Rok­san, vi­ni­los a otro ni­vel

home:tech magazine mexico - - PORTADA -

No es fá­cil pa­ra un ser­vi­dor, es­cri­bir las im­pre­sio­nes ob­te­ni­das de una tor­na­me­sa que si bien lle­va mu­chos años en el mercado, nun­ca ha si­do tan re­nom­bra­da co­mo tan­tas otras, qui­zá por­que la mar­ca pre­fie­re in­ver­tir más en la ca­li­dad, de­sa­rro­llo y me­jo­ras a sus pro­duc­tos, que lle­nar las pá­gi­nas de las pu­bli­ca­cio­nes con anun­cios a do­ble pá­gi­na y “ban­ners” en los shows in­ter­na­cio­na­les de equi­pos de au­dio.

Ten­go el or­gu­llo de po­der de­cir que a lo lar­go de mi vi­da, he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­cu­char cien­tos de tor­na­me­sas dis­tin­tas, in­clu­so ha­ber apren­di­do con el pa­so de los años, a iden­ti­fi­car una bue­na tor­na­me­sa y lo­grar iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen po­si­ble un desem­pe­ño im­pe­ca­ble.

Pa­re­cie­ra a sim­ple vis­ta que to­das las tor­na­me­sas son igua­les y que se tra­ta so­la­men­te de un pla­to gi­ra­to­rio cu­ya úni­ca fun­ción es que man­ten­ga es­ta­ble, has­ta don­de sea po­si­ble, una velocidad de ro­ta­ción, que ten­ga un so­por­te pa­ra mon­tar el bra­zo y una pas­ti­lla que se adap­te al mis­mo… Y na­da más fal­so que es­ta idea.

Pa­ra el ami­go lec­tor que, co­mo yo, ha­ya te­ni­do la ex­pe­rien­cia de po­der es­cu­char va­rias tor­na­me­sas, pue­de dis­tin­guir cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­ni­rán qué tan­to se pue­de ob­te­ner de información de una gra­ba­ción y to­da­vía más im­por­tan­te, con qué ca­li­dad se re­pro­duz­ca esa información que en­via­re­mos a tra­vés de nues­tra eta­pa de phono pa­ra, fi­nal­men­te, dis­fru­tar de esa mú­si­ca.

Un po­co de con­tex­to No me ex­ten­de­ré más en men­cio­nar ca­rac­te­rís­ti­cas que en mi jui­cio y ex­pe­rien­cia, de­ben te­ner una bue­na tor­na­me­sa pa­ra su desem­pe­ño, si no más bien me en­fo­ca­ré en un equi­po que re­ci­bí a prue­ba ha­ce unas se­ma­nas: se tra­ta de la Rok­san Xer­xes 20+ que, si bien no es una tor­na­me­sa “Entry Le­vel” o pa­ra prin­ci­pian­tes, bien va­le la pe­na pa­ra aquel au­dió­fi­lo con ex­pe­rien­cia que de­sea lo me­jor.

Rok­san, una em­pre­sa bri­tá­ni­ca ba­sa­da en Lon­dres y que ope­ra pro­du­cien­do equi­pos de au­dio des­de ha­ce más de 30 años, di­se­ña la pri­mer tor­na­me­sa Xer­xes, en 1993, ob­te­nien­do en ese mis­mo año, una men­ción co­mo la me­jor en su cla­se de la prensa bri­tá­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en equi­pos de au­dio.

In­ves­ti­gan­do un po­co acer­ca de la his­to­ria de es­ta tor­na­me­sa, des­cu­bro que su di­se­ño se hi­zo to­man­do en cuen­ta una al­ter­na­ti­va me­jor a una gran clá­si­ca, co­mo la Linn LP12 SONDEK, don­de se uti­li­za­ra una trans­mi­sión por ban­da a un sub­pla­to y con la po­si­bi­li­dad de in­ter­cam­biar me­dian­te una ba­se par­cial­men­te des­aco­pla­da, el bra­zo de pre­fe­ren­cia del usua­rio final.

En ac­ción

Es­ta tor­na­me­sa la re­ci­bí por par­te de mi ami­go Car­los Pe­ni­che, em­pa­ca­da de ma­ne­ra im­pe­ca­ble y muy pro­te­gi­da, por lo que pro­ce­di­mos a des­em­pa­car y ve­ri­fi­car que to­do vi­nie­ra en or­den y com­ple­to, al­go que des­de lue­go pa­só a com­ple­ta sa­tis­fac­ció­nel ar­ma­do, al tra­tar­se de una tor­na­me­sa de ran­go Pre­mium, se hi­zo con to­do cui­da­do y si­guien­do pa­so a pa­so las ins­truc­cio­nes (muy cla­ras, por cier­to). Se co­lo­có pri­me­ra­men­te la ba­se de la tor­na­me­sa so­bre otra de gra­ni­to pa­ra ga­ran­ti­zar ri­gi­dez y es­ta­bi­li­dad de és­ta y, pos­te­rior­men­te, una a una to­das las pie­zas que con­for­man la tor­na­me­sa bá­si­ca; des­pués co­lo­ca­mos el bra­zo, mon­ta­mos la pas­ti­lla y pro­ce­di­mos a ca­li­brar­la. Aquí ten­go que ha­cer no­tar que uti­li­za­mos un bra­zo Rok­san Ta­briz Zi y una pas­ti­lla Rok­san Cho­rus Sil­ver ( Mo­ving Mag­net).

Cabe des­ta­car que el ter­mi­na­do de ca­da una de las par­tes de la tor­na­me­sa es im­pe­ca­ble y ello de­no­ta un con­trol de ca­li­dad ex­tre­mo en ca­da pa­so de su fa­bri­ca­ción.

Es­ta tor­na­me­sa pu­die­ra apa­ren­tar un di­se­ño ex­te­rior clá­si­co a no ser que se com­po­ne de dos ba­ses: la in­fe­rior que es la que ser­vi­rá co­mo so­por­te pri­ma­rio y que es­ta­rá en con­tac­to con el entorno (rack o me­sa); y una su­pe­rior que con­ten­drá el mo­tor, la sus­pen­sión y el ba­le­ro de la tor­na­me­sa.

El mo­tor es­tá sus­pen­di­do de ma­ne­ra axial y se man­tie­ne en su lu­gar a la ayu­da de un re­sor­te, lo que lo aís­la de vi­bra­cio­nes in­de­sea­das.

El ba­le­ro es­tá de­sa­co­pla­do de la ba­se su­pe­rior por me­dio de una sus­pen­sión asi­mé­tri­ca, y es­te con­jun­to sos­tie­ne el sub­pla­to y el bra­zo.

No só­lo se tra­ta de una ba­se con un ba­le­ro -co­mo la gran ma­yo­ría de las tor­na­me­sas de trans­mi­sión por ban­da ac­tual­men­te en el mercado-, si no que es to­do un sis­te­ma es­tu­dia­do y pro­ba­do que va a per­mi­tir eli­mi­nar prác­ti­ca­men­te cual­quier vi­bra­ción o rui­do ajeno al con­jun­to en su to­ta­li­dad. Es aquí don­de la Xer­xes 20+ se em­pie­za a di­fe­ren­ciar y a dis­tan­ciar de otras tor­na­me­sas de di­se­ño clá­si­co, sin sus­pen­sión, y don­de se pre­ten­de ais­lar las vi­bra­cio­nes me­dian­te co­nos de apo­yo pun­tual y que des­de lue­go ha pro­ba­do ser un me­ca­nis­mo ob­so­le­to pues no cum­ple con su ob­je­ti­vo. En es­te apar­ta­do, Rok­san tam­bién se dis­tan­cía de otras mar­cas co­mo VPI o SME.

El aca­ba­do de la ba­se in­fe­rior en ne­gro y la ba­se su­pe­rior en blan­co, am­bos en la­ca al al­to bri­llo o, co­mo se le co­no­ce co­lo­quial­men­te “ti­po piano” per­fec­to, es bri­llan­te y sin de­fec­to al­guno.

Ya una vez ar­ma­da por com­ple­to la tor­na­me­sa, nos de­di­ca­mos a ni­ve­lar­la. A di­fe­ren­cia de otras, és­ta no vie­ne con co­nos mon­ta­dos por pa­tas, más bien usa un sis­te­ma de es­fe­ras de ma­te­rial ab­sor­ben­te que, en pri­mer ins­tan­cia, ais­la a la tor­na­me­sa de vi­bra­cio­nes; a su vez, el ma­te­rial evi­ta el des­li­za­mien­to de la tor­na­me­sa.

Pu­se un me­di­dor de re­vo­lu­cio­nes por es­tro­bos­co­pio pa­ra ve­ri­fi­car la velocidad de ro­ta­ción, y pa­ra mi bue­na for­tu­na, in­creí­ble­men­te no hu­bo va­ria­ción al­gu­na tan­to en el ran­go de 33 1/3 co­mo a 45 rpm, ha­cien­do no­tar que el con­jun­to fuen­te de ali­men­ta­ción XPS 7 mo­tor, tra­ba­ja de ma­ne­ra muy bien con­tro­la­da y, al es­ta­ble­cer es­te sis­te­ma es­ta­ble en velocidad co­rrec­ta­men­te en las re­vo­lu­cio­nes co­rrec­tas, nos per­mi­ti­rá re­pro­du­cir la mú­si­ca con sus to­na­li­da­des reales.

Ten­go que des­ta­car en es­te pun­to, que la Xer­xes 20+ uti­li­za un sis­te­ma me­dian­te el cual el pi­vo­te del cen­tro del pla­to, só­lo se uti­li­za pa­ra cen­trar el dis­co en el mis­mo, y una vez he­cho es­to, se re­ti­ra de­jan­do el dis­co so­la­men­te en con­tac­to con el mat es­pe­cial. Per­so­nal­men­te es­te sis­te­ma es muy bueno siem­pre y cuan­do nues­tros lp’s es­tén per­fec­ta­men­te pla­nos, pe­ro pa­ra gra­ba­cio­nes que no tie­nen es­ta cua­li­dad, es­te sis­te­ma se vuel­ve un tan­to in­efi­caz, es qui­zá el úni­co pun­to dé­bil, en mi opi­nión.

Desem­pe­ño

Bien, he de de­cir al lec­tor, que la eta­pa de “Phono” es el con­jun­to más de­li­ca­do y com­ple­jo de un buen sis­te­ma de al­ta fi­de­li­dad, ya que de la ca­li­dad de sus com­po­nen­tes, lo­gra­re­mos ex­traer to­da la información de las gra­ba­cio­nes en vi­nil y la me­jor re­pro­duc­ción po­si­ble de esa información.

Quie­ro acla­rar que aun­que me de­cla­ro un ver­da­de­ro fa­ná­ti­co de las tor­na­me­sas y la re­pro­duc­ción de mú­si­ca en ace­ta­tos, no soy de los que pe­lean a muer­te con la opi­nión de que la re­pro­duc­ción en vi­nil se­rá me­jor siem­pre que la re­pro­duc­ción en for­ma­to di­gi­tal, mi opi­nión al res­pec­to es que hay gra­ba­cio­nes en vi­nil que nun­ca se­rán su­pe­ra­das por su con­tra­par­te en for­ma­to di­gi­tal y vi­ce­ver­sa.

Mis gra­ba­cio­nes de prue­ba no son gra­ba­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res, eso se­ría in­jus­to ya que se­ría ir a la se­gu­ra con mis prue­bas, sin em­bar­go, son gra­ba­cio­nes de ex­ce­len­te ca­li­dad, que es muy di­fe­ren­te.

Em­pe­cé por po­ner el LP del gru­po de jazz LA-4 (“Just Friends”, Con­cord Jazz Re­cords) que em­pie­za con una gui­ta­rra acús­ti­ca se­gui­da por un sa­xo­fón te­nor. Lo pri­me­ro que pu­de apre­ciar es que se no­ta­ban per­fec­ta­men­te las pi­sa­das de los de­dos so­bre las cuer­das de la gui­ta­rra, con un so­ni­do muy real; a la en­tra­da del sa­xo­fón, no se per­dió ese efec­to de las pi­sa­das de los de­dos so­bre las cuer­das de la gui­ta­rra, y ya con los de­más ins­tru­men­tos, el es­ce­na­rio muy am­plio pro­yec­tan­do los so­ni­dos en un es­pa­cio mu­cho ma­yor que in­creí­ble­men­te no se li­mi­ta­ba a la co­lo­ca­ción de mis bo­ci­nas.

Con­ti­nue con la gra­ba­ción de Shef­field Labs, King

Ja­mes Ver­sion, la cual fue gra­ba­da con un so­lo mi­cró­fono es­té­reo al in­te­rior de una ca­pi­lla, una gra­ba­ción muy di­fí­cil de re­pro­du­cir pues se tra­ta de una orquesta gran­de de jazz, don­de no es fá­cil que un equi­po lo­gre esa tri­di­men­sio­na­li­dad desea­da. Pa­ra mi sor­pre­sa, la

Xer­xes nue­va­men­te no só­lo lo­gró ex­traer to­dos y ca­da uno de los ins­tru­men­tos in­vo­lu­cra­dos, si no que lo­gró co­lo­car­los en su de­bi­do si­tio y con la pro­fun­di­dad acer­ta­da. La mú­si­ca le­jos de sa­tu­rar­se, fue de es­cu­cha en ex­tre­mo agra­da­ble ha­cién­do­le una sen­sa­ción de pre­sen­cia en el lu­gar in­com­pa­ra­ble, con mu­cho ai­re en­tre los ins­tru­men­tos.

La ter­cer gra­ba­ción, fue la de Tracy Chap­man (Elek­tra Re­cords), una gra­ba­ción don­de pre­do­mi­na la voz de la can­tan­te y su gui­ta­rra acús­ti­ca. La voz se es­cu­chó im­pre­sio­nan­te­men­te real, pa­re­cía que te­nía a la pro­pia Tracy Chap­man can­tan­do con su gui­ta­rra en mi sa­la, po­ten­cia en su voz, pre­sen­cia de su gui­ta­rra.

Con mú­si­ca clá­si­ca, el desem­pe­ño de la Xer­xes 20+ no fue di­fe­ren­te.

Co­men­cé por es­cu­char las so­na­tas pa­ra piano y vio­lín Op. 47 “Kreut­zer” pa­ra piano y vio­lín de Beethoven con Wil­helm Kempff y Yehu­di Me­nuhin (Deut­che Gram­mop­ho­ne 2530-135) y la sen­sa­ción de es­ce­na­rio y la ra­pi­dez de las no­tas de piano y vio­lín fue­ron real­men­te bue­nas; ya con un po­co más de orquesta co­mo en el con­cier­to pa­ra piano y orquesta No. 5 de Beethoven con

Karl Böhm y Mau­ri­zio Po­lli­ni, ca­da ins­tru­men­to se hi­zo no­to­ria­men­te pre­sen­te sin en­ci­mar unos con otros, to­da la orquesta per­fec­ta­men­te de­fi­ni­da, aquí lo sor­pren­den­te es que las gra­ba­cio­nes de Deut­che Gram­mop­ho­ne si bien ar­tís­ti­ca­men­te son in­me­jo­ra­bles, no se ca­rac­te­ri­zan por ser es­pec­ta­cu­la­res.

Por úl­ti­mo, tu­ve a bien es­cu­char un dis­co mo­no­au­ral de BB King.

Aquí fue don­de de­fi­ni­ti­va­men­te tu­ve que ce­der a cual­quier sen­ti­mien­to en con­tra. Só­lo pu­de sa­ber que la gra­ba­ción era mo­no­au­ral por­que lo de­cía la información del dis­co, ca­so con­tra­rio, hu­bie­se ju­ra­do que era una gra­ba­ción en es­té­reo. El se­cre­to pa­ra po­der ex­traer to­da la información de la gra­ba­ción con­sis­te en un buen ais­la­mien­to de to­dos los fac­to­res que pu­die­ran trans­mi­tir rui­dos aje­nos a la mis­ma, y eso lo lo­gró Rok­san a la per­fec­ción, a lo que su­mó te­ner una bue­na pas­ti­lla con la agu­ja co­rrec­ta y una bue­na ca­li­bra­ción y así dar el ni­vel co­rrec­to a to­das las to­na­li­da­des de los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les.

Con­clu­sión

La Rok­san Xer­xes 20+ ha lo­gra­do con to­do su de­sa­rro­llo me­cá­ni­co, una tor­na­me­sa ca­paz de su­pe­rar a cual­quier otra de trans­mi­sión por ban­da en su ran­go de pre­cio o ma­yor, in­clui­das pie­zas his­tó­ri­ca­men­te fa­mo­sas co­mo la Linn Sondek LP-12.

A fa­vor:

Es­té­ti­ca im­pe­ca­ble. Ca­li­dad de fa­bri­ca­ción de to­dos sus com­po­nen­tes. Ca­li­dad de re­pro­duc­ción impresionante, per­mi­tien­do la ex­trac­ción com­ple­ta de la información del dis­co. Re­pro­duc­ción con per­fec­to es­ce­na­rio y sen­sa­ción de tri­di­men­sio­na­li­dad in­com­pa­ra­bles. Ais­la­mien­to per­fec­to a rui­dos aje­nos (re­so­nan­cias).

En con­tra:

Sis­te­ma pen­sa­do só­lo pa­ra gra­ba­cio­nes per­fec­ta­men­te pla­nas y sin de­fec­tos. No es una tor­na­me­sa pa­ra prin­ci­pian­tes; su ar­ma­do y ca­li­bra­ción apro­pia­dos re­quie­re de un po­co de ex­pe­rien­cia y de­di­ca­ción.

Equi­po aso­cia­do:

Bra­zo Rok­san Ta­briz iz, pas­ti­lla Rok­san Cho­rus Sil­ver, pre de phono Si­mau­dio MOON 310lp + MOON 320S, pream­pli­fi­ca­dor Cary SLP98, amplificador

VTA ST-120, bo­ci­nas Dy­nau­dio Con­tour 1.3 SE, sub Ya­maha YST-320. HT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.