Kings­man: Se­cret Ser­vi­ce

home:tech magazine mexico - - AUDICIONES -

Ca­na­li­zan­do el es­pí­ri­tu de Ja­mes Bond, Kings­man es una co­me­dia de ac­ción que ce­le­bra el es­pí­ri­tu bri­tá­ni­co de la ma­ne­ra más en­tre­te­ni­da po­si­ble. La pe­lí­cu­la es­tá ba­sa­da en un cómic del mis­mo nom­bre rea­li­za­do por Mark Mi­llar y Da­ve Gib­bons, don­de to­man la idea del es­pía ca­ba­lle­ro­so y lo ac­tua­li­zan al nue­vo mi­le­nio, man­te­nien­do el hu­mor y li­ge­ro tono ab­sur­do que ca­rac­te­ri­za­ba las me­jo­res pe­lí­cu­las de Bond en los se­sen­tas, pe­ro sin caer en la pa­ro­dia.

Gary “Eggsy” Un­win es un jo­ven in­te­li­gen­te pe­ro ocio­so, que vi­ve en un pe­que­ño de­par­ta­men­to con su ma­dre y des­agra­da­ble pa­dras­tro, un cri­mi­nal de po­ca mon­ta. Cuan­do su pa­dre mu­rió, lo úni­co que le de­jó de le­ga­do fue una me­da­lla, un nú­me­ro te­le­fó­ni­co y una fra­se en ca­so de que la fa­mi­lia Un­win ne­ce­si­ta­ra ayu­da. Cuan­do tie­ne pro­ble­mas con la ley, Eggsy lla­ma al nú­me­ro y Hart (Co­lin Firth) acu­de a ayu­dar­lo. Pron­to se da cuen­ta que Hart no so­la­men­te es un re­fi­na­do ca­ba­lle­ro in­glés, es un Kings­man, un agen­te se­cre­to que fá­cil­men­te pue­de aca­bar con un bar lleno de ru­fia­nes. Cuan­do Hart le ofre­ce a Eggsy una nue­va vi­da co­mo par­te de la mis­te­rio­sa or­ga­ni­za­ción, Eggsy no du­da en to­mar la opor­tu­ni­dad, pe­ro ten­drá que pa­sar to­da una se­rie de prue­bas pa­ra lo­grar­lo.

Kings­man es una pe­lí­cu­la fres­ca y di­ver­ti­da, que a pe­sar de que par­te de una vie­ja pri­mi­cia le lo­gra im­pri­mir nue­va fuer­za al con­cep­to. La pe­lí­cu­la ce­le­bra a la per­fec­ción el es­pí­ri­tu del sibarita o el bon vi­vant, di­vir­tién­do­se con la idea de las vir­tu­des del re­fi­na­mien­to en un mun­do que ha per­di­do la cla­se, pe­ro mez­cla­do con una en­tre­te­ni­da his­to­ria de ac­ción. La pe­lí­cu­la es­tá bien lo­gra­da, con ac­ción ex­plo­si­va, Sa­muel L. Jack­son co­mo un en­tre­te­ni­do vi­llano y bue­nos to­ques de co­me­dia. La vio­len­cia pue­de lle­gar a ser un po­co grá­fi­ca y al­gu­nos chis­tes, aun­que pue­ri­les, un tan­to subidos de tono, por lo que no se re­co­mien­da en ab­so­lu­to pa­ra ni­ños. Pe­ro pa­ra dis­fru­tar­la con ami­gos es un ver­da­de­ro de­lei­te, es­pe­cial­men­te en un buen ho­me-thea­ter, ce­le­bran­do los de­lei­tes de una vi­da sibarita con un buen scotch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.