In­te­gra­ción sin Do­lor.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

4 Ser pro­fe­sio­na­les es una res­pon­sa­bi­li­dad y no es­tás exen­to, tú, téc­ni­co es­pe­cia­lis­ta de la ins­ta­la­ción. Ser­gio

Gai­tán te di­ce los por qué.

La his­to­ria fue así. Mi Prin­ce­si­ta fue al den­tis­ta, era ne­ce­sa­rio que le re­vi­sa­ran una mo­les­tia y, de acuer­do a lo di­cho por el mé­di­co, la cau­sa fue un tra­ba­jo mal he­cho al­gu­nos años atrás. Aho­ra bien, si trans­por­ta­mos es­to a no­so­tros –los in­te­gra­do­res- y lo ubi­ca­mos en nues­tra in­dus­tria ve­re­mos que ¡la si­mi­li­tud es enor­me!

Y lo es por­que, cuan­do un usua­rio final acep­ta la pro­pues­ta de un in­te­gra­dor, lo ha­ce pen­san­do que sa­be lo su­fi­cien­te y tie­ne la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar el pro­yec­to tal y co­mo fue pla­ti­ca­do; es­to me lle­va a pen­sar que si ana­li­za­mos lo que ha­ce una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en sis­te­mas in­te­gra­dos en prin­ci­pio tal vez nos pa­re­ce­rá fá­cil, pe­ro al ver­lo con de­ta­lle pue­de ser que des­cu­bra­mos que no lo es tan­to.

En prin­ci­pio se po­dría de­cir que su es­pe­cia­li­dad im­pli­ca que sus ex­per­tos de­ben es­tar en­te­ra­dos de la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca y que, con ba­se en és­ta, al en­con­trar a sus clien­tes se di­se­ña­rán las so­lu­cio­nes que ellos ins­ta­la­rán ocu­pan­do mar­cas de re­co­no­ci­do pres­ti­gio pa­ra así mos­trar sus me­jo­res ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas. Sin en­trar en más de­ta­lles hay mu­chas em­pre­sas en Me­xi­co que han ve­ni­do ha­cién­do­lo por años, ¿pe­ro con qué ni­vel de éxi­to? Al­gu­nas lo han si­do mu­cho, otras un pa­so más aba­jo y, des­afor­tu­na­da­men­te, al­gu­nas más no só­lo no han si­do exi­to­sas, han ge­ne­ra­do una ma­la ima­gen de nues­tro mercado. Nues­tra com­pe­ten­cia hoy ya no es la mis­ma de an­tes: no son úni­ca­men­te los bie­nes de lu­jo a lo que as­pi­ran nues­tros clien­tes, mu­cho me­nos otras em­pre­sas de in­te­gra­ción, son una se­rie de pro­duc­tos y even­tos a los que se es­tá ex­pues­to y, al mis­mo tiem­po, es la con­fia­bi­li­dad que le dan otros sis­te­mas y pro­duc­tos, ¿cuán­to cues­ta un te­lé­fono so­fis­ti­ca­do, un ro­mán­ti­co re­loj de al­ta pre­ci­sión ar­ma­do a mano o una pin­tu­ra que re­fle­ja emo­cio­nes? Al igual que lo que no­so­tros ha­ce­mos, mu­chas co­sas no tie­nen pre­cio… has­ta que fa­llan (y even­tual­men­te la ma­yo­ría de lo que se cons­tru­ye lo ha­rá). Ahí es don­de el clien­te ver­da­de­ra­men­te di­rá, “es­co­gí bien y es­toy con­ten­to con el ser­vi­cio y la res­pues­ta”.

Por eso, ca­da vez que nues­tra em­pre­sa ha­ce un di­se­ño, ¿lo ha­ce pen­sa­do en la con­fia­bi­li­dad del sis­te­ma? Es cu­rio­so, pe­ro mu­chos de no­so­tros es­co­ge­mos “los me­jo­res equi­pos” pa­ra nues­tros pro­yec­tos pe­ro, en más de una oca­sión, son pro­duc­tos sin re­pre­sen­tan­tes for­ma­les en Mé­xi­co (y lo que es­to con­lle­va: no hay quién te orien­te, no hay ser­vi­cio o po­si­bi­li­da­des de re­pa­ra­ción, mu­cho me­nos de ga­ran­tías); o bien, en otros ca­sos ocu­rre que se le com­pra a to­dos por­que soy ami­go de to­dos y es­to, en prin­ci­pio, no es­tá mal has­ta que ne­ce­si­tas al­go en lo que tu ami­go pro­vee­dor no te ayu­da co­mo lo re­quie­res y el im­pac­to que es­to tie­ne en los sis­te­mas de los clien­tes es im­por­tan­te.

¿Qué pa­sa­ría si nues­tros prin­ci­pa­les cri­te­rios de decisión pa­ra la se­lec­ción de pro­duc­tos con que in­te­gra­mos nues­tras so­lu­cio­nes fue­ran des­ti­na­dos a evi­tar que el sis­te­ma no fun­cio­ne? És­te es, sin du­da, uno de los pun­tos crí­ti­cos de nues­tra in­dus­tria. Co­mo lo men­cio­na­mos, los equi­pos es­tán ex­pues­tos a fa­llar, pe­ro con­for­me ten­ga­mos es­truc­tu­ra­da la po­si­bi­li­dad de brin­dar ser­vi­cio, eso ha­rá la di­fe­ren­cia pa­ra el clien­te. Pa­ra un usua­rio no es lo mis­mo es­pe­rar una ho­ra que una se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.