Slow Fas­hion

home:tech magazine mexico - - VERDE Y SUSTENTABLE -

La ro­pa tie­ne un im­pac­to di­rec­to en nues­tro bie­nes­tar, con­tri­bu­ye en nues­tra con­fian­za y en ha­cer­nos ver atrac­ti­vos. Di­ce al­go acer­ca de no­so­tros. És­ta crea iden­ti­dad. Pe­ro, ¿quién se po­ne de pie fren­te a las má­qui­nas de te­lar y de cos­tu­ra? No sa­be­mos las con­di­cio­nes la­bo­ra­les ni me­dio am­bien­ta­les.

El pro­ble­ma es que la ma­yor par­te del mer­ca­do de ro­pa y de mo­da es gi­gan­tes­co, rá­pi­do, con­ta­mi­nan­te e in­jus­to. Es­ta­mos vi­vien­do en una co­rrien­te cul­tu­ral en la cual to­dos que­re­mos te­ner lo más ac­tual del mer­ca­do en el me­nor tiem­po po­si­ble y a ba­jos cos­tos. So­mos con­su­mi­do­res del mer­ca­do Fast Fas­hion.

Es­ta “mo­da rá­pi­da” sig­ni­fi­ca prin­ci­pal­men­te la ace­le­ra­ción. En­tre el di­se­ño y la en­tre­ga del pro­duc­to a me­nu­do exis­te una dis­tan­cia tem­po­ral de tan só­lo dos se­ma­nas. Lo cual au­men­ta el in­cen­ti­vo pa­ra com­prar dos ve­ces. Quién sa­be si ma­ña­na la ca­mi­sa to­da­vía es­ta­rá en la tien­da, en­ton­ces se la lle­van hoy y en al­gu­nos días vol­ve­rán a la tien­da pa­ra ver qué hay de nue­vo. De es­ta for­ma, la mo­da rá­pi­da se ha con­ver­ti­do en una his­to­ria de éxi­to eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, es­to con­tri­bu­ye al de­tri­men­to de los sis­te­mas eco­ló­gi­co y so­cial. La in­dus­tria fast fas­hion tie­ne una au­di­to­ría am­bien­tal inima­gi­na­ble­men­te ma­la y ge­ne­ral­men­te es uno de los sec­to­res con con­di­cio­nes de tra­ba­jo ca­tas­tró­fi­cos y sa­la­rios muy por de­ba­jo del ni­vel de sub­sis­ten­cia.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra la gen­te en el ex­tre­mo in­fe­rior de la ca­de­na de pro­duc­ción y el me­dio am­bien­te el he­cho de sa­ber que te­ne­mos cua­tro ve­ces más la ro­pa que ha­bía en 1980? ¿El he­cho de que mu­chas pren­das de ves­tir so­la­men­te las ves­ti­mos 1.7 ve­ces en pro­me­dio y que te­ne­mos has­ta 20 pie­zas col­gan­do en el ar­ma­rio en com­ple­to desuso?

Con­si­de­re­mos que pa­ra ha­cer un ki­lo­gra­mo de tex­ti­les se usa has­ta un ki­lo­gra­mo de pro­duc­tos quí­mi­cos y 300 li­tros de agua po­ta­ble. Por lo tan­to, la pro­duc­ción de ro­pa va de la mano con un al­to con­su­mo de re­cur­sos. Por ejem­plo, en el pro­ce­so de pro­duc­ción y pro­ce­sa­mien­to de al­go­dón con­ven­cio­nal se usan apro­xi­ma­da­men­te 7,000 pro­duc­tos quí­mi­cos di­fe­ren­tes, por dar un ejem­plo.

Todo es­to no só­lo es un im­pac­to in­creí­ble al me­dio am­bien­te, sino que tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra las per­so­nas que en­tran en con­tac­to con es­tos ve­ne­nos. Mu­chos tra­ba­ja­do­res tex­ti­les mue­ren co­mo con­se­cuen­cia de es­to. Y aun­que só­lo es una pe­que­ña frac­ción de las con­di­cio­nes in­creí­bles en los que los tra­ba­ja­do­res tie­nen que su­frir a dia­rio.

Qui­zá al­guno de us­te­des re­cuer­de la caí­da de la cons­truc­ción de las fá­bri­cas tex­ti­les en Ra­na Pla­za en Dha­ka en Ban­gla­dés en 2013. Al me­nos 1,127 per­so­nas mu­rie­ron y otras 2,437 re­sul­ta­ron he­ri­das, mu­chos con ampu­tacio­nes que les com­pli­ca­rá en el fu­tu­ro aún más ga­nar­se la vida. El edi­fi­cio que al­ber­ga­ba 4 fá­bri­cas de ro­pa, un ban­co y un gran nú­me­ro de tien­das, se de­rrum­bó du­ran­te la ho­ra pun­ta de la ma­ña­na. Se ig­no­ra­ron las ad­ver­ten­cias pa­ra evi­tar el uso del edi­fi­cio des­pués de las grie­tas que apa­re­cie­ron el día an­te­rior. Los tra­ba­ja­do­res (la ma­yo­ría mu­je­res) fue­ron ame­na­za­dos pa­ra que re­gre­sa­ran a tra­ba­jar al día si­guien­te de la eva­cua­ción. Par­te del edi­fi­cio es­ta­ba cons­trui­do so­bre un te­rreno blan­do de are­na y las ci­men­ta­cio­nes so­la­men­te es­ta­ban cal­cu­la­das pa­ra cin­co pi­sos en vez de ocho. Exis­tie­ron ad­ver­ten­cias por ex­per­tos de que el edi­fi­cio no es­ta­ba se­gu­ro. Pe­ro pa­re­ce que a las mar­cas in­ter­na­cio­na­les de ro­pa no im­por­ta­ba la se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res, sino la ca­li­dad de su ma­te­rial y el pre­cio. Esas fá­bri­cas de ro­pa ma­qui­la­ban pa­ra mar­cas co­mo el Gru­po Be­net­ton, The Chil­dren’s Pla­ce, Dress­barn, Man­go, Mon­soon y Pri­mark, así co­mo pa­ra em­pre­sas de dis­tri­bu­ción co­mo El Cor­te In­glés, en­tre otras.

Se­gún el pro­fe­sor Na­va­rro1, la des­gra­cia del Ra­na Pla­za es uno más de los ac­ci­den­tes que se pro­du­cen en Ban­gla­desh. Des­de 2005 han muer­to más de se­te­cien­tos tra­ba­ja­do­res so­la­men­te en in­cen­dios de fá­bri­cas. El úl­ti­mo se pro­du­jo en la fá­bri­ca tex­til de Taz­reen, el 24 de no­viem­bre de 2012. El edi­fi­cio Ra­na Pla­za es pro­pie­dad de Sohel Ra­na, uno de los di­ri­gen­tes del par­ti­do go­ber­nan­te Awa­mi Lea­gue. Po­cos días des­pués del co­lap­so de la fá­bri­ca, 20,000 tra­ba­ja­do­res de fá­bri­cas cer­ca­nas a la que se de­rrum­bó se ma­ni­fes­ta­ron en pro­tes­ta pe­ro fue­ron re­pri­mi­dos du­ra­men­te.

Po­dría de­cir­se que en va­rios ca­sos la pro­duc­ción de tex­ti­les es com­pa­ra­ble con una for­ma de es­cla­vi­tud. Es­to es po­si­ble por un mez­cla pe­li­gro­sa de sis­te­mas po­lí­ti­cos co­rrup­tos, fal­ta de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes me­dioam­bien­ta­les y de se­gu­ri­dad, po­bre­za, fal­ta de educación y de la co­di­cia de sa­car las má­xi­mas ga­nan­cias po­si­bles.

Ban­gla­desh no es el úni­co país en lo cual el per­so­nal en la in­dus­tria tex­til es­tá ex­pues­to a la fal­ta de con­di­cio­nes de tra­ba­jo y suel­dos ade­cua­dos. La Cam­pa­ña Ro­pa Lim­pia (Clean Clot­hes Cam­paign, CCC) 2 la alian­za más gran­de de la in­dus­tria de la con­fec­ción de los sin­di­ca­tos y las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, la cual se en­fo­ca en la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en las in­dus­trias tex­til y ro­pa de­por­ti­va, es­tá ob­ser­van­do las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en Ban­gla­desh, Brasilia, Bulgaria, Chi­na, In­dia, Cam­bo­ya, Ma­ce­do­nia, Pa­kis­tán y Tur­quía. CCC pro­por­cio­na mu­chos ma­te­ria­les e in­for­ma­cio­nes re­la­cio­na­das con el mer­ca­do tex­til y un es­tu­dio de avan­ce en el me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res tex­ti­les de va­rias mar­cas in­ter­na­cio­na­les que su re­sul­ta­do no es muy agra­da­ble.

Así tam­bién, los que tra­ba­jan en la in­dus­tria tex­til mu­chas ve­ces es­tán lu­chan­do con­tra el aco­so se­xual, la pre­sión, la fal­ta de des­can­sos y, al fi­nal del día, sa­len con un suel­do in­su­fi­cien­te pa­ra vi­vir. Los tra­ba­ja­do­res tex­ti­les en paí­ses asiá­ti­cos, afri­ca­nos y de Eu­ro­pa del Es­te re­ci­ben en su ma­yo­ría só­lo el sa­la­rio mí­ni­mo, que es­tá muy por de­ba­jo del ni­vel de sub­sis­ten­cia. Es­tos cos­tos sa­la­ria­les en la pro­duc­ción co­rres­pon­den má­xi­mo al 1 ó 2% del pre­cio fi­nal. Es­to no apli­ca só­lo pa­ra los pro­duc­tos de la mo­da rá­pi­da, sino tam­bién pa­ra la ro­pa de me­dia­nos pre­cios, e in­clu­so, en mar­cas ca­ras co­mo Hugo Boss tam­bién se ob­ser­va es­ta enor­me des­pro­por­ción.

Por todo es­to el con­tra-mo­de­lo a la mo­da rá­pi­da, el mo­vi­mien­to Slow Fas­hion ca­da vez es más im­por­tan­te. Exi­ge a los pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y res­pe­to a las per­so­nas, al me­dio am­bien­te y a los pro­duc­tos. La me­ta cen­tral, co­mo ya lo im­pli­ca el nom­bre Slow Fas­hion, es la des­ace­le­ra­ción, la ge­ne­ra­ción de con­cien­cia en la pro­duc­ción y en se­lec­ción res­pe­tuo­sa de las ma­te­rias pri­mas, así co­mo en el co­mer­cio jus­to, en la pro­duc­ción sos­te­ni­ble y en la ela­bo­ra­ción con al­ta ca­li­dad.

In­creí­ble­men­te exis­ten mu­chas al­ter­na­ti­vas pa­ra la pro­duc­ción de te­las y tex­ti­les. Una ex­po­si­ción que ape­nas abrió sus puer­tas en Ham­bur­go en Ale­ma­nia con el tí­tu­lo “Fast Fas­hion, el la­do os­cu­ro de la mo­da” 3, ade­más de tra­tar las in­con­ve­nien­cias so­cial y am­bien­tal en la in­dus­tria tex­til, tam­bién pre­sen­ta un la­bo­ra­to­rio en el que se pue­den ver nue­vos ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos pro­du­ci­dos con or­ti­ga, piel de sal­món, al­gas, fi­bras de le­che o cor­cho, ade­más de los más co­no­ci­dos co­mo al­go­dón eco­ló­gi­co, bam­bú, si­sal y cá­ña­mo. De la mis­ma for­ma pre­sen­tan tec­no­lo­gías ami­ga­bles con el am­bien­te co­mo el blan­queo con ozono y tec­no­lo­gía lá­ser de mez­cli­lla o el cur­ti­do de cue­ro con rui­bar­bo y acei­tu­nas.

El “la­bo­ra­to­rio” mues­tra có­mo po­dría ser en un fu­tu­ro cer­cano el con­te­ni­do del ar­ma­rio éti­ca­men­te jus­ti­fi­ca­ble y plan­tea la pre­gun­ta: ¿Qué po­der tie­ne el con­su­mi­dor?

Y aun­que mu­chas ve­ces no lo pa­rez­ca, fi­nal­men­te so­mos los con­su­mi­do­res quie­nes te­ne­mos el po­der. Jus­ta­men­te es­cri­bien­do el pre­sen­te ar­tícu­lo lle­gó una no­ti­cia ma­ra­vi­llo­sa. El fon­do de com­pen­sa­ción pa­ra las fa­mi­lias de los tra­ba­ja­do­res de Ra­na Pla­za fue com­ple­ta­do en­te­ra­men­te al ob­je­ti­vo de 30 mi­llo­nes de dó­la­res por una do­na­ción anó­ni­ma. La Clean Clot­hes Com­paign va­lo­ra es­to co­mo un éxi­to de la pro­tes­ta cons­tan­te de la po­bla­ción en todo el mu­do por más de dos años.

Des­de el co­lap­so de la fá­bri­ca en abril de 2013, la CCC ha exi­gi­do que las mar­cas y los com­pra­do­res pro­por­cio­nen in­dem­ni­za­cio­nes pa­ra las víc­ti­mas. Más de un mi­llón de con­su­mi­do­res de to­da Eu­ro­pa y del mun­do han par­ti­ci­pa­do en la ac­ción pa­ra que las em­pre­sas que pro­du­cían en el edi­fi­cio de Pla­za Ra­na en al­gu­na de las cin­co fá­bri­cas asu­man la res­pon­sa­bi­li­dad. La pre­sión pú­bli­ca lle­vó en úl­ti­ma ins­tan­cia a los pa­gos al fon­do. Pa­ra el se­gun­do aniver­sa­rio del ac­ci­den­te aún fal­ta­ban 2.4 mi­llo­nes dó­la­res al fon­do pa­ra al­can­zar los 30 mi­llo­nes ne­ce­sa­rios. Afor­tu­na­da­men­te en los pri­me­ro días de ju­nio de es­te año se hi­zo un gran de­pó­si­to.

Fi­nal­men­te la pre­sión del con­su­mi­dor tu­vo éxi­to. Pe­ro fal­ta mu­cho más in­for­ma­ción so­bre las al­ter­na­ti­vas, la eco mo­da o green fas­hion. Hoy hay gran­des di­se­ña­do­res que in­clu­yen la res­pon­sa­bi­li­dad en sus di­se­ños. Hay re­por­ta­jes en las re­vis­tas de mo­da co­no­ci­das y hay mar­cas que ofre­cen pren­das des­de el es­ti­lo street­wear has­ta ele­gan­te. El pro­ble­ma es que mu­chas ve­ces son mar­cas muy des­co­no­ci­das y con una pro­duc­ción muy li­mi­ta­da por fal­ta de mer­ca­do. En ver­dad nos ne­ce­si­tan co­mo con­su­mi­do­res res­pon­sa­bles. Pe­ro por otro la­do de­be­ría­mos pre­gun­tar y exi­gir a las gran­des mar­cas que po­co a po­co to­men su res­pon­sa­bi­li­dad en se­rio por­que no se tra­ta so­la­men­te de fir­mar un con­ve­nio sino tam­bién de cum­plir­lo.

El con­su­mi­dor es in­dis­pen­sa­ble en es­te pro­ce­so.

1 Vi­ce­nç Na­va­rro, Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da en la Universidad de Bar­ce­lo­na, Ca­te­drá­ti­co de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les, Universidad Pom­peu Fa­bra (Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña), pro­fe­sor de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en The Johns Hop­kins Uni­ver­sity (Bal­ti­mo­re, EEUU), Doc­tor Ho­no­ris Cau­sa por la Universidad de Má­la­ga y por la Universidad de Llei­da. En 2014 re­ci­bió el Pre­mio Steb­bins.

2 CCC (Clean Clot­hes Com­paign), for­ma­da en los Paí­ses Ba­jos en 1989, tie­ne cam­pa­ñas en 15 paí­ses eu­ro­peos y tra­ba­ja con una red de so­cios de más de 250 or­ga­ni­za­cio­nes de todo el mun­do.

3Auss­te­llung Fast Fas­hion: Die Schat­ten­sei­te der Mo­de im Mu­seum für Kunst und Ge­wer­be, Ham­burg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.