¿Qué sig­ni­fi­can los footlam­berts?

home:tech magazine mexico - - INTEGRACIÓN SIN DOLOR -

El bri­llo ge­ne­ra­do por pro­yec­to­res de vi­deo se es­pe­ci­fi­ca en lu­mens, el ta­ma­ño de una pan­ta­lla nos da una me­jor idea de sus di­men­sio­nes (o al me­nos así nos los in­di­can los fa­bri­can­tes) en pul­ga­das dia­go­na­les, pe­ro la com­bi­na­ción de los dos in­di­ca­do­res pue­de ser­vir­nos mu­cho más si los re­la­cio­na­mos de una ma­ne­ra di­rec­ta, por eso hoy ve­re­mos qué son y có­mo pue­den fun­cio­nar en nues­tro be­ne­fi­cio los footlam­berts.

Footlam­bert es una uni­dad de me­di­da que ex­pre­sa lu­mi­nan­cia, equi­va­le a una can­de­la por pie cua­dra­do ó 3.426 can­de­las por me­tro cua­dra­do; es­ta re­fe­ren­cia en pies y me­tros cua­dra­dos de la es­pe­ci­fi­ca­ción es im­por­tan­te, co­mo ya ve­re­mos más ade­lan­te.

Pe­ro an­tes, y pa­ra en­ten­der el be­ne­fi­cio de tra­ba­jar en footlam­berts, re­vi­se­mos un con­cep­to muy sen­ci­llo: el bri­llo del pro­yec­tor. Des­de siem­pre se ha ex­pre­sa­do és­te en lu­mens y la mer­ca­do­tec­nia de los fa­bri­can­tes nos ha di­cho “más es me­jor”, pe­ro ¿qué tan­to más, có­mo dis­tin­guir el mo­men­to en que me ex­ce­da? Aquí ha­re­mos un al­to pa­ra en­ten­der dos co­sas: la pri­me­ra, que el bri­llo -aun­que se ex­pre­sa en lu­mens AN­SI- no for­zo­sa­men­te es lo mis­mo en una mar­ca que en otra y la ra­zón es muy sen­ci­lla, las bue­nas per­so­nas de AN­SI se ima­gi­na­ron que to­dos los fa­bri­can­tes de bue­na fe tra­ba­ja­rían en la es­pe­ci­fi­ca­ción ba­jo el es­tán­dar dic­ta­do por ellos pe­ro, co­mo siem­pre, hay de­ta­lles que com­pli­can las co­sas.

Por ejem­plo, AN­SI creó va­rios mé­to­dos pa­ra me­dir el bri­llo y al­go que no po­de­mos ne­gar es que, con la idea de te­ner “me­jo­res” es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que equi­pos de otras mar­cas y em­plean­do el con­cep­to de “do­blar la ver­dad pe­ro sin lle­gar a rom­per­la”, pues re­sul­ta que la re­fe­ren­cia de bri­llo no pre­ci­sa­men­te nos da la cer­te­za de que ese pro­yec­tor en es­pe­cí­fi­co pu­die­ra te­ner un re­sul­ta­do co­rrec­to en nues­tra apli­ca­ción. La prue­ba más sen­ci­lla pa­ra con­fir­mar es­to es que si po­ne­mos dos pro­yec­to­res la­do a la­do, co­nec­ta­dos a la mis­ma fuen­te de se­ñal y em­plean­do la mis­ma pan­ta­lla, po­dre­mos dis­tin­guir las di­fe­ren­cias en bri­llo; y es­to no es un te­ma fá­cil, por­que am­bos de­be­rían es­tar co­rrec­ta­men­te ajus­ta­dos pa­ra que es­ta prue­ba fue­ra real.

Aho­ra bien, la fór­mu­la pa­ra cal­cu­lar los footlam­berts que ge­ne­ra una com­bi­na­ción pro­yec­tor + pan­ta­lla es bas­tan­te sen­ci­lla: ob­te­ne­mos la su­per­fi­cie de la pan­ta­lla

ex­pre­sa­da en pies cua­dra­dos (de ahí que el nom­bre es foot/pie y, aun­que pu­dié­ra­mos ha­cer­lo en el sis­te­ma mé­tri­co de­ci­mal, de­bi­do a re­fe­ren­cias que ve­re­mos más ade­lan­te y pa­ra fa­ci­li­tar com­pa­ra­cio­nes, pa­ra es­te ejer­ci­cio nos que­da­re­mos con pies), pa­ra quie­nes no se acuer­dan mul­ti­pli­ca­mos el al­to por el an­cho del área de ima­gen, el re­sul­ta­do es di­vi­di­do en­tre el bri­llo del pro­yec­tor y des­pués mul­ti­pli­ca­do por la ga­nan­cia de la su­per­fi­cie de la pan­ta­lla.

Así, si una pan­ta­lla de 116” en for­ma­to 16:9 tie­ne 101” de an­cho por 57” de al­to, de­be­mos cui­dar que, pa­ra te­ner la me­di­da co­rrec­ta, pa­sar los da­tos en pies, no pul­ga­das; por lo tan­to se­rían 8.41 x 4.75 que dan una su­per­fi­cie de 40 pies cua­dra­dos, es­to di­vi­di­do en­tre di­ga­mos 2,500 lu­mens da 62.5 y, al mul­ti­pli­car­lo por di­ga­mos .8 (me gus­tan las pan­ta­llas gri­ses con ga­nan­cia ne­ga­ti­va pe­ro un fan­tás­ti­co con­tras­te), el re­sul­ta­do son 50 footlam­berts.

¿De qué nos sir­ve es­ta informacion? An­tes de res­pon­der voy a abrir un pa­rén­te­sis pa­ra pla­ti­car­les que en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca és­ta es una de las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes más im­por­tan­tes, al gra­do que pa­ra ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de es­ta nor­ma la lám­pa­ra del pro­yec­tor se cam­bia des­pués de un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de ho­ras, sin que es­té fun­di­da, se ha­ce por­que con­for­me se in­cre­men­ta el uso de la lám­pa­ra, tan­to el bri­llo co­mo la uni­for­mi­dad en el co­lor de la luz que ge­ne­ra, ya no es­tán den­tro de lo es­pe­ra­do. ¿Sue­na po­co creí­ble? ¿Qué pen­sa­rían si les di­je­ra que exis­te un es­tán­dar pa­ra ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de la es­pe­ci­fi­ca­ción de bri­llo en una sa­la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca? És­te fue desa­rro­lla­da por AN­SI y SPMTE y si in­ves­ti­gan en­con­tra­ran que el es­tán­dar 196M es­pe­ci­fi­ca el ni­vel de bri­llo y tem­pe­ra­tu­ra de co­lor que la pan­ta­lla de­be re­fle­jar ha­cia el público. Por ello, re­sul­ta que en una sa­la es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­da pa­ra el pro­pó­si­to de ex­hi­bir pe­lí­cu­las ci­ne­ma­to­grá­fi­cas (con todo lo que es­to re­pre­sen­ta, ti­po de su­per­fi­cie de pan­ta­lla de pro­yec­ción, pro­yec­tor se­lec­cio­na­do, al­fom­bra, bu­ta­cas y pla­fón di­se­ña­dos pa­ra no re­fle­jar la luz de re­gre­so ha­cia la pan­ta­lla, ilu­mi­na­ción per­fec­ta­men­te con­tro­la­da, et­cé­te­ra), el bri­llo es­pe­ci­fi­ca­do en el cen­tro de la pan­ta­lla de­be ser de 16 footlam­berts. El es­tán­dar per­mi­te un ran­go de 12 a 22 pe­ro su­je­to a con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra no es­tar en los 16 pre­ci­sos que, in­clu­so, no de­ben te­ner una uni­for­mi­dad en­tre el 75 y el 90% res­pec­to a las ori­llas de la pan­ta­lla.

An­te­rior­men­te men­cio­né que, aun­que la es­pe­ci­fi­ca­ción pu­die­ra ma­ne­jar­se en el sis­te­ma mé­tri­co, era me­jor em­plear és­ta con el sis­te­ma in­glés de me­di­das y una ra­zón era jus­to que po­día apro­ve­char la com­pa­ra­ción con es­tos estándares que se ocu­pan en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Otro mo­ti­vo sen­ci­llo por el que men­ciono es­ta re­fe­ren­cia es que, si nues­tro pro­yec­to con­tem­pla una sa­la de­di­ca­da en la que po­de­mos con­tro­lar muy bien la ilu­mi­na­ción, en­ton­ces se­ría ade­cua­do bus­car un ran­go de bri­llo re­fle­ja­do por la pan­ta­lla en el pro­me­dio de los 25 footlam­berts. Y si nues­tro pro­yec­tor es­tá en un es­pa­cio don­de no hay un con­trol efi­cien­te de la luz am­bien­te, de­be­mos bus­car un mí­ni­mo de 50 footlam­berts; pa­ra iden­ti­fi­car el má­xi­mo se­ría ne­ce­sa­rio co­no­cer las con­di­cio­nes de ilu­mi­na­ción.

Un pro­fe­sio­nal vi­sua­li­za que la in­ter­ac­ción no es so­lo en­tre bri­llo y su­per­fi­cie de pan­ta­lla, con­tem­pla el des­gas­te de la lám­pa­ra del pro­yec­tor y, aun­que no for­ma par­te de la es­pe­ci­fi­ca­ción, tam­bién el co­lor del re­cin­to y la can­ti­dad de luz que re­fle­ja y re­bo­ta ha­cia la pan­ta­lla en­tre los fac­to­res que afec­tan.

Pa­ra es­tar den­tro del ran­go, lo co­rrec­to es em­pe­zar por el ta­ma­ño de pan­ta­lla (de acuer­do a la dis­tan­cia de ob­ser­va­ción) y con ba­se a ello se­lec­cio­nar el pro­yec­tor. Si al ha­cer el cálcu­lo el bri­llo no es el su­fi­cien­te, te­ne­mos dos op­cio­nes: cam­biar a un pro­yec­tor más bri­llan­te o bien dis­mi­nuir el ta­ma­ño de la pan­ta­lla (y des­de lue­go re­vi­sar el im­pac­to en la dis­tan­cia de ob­ser­va­ción del es­pec­ta­dor). Tam­bién con­si­de­ra que se­lec­cio­nar un pro­yec­tor más bri­llan­te de lo ne­ce­sa­rio pue­de afec­tar al con­tras­te, ge­ne­ran­do imá­ge­nes des­la­va­das en ca­so de bri­llo ex­ce­si­vo.

Exis­te el mi­to que una tec­no­lo­gía es me­jor que otra pa­ra es­te fin, la ver­dad es que no, el bri­llo na­da tie­ne que ver con que el pro­yec­tor sea DLP, LCD o has­ta lá­ser.

Con­clu­sión

Lu­mens es la es­pe­ci­fi­ca­ción que el fa­bri­can­te usa pa­ra ex­pre­sar el ni­vel de bri­llo de un pro­yec­tor, pe­ro

footlam­bert to­ma en cuen­ta la di­men­sión de la pan­ta­lla, ga­nan­cia y por lo tan­to, da una me­jor idea del po­si­ble desem­pe­ño del equi­po. Cla­ro, es ne­ce­sa­rio ha­cer el tra­ba­jo pa­ra en­con­trar la informacion. Lo me­jor no es con­tar con el pro­yec­tor que ge­ne­ra más bri­llo, sino con el que brin­da el bri­llo ne­ce­sa­rio, de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tra apli­ca­ción.

Los acom­pa­ñan­tes

La mú­si­ca de hoy fue to­da una ex­pe­rien­cia que no pue­do de­jar de pla­ti­car­les por la gran emo­ción de des­cu­brir nue­vos ta­len­tos. Gra­cias a mi es­ta­ción fa­vo­ri­ta de ra­dio por in­ter­net (www.abc­jazz.net.au), aca­bo de en­con­trar

Me­tro­po­le Or­kest, una or­ques­ta ho­lan­de­sa de 52 ele­men­tos que no ha­cen mú­si­ca, ¡ge­ne­ran emo­cio­nes! Me im­pre­siono el po­de­río mu­si­cal, el tra­ba­jo en equi­po y lo bien que sue­na, les re­co­mien­do am­plia­men­te que pa­sen un ra­to sa­bo­rean­do su mú­si­ca en la pá­gi­na web http://www.mo.nl/en/, en lo que lle­gan sus pri­me­ros dis­cos ¡que ya en­car­ga­mos! Des­de lue­go la bo­ca no es­ta­ba se­ca, le brin­da­ba el gran sa­bor de un whisky de una mal­ta, Hi­gland Park… Va­ya tar­de con mú­si­ca di­ná­mi­ca, sa­bo­res de­li­cio­sos, so­los ex­plo­si­vos, aro­mas in­ten­sos y sa­bor sua­ve… ¡Prue­ben am­bos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.