SVS: La Re­vo­lu­ción del So­ni­do

home:tech magazine mexico - - PORTADA - Eliseo Ve­ga H. @eli­seo­ve­ga

SVS no es una mar­ca que us­ted ten­ga en la ca­be­za cuan­do se tra­ta de bo­ci­nas ¿cier­to? Pe­ro Ro­ma no se hi­zo en un día. Si us­ted es en­tu­sias­ta del au­dio, pron­to se to­pa­rá con ella. Y cuan­do lo ha­ga, créan­nos que se va a sor­pren­der con un so­ni­do po­de­ro­so, dinámico, de am­plio es­ce­na­rio so­no­ro y de un ri­co ba­lan­ce to­nal, pe­ro lo me­jor se­rá cuan­do le di­gan el pre­cio. En­ton­ces no lo cree­rá. La em­pre­sa de Ohio es­tá dán­do­le la vuel­ta al mercado de au­dio de al­ta fi­de­li­dad.

Fo­re­ver Young SVS iden­ti­fi­có dos co­sas que la in­dus­tria sa­be, pe­ro que pre­fie­re ig­no­rar:

Ese con­cep­to amor­fo que se de­no­mi­na “li­festy­le” so­lo ha ge­ne­ra­do pro­duc­tos de au­dio muy ba­ra­tos y de pé­si­ma ca­li­dad.

El au­dio High End si­gue em­pe­ci­na­do en ven­der sis­te­mas de pre­cios es­tra­tos­fé­ri­cos a hom­bres ma­yo­res de 60 años

Pe­ro los jó­ve­nes –y las mu­je­res- es­cu­chan mú­si­ca to­do el día, a to­da ho­ra, en to­do lu­gar… ¿en­ton­ces por qué no se han acer­ca­do a sis­te­mas de au­dio de al­ta fi­de­li­dad? Di­ne­ro po­dría ser la cau­sa ¿no? Pues los lla­ma­dos “mi­lle­nials” gas­tan mu­chí­si­mo en ta­blets, smartp­ho­nes, lap­tops y au­dí­fo­nos. Y es un gas­to re­pe­ti­ti­vo ca­da uno o ca­da dos años.

Sea­mos cla­ros, a cual­quie­ra “no ini­cia­do” le asus­ta­rían los cos­tos de los com­po­nen­tes de au­dio: 3 mil por un re­pro­duc­tor de dis­cos, 5 mil por un par de ca­bles, 10 mil por un amplificador, 20 mil por unas bo­ci­nas; ¡ha­bla­mos de dó­la­res cla­ro es­tá! Un jo­ven re­cién egre­sa­do no pue­de si­quie­ra so­ñar con un sis­te­ma de au­dio con esas eti­que­tas.

Y lue­go vie­ne el te­ma de información y aquí to­dos te­ne­mos la cul­pa: re­vis­tas, em­pre­sas, au­dió­fi­los, mar­cas, dea­lers… Y es que se­gui­mos co­mu­ni­can­do en for­mas tra­di­cio­na­les que son an­qui­lo­sa­das pa­ra los jó­ve­nes que quie­ren información fres­ca, in­me­dia­ta, in­ter­ac­ti­va y “so­cial”. SVS se atre­vió a pen­sar di­fe­ren­te. Quie­re que los jó­ve­nes dis­fru­ten la ex­pe­rien­cia sen­so­rial de un buen sis­te­ma de au­dio. Por me­nos de 300 dó­la­res ya se pue­den te­ner un par de ex­ce­len­tes bo­ci­nas sa­té­li­tes. Con 500 dó­la­res es po­si­ble ha­cer­se de un ex­cep­cio­nal par de ca­jas “books­helf” (pa­ra co­lo­car en re­pi­sa) y por 1000 dó­la­res ya se pue­de go­zar de un par de ca­jas ti­po to­rre que enamo­ran a la vis­ta y al oí­do. Por los mis­mos 1000 dó­la­res, se pue­de cons­truir un sis­te­ma 5.1 pa­ra ci­ne en ca­sa.

A de­cir de la mar­ca, SVS ofre­ce pa­sión, di­ver­sión y ex­pe­rien­cia y bus­ca con ello enal­te­cer la con­ver­sa­ción con sus jó­ve­nes con­su­mi­do­res. Vea­mos el otro la­do de la mo­ne­da. La gen­te com­pra te­le­vi­sio­nes de pan­ta­lla pla­na con re­so­lu­ción Full HD o 4K y es­tá dis­pues­ta a gas­tar en va­rias te­le­vi­sio­nes pa­ra la ca­sa. ¿Có­mo es po­si­ble que no quie­ra in­ver­tir en au­dio, si el so­ni­do re­pre­sen­ta más del 50% de la emo­ción de un ci­ne en ca­sa? Opor­tu­ni­da­des pa­ra el au­dio, hay. Re­cor­de­mos que los early adopters de las TV´S son apa­sio­na­dos y son “in­fluen­cia­do­res” po­ten­cia­les.

En tiem­pos de la web, hay co­sas que re­sul­tan vi­ra­les y SVS va que vue­la pa­ra ser una mar­ca vi­ral. Ha sa­bi­do apro­ve­char la red y aho­ra cuen­ta con una fa­bu­lo­sa ba­se de fans lea­les que dis­per­san la pa­la­bra cual após­to­les y que de­fien­den la mar­ca ca­si a ul­tran­za. Me­jor, im­po­si­ble.

Sú­per Sound

¿Qué ha­ce que unas ca­jas SVS se es­cu­chen con ese cuer­po, con esa ma­gia y con ese es­pí­ri­tu? An­te to­do una cons­truc­ción ho­nes­ta. La pre­mi­sa pa­re­ce sim­ple, pe­ro no lo es.

Re­vi­se­mos lo que hay aden­tro de las Prime To­wers de USD 1000 dó­la­res el par1.

To­dos los dri­vers son fa­bri­ca­dos en ca­sa. Y aun­que en teo­ría no pa­re­cen ex­tra­or­di­na­rios, lo cier­to es que el desem­pe­ño es so­ber­bio: do­mo de alu­mi­nio pa­ra el twee­ter, lo que se tra­du­ce en gran ri­gi­dez y ex­cep­cio­nal res­pues­ta a tran­si­to­rios con un di­fu­sor que con­tri­bu­ye a una per­fec­ta res­pues­ta de fre­cuen­cia en el eje y fue­ra del eje. Es­to es, ma­yor dis­per­sión, por lo que “el pun­to dul­ce” es real­men­te am­plio.

La bo­ci­na de me­dios es de 4.5” se en­car­ga de la re­pro­duc­ción na­tu­ral y cla­ra del ran­go vo­cal. El cono de po­li­pro­pi­leno es li­ge­ro y rí­gi­do lo que ge­ne­ra una res­pues­ta pla­na y el ni­vel de SPL ne­ce­sa­rio pa­ra aco­plar­se con los otros dri­vers. Em­plea un ani­llo de alu­mi­nio pa­ra re­du­cir la dis­tor­sión y una muy ven­ti­la­da bo­bi­na de voz, jun­to a una ca­nas­ta com­pues­ta de

ABS con fi­bra de vi­drio lo que ase­gu­ra un mar­co iner­te sin re­so­nan­cias o ar­mó­ni­cos aña­di­dos.

El cros­so­ver Sound­match usa ca­pa­ci­to­res gra­do pre­mium, in­duc­to­res con nú­cleo de ai­re y cir­cui­tos im­pre­sos de ta­ble­ta pe­sa­da. To­dos los com­po­nen­tes es­tán aco­pla­dos usan­do ba­jí­si­ma to­le­ran­cia; cuen­ta con un so­fis­ti­ca­do di­se­ño de 3.5 vías2 que ase­gu­ra una res­pues­ta de fre­cuen­cia prác­ti­ca­men­te pla­na des­de el twee­ter has­ta el mi­dran­ge, in­clu­so a tra­vés de los dos woo­fers de 6.5 pul­ga­das, los cua­les es­tán ais­la­dos en una cá­ma­ra se­pa­ra­da de los otros dri­vers.

Ca­da woo­fer tie­ne su pro­pio cros­so­ver dis­cre­to, do­blan­do el nú­me­ro de com­po­nen­tes usa­dos en ca­da sec­ción de gra­ves y per­mi­tien­do que los woo­fers tra­ba­jen en con­jun­to sin com­pro­me­ter el pa­trón po­lar en el eje vertical, lo que cau­sa­ría can­ce­la­cio­nes. De es­ta ma­ne­ra el woo­fer tra­ba­ja en sin­to­nía pa­ra lo­grar el ba­jo más pro­fun­do y lim­pio po­si­ble, me­jo­ran­do así la po­ten­cia so­no­ra. Co­mo es ob­vio exis­ten dos puer­tos tra­se­ros pa­ra la res­pi­ra­ción del gra­ve (es un di­se­ño bass ré­flex), por lo que se­rá ne­ce­sa­rio se­pa­rar­lo al me­nos unos 40 cm de la pa­red tra­se­ra.

Los ga­bi­ne­tes de ma­de­ra cha­pa­da son op­ti­mi­za­dos me­dian­te Aná­li­sis de Ele­men­tos Fi­ni­tos y Di­se­ño Asis

ti­do por Compu­tado­ra. El baf­fle fron­tal es­tá ma­qui­na­do en grue­sa ma­de­ra lo que re­du­ce pro­ble­mas por di­frac­ción. Mi­den 91.5 x 20.3 x 27.5 cm. Pe­san 18 kg. El aca­ba­do ne­gro lus­tro­so (piano co­mo tam­bién se le co­no­ce) es her­mo­so y des­ta­ca una muy im­pe­ca­ble cons­truc­ción.

En una muy bre­ve es­cu­cha pu­di­mos des­cu­brir que las Prime tie­nen po­der, pue­den em­pu­jar des­car­gas di­ná­mi­cas sin pro­ble­mas, pe­ro ade­más ofre­cen una re­so­lu­ción dig­na de aplau­dir­se. El ran­go me­dio de­ve­la de­li­ca­de­za y tim­bre muy na­tu­ral, so­bre to­do en cuer­das, pia­nos y voces. Lo otro des­ta­ca­ble es un es­ce­na­rio so­no­ro que ex­pan­de más allá de los lí­mi­tes fí­si­cos de las ca­jas. Bien co­lo­ca­das, las Prime ge­ne­ran una am­plia pa­red de so­ni­do.

No es fá­cil vol­ver a es­cu­char bo­ci­nas de afa­ma­das mar­cas des­pués de te­ner una se­sión con las Prime. Es que las com­pa­ra­cio­nes se vuel­ven odio­sas, pe­ro obli­ga­das. So­bre to­do cuan­do se des­cu­bre la eti­que­ta del pre­cio. No va­mos a de­cir que las Prime sean lo me­jor que ha­ya­mos es­cu­cha­do, pe­ro por USD 1000 dó­la­res -MSRP en EUA- re­sul­tan una com­pra se­gu­ra, a ojos ce­rra­dos y a car­te­ra abier­ta.

¡Más ba­jo!

Hoy día, SVS es si­nó­ni­mo de sub­woo­fers. Es mar­ca re­gis­tra­da. Y es que son ca­pa­ces de fa­bri­car tres ti­pos de sub­woo­fers con sus muy par­ti­cu­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas:

ed subs ( subs con puer­to de sa­li­da de ai­re), subs (ca­jo­nes ce­rra­dos o in­fi­ni­tos) y ci­lin­dros.

Los subs con puer­to son los más ver­sá­ti­les y pue­de in­te­grar­se en di­ver­sos es­pa­cios, lo mis­mo en sa­las o en me­dia rooms; los mo­de­los PC (ci­lin­dros) son los in­di­ca­dos pa­ra ci­nes en ca­sa de­di­ca­dos y los subs ce­rra­dos fun­cio­nan muy bien en sis­te­mas es­té­reo de dos ca­na­les pa­ra mú­si­ca.

Los sub­woo­fers se­lla­dos son más com­pac­tos, por lo que su im­pac­to vi­sual es me­nor, ade­más la ex­ten­sión es más pro­fun­da den­tro de la ha­bi­ta­ción; son más ar­ti­cu­la­dos en mú­si­ca. Los

subs con puer­to son más gran­des, más efi­cien­tes y mu­cho más di­ná­mi­cos. SVS re­co­mien­da usar en la me­di­da de lo po­si­ble (es­pa­cio y pre­su­pues­to) dos sub­woo­fa la vez. Es­to in­cre­men­ta el head

dis­po­ni­ble del sis­te­ma, en­tre­ga ma­yor ran­go dinámico, re­du­ce la com­pre­sión y mi­ni­mi­za la dis­tor­sión.

Con dos sub­woo­fers se lo­gra una dis­tri­bu­ción so­no­ra más uni­for­me, pues con un sub pue­des lo­grar buen so­ni­do en cier­tos lu­ga­res del cuar­to y acu­mu­la­ción in­ne­ce­sa­ria en otros. Al agre­gar el se­gun­do sub, és­te arre­gla mu­chos de esos pro­ble­mas y es po­si­ble ob­te­ner una me­jor res­pues­ta una oc­ta­va más aba­jo. Dos sub­woo­fers no es pa­ra que “se oi­ga más fuer­te”, si no pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia so­no­ra.

En pe­lí­cu­las, el im­pac­to y la pre­sión de cin­tas de ac­ción y aven­tu­ras, dos sub­woo­fers pro­veen ma­yor desem­pe­ño en ba­jos con mu­cho me­nor es­fuer­zo en pa­sa­jes de­man­dan­tes. En sis­te­mas es­té­reo se bus­ca con­ser­var la di­rec­cio­na­li­dad de los gra­ves lo que in­cre­men­ta la ima­gen y so­li­dez del es­ce­na­rio so­no­ro. Usan­do dos subs se pre­ser­va la sen­sa­ción es­té­reo.

El so­ni­do ge­ne­ra­do por dos sub­woo­fers en una mis­ma ha­bi­ta­ción es mu­cho más di­fí­cil de lo­ca­li­zar que al te­ner uno so­lo. Una vez que una per­so­na es­cu­cha y sien­te la in­mer­sión de so­ni­do de los gra­ves que ema­nan de to­dos la­dos en la ha­bi­ta­ción, nun­ca re­gre­sa a la con­fi­gu­ra­ción de un so­lo sub.

To­dos los dri­vers de los subs son fa­bri­ca­dos ex­clu­si­va­men­te por SVS; se em­plea am­pli­fi­ca­ción cla­se D -de en­tre 300 y has­ta 1000 watss RMS en los mo­de­los top- con un pro­ce­sa­dor DSP

cus­tom pa­ra ca­da mo­de­lo de sub.

Las prue­bas y au­di­cio­nes fi­na­les las lle­van a ca­bo en el me­jor la­bo­ra­to­rio so­no­ro del mun­do, el Na­tio­nal Re­search Coun­cil (NRC) de Otaw­wa, Ca­na­dá. Co­mo anéc­do­ta, hu­bo un mo­de­lo que fue re­cha­za­do 16 ve­ces, pues no pa­sa­ba las prue­bas so­no­ras y se re­tra­só el lan­za­mien­to de esa lí­nea 10 me­ses, has­ta que cum­plie­ra con sus ex­pec­ta­ti­vas.

1To­dos los pre­cios aquí men­cio­na­dos son MSRP en Es­ta­dos Uni­dos. De nin­gu­na ma­ne­ra re­pre­sen­tan pre­cios ofi­cia­les en Mé­xi­co, los cua­les su­fri­rán una va­ria­ción a la al­za. Ma­yor información en www.sv­sound.mx y en https://www.fa­ce­book.com/sv­sound.mx

2Lo de 3.5 vías se re­fie­re a que los woo­fers es­tá con­fi­gu­ra­dos con di­fe­ren­tes cros­so­vers. El woo­fer de aba­jo es un dri­ver real de ba­jos, mien­tras que el se­gun­do woo­fer su­pe­rior se en­car­ga de me­dios-gra­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.