Ade­cuán­do­se a las re­co­men­da­cio­nes, el Hi­fi de es­te nú­me­ro se empotra en los cua­dros por se­gun­do pa­ra de­ba­tir so­bre al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes y so­lu­cio­nes crea­ti­vas pa­ra re­no­var tu re­cep­tor AV y em­pal­mar­lo con la ima­gen en ce­lu­loi­de.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga H.

La pri­me­ra vez que es­cu­ché un sis­te­ma Acous­ti­mass de Bo­se que­dé im­pac­ta­do. Ha­ce 25 años ese equi­po me pa­re­cía fa­bu­lo­so, mis oí­dos no da­ban cré­di­to a lo que mis ojos veían. Lue­go mis ore­jas per­die­ron la inocen­cia –o la in­ge­nui­dad-.

Pre­lu­dio ado­les­cen­te

Asis­tí a mu­chos con­cier­tos de to­dos ti­pos, de la mú­si­ca más va­ria­da, con y sin sis­te­ma de PA, co­no­cí a do­ce­nas de ami­gos mú­si­cos y me ex­pu­se a sis­te­mas de au­dio de al­tí­si­mo desem­pe­ño, de mu­chos co­no­ci­dos y de unos cuan­tos ami­gos. Tam­bién me re­ce­té mu­cha mú­si­ca en pla­zas pú­bli­cas, en kios­cos de pue­blos cos­te­ros, en bai­les en ca­lles sin pa­vi­men­to. Me de­lei­te con los mú­si­cos sin es­ce­na­rio.

Co­mo mu­chos per­so­na­jes, pa­sé por eso que lla­man la ado­les­cen­cia del afi­cio­na­do, esa eta­pa en la que le ves (o le es­cu­chas se­gún tú) to­das las im­per­fec­cio­nes a un equi­po de au­dio. No te has en­fren­ta­do a la vida aca­dé­mi­ca uni­ver­si­ta­ria y de pos­gra­do don­de has de apro­bar las ma­te­rias más se­su­das en fí­si­ca, quí­mi­ca y ma­te­má­ti­cas, y sin em­bar­go, acu­sas por­que el cros­so­ver (se­gún tú) no tie­ne el di­se­ño in­ma­cu­la­do. In­sis­tes en que una grá­fi­ca de res­pues­ta de fre­cuen­cia, im­pe­dan­cia y aco­pla­mien­to en­tre dri­vers es más va­lio­so que la emo­ción que te pu­die­ra pro­vo­car la mú­si­ca. Te crees todo lo que di­cen unos y otros en las re­vis­tas, en las plá­ti­cas o en el fo­ros.

Y en al­gún mo­men­to te sien­tes to­ca­do por la di­vi­ni­dad: tie­nes ore­jas do­ra­das. Ajá.

Des­pués de –me­dio- leer diez ar­tícu­los de re­vis­tas, tie­nes la au­to­ri­dad pa­ra de­cir que tal o cual mo­de­lo de afa­ma­da mar­ca es sim­ple­men­te “una por­que­ría”. Es ba­su­ra pa­ra los ton­tos (se­gún tú). Te sien­tes un ico­no­clas­ta del au­dio.

Si eres de los pru­den­tes, es­cu­chas a la gen­te ma­yor, je­rar­qui­zas, apren­des y ca­llas. O te sa­le lo ba­ra­to y des­po­tri­cas a dies­tra y si­nies­tra con­tra in­ge­nie­ros (con doc­to­ra­dos en fí­si­ca y acús­ti­ca) y di­se­ña­do­res por­que sus crea­cio­nes “son só­lo pa­ra ri­cos” –así cual­quie­ra, di­ces-. “No usan los ca­pa­ci­to­res co­rrec­tos en el cros­so­ver”, in­tu­yes con una se­gu­ri­dad te­me­ra­ria. Le apues­tas al mun­do que tú puedas ha­cer unas me­jo­res bo­ci­nas com­pran­do un kit por In­ter­net. Ajá.

De la mis­ma ma­ne­ra, en la ado­les­cen­cia yo des­pre­cia­ba todo aque­llo que no so­na­ra a New Wa­ve, Punk, Grun­ge o Dark. La on­da era ser “al­ter­na­ti­vo”. “El jazz es pa­ra vie­jos abu­rri­dos y los clá­si­cos pa­ra ca­pi­ta­lis­tas es­ti­ra­dos” -me re­pe­tía-. La sal­sa y la cum­bia me pro­vo­ca­ban ca­si ur­ti­ca­ria. Ya sa­ben, to­da esa cla­se de in­sen­sa­tez que ca­rac­te­ri­za a un ilu­so mo­co­so. Gas­té e in­ver­tí en mú­si­ca. Ca­se­tes y dis­cos, to­ca­das en ba­res, fies­tas en tu­gu­rios a los cua­les hoy no me atre­ve­ría ni a aso­mar­me. Ca­mi­se­tas con alu­sión a mis ban­das fa­vo­ri­tas re­pre­sen­ta­ban mi atuen­do.

El ci­ne que emo­cio­na, el mer­ca­do que de­cep­cio­na

En el Ci­ne en Ca­sa, las co­sas sue­len ser di­fe­ren­tes pe­ro a ve­ces tam­bién re­sul­tan las­ti­mo­sas. Los afi­cio­na­dos hard-co­re su­fren por­que nun­ca ten­drán el sis­te­ma más van­guar­dis­ta. No hay ma­ne­ra de es­tar en el fu­tu­ro. Los mer­ca­dó­lo­gos se han en­car­ga­do de ha­cer nues­tra vida su­rround ca­si mi­se­ra­ble.

Los pri­me­ros equi­pos que co­no­cí pa­ra re­crear el so­ni­do del ci­ne en ca­sa ni si­quie­ra eran de Dolby. Eran com­po­nen­tes ma­tri­cia­les que de ma­ne­ra analó­gi­ca su­ma­ban y res­ta­ban in­for­ma­ción de los ca­na­les pa­ra crear “nue­vos so­ni­dos” – co­mo los de Fos­ga­te. Lue­go vino Dolby Pro­lo­gic (Dolby Su­rround se le de­no­mi­na­ba en el ci­ne) y la co­sa me­jo­ró. Pe­ro aho­ra ni si­quie­ra po­dría ha­cer una lis­ta de los có­decs su­rround que han pa­sa­do en 15 años. Dolby no sé qué, DTS no sé cuan­to más; otros mu­chos que ni re­cuer­do. Hoy lo nue­vo es Dolby At­mos, Au­ro-3d y DTS:X. Ma­ña­na ya ven­drán nue­vas le­tras y nú­me­ros.

“Con VHS, cin­co ca­na­les; no me­jor 5.1 por­que ha lle­ga­do el DVD. No, no ¿qué tal un ca­nal ex­tra atrás?, si 6.1. ¡Uff, pe­ro di­cen que el Blu-ray ne­ce­si­ta 7.1 ca­na­les!. Va­ya en­re­do de ca­bles que cru­zan la sa­la, que ahor­can los pies. Pe­ro Don Tom­lin­son Hol­man di­ce que la on­da son 10.2 (¿o 22.2? -ya no me acuer­do-)”.

“Y lue­go el cam­bio de lo analó­gi­co a los di­gi­tal. En el au­dio y el vi­deo. Si ape­nas en­ten­día­mos el S-vi­deo, lle­ga la olea­da de Vi­deo Com­po­nen­tes analó­gi­co ( YPBPR) y di­gi­tal ( YCBCR) y RGB y DVI y HDMI 1.1, 1.2, 1.3a, 1.4a, 2.0…”.

No ol­vi­dar que la ma­gia es­tá en el ci­ne y en la mú­si­ca; no en los fie­rros

La gen­te no pue­de se­guir­les el rit­mo, no só­lo por­que se tra­ta de jer­ga téc­ni­ca, sino por­que im­pli­ca gas­tos. El di­ne­ro an­te­ce­de a la van­guar­dia. El asun­to es que no hay por­que an­gus­tiar­se si su re­cep­tor AV que com­pró ha­ce un año no tie­ne Dolby At­mos. No hay por­que ha­cer dra­ma si el AVR no se co­nec­ta a la red o no per­mi­te es­cu­char

Pan­do­ra y Spo­tify o si no se controla des­de el ipho­ne.

Na­da pa­sa. Lo me­jor es de­jar­se lle­var y go­zar lo que te­ne­mos. No im­por­ta si es una sound­bar o un ci­ne de pro­por­cio­nes ma­jes­tuo­sas. Lo va­lio­so no es­tá en el

hard­wa­re, lo emo­cio­nan­te es­tá en com­par­tir Fro­zen con tu hi­ja de cua­tro años. Lo que mue­ve las tri­pas es de­lei­tar­se con el “Re­quiem” de Ver­di en la ver­sión de Ka­ra­jan. La ma­gia es­tá en tem­blar del sus­pen­so con Das Boot o par­tir­se de la ri­sa con Cha­plin y sus Mo­dern Ti­mes. Pe­ro el Tea­tro en Ca­sa co­mo lo lla­man otros, tam­bién pue­de per­der la so­lem­ni­dad pa­ra dar pa­so a la sal­sa du­ra de Ed­win Bo­ni­lla. No hay pe­ca­do en es­cu­char dis­cos o ha­cer strea­ming em­plean­do el sis­te­ma mul­ti­ca­nal de la sa­la.

Hay que in­ver­tir en mú­si­ca y en ci­ne, de eso no nos va­mos a arre­pen­tir. Más va­le te­ner ca­jas, anaque­les, clo­sets lle­nos de CD´S, DVD´S, Blu-rays o dis­cos du­ros con ar­chi­vos au­dio­vi­sua­les pa­ra re­pro­du­cir­los con un

me­dia ser­ver.

Pa­ra mu­chos, es mo­men­to de evo­lu­cio­nar. De­jar al ado­les­cen­te terco y dar pa­so al jo­ven fe­liz. Aban­do­nar la in­sa­tis­fac­ción pe­ren­ne pa­ra abrir el co­ra­zón a la emo­ción del con­te­ni­do y no cla­var­se en la tex­tu­ra de las no­men­cla­tu­ras y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes. Tan­to en el au­dio es­té­reo co­mo en el ho­me thea­ter se va­le ex­pe­ri­men­tar. Si no lo ha­ce­mos per­de­mos par­te de la diversión. Co­no­cer nues­tro cuar­to, pro­bar ma­te­ria­les acús­ti­cos, com­pro­bar si los spi­kes ha­cen di­fe­ren­cia, si los re­so­na­do­res de­tie­nen vi­bra­cio­nes, ha­cer ca­li­bra­ción ni­vel pro a nues­tras te­le­vi­sio­nes y pro­yec­to­res, usar dos y has­ta cua­tro subs… Eso y más es com­po­nen­te de nues­tra pa­sión por el so­ni­do y la ima­gen.

Y sin em­bar­go lo va­lio­so es­tá en los pies; si han de mo­ver­se al com­pás de la me­lo­día en Lady Sings the Blues –la me­mo­ra­ble bio­gra­fía de Billy Ho­li­day en la gran ac­tua­ción de Dia­na Ross-. Lo im­por­tan­te es­tá en la piel que se en­chi­na con la am­bien­ta­ción de la ba­ta­lla fi­nal de la exu­be­ran­te pe­lí­cu­la co­rea­na The Ad­mi­ral Roa­ring Cu­rrents.

O pren­der­se con la “po­ten­cia vi­sual” de Un­for­gi­ven en una de las ac­tua­cio­nes que con­sa­gra­ron a Clint East­wood. Y enamo­rar­se de la fo­to­gra­fía im­pac­tan­te de Law­ren­ce of Ara­bia.

Y más allá de las 6, 9 ó 13 bo­ci­nas y del pro­ce­sa­mien­to in­fi­ni­to que nun­ca al­can­za­re­mos, es­tá la ri­sa que pro­vo­ca Tin Tan en El ce­ni­cien­to.

Mo­ne­da de oro

Es bueno to­mar po­si­ción res­pec­to a nues­tros gus­tos y per­ver­sio­nes. No se pue­de ser con­des­cen­dien­te o pu­si­lá­ni­me con todo en la vida. Sin em­bar­go de na­da sir­ve en­fras­car­nos en di­mes y di­re­tes sin sen­ti­do “ca­li­fi­can­do” (o “cla­si­fi­can­do”) a la gen­te por la mar­ca de bo­ci­nas que tie­ne en su ca­sa. Veo afi­cio­na­dos del au­dio­vi­deo que se com­por­tan co­mo fan­boys de­fen­dien­do a An­droid

oa Ap­ple por sa­ber quién tie­ne el me­jor smartp­ho­ne.

En el al­to ni­vel de desem­pe­ño, tan­to un sis­te­ma es­té­reo co­mo un mul­ti­ca­nal pa­ra Ci­ne en Ca­sa, se ne­ce­si­ta pa­cien­cia. Se re­quie­re em­pu­jar nues­tra evo­lu­ción co­mo con­su­mi­do­res, de­jar atrás la eta­pa del ado­les­cen­te in­to­le­ran­te. Y co­noz­co gen­te que es ejem­plo del cam­bio. Per­so­na­jes a los cua­les yo les he apren­di­do mu­cho del au­dio y el vi­deo que han evo­lu­cio­na­do en su afi­ción. Se han de­ja­do lle­var por el go­zo.

Yo res­pe­to –co­mo di­ría Bo­ra Mi­lu­ti­no­vic

El au­dio y el vi­deo, el so­ni­do es­té­reo, el ci­ne en ca­sa, to­das es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas tie­nen una enor­me car­ga subjetiva y per­so­nal. Apren­da­mos a con­vi­vir y de­je­mos que sea la mú­si­ca, el ci­ne… el ver­da­de­ro

ar­te, lo que nos pro­vo­que emo­cio­nes y de­ba­tes.

Hoy soy fan de la sal­sa, ten­go lar­gas do­sis de jazz to­dos los días y las no­ches las inun­do de mú­si­ca de con­cier­to (clá­si­ca, pues). Si­go es­cu­chan do rock y me gus­tan las pe­lí­cu­las de sus­pen­so, el ani­me y la co­me­dia vin­ta­ge. Si bien es cier­to que ya no me emo­ciono al ex­tre­mo con un Acous­ti­mass 10, he apren­di­do que ese pro­duc­to tie­ne un público fiel al cual –co­mo a mí ha­ce 25 años- le fas­ci­na su es­té­ti­ca y su so­ni­do. Na­da ma­lo en ello si es el con­duc­to pa­ra dis­fru­tar una emo­ti­va ve­la­da mu­si­cal o una di­ver­ti­da no­che de ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.