Mi­tos de la au­dio­fi­lia en la era di­gi­tal

home:tech magazine mexico - - FAN AV -

Eau­dió­fi­lo pro­me­dio es una per­so­na que vi­ve en­tre su pa­sión por la mú­si­ca, su gus­to por la elec­tró­ni­ca del más al­to ni­vel y la ne­ce­si­dad del apren­di­za­je cons­tan­te so­bre el hobby que le per­mi­ta im­ple­men­tar en ca­sa, un sis­te­ma de au­dio con el má­xi­mo ni­vel de rea­lis­mo po­si­ble. Mien­tras al­gu­nos afi­cio­na­dos de­ci­den eli­mi­nar ries­gos y com­pran las mar­cas de ma­yor pres­ti­gio au­dió­fi­lo a su al­can­ce pa­ra ar­mar sus sis­te­mas, otros tan­tos pre­fie­ren in­cur­sio­nar en el evo­lu­cio­na­do mun­do del DIY, de ni­vel “no-cost ob­ject”, pa­ra in­ten­tar al­can­zar esa reali­dad.

Es­ta nue­va mo­da­li­dad del au­dio DIY de co­la­bo­ra­ción, le per­mi­tió a un buen ami­go cons­truir­se unas bo­ci­nas ba­sa­das en las pres­ti­gia­das Tan­noy Pres­ti­ge, ver­da­de­ra­men­te un com­bo de li­gas ma­yo­res, de las que pla­ti­ca­re­mos a de­ta­lle más ade­lan­te.

Am­bos ca­mi­nos son vá­li­dos y por lo ge­ne­ral, el hobby re­quie­re de años de en­sa­yos, de cons­tan­te prue­ba y error has­ta ob­te­ner la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra po­ner a pun­to un sis­te­ma. La au­dio­fi­lia en la era di­gi­tal nos ofre­ce co­mo nun­ca la opor­tu­ni­dad de go­zar de ese rea­lis­mo bus­ca­do por dé­ca­das, par­tien­do de mú­si­ca en for­ma­tos de al­ta re­so­lu­ción ex­traí­dos di­rec­ta­men­te del más­ter de la gra­ba­ción ori­gi­nal, soft­wa­re de co­rrec­ción di­gi­tal, tra­ta­mien­tos acús­ti­cos al al­can­ce de un clic y lec­to­res de me­dios inalám­bri­cos con ca­pa­ci­da­des ca­si in­fi­ni­tas, por lo que só­lo ne­ce­si­ta­rá de un buen DAC pa­ra em­pe­zar a dis­fru­tar de su mú­si­ca con un au­tén­ti­co so­ni­do de ex­cep­ción.

En­ton­ces, ¿de dón­de sur­gen los mi­tos que ro­dean la au­dio­fi­lia?

Las re­vis­tas de au­dio de­di­ca­das, y es­pe­cial­men­te el in­ter­net, han si­do he­rra­mien­tas per­fec­tas de di­fu­sión que han per­mi­ti­do a las mar­cas co­mu­ni­car a sus clien­tes y afi­cio­na­dos en ge­ne­ral sus nue­vos desa­rro­llos y en los úl­ti­mos años, el avan­ce de la web ha si­do un ca­nal enor­me pa­ra la com­pra-ven­ta de elec­tró­ni­ca de con­su­mo. Des­afor­tu­na­da­men­te tam­bién es una he­rra­mien­ta que ha si­do uti­li­za­da pa­ra di­fun­dir información par­cial­men­te cier­ta o de plano, información sin ba­ses que so­por­ten afir­ma­cio­nes tan va­gas que en oca­sio­nes ra­yan en lo in­ve­ro­sí­mil.

Ha­ce al­gu­nos años, el des­apa­re­ci­do Carl Sa­gan di­jo: “ex­traor­di­nary claims, re­qui­re ex­traor­di­nary evi­den­ce” (afir­ma­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, re­quie­ren evi­den­cias ex­tra­or­di­na­rias) y no se me ocu­rre una me­jor fra­se que re­fle­je lo que ocu­rre en la au­dio­fi­lia con cier­tos pro­duc­tos que ofre­cen me­jo­ras di­fí­cil­men­te ex­pli­ca­bles o de­mos­tra­bles. Por lo ge­ne­ral, el au­dió­fi­lo es una per­so­na edu­ca­da y cier­ta­men­te exi­to­sa en su ám­bi­toám pro­fe­sio­nal, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te es al­guien que do­mi­ne áreas téc­ni­cas por lo que­qu di­fí­cil­men­te po­drá va­lo­rar si un ca­ble o un tweak de cien­tos o mi­les de dó­la­res le re­por­ta­rá­re al­gu­na me­jo­ría al so­ni­do de su sis­te­ma.sis Y an­te la fal­ta de ese co­no­ci­mien­to téc­ni­co, mu­chos pa­sa­mos al gru­po que de­ci­de­de creer y ad­quie­re es­tos pro­duc­tos em­pu­ja­do­sem por la iner­cia del mercado del highh end. Así de sen­ci­llo.

Afor­tu­na­da­men­te la men­te es­cép­ti­ca de Pe­ter Ac­zel, crea­dor de The Au­dio Cri­tic, en­con­tróe una ma­ne­ra di­fe­ren­te ha­cer pe­rio­dis­mor au­dió­fi­lo ra­cio­nal, con­du­cien­do unu ma­ga­zi­ne de­di­ca­do a las prue­bas de equi­poe de au­dio. Ba­sa­do en su enor­me

A P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.