El úl­ti­mo des­tin : los océa­nos

home:tech magazine mexico - - VERDE Y SUSTENTABLE -

La vi­da de to­dos los se­res vi­vos ori­gi­nal­men­te vino del mar. In­clu­so hoy en día el mar es uno de los há­bi­tats más im­por­tan­tes en nues­tro pla­ne­ta Tie­rra. Ade­más, la ori­lla del mar es un lu­gar im­por­tan­te pa­ra los se­res hu­ma­nos. ¿Cuán­tos tu­ris­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les vi­si­tan du­ran­te el año las cos­tas de Mé­xi­co? ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne es­te tu­ris­mo en el Pro­duc­to Na­cio­nal Bru­to? De­fi­ni­ti­va­men­te el mar y la cos­ta tie­nen una im­por­tan­cia enor­me en Mé­xi­co tan­to co­mo há­bi­tat co­mo pa­ra la re­crea­ción y ali­men­ta­ción de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros.

De igual for­ma, el mar tie­ne su re­per­cu­sión so­bre el cli­ma glo­bal. Las Ma­reas, las idas y ve­ni­das del mar sim­bo­li­za­ron en las an­ti­guas cul­tu­ras el na­ci­mien­to y la muer­te de los se­res vi­vos. Sin em­bar­go, el hom­bre mo­derno en po­co tiem­po ha lo­gra­do con­ta­mi­nar el mar y des­truir el há­bi­tat de mu­chos ani­ma­les ma­ri­nos.

No cabe pen­sar que sea la in­dus­tria la úni­ca que in­tro­du­ce sus aguas re­si­dua­les al mar. Ca­da uno de no­so­tros uti­li­za el mar di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te co­mo un bo­te de ba­su­ra. La can­ti­dad y ti­po de re­si­duos que pro­du­ci­mos es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad, los de­be­mos man­te­ner ba­jo con­trol. Mu­chas sus­tan­cias que se des­car­gan al mar son di­fí­cil o in­clu­so no pue­den ser de­gra­da­das por la na­tu­ra­le­za y por lo tan­to con­tri­bu­yen a la con­ta­mi­na­ción, a la des­truc­ción y en úl­ti­ma ins­tan­cia, a la muer­te de los océa­nos. To­dos los días es­ta­mos pro­du­cien­do enor­mes can­ti­da­des de re­si­duos, gran par­te de ellos es­tán fa­bri­ca­dos con plás­ti­co. Una par­te de es­te ma­te­rial, muy du­ra­de­ro, ter­mi­na en nues­tros océa­nos y se acu­mu­la en las lla­ma­das “is­las de plás­ti­co”, de enor­mes pro­por­cio­nes. Es­to no pue­de evi­tar de­jar con­se­cuen­cias pa­ra nues­tros océa­nos, pa­ra sus ha­bi­tan­tes y tam­po­co pa­ra no­so­tros.

Se po­drían des­cri­bir co­mo “so­pas” de plás­ti­co gi­gan­tes­cas, que se com­po­nen de gran­des pie­zas de plás­ti­co de gran ta­ma­ño y de par­tí­cu­las muy pe­que­ñas del mis­mo ma­te­rial, que ocu­pan vas­tas áreas de los océa­nos. Se es­ti­ma que exis­ten cin­co enor­mes is­las de plás­ti­co en el mun­do: en el Pa­cí­fi­co Nor­te, en el Pa­cí­fi­co Sur, en el Atlán­ti­co Nor­te, en el Atlán­ti­co Sur y en el Océano Ín­di­co1.

La man­cha del Pa­cí­fi­co por ejem­plo es ma­yor que los EE. UU.

Se­gún un es­tu­dio de Pro­gra­ma Am­bien­tal de las Na­cio­nes Uni­das (PNUMA), en los gi­ros oceá­ni­cos de to­do el mun­do (las zo­nas cen­tra­les de los ma­res) aho­ra flo­ta seis ve­ces más plás­ti­co que planc­ton. Es de­cir, seis ve­ces más ba­su­ra pe­li­gro­sa que co­mi­da pa­ra mu­chos ani­ma­les ma­ri­nos. Así tam­bién, ya es co­mún que los pes­ca­do­res en­cuen­tren ba­su­ra en sus re­des ade­más de su pes­ca. Su des­car­te pes­que­ro se com­po­ne de un 10 a 30% de re­si­duos plás­ti­cos. Por otra par­te, ade­más de la enor­me can­ti­dad de plás­ti­cos vi­si­bles que con­ta­mi­nan cual­quier pla­ya del pla­ne­ta, que en mu­chas oca­sio­nes lim­pian an­tes de que lle­guen los tu­ris­tas, el 100% de las mues­tras de are­na de pla­yas de to­do el mun­do con­tie­ne con­ta­mi­na­ción por mi­cro­plás­ti­cos, par­tí­cu­las tó­xi­cas di­mi­nu­tas mez­cla­das con la are­na. Es­to in­clu­ye lu­ga­res tan re­mo­tos co­mo la An­tár­ti­da. Ya se es­tán for­man­do “pla­yas de plás­ti­cos” don­de las par­tí­cu­las de plás­ti­co com­pi­ten con la are­na na­tu­ral. La más no­ta­ble es Ka­mi­lo Beach, en el sur de Ha­waii.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.