Little Boy

home:tech magazine mexico - - EN DETALLE -

Ha­blan­do de tí­tu­los per fec tos pa­ra ver con la fa­mi­lia, la pe­lí­cu­la Little Boy del di­rec­tor me­xi­cano Ale­jan­dro Mon­te­ver­de es una op­ción per­fec­ta si no se tie­ne mie­do a una bue­na do­sis de edul­co­ran­te holly­woo­den­se. El di­rec­tor y sus pro­duc­to­res bus­ca­ron ha­cer un ho­me­na­je a la ver­sión idea­li­za­da de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­man Rock­well, en­fo­cán­do­se en la his­to­ria de Pep­per Flynt Bus­bee du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pep­per es un ni­ño, co­no­ci­do co­mo “Little Boy” por su pe­que­ña es­ta­tu­ra, que vi­ve en Ca­li­for­nia. Cuan­do su her­mano Lon­don es con­si­de­ra­do no ap­to pa­ra ser­vir en las fuer­zas ar­ma­das, el pa­pá y úni­co ami­go de Pep­per de­ci­de ir en su lu­gar.

Tras la par­ti­da de su pa­dre, Pep­per tie­ne que li­diar con su au­sen­cia, ade­más del ra­cis­mo y na­cio­na­lis­mo que pre­va­le­ce en ca­sa. El chi­co cree que pue­de usar su fuer­za de vo­lun­tad pa­ra traer a su pa­dre de re­gre­so a ca­sa, y un sa­cer­do­te lo­cal le con­fir­ma su idea, pe­ro con una con­di­ción: el ni­ño tie­ne que me­jo­rar su re­la­ción con Dios pa­ra que su de­seo sea con­ce­di­do. Es así que Pep­per tie­ne que ali­men­tar a los ham­brien­tos, dar re­fu­gio los va­ga­bun­dos y vi­si­tar a los pri­sio­ne­ros. Pe­ro la prue­ba más di­fí­cil se en­cuen­tra en re­co­no­cer la hu­ma­ni­dad de un ja­po­nés-ame­ri­cano que re­pre­sen­ta la ca­ra del enemi­go en ca­sa.

Aun­que la pe­lí­cu­la a ve­ces ra­ya en el sen­ti­men­ta­lis­mo, es una obra bien lo­gra­da, con un te­ma ya po­cas ve­ces to­ca­do en las pan­ta­llas co­mer­cia­les, que es la fuer­za de la fe. Eso sí, hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra una que otra lá­gri­ma fur­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.