Nor­mas pa­ra so­no­ri­zar ex­te­rio­res

home:tech magazine mexico - - PORTADA - Por Saúl Mar­tí­nez Sal­me­rón

Es­ti­ma­dos lec­to­res, es un gus­to sa­lu­dar­los, en es­ta oca­sión les com­par­to información pa­ra po­der se­lec­cio­nar el ti­po de bafle pa­ra apli­ca­cio­nes al ex­te­rior (Out­door), con ba­se a la com­po­si­ción del ga­bi­ne­te, los ni­ve­les IP de re­sis­ten­cia a la hu­me­dad, al pol­vo y a la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, las nor­mas vi­gen­tes en Mé­xi­co que re­gu­lan la se­gu­ri­dad au­di­ti­va, el uso con trans­for­ma­dor de lí­nea, pa­ra su ins­ta­la­ción en te­rra­zas, pa­tios o jar­di­nes re­si­den­cia­les e in­dus­tria­les, pa­ra so­no­ri­zar balnearios, pla­yas, pla­zas pú­bli­cas, pla­ta­for­mas ma­rí­ti­mas, bar­cos, sis­te­mas de emer­gen­cia, et­cé­te­ra.

Ma­te­ria­les y aca­ba­dos

Mu­chos fa­bri­can­tes se­rios pro­du­cen al­ta­vo­ces que in­di­can ser re­sis­ten­tes al cli­ma ex­te­rior y otros que pre­sen­tan un ni­vel 100% im­permea­bles a to­do ti­po de cli­ma, ofre­cen ga­bi­ne­tes con ma­te­ria­les plás­ti­cos co­mo el ABS (Acri­lo­ni­tri­lo Bu­ta­dieno Es­ti­reno), el po­li­eti­leno, un ter­po­li­me­ro co­no­ci­do co­mo ASA (Acri­lo­ni­tri­lo Es­ti­reno y Acri­la­to) y los he­chos con fi­bra de vi­drio, to­dos ofre­cen una cier­ta re­sis­ten­cia a la in­tem­pe­rie con­tra la co­rro­sión, llu­via, a los ra­yos del sol UV (ul­tra­vio­le­ta), a las

par­tí­cu­las de pol­vo, en­tre otros.

La apli­ca­ción del plás­ti­co ABS en al­ta­vo­ces Out­door, brin­da una gran re­sis­ten­cia a la abra­sión y te­na­ci­dad a cual­quier tem­pe­ra­tu­ra (-20°C a +50°C), sin em­bar­go al es­tar ex­pues­to de for­ma pro­lon­ga­da al sol, se pro­du­ce una ca­pa que­bra­di­za y cau­sa un cam­bio de co­lor a ama­ri­llen­to en al­ta­vo­ces de co­lo­res cla­ros, pue­de ser que en lu­ga­res de mu­cho trán­si­to, co­mo ter­mi­na­les aé­reas o cen­tra­les de au­to­bu­ses, es­tas bo­ci­nas blan­cas se vuel­van ne­gras por el smog o pol­vo sus­pen­di­do en el am­bien­te, em­pe­ro los de pig­men­ta­ción ne­gra pro­veen una ma­yor re­sis­ten­cia a es­tas afec­cio­nes. Los cons­trui­dos en fi­bra de vi­drio son in­com­bus­ti­bles, no ab­sor­ben­tes a la hu­me­dad y quí­mi­ca­men­te es­ta­bles, son re­sis­ten­tes al ata­que de roe­do­res, in­sec­tos y hon­gos, por su­pues­to ofre­cen mu­cha me­jor for­ta­le­za a rup­tu­ras y so­por­tan me­jor los am­bien­tes de­sér­ti­cos y ma­rí­ti­mos.

No obs­tan­te, la fi­bra de vi­drio se com­bi­na con una ca­pa de po­liés­ter y re­si­na epó­xi­ca (po­lí­me­ro ter­mo­es­ta­ble) que pro­te­ge el ma­te­rial con­tra la co­rro­sión y los ra­yos UV y

así evi­tar­le grie­tas con el pa­so del tiem­po.

Hay mar­cas que uti­li­zan ga­bi­ne­tes ro­to - mol­dea­dos en po­li­eti­leno (pro­ce­so en el cual se in­tro­du­ce en un mol­de, un po­lí­me­ro li­qui­do o en pol­vo el cual de ad­hie­re al ro­tar el re­ci­pien­te, crean­do la pie­za hue­ca, co­mo el de los ti­na­cos), es­te tam­bién brin­da una re­sis­ten­cia a la in­tem­pe­rie, sien­do el me­nos cos­to­so, pe­ro pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der­se pin­tar o pe­gar al­gún ma­te­rial de de­co­ra­ción.

El ter­po­lí­me­ro amor­fo ter­mo­plás­ti­co, co­no­ci­do co­mo ASA, cons­ti­tui­do por Acri­lo­ni­tri­lo Es­ti­reno y Acri­la­to, brin­da una ex­cep­cio­nal re­sis­ten­cia a la in­tem­pe­rie, man­tie­ne su co­lor y re­sis­ten­cias al im­pac­to a lar­go pla­zo de uso al ai­re li­bre.

El ASA es un ma­te­rial se­me­jan­te al ABS pe­ro con una me­jor re­sis­ten­cia a las in­cle­men­cias a to­do cli­ma por muy se­ve­ro que es­te sea. Otro pun­to en la ela­bo­ra­ción de los ga­bi­ne­tes pa­ra ex­te­rio­res, es la re­ji­lla, co­mún­men­te son he­chas en Alu­mi­nio o de ace­ro inoxi­da­ble, la pri­me­ra al es­tar ex­pues­ta a am­bien­tes hú­me­dos al­tos o sa­li­nos, pue­de pre­sen­tar un cier­to ni­vel de co­rro­sión, el ace­ro inoxi­da­ble es la de ma­yor re­co­men­da­ción sin em­bar­go su cos­to es ma­yor.

¿In­tem­pe­rie?

Un as­pec­to im­por­tan­te en un al­ta­voz de ex­te­rior es su her­me­tis­mo, es de­cir que no per­mi­tan el pa­so de la hu­me­dad u otros agen­tes quí­mi­cos ex­ter­nos que pu­die­ran oca­sio­nar oxi­da­ción y de­te­rio­ro de los com­po­nen­tes, in­clu­so los bor­nes, que de­ben es­tar cu­bier­tos con una li­ge­ra ca­pa de oro o bien pro­te­gi­dos con un ca­pu­chón de hu­le.

Las mar­cas de pres­ti­gio uti­li­zan re­cu­bri­mien­tos es­pe­cia­les pa­ra el se­lla­do de sus al­ta­vo­ces con­tra el ex­te­rior, es­to in­clu­ye tra­ta­mien­tos epó­xi­cos es­pe­cia­les que son usa­dos pa­ra plan­tas pe­tro­quí­mi­cas, em­pre­sas me­ta­lúr­gi­cas, plan­tas de pro­ce­sos quí­mi­cos y los de la in­dus­tria eléc­tri­ca.

Otros lo com­bi­nan con un re­ves­ti­mien­to que de­tie­ne las co­rrien­tes de ai­re, la en­tra­da de ca­lor, el agua de llu­via, a los roe­do­res e in­sec­tos.

Al­gu­nas mar­cas cum­plen con l os es t án­da­res in­ter­na­cio­na­les IP (In­ter­na­tio­nal Pro­tec­tion), que cla­si­fi­ca en di­fe­ren­tes gra­dos de pro­tec­ción apor­ta­dos a los mis­mos cas­cos o ca­jas que res­guar­dan los com­po­nen­tes que se in­clu­yen en el equi­po.

Cuan­to ma­yor es el nú­me­ro o có­di­go, su pro­tec­ción es de un ni­vel su­pe­rior, acor­de a lo si­guien­te:

Pun­tos a con­si­de­rar pa­ra la pla­nea­ción de so­ni­do en ex­te­rior

En sín­te­sis, re­cor­de­mos los si­guien­tes: Sen­si­bi­li­dad del al­ta­voz (me­di­da a un me­tro de dis­tan­cia con un watt de po­ten­cia). Ca­da vez que se du­pli­ca la po­ten­cia, el ni­vel de pre­sión so­no­ra au­men­ta so­lo 3 db. Ca­da vez que se du­pli­ca la dis­tan­cia, el ni­vel de pre­sión so­no­ra de­cae 6 db. La co­ne­xión en pa­ra­le­lo, ase­gu­ra que si al­gún al­ta­voz fa­lla, los de­más se­gui­rán so­nan­do. El má­xi­mo per­mi­si­ble de ni­vel de pre­sión so­no­ra se­ña­la­da por las nor­mas: NOM 011 Stps-2001/rui­do la­bo­ral (Se­cre­ta­ria del tra­ba­jo y pre­vi­sión so­cial). NOM 081 SE­MAR­NAT-1994/RUI­DO a ve­ci­nos (Se­cre­ta­ria de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les). NADF 005 AMBT 2006/Rui­do en el Dis­tri­to Fe­de­ral.

En la Nor­ma NOM 011 STPS, in­di­ca ade­más de las con­di­cio­nes de hi­gie­ne y se­gu­ri­dad en los cen­tros de tra­ba­jo don­de se ge­ne­re rui­do, los lí­mi­tes má­xi­mos per­mi­si­bles de ex­po­si­ción por jor­na­da de tra­ba­jo (Ni­vel de Ex­po­si­ción al Rui­do)/ (Tiem­po má­xi­mo Por Ex­po­si­ción): La Nor­ma 081 SE­MAR­NAT es­ta­ble­ce los lí­mi­tes má­xi­mos per­mi­si­bles de emi­sión de rui­do a ve­ci­nos de las fuen­tes fi­jas y su mé­to­do de me­di­ción: La Nor­ma Am­bien­tal pa­ra el Dis­tri­to Fe­de­ral (NADF) 005 AMBT, es­ta­ble­ce tam­bién las con­di­cio­nes de me­di­ción y los lí­mi­tes má­xi­mos per­mi­si­bles de emi­sio­nes so­no­ras ubi­ca­das en el Dis­tri­to Fe­de­ral:

Lí­nea de 70 ó 100 Vol­tios

El uso de al­ta­vo­ces con trans­for­ma­dor de lí­nea a vol­ta­je de 70 ó 100 vol­tios, per­mi­te ins­ta­lar de ma­ne­ra más sen­ci­lla un gran nú­me­ro de pie­zas en pa­tios, pla­zas pú­bli­cas, cam­pos de­por­ti­vos, par­ques te­má­ti­cos, pis­tas de ca­rre­ras, es­ta­dios, pla­zas de to­ros, cen­tra­les de au­to­bu­ses, zoo­ló­gi­cos, co­rre­do­res tu­rís­ti­cos, vo­ceo in­dus­trial, et­cé­te­ra. Hay que to­mar en cuen­ta la lon­gi­tud del ca­ble de co­ne­xión des­de la ca­bi­na de con­trol o des­de el in­te­rior de la ca­sa, ca­li­bre 16 o ma­yo­res nos per­mi­ti­rán al­can­zar dis­tan­cias más gran­des (ver ta­bla en: HO­ME:TECH Núm. 177, pá­gi­na 16).

Bus­que­mos aque­llas bo­ci­nas que nos ofre­cen una ma­yor co­ber­tu­ra, de­pen­dien­do de la po­si­ción, po­de­mos to­mar ven­ta­ja de su án­gu­lo ho­ri­zon­tal o vertical. En­tre ma­yor al­tu­ra o dis­tan­cia a cu­brir ten­dre­mos un área ma­yor en­vuel­ta, sin em­bar­go im­pli­ca que el al­ta­voz exi­ja una ma­yor po­ten­cia de con­su­mo.

Su co­ne­xión se­rá re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla ya que es­ta se efec­túa de mo­do pa­ra­le­lo con­ser­van­do así el vol­ta­je en to­da la red.

Trom­pe­tas

El uso de trom­pe­tas me­tá­li­cas se re­mon­ta en Mé­xi­co des­de 1949, cu­yo pro­pó­si­to ha si­do el po­der di­fun­dir men­sa­jes de au­dio a gran es­ca­la, úti­les pa­ra so­no­ri­za­ción, pu­bli-di­fu­sion y pe­ri­fo­neo, su so­ni­do es bá­si­ca­men­te so­bre to­nos me­dios (pa­ra voz), ope­ra con uni­da­des ex­ci­ta­do­ras (trans­duc­tor acús­ti­co elec­tro­me­cá­ni­co), las cua­les van fi­jas en la ba­se de la trom­pe­ta de alu­mi­nio anodi­za­do (ra­dia­dor acús­ti­co) pa­ra dar­le la pro­yec­ción al so­ni­do a gran dis­tan­cia (fe­nó­meno de de­sa­rro­llo li­neal de la co­lum­na de ai­re).

Tam­bién las ha­lla­mos con trans­for­ma­dor de lí­nea, así po­de­mos em­plear va­rias de ellas pa­ra so­no­ri­zar pa­tios de ma­nio­bras, es­cue­las, ta­lle­res (don­de se re­quie­re al­ta pre­sión so­no­ra).

Bo­ci­nas pa­ra jar­di­nes

Si que­re­mos co­lo­car bo­ci­nas en los jar­di­nes, cier­tos fa­bri­can­tes las cons­tru­yen en for­ma de ro­ca o bien en for­ma de hon­go (dis­per­sión a 360°), es­tas pue­den ser de aco­pla­mien­to directo o con trans­for­ma­dor, su car­ca­sa es­ta re­ves­ti­da por ma­te­ria­les epó­xi­cos con­tra agua y ra­yos UV, ade­más con ele­men­tos re­pe­len­tes a bi­chos o roe­do­res, pue­den ins­ta­lar­se in­clu­so so­bre o ba­jo te­rreno.

Bo­ci­nas ma­rí­ti­mas

Las bo­ci­nas pa­ra uso en bar­cos y pla­ta­for­mas ma­rí­ti­mas, uti­li­zan ma­te­ria­les inoxi­da­bles a prue­ba de co­rro­sión, par­cial­men­te se­lla­das pa­ra so­por­tar los ele­men­tos de cli­mas se­ve­ros y sa­li­nos.

Es­tas son fa­bri­ca­das con el ma­te­rial ter­po­lí­me­ro amor­fo ter­mo­plás­ti­co (ASA), lla­ma­do tam­bién plás­ti­co de in­ge­nie­ría, man­tie­ne su co­lor y no se ama­ri­llea, pu­dién­do­se mez­clar con alea­cio­nes com­pues­tas de re­si­nas co­mo el clo­ru­ro de vi­ni­lo (PVC) y con las de po­li­car­bo­na­to (PC), ha­cién­do­lo un ele­men­to ter­mo re­sis­ten­te.

Es­te ma­te­rial tam­bién es em­plea­do en los man­gos de ce­pi­llos de dien­tes, par­tes plás­ti­cas fron­ta­les de los au­tos, so­por­tes y ca­jas de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, te­jas sin­té­ti­cas pa­ra ca­sas, ju­gue­tes y com­po­nen­tes ae­roes­pa­cia­les.

Bo­ci­nas su­mer­gi­bles

Exis­ten en el mercado bo­ci­nas su­mer­gi­bles tan­to de co­ne­xión tra­di­cio­nal pa­ra ins­ta­la­ción fi­ja o bien de for­ma inalám­bri­ca a tra­vés de pro­to­co­los Blue­tooth pa­ra smartp­ho­nes.

En es­te ni­vel en­con­tra­re­mos ca­te­go­rías IPX 7 y IPX8, el cual es to­tal­men­te sub­acuá­ti­co, sin efec­to ad­ver­so en lu­ga­res con con­cen­tra­cio­nes de clo­ro, agua aci­da o sa­la­da y otros mi­ne­ra­les, sin al­te­rar la com­po­si­ción quí­mi­ca y el ni­vel de ph del agua.

Al­gu­nas mar­cas usan es­pe­ci­fi­ca­cio­nes mi­li­ta­res a prue­ba de in­mer­sión, lo­gran­do pro­fun­di­da­des de has­ta de 10 pies, los con­duc­to­res es­tán den­tro de un en­cap­su­la­do her­mé­ti­co, lo que pro­pi­cia su ins­ta­la­ción in­clu­so en am­bien­tes ma­ri­nos co­mo acua­rios.

Co­mo co­men­ta­rio, un es­tu­dio de los cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol en el Reino Unido, ob­ser­va­ron que al emi­tir so­ni­do con al­ta­vo­ces ba­jo el agua a al­to vo­lu­men, los pe­ces de­no­tan un com­por­ta­mien­to erró­neo al ali­men­tar­se.

So­ni­do ex­te­rior pa­ra emer­gen­cias

Es un con­cep­to re­la­ti­va­men­te nue­vo en el sec­tor de la se­gu­ri­dad, en ca­so de tsu­na­mis, sis­mos, tor­na­dos, ma­re­mo­tos u otras emer­gen­cias, es­tos al­ta­vo­ces aler­tan ma­si­va­men­te en­vian­do men­sa­jes de eva­cua­ción a la po­bla­ción, sal­van­do vi­das pre­vio al si­nies­tro, pu­dien­do al­can­zar has­ta 10 km se­gún su con­fi­gu­ra­ción.

Uti­li­zan un con­cep­to pa­re­ci­do al de los li­ne arrays, ge­ne­ran­do on­das ci­lín­dri­cas que via­jan a gran­des dis­tan­cias a di­fe­ren­cia de un al­ta­voz con­ven­cio­nal, sin que el so­ni­do sea en­sor­de­ce­dor.

Su gran efi­cien­cia re­quie­re me­nor ener­gía, sien­do po­si­ble un ele­men­to aña­di­do al sis­te­ma co­mo back up con ba­te­ría, en ca­so de que la ener­gía eléc­tri­ca se cor­te du­ran­te el desas­tre.

La se­rie de Nor­mas EN54 en su par­te 24 del sis­te­ma de de­tec­ción y alar­ma de in­cen­dios que es obli­ga­to­ria en la Unión Eu­ro­pea, pro­te­ge con sis­te­mas de aler­ta y eva­cua­ción en va­rias ciu­da­des del con­ti­nen­te.

Otros al­ta­vo­ces

Las si­re­nas de pa­tru­llas, tre­nes, pro­tec­ción ci­vil, bom­be­ros o am­bu­lan­cias, re­quie­ren de un mo­de­lo ro­bus­to pa­ra los vehícu­los de emer­gen­cia o en lu­ga­res que ne­ce­si­tan una se­ña­li­za­ción acús­ti­ca de mí­ni­ma a po­ten­te.

In­ven­ta­da por el fí­si­co Fran­cés Char­les Car­niard

de la Tour en 1819, la si­re­na tam­bién es em­plea­da en bar­cos, fá­bri­cas, tre­nes, en la pla­ya, en zo­nas de ries­go de tor­na­dos o de te­rre­mo­tos y pa­ra se­ña­lar cual­quier con­tin­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.