Tres lus­tros de asom­bro

home:tech magazine mexico - - EDITORIAL -

En el le­jano sep­tiem­bre de 2000, afir­má­ba­mos que es­ta aven­tu­ra edi­to­rial que hoy sos­tie­nes en tus ma­nos, im­pli­ca­ría un “ca­mino lar­go y em­pe­dra­do” y que no du­da­ría­mos por ello en pe­dir ayu­da, ni en ten­der la mano pa­ra des­cu­brir a la gen­te va­lio­sa que hay aquí y allá, en el ám­bi­to de la in­te­gra­ción re­si­den­cial que ha­ce re­lu­cir su ta­len­to y co­no­ci­mien­tos en aras de brin­dar un en­tra­ma­do a la me­di­da, pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to ex­qui­si­to, una ac­ti­vi­dad que de­bie­ra ser fun­da­men­tal en nues­tras vi­das.

No ha si­do ni es fá­cil pe­ro aquí es­ta­mos. Per­sis­ti­mos. He­mos creí­do y cre­ci­do con el ejem­plo de pa­sión que con­ta­gian nues­tros hé­roes en la mú­si­ca, y que hoy po­de­mos se­guir apre­cian­do en to­da su al­ta fi­de­li­dad y ri­que­za so­no­ra en ca­sa, por el ma­ri­da­je pre­ci­so en­tre la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y el apre­cio y bús­que­da por la ca­li­dad en lo que es­cu­cha­mos y mi­ra­mos. Po­de­mos aten­der sus con­cier­tos en strea­ming y caer se­du­ci­dos una vez más por­que nues­tro com­bo au­dio­vi­sual ins­ta­la­do en ca­sa lo ha­ce po­si­ble.

Y esa ex­pe­rien­cia se fue ex­ten­dien­do a es­ta idea de te­ner bie­nes­tar en el ho­gar, to­mar las bon­da­des que la in­no­va­ción ha ve­ni­do de­ve­lan­do en do­mó­ti­ca a tra­vés de los sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción que aho­ra nos per­mi­ten go­zar de una idea de con­fort que es­tá más allá de go­ber­nar el cli­ma, ca­le­fac­ción, ilu­mi­na­ción, aper­tu­ra de puer­tas y per­sia­nas ade­más de la se­gu­ri­dad con un clic des­de nues­tro smartp­ho­ne o ta­blet, sino que in­clu­so nos pue­de ayu­dar a mo­di­fi­car el im­pac­to de nues­tro pa­so en el pla­ne­ta con fun­cio­nes a fa­vor del aho­rro de ener­gía y la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Han si­do quin­ce años de ala­ri­do, de asom­bro to­tal. De caer en ver­dad ma­ra­vi­lla­dos por es­tar vi­vien­do esa idea de “fu­tu­ri­zar” so­bre un mun­do in­ter­co­nec­ta­do al que aho­ra per­te­ne­ce­mos; és­te que nos obli­ga a re­ca­li­brar, en­tre otros con­cep­tos, el del tiem­po y có­mo ha­ce­mos uso de él.

En un país co­mo el nues­tro, en ver­dad lo di­go, va­le mu­cho ha­cer­se el es­pa­cio en me­dio de la ru­ti­na pa­ra dis­fru­tar de nues­tro ho­gar y com­par­tir con los de uno en una gra­ta ve­la­da un ma­ra­tón de pe­lí­cu­las o dis­cos; com­par­tir y opi­nar. Sen­tir, sen­tir­nos. Por­que en la era del in­ter­net de las co­sas, lo que si­gue co­man­dan­do so­mos los hu­ma­nos.

Acá es­ta­mos, apos­tan­do por esa bá­si­ca idea de que la tec­no­lo­gía es­tá al ser­vi­cio de uno; pre­ci­so es co­no­cer­la y te­ner­la de nues­tro la­do… al igual que us­te­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.