó­du­los. Al ajus­tar la di­rec­ción de emi­sión se pue­den re­sig­ni­fi­car los es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos pa­ra crear mi­cro­áreas so­no­ras den­tro del es­pa­cio ge­ne­ral.

En pa­la­bras de Al­ber­to Co­mo­lli: “Te­ne­mos bo­ci­nas om­ni­di­rec­cio­na­les que cu­bren 6, 8 10 o más me­tros, de­pen­dien­do del es­pa­cio y la po­ten­cia que se re­quie­ra. Hay bo­ci­nas col­gan­tes que son pre­fe­ri­bles pa­ra que sean di­rec­cio­na­les, por ejem­plo, en pro­yec­tos que re­quie­ran sis­te­mas 5.1 o 7.1, o bien so­lo pa­ra te­ner mú­si­ca am­bien­tal se pue­den se­lec­cio­nar mo­de­los li­ne-array, co­mo los de­no­mi­na­dos pér­go­la y hed­ge”.

Aho­ra en Mé­xi­co

Des­pués de ha­ber pro­ba­do su efi­ca­cia y do­nes es­té­ti­cos en ins­ta­la­cio­nes tan­to re­si­den­cia­les co­mo co­mer­cia­les en Ita­lia, Jor­da­nia, Du­bái y otras lo­ca­cio­nes de al­to ni­vel eco­nó­mi­co, Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra lle­gó a Mé­xi­co pa­ra ofre­cer sus pro­duc­tos de al­to di­se­ño. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra am­pliar nues­tras re­des de dis­tri­bui­do­res au­to­ri­za­dos, que ofre­ce­rán el ser­vi­cio de in­te­gra­ción e ins­ta­la­ción de las bo­ci­nas pa­ra en­tre­gar el pro­duc­to in­te­gra­do y en fun­cio­na­mien­to”, nos ex­pli­ca Al­ber­to. Así, los usua­rios fi­na­les pue­den con­tac­tar a A.S. en Mé­xi­co pa­ra po­der ayu­dar­los a re­sol­ver cual­quier ne­ce­si­dad, pues se les ca­na­li­za­ría con una com­pa­ñía cer­ti­fi­ca­da por la mis­ma em­pre­sa.

Es­te ser­vi­cio de dis­tri­bu­ción es ne­ce­sa­rio pues la ins­ta­la­ción de es­tos equi­pos re­quie­re de pro­fe­sio­na­les, pues por el pe­so y ma­te­ria­les uti­li­za­dos es re­co­men­da­ble ha­cer­lo así. Nos co­men­ta el di­rec­tor en Mé­xi­co de Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra, “te­ne­mos va­rios ac­ce­so­rios pa­ra el col­ga­do de las bo­ci­nas, ade­más la pro­tec­ción de las mis­mas es­tá ga­ran­ti­za­do con un fil­tro es­pe­cial en el ca­so de que se co­lo­quen en lu­ga­res co­mo una pla­ya don­de hay are­na o llu­via. Te­ne­mos equi­po a prue­ba de todo ti­po de agen­tes at­mos­fé­ri­cos”.

“Es­pe­ra­mos que en el mer­ca­do re­si­den­cial ten­ga­mos más éxi­to. Sin em­bar­go, en un mer­ca­do co­mo Mé­xi­co, cree­mos que en cor­to tiem­po, los sec­to­res ho­te­le­ro y de di­se­ño de pai­sa­je tam­bién re­que­ri­rán de nues­tros equi­pos pa­ra po­der des­pe­jar bien en es­ta fa­se de Ar­chi­tet­tu­ra So­no­ra en Mé­xi­co”, con­clu­yó Al­ber­to Co­mo­lli en en­tre­vis­ta con HO­ME: TECH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.