Be­ye­rdy­na­mic DT990 Pro Au­dí­fo­nos

home:tech magazine mexico - - EN DETALLE -

@eli­seo­ve­ga El de los au­dí­fo­nos es una ex­plo­sión de mar­cas y mo­de­los que es­tá inun­dan­do el mercado a rau­da­les. Al­gu­na vez en un via­je tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­cu­char bre­ve­men­te es­tos au­dí­fo­nos de los cua­les aho­ra es­cri­bo. Esos cin­co mi­nu­tos no se me han ol­vi­da­do en va­rios me­ses, así que cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­cu­char­los a lar­go pla­zo en Mé­xi­co, no lo du­dé, que­ría com­pro­bar sus cua­li­da­des que los han he­cho fa­vo­ri­tos lo mis­mo de au­dió­fi­los que de in­ge­nie­ros. He aquí la re­se­ña de los DT990 Pro de Be­ye­rdy­na­mic.

Si eva­luar unas bo­ci­nas es com­pli­ca­do, tra­tar de emi­tir jui­cios so­bre unos au­dí­fo­nos se vuel­ve una ta­rea ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil. Y es que la per­cep­ción au­di­ti­va es un asun­to per­so­na­lí­si­mo. Bas­ta que goo­gleen un mo­de­lo de au­dí­fo­nos en­tre las de­ce­nas de si­tios que se de­di­can al test pa­ra que se den cuen­ta de lo que ha­blo; mien­tras un re­se­ñis­ta pue­de ha­blar ma­ra­vi­llas de unos au­dí­fo­nos, a otro pe­rio­dis­ta o blog­ger, le pue­den pa­re­cer in­sul­sos. A ve­ces no los cul­po, ade­más del ac­to de es­cu­cha, los au­dí­fo­nos im­pli­can una re­la­ción fí­si­ca con nues­tras ore­jas, ese es un fac­tor que los dis­tin­gue de unas ca­jas acús­ti­cas. Y co­mo es bien sa­bi­do no hay una ore­ja idén­ti­ca en es­te mun­do, así que se vuel­ve un asun­to de oír y sen­tir. ¡Va­ya re­la­ción!

Es­tos Be­ye­rdy­na­mic tie­nen va­rias ver­sio­nes de acuer­do al uso que se les dé. Es al­go que so­lo mar­cas real­men­te es­pe­cia­li­za­das pue­den ha­cer. Los DT900 exis­ten en ver­sión Edi­tion (tam­bién lla­ma­da Pre­mium, dis­po­ni­ble con im­pe­dan­cias de 32, 250 o 600 ohms), por otro la­do exis­te la ver­sión Pro con una im­pe­dan­cia úni­ca de 250 ohms.

La ver­sión Pro opri­me con ma­yor fuer­za la ca­be­za, pues es­tá in­di­ca­da pa­ra uso pro­fe­sio­nal en es­cu­cha crí­ti­ca o mas­te­ri­ng; cuen­ta con ca­ble ri­za­do y ofre­ce un look po­co más in­dus­trial. La ver­sión Edi­tion es más li­ge­ra a la ho­ra de su­je­tar y tie­ne ca­ble plano con­ven­cio­nal. De ahí en fue­ra, los com­po­nen­tes son prác­ti­ca­men­te igua­les en dia­de­ma, ore­je­ras, pads y dri­ver in­terno. Se tra­ta de unos au­dí­fo­nos abier­tos (open back) cir­cu­nau­ra­les. Aun­que no lo es­pe­ci­fi­ca ofi­cial­men­te, em­plea un dri­ver dinámico de 40 mm.

El ca­ble fi­na­li­za en co­nec­tor de 1/8” y en la ca­ja se ad­jun­ta un adap­ta­dor pa­ra co­ne­xio­nes de 1/4” con ase­gu­ra­mien­to ti­po ros­ca.

Pa­ra nues­tra re­se­ña pe­di­mos la ver­sión Pro de 250 ohms al im­por­ta­dor y dis­tri­bui­dor pa­ra Mé­xi­co: Hitech Au­dio y pa­ra es­cu­char­los re­cu­rri­mos a nues­tro in­fal­ta­ble ipho­ne 5s, una Ma­cbook Pro y un par de DAC Me­ri­dian, el por­tá­til Ex­plo­rer y el sú­per High End Prime.

Eva­lua­ción sub­je­ti­va

Es­tos “cas­cos” (co­mo se les nom­bra tam­bién en Es­pa­ña) de­no­tan ca­li­dad a sim­ple vis­ta. Su cons­truc­ción com­bi­na pie­zas de plás­ti­co rí­gi­do, alu­mi­nio en las jun­tas y una dia­de­ma de ace­ro cu­bier­ta de sua­ve go­ma con una fun­da de vi­nil muy se­me­jan­te a piel; la sen­sa­ción tác­til es real­men­te bue­na. Ade­más de la no­men­cla­tu­ra del mo­de­lo, ofre­cen la le­yen­da Ma­de in Ger­many co­mo una de­cla­ra­ción de ma­nu­fac­tu­ra im­pe­ca­ble. Las ore­je­ras de ter­so ve­lour me­re­cen men­ción apar­te, son ca­si ter­cio­pe­lo que aca­ri­cia por com­ple­to las ore­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.