Tidal

¿el ser­vi­cio de strea­ming pa­ra au­dió­fi­los?

home:tech magazine mexico - - HI-FI 2.0 -

Tidal no es un ser­vi­cio nue­vo, de he­cho es la evo­lu­ción de Wimp, el ser­vi­cio de strea­ming que na­ció en Es­can­di­na­via y se ha ido ex­pan­dien­do a al­gu­nos paí­ses europeos. Wimp al igual que Tidal sur­gió de la em­pre­sa no­rue­ga As­pi­ro Group. En enero pa­sa­do, Jay-z, fa­mo­so ar­tis­ta del hip-hop (aun­que tal vez sea más re­co­no­ci­do por ser el es­po­so de la her­mo­sa Be­yon­cé), com­pró As­pi­ro por la can­ti­dad de 56 mi­llo­nes de dó­la­res. Lue­go, en mar­zo, re­lan­zó el ser­vi­cio con­vo­can­do a sus ami­gos mú­si­cos (Rihan­na, Ma­don­na, Daft Punk y va­rios más) anun­cian­do que se­ría el pri­mer ser­vi­cio que real­men­te ve­la­ría por las regalías pa­ra los mú­si­cos. Es bien co­no­ci­do que Spo­tify y ser­vi­cios si­mi­la­res han si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­dos por la in­dus­tria por ofre­cer can­ti­da­des irri­so­rias a los mú­si­cos. Re­cor­de­mos que en el con­cep­to de strea­ming, ca­da vez que una can­ción es re­pro­du­ci­da en cual­quier par­te del mun­do, una pe­que­ña can­ti­dad de di­ne­ro se va su­man­do a las cuen­tas de los ar­tis­tas. Di­cen las ma­las len­guas que Spo­tify ape­nas pa­ga al­go así co­mo 6 mi­lé­si­mas de dó­lar (al­go así co­mo 9 cen­ta­vos de pe­so me­xi­cano por ca­da stream). Un ar­tis­ta in­de­pen­dien­te que ten­ga mil streams re­pro­du­ci­dos ga­na­ría 6 dó­la­res, me­nos im­pues­tos. ¿De quién es el ne­go­cio? Bueno pues los de Tidal di­cen que ellos sí van a pa­gar bien a los mú­si­cos, aun­que has­ta aho­ra no han da­do las ci­fras pú­bli­cas res­pec­to a sus pro­me­sas.

De­je­mos el asun­to fi­nan­cie­ro, va­ya­mos a lo que nos im­por­ta: ¿Tidal tie­ne la su­fi­cien­te ca­li­dad de au­dio co­mo pa­ra que­dar­se en la sa­la de un au­dió­fi­lo? No es una fá­cil res­pues­ta.

Com­pa­rar ar­chi­vos de au­dio de ba­ja re­so­lu­ción com­pri­mi­dos (MP3 o AAC) con­tra ar­chi­vos loss­less sin com­pre­sión (FLAC o ALAC) siem­pre re­sul­ta con­tro­ver­sial. Si la com­pa­ra­ción se ha­ce a tra­vés de au­dí­fo­nos, smartp­ho­nes y lap­tops, no hay ma­ne­ra de de­tec­tar di­fe­ren­cias, ca­si to­do la gen­te di­rá que un MP3 se es­cu­cha igual que un CD o que un archivo FLAC, in­clu­so no no­ta­ría di­fe­ren­cias con­tra ar­chi­vos de al­ta re­so­lu­ción 24 bits 96 khz. Si el ex­pe­ri­men­to se rea­li­za en un sis­te­ma de al­ta fi­de­li­dad de al­tas pres­ta­cio­nes o me­jor aún en un sis­te­ma High End, los re­sul­ta­dos son otros. Y no so­lo se tra­ta de ore­jas do­ra­das, en reali­dad mu­cha gen­te po­dría apre­ciar las mar­ca­das di­fe­ren­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.