Apo­lo­gía del CD

home:tech magazine mexico - - HIFI 2.0 -

No sé si ten­ga fu­tu­ro, lo que sé es que tie­ne pre­sen­te. Pa­ra los que nos gus­ta la mú­si­ca, to­da­vía tie­ne sen­ti­do com­prar dis­cos com­pac­tos. Lo sé, me leo an­ti­cua­do, vin­ta­ge, old-fashion, pre-mo­derno… Si la on­da es el strea­ming, mi­llo­nes de can­cio­nes a dis­po­si­ción del fan con mo­ver tres de­dos; tam­po­co soy re­tró­gra­da, soy usua­rio pre­mium de Tidal, Dee­zer Eli­te, Ap­ple Mu­sic y Spo­tify, pe­ro no de­jo de pen­sar en los dis­cos y có­mo yo tam­bién los he ido de­jan­do a mer­ced del pol­vo. Ellos co­mo yo, tam­bién han su­fri­do el des­gas­te del tiem­po.

Di­cen los ru­mo­res que The Vi­si­tors de Ab­ba en Eu­ro­pa, Li­ving Eyes de los Bee Gees en In­gla­te­rra, Born in the USA de Bru­ce Springs­teen en los Es­ta­dos Uni­dos y 52th Street de Billy Joel en Ja­pón fue­ron los pri­me­ros dis­cos pren­sa­dos co­mo CD´S. La his­to­ria no mien­te, el pri­mer dis­co com­pac­to que ven­dió más co­pias que un vi­ni­lo en los charts su­peran­do la ba­rre­ra del mi­llón de dis­cos fue el Brot­hers in Arms de Di­re Straits. Por mi par­te, el pri­mer dis­co com­pac­to que tu­ve fue el On­ce Upon a Time de Sim­ple Minds pro­du­ci­do por Jimmy Lo­vi­ne y Bob Clear­moun­tain, el cual me lo tra­je­ron im­por­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos; una jo­ya. En esa épo­ca yo ape­nas po­día ser me­ga­fan de los ca­se­tes, eran mi ver­da­de­ra pa­sión.

Es en la ado­les­cen­cia cuan­do se define tu gus­to mu­si­cal (y tan­tas co­sas más que nos da­mos cuen­ta mu­chos años des­pués). Así que en­tre el Rock en tu Idio­ma y el New Wa­ve cuen­to do­ce­nas de dis­cos per­di­dos en ca­sas aje­nas, en lu­ga­res in­hós­pi­tos. Pe­ro lo im­por­tan­te no es lo que a mi me su­ce­día, sino lo que de­fi­nía la in­dus­tria.

El CD vi­ve en 2015 los mo­men­tos que el vi­ni­lo su­fría en 1988 cuan­do los gran­des dis­cos ne­gros em­pe­za­ron su de­cli­ve. A prin­ci­pios de los años no­ven­ta, la in­dus­tria ima­gi­na­ba que el dis­co com­pac­to du­ra­ría pa­ra siem­pre. Las ven­tas eran mul­ti­mi­llo­na­rias, vi­vían el sue­ño del “Per­fect Sound Fo­ve­rer”.

Pe­ro na­da es pa­ra siem­pre.

El de­cli­ve del dis­co com­pac­to ini­ció con el nue­vo mi­le­nio: las co­pias pi­ra­tas, el in­ter­net co­mo ca­nal pa­ra com­par­tir mú­si­ca, la lle­ga­da de las tien­das di­gi­ta­les, los to­rrents, to­do se con­fa­bu­ló en su con­tra y des­pués de una dé­ca­da de ir a la ba­ja, fi­nal­men­te en 2014 la mú­si­ca di­gi­tal pro­du­jo ma­yo­res ga­nan­cias que los CD´S. ¿Quién lo pre­di­jo? ¿Quién lo vio ve­nir?

Lo que son las co­sas, el dis­co pla­tea­do de 12 cm que al­gu­na vez fue el pro­duc­to tec­no­ló­gi­co de en­tre­te­ni­mien­to de cre­ci­mien­to más rá­pi­do en la his­to­ria, es­tá su­cum­bien­do 33 años des­pués de su apa­ri­ción. La tec­no­lo­gía que sen­tó las ba­ses del mun­do di­gi­tal ha si­do de­vo­ra­da por sus su­ce­so­res. Re­cor­de­mos que gra­cias al CD hu­bo in­va­lua­bles desa­rro­llos en con­ver­ti­do­res di­gi­ta­les - analó­gi­co, en fil­tro di­gi­ta­les y analó­gi­cos, en fuen­tes de ali­men­ta­ción con­mu­ta­da.

Ade­más el CD fue la pri­me­ra tec­no­lo­gía de en­tre­te­ni­mien­to que fue crea­da a par­tir de un joint-ven­tu­re. Phi­lips y Sony pu­die­ron con­jun­tar un gru­po de tra­ba­jo que fue ca­paz de re­sol­ver sus di­fe­ren­cias en pro de un nue­vo for­ma­to que re­vo­lu­cio­na­ría a la in­dus­tria de la mú­si­ca.

Phi­lips ve­nía tra­ba­jan­do des­de 1974 en el Op­tics Group, su pri­me­ra idea era desa­rro­llar un dis­co de vi­deo de 30 cm que lla­ma­rían La­ser­vi­sion, du­ran­te las in­ves­ti­ga­cio­nes se die­ron cuen­ta que po­dían crear un dis­co de au­dio mu­cho más pe­que­ño pe­ro de gran ca­li­dad. De he­cho Phi­lips pre­sen­ta el pri­mer pro­to­ti­po en 1979 con Joop Sin­jou, Je­fe del Phi­lips CD-LAB co­mo lí­der del pro­yec­to.

Sony tra­ba­ja­ba en un pro­yec­to muy si­mi­lar. En ese mis­mo año am­bas em­pre­sas unen re­cur­sos. Los in­ge­nie­ros de Sony per­fec­cio­nan el có­di­go de co­rrec­ción de error, mien­tras que en Phi­lips tra­ba­jan en el có­di­go de ca­nal que les con­du­ci­ría al ba­lan­ce en­tre con­fia­bi­li­dad y tiem­po de re­pro­duc­ción. Phi­lips que­ría un sis­te­ma de 14 bits, Sony ha­bía avan­za­do mu­cho con el sis­te­ma de 16 bits que fi­nal­men­te pre­va­le­ció. Es en 1980 que se pu­bli­can las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes es­tán­dar pa­ra el for­ma­to del com­pact disc di­gi­tal au­dio, se les co­no­ce co­mo Red Book. El dis­co com­pac­to ve la luz en Ja­pón en 1982. Tres me­ses des­pués es de­ve­la­do en Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.