Nue­va ga­ma CX de Cam­brid­ge Au­dio

home:tech magazine mexico - - EN DETALLE -

Es­te 2015 Cam­brid­ge Au­dio de­ci­dió lan­zar una nue­va ga­ma de com­po­nen­tes, pen­san­do en los usua­rios jó­ve­nes que quie­ren Hi­fi pa­ra la nue­va era. Tu­vi­mos a prue­ba du­ran­te unas se­ma­nas el am­pli­fi­ca­dor CXA80, el trans­por­te de­di­ca­do pa­ra CD´S CXC y el lec­tor de mú­si­ca en red y strea­ming CXN. En muy po­co tiem­po des­cu­bri­mos que es­tos equi­pos es­tán muy cer­ca del so­ni­do de ex­cep­ción a pre­cios que sor­pren­den.

Cam­brid­ge Au­dio es una mar­ca de au­dio de al­ta fi­de­li­dad de res­pe­to. Se man­tie­ne co­mo una em­pre­sa ape­ga­da al prin­ci­pio su­pre­mo de má­xi­ma ca­li­dad de au­dio al pre­cio más jus­to. Tie­nen su cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo en Lon­dres y fa­bri­can en Chi­na; na­da ex­tra­ño pa­ra los tiem­pos que co­rren. Es una fir­ma que se se­pa­ra en con­cep­ción de lo que ha­cen las mar­cas ja­po­ne­sas y en cam­bio ofre­ce un ex­cep­cio­nal di­se­ño, usa­bi­li­dad y so­ni­do me­mo­ra­ble.

De he­cho Cam­brid­ge Au­dio no es de las mar­cas que cam­bian de mo­de­los ca­da seis me­ses (co­mo los orien­ta­les), con lo que ha­rían eno­jar a sus clien­tes, sino que pro­du­ce com­po­nen­tes que apun­tan a la lon­ge­vi­dad y al va­lor. Ca­be aco­tar que la ga­ma se com­ple­men­ta con el otro am­pli­fi­ca­dor es­té­reo, co­mo el CXA60 y los re­cep­to­res

AV su­rround co­mo el CXR120 y el CXR200. Es la pri­me­ra vez des­de 2003 que Cam­brid­ge Au­dio de­ve­la una nue­va ga­ma.

Lo pri­me­ro que hay que de­cir, es que los nue­vos com­po­nen­tes de la ga­ma

CX son her­mo­sos. Po­cos bo­to­nes, ape­nas una gran pe­ri­lla, grue­sa fas­cia de alu­mi­nio ce­pi­lla­do, ga­bi­ne­te tot al­men­te me­tá­li­co; el fren­te de los equi­pos si­mu­la “es­tar flo­tan­do” (pues las pat as de so­por te no se aso­man, ade­más de una cur­va­tu­ra en la par­te ba­ja de la men­cio­nad fas­cia). Cam­brid­ge Au­dio ha pa­sa­do a ser sim­ple­men­te Cam­brid­ge y aho­ra han ubi­ca­do un stic­ker con la ban­de­ra del Reino Uni­do con la le­yen­da Great Bri­tish Sound; la fir­ma es­tá or­gu­llo­sa de sus orí­ge­nes.

Va­mos por par­tes. El am­pli­fi­ca­dor es­té­reo CXA80 re­sul­ta el co­ra­zón y ce­re­bro de un sis­te­ma Hi­fi. De ma­nu­fac­tu­ra muy cui­da­da, es ca­paz de en­tre­gar 80 watts lim­pios pa­ra ha­cer bai­lar a bo­ci­nas in­clu­so de­man­dan­tes. La cons­truc­ción es im­pe­ca­ble: di­se­ño dual mono (dos fuen­tes de ali­men­ta­ción, dos rec­ti­fi­ca­do­res, dos sa­li­das se­pa­ra­das del trans­for­ma­dor, dos cir­cui­tos se­pa­ra­dos y si­mé­tri­cos en el la­yout de la pla­ca de cir­cui­to im­pre­so), po­de­ro­so trans­for­ma­dor to­roi­dal y con­trol de vo­lu­men ALPS.

Por su­pues­to, otra co­sa que lo dis­tin­gue es que po­see tres en­tra­das di­gi­ta­les (dos óp­ti­cas y una coaxial), ade­más de una to­ma de USB asín­cro­na y otra ex­clu­si­va­men­te pa­ra el don­gle Blue­tooth de la mar­ca, lla­ma­do BT100. El DAC in­terno es un Wolf­son 8740 (tam­bién pre­sen­te en mar­cas co­mo Ar­cam, Re­ga,

Pio­neer y va­rias más).

Por si fue­ra po­co i nclu­ye cua­tro en­tra­das analó­gi­cas (una de ellas a tra­vés de co­ne­xio­nes ba­lan­cea­das XLR); tam­bién tie­ne una to­ma fron­tal 1/8” co­mo au­xi­liar pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

En re­su­men, cua­tro en­tra­das analó­gi­cas y cua­tro di­gi­ta­les. Si aca­so le fal­tó una bue­na en­tra­da pa­ra tor­na­me­sa, aun­que en­ten­de­mos que la con­cep­ción del

CXA80 es más orien­ta­da al do­mi­nio de los bits y no de los sur­cos.

Lue­go te­ne­mos el CXC, un trans­por­te pa­ra dis­cos com­pac­tos que re­sul­ta una de­li­cia pa­ra quien ver­da­de­ra­men­te po­see una bue­na co­lec­ción de dis­cos. El co­ra­zón del CXC es el pro­ba­do di­se­ño ser­vo S3. Di­se­ña­do pa­ra re­cu­pe­rar de ma­ne­ra efi­cien­te los da­tos de un CD con un ro­bus­to sis­te­ma de co­rrec­ción de erro­res. Mi­ni­mi­za el

jit­ter (des­fa­se en tiem­po). La in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca que hay de­trás lo ha­ce re­pro­du­cir CD´S de una ma­ne­ra so­ber­bia. Evi­den­te­men­te los dri­vers mul­ti­pro­pó­si­to (los fa­mo­sos lec­to­res uni­ver­sa­les, esos que leen Blu-rays y todo lo de­más) no pue­den com­pe­tir. La cons­truc­ción es real­men­te ro­bus­ta, em­plea un cha­sis me­tá­li­co de ba­ja re­so­nan­cia, con amor­ti­gua­ción acús­ti­ca que eli­mi­na to­da vi­bra­ción po­si­ble.

Re­cor­de­mos que al ser un trans­por­te, no cuen­ta con la eta­pa de con­ver­sión di­gi­tal analó­gi­ca, la cual se en­co­mien­da al CXA80 o al

CXN. El CXC cuen­ta con sa­li­da di­gi­tal por Tos­link o coaxial S/PDIF.

EL CXN es un com­po­nen­te de strea­ming, per­mi­te “ja­lar” los ar­chi­vos de mú­si­ca di­gi­tal que se en­cuen­tren en la red Et­her­net o Wi­fi del usua­rio, sea en dis­cos du­ros ex­ter­nos, NAS ( Net­work

At­ta­ched Sto­ra­ge), compu­tado­ras de es­cri­to­rio o lap­tops e in­clu­so la mú­si­ca que se en­cuen­tre den­tro de los smartp­ho­nes y

ta­blets IOS y An­droid. Cuen­ta con ra­dio por In­ter­net, tie­ne co­nec­ti­vi­dad USB ti­po B pa­ra per­fil 1 y 2.0 , ade­más de to­mas di­gi­ta­les pa­ra equi­pos ex­ter­nos a tra­vés de una en­tra­da coaxial y una óp­ti­ca. Si se le co­nec­ta el don­gle BT100 pue­de re­ci­bir tam­bién Blue­tooth.

Em­plea dos DAC´S Wolf­son

8740 ope­ran­do en 24 bits. El crí­ti­co fil­tro di­gi­tal es un ATF2 de se­gun­da ge­ne­ra­ción que es­ca­la las se­ña­les has­ta 24 bits / 384 khz. La sa­li­da analó­gi­ca es a tra­vés de RCA o de co­ne­xio­nes XLR ba­lan­cea­das.

Es in­tere­san­te que a pe­sar de no fun­cio­nar na­ti­va­men­te con ser­vi­cios de mú­si­ca ba­jo de­man­da, si cuen­ta con la fun­ción de

Spo­tify Con­nect. De es­ta ma­ne­ra los usua­rios pre­mium de Spo­tify pue­den es­cu­char és­te en sus al­ta­vo­ces usan­do la app de Spo­tify co­mo man­do a dis­tan­cia. Es­to re­sul­ta muy fun­cio­nal pa­ra reunio­nes y fies­tas, don­de la gen­te que ya ten­ga pre­car­ga­das lis­tas pue­den ac­ce­der al CXN y ha­cer stream de su mú­si­ca a un sis­te­ma de ver­da­de­ra al­ta fi­de­li­dad.

Pa­ra l os usua­rios irre­den­tos de Ap­ple, el CXN fun­cio­na per­fec­ta­men­te con Ai­rp­lay, por lo que es muy fá­cil ha­cer strea­ming des­de la mú­si­ca que se ten­ga en ipho­ne o ipad o des­de ser­vi­cios de mú­si­ca ba­jo de­man­da co­mo Rdio, Dee­zer, Ap­ple Mu­sic y más.

EL CXN so­por­ta for­ma­tos ALAC, WAV, FLAC, AIFF, WMA, MP3, AAC, HE AAC, AAC+ y OGG Vor­bis.

Eva­lua­ción Subjetiva

Al con­jun­to Cam­brid­ge lo pu­se a ope­rar co­mo sis­te­ma com­ple­to, el cual le su­mé unas bo­ci­nas Bo­wers & Wil­kins PM-1 y unas Can­ton Ven­to 880.2 pa­ra ha­cer com­pa­ra­cio­nes. Los ca­bles fue­ron de Au­dio­quest, el acon­di­cio­na­dor de lí­nea de Sur­ge X. Co­mo fuen­te di­gi­tal ex­tra uti­li­cé una compu­tado­ra una Mac mi­ni co­nec­ta­da por

USB ha­cia el CXA80. Cu­rio­sa­men­te du­ran­te la prue­ba tu­ve un am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do Rok­san

M2 de 85 watts de 4700 dó­la­res y una pa­re­ja de pream­pli­fi­ca­dor y am­pli­fi­ca­dor Ba­koon Sa­tri pura cla­se A de 35 watts de 7000 dó­la­res. Am­bos fun­cio­na­ron muy bien co­mo re­fe­ren­tes a la ho­ra de eva­luar al CXA80.

Pri­me­ro hablemos del CXN por­que per­so­nal­men­te me re­sul­ta el com­po­nen­te más atrac­ti­vo de la ga­ma. Lo co­nec­té a mi red vía Et­her­net y tam­bién vía Wi­fi. A tra­vés de la app que des­car­gué gra­tui­ta­men­te des­de la tien­da de apli­ca­cio­nes de Ap­ple em­pe­cé con el pro­ce­so de es­ca­neo, así en­con­tró mú­si­ca en la Mac mi­ni, en una Mac­book Pro, en un dis­co du­ro Wes­tern Di­gi­tal y has­ta en una lap­top con Win­dows. El pro­ce­so se lle­vó cer­ca de una ho­ra, lo cual con­si­de­ro nor­mal da­da las ve­lo­ci­da­des de trans­fe­ren­cia de la red. Ex­cep­to al­gu­nos ar­chi­vos en DSD, prác­ti­ca­men­te fue po­si­ble re­pro­du­cir sin pro­ble­mas todo lo que en­con­tró.

Ca­be aco­tar que los DSD ( DSD64 ó 64FS) se pue­den leer des­de la to­ma USB pa­ra pas­ti­llas de memoria. Cam­brid­ge di­ce que tam­bién des­de la red em­plean­do el pro­to­co­lo UPNP. Una fun­ción es­con­di­da y que re­sul­ta ha­la­ga­do­ra pa­ra los após­to­les de la prac­ti­ci­dad, es que es­te CXN tam­bién fun­cio­na co­mo un pream­pli­fi­ca­dor di­gi­tal, pa­ra ello hay que in­gre­sar al me­nú de con­fi­gu­ra­ción y ac­ti­var­lo. Ha­blan­do del me­nú y de la in­ter­faz de usua­rio es pre­ci­so co­men­tar que Cam­brid­ge lo ha he­cho muy bien. He aquí un ejem­plo que va­lo­ra la usa­bi­li­dad. Tal vez no sea la in­ter­faz más bo­ni­ta o más vis­to­sa des­de una app, pe­ro es con­ci­sa, muy ase­qui­ble e in­tui­ti­va lo mis­mo des­de el pa­nel fron­tal del apa­ra­to que sir­vién­do­se del ipho­ne.

EL CXN es una re­ve­la­ción. El so­ni­do es di­ná­mi­co, lo mis­mo a gran es­ca­la que en pe­que­ñas pro­por­cio­nes. Re­sul­ta muy agra­da­ble es­cu­char­lo a ba­jo vo­lu­men, ya que no pier­de so­no­ri­dad. Cla­ro es­tá, la ca­li­dad de so­ni­do va en di­rec­ta re­la­ción con la re­so­lu­ción y el for­ma­to, así que ar­chi­vos WAV,

FLAC o ALAC sue­nan ex­cep­cio­nal­men­te bien: con cuer­po, esa sen­sa­ción de que es­tás es­cu­chan­do al­go que pa­re­ce tan­gi­ble y or­gá­ni­co.

Es di­fí­cil que la gen­te jo­ven hoy es­té pen­san­do en un strea­mer, so­bre todo por­que ne­ce­si­tas te­ner una bi­blio­te­ca mu­si­cal di­gi­tal, la cual la de­bis­te ha­ber ob­te­ni­do com­pran­do dis­cos com­pac­tos o ba­jan­do ar­chi­vos mu­si­ca­les sea pa­ga­dos o de ma­ne­ra gra­tui­ta. Es una ca­la­mi­dad que mu­chos in­di­vi­duos ten­gan 5 mil can­cio­nes en su lap­top, el 90% de ella en ba­jí­si­ma re­so­lu­ción, 80% de ellas, in­com­ple­tas.

Pe­ro si eres de los que quie­re ha­cer­se de un lec­tor de mú­si­ca en red de ca­li­dad y a un pre­cio de­cen­te y sin com­pli­car­se la exis­ten­cia tra­tan­do de cons­truir­lo tú mis­mo. Hoy día el CXN de Cam­brid­ge es la me­jor op­ción en Mé­xi­co.

El CXC es un ca­ba­llo de ba­ta­lla. Po­cos re­pro­duc­to­res de dis­cos com­pac­tos co­mo es­te mo­de­lo de Cam­brid­ge. Ro­bus­to y mu­si­cal; re­sul­ta una ver­da­de­ra má­qui­na de pre­ci­sión. El trans­por­te es un ele­men­to crí­ti­co a la ho­ra de ob­te­ner la in­for­ma­ción de un dis­co. Es una com­bi­na­ción de par­tes me­cá­ni­cas con dis­po­si­ti­vos óp­ti­cos y elec­tró­ni­cos que ase­gu­ran que un CD sea leí­do sin com­pli­ca­cio­nes y que en­tre­gue una se­ñal di­gi­tal pura a la

eta­pa de con­ver­sión analó­gi­ca.

El CXC es un bon­da­do­so ejem­plo de un lec­tor de dis­cos que real­men­te mi­ni­mi­za a ni­ve­les im­per­cep­ti­bles los da­ñi­nos efec­tos del jit­ter. A fa­vor (o en con­tra de­pen­de el cris­tal con que se mi­re) es que só­lo lee dis­cos com­pac­tos que cum­plan con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del red book ( LPCM 16 bits- 44.1 khz); no lee dis­cos co­di­fi­ca­dos en MP3 o

WMA, tam­po­co SACD. Só­lo pa­ra au­dió­fi­los y me­ló­ma­nos que abo­mi­nan los ma­te­ria­les pi­ra­tas.

El am­pli­fi­ca­dor CXA80 se de­ja que­rer. La ver­dad es que su desem­pe­ño po­co tie­ne que ver con su pre­cio. Si bien es cier­to que los am­pli­fi­ca­do­res que te­nía al mis­mo tiem­po de­ja­ron no­tar su ape­lli­do High End, el CXA80 no se hi­zo me­nos. Des­ta­ca su po­ten­cia, el ba­lan­ce to­nal y la ri­ca ex­ten­sión en agu­dos. El Rok­san lo su­peró en la con­tun­den­cia del gra­ve y en la im­pe­ca­ble re­so­lu­ción, amén de un sound sta­ge más ge­ne­ro­so, mien­tras que la pa­re­ja Sa­tri de­jo ver que el cuer­po de la mú­si­ca es su ma­yor vir­tud. Re­cor­de­mos que el CXA80 cues­ta 1400 dó­la­res IVA in­clui­do, lo que sig­ni­fi­ca ape­nas la ter­ce­ra par­te del Rok­san y un quin­ta par­te de los ja­po­ne­ses.

Así po­de­mos de­cir que sin las pom­po­sas cre­den­cia­les High End, es­te CXA80 ha­rá fe­liz ca­si a cual­quier afi­cio­na­do que desee un am­pli­fi­ca­dor ho­nes­to, ver­sá­til, de ex­cep­cio­na­les pres­ta­cio­nes so­no­ras (las cua­les su­pe­ran el pre­cio que hay que pa­gar por ellas) y de un ex­qui­si­to di­se­ño in­dus­trial.

Dis­cos de prue­ba:

Ce­ra­ti / Me­le­ro, Co­lo­res San­tos, 1992 Te­ren­ce Blan­chard, Breath­less, 2015 Ho­ra­ce Sil­ver, The Tok­yo Blues (Rudy Van Gel­der Edi­tion),1962. Edit 2009 Va­len­tin Li­siy­t­sa plays Phi­lip Glass, 2015 Keith Ja­rret, Crea­tion, 2015

El jit­ter si­gue sien­do un pro­ble­ma pa­ra los lec­to­res ba­ra­tos. Se tra­ta de una des­via­ción –no desea­da- de una se­ñal pe­rió­di­ca res­pec­to al tiem­po ideal. El jit­ter –con­tra­ria­men­te a lo que mu­chos pien­san- su­ce­de lo mis­mo en la in­ter­faz del tras­mi­sor (en es­te ca­so trans­por­te) co­mo en la eta­pa del DAC. El jit­ter a fin de cuen­tas es un error en el do­mi­nio del tiem­po y es cau­san­te de mu­chos de­fec­tos del so­ni­do di­gi­tal: fa­ti­ga acús­ti­ca, blur o po­ca cla­ri­dad, la sen­sa­ción de un es­ce­na­rio so­no­ro com­pri­mi­do y una res­pues­ta en al­tas fre­cuen­cias con dis­tor­sión au­di­ble en sis­te­mas de al­to desem­pe­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.