En el en­tra­ma­do de co­sas a con­si­de­rar pa­ra ade­cuar la ha­bi­ta­ción del ci­ne en ca­sa, la ilu­mi­na­ción es cru­cial. To­men no­ta.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Na­ta­lia Pé­rez de la Fuen­te.

Por­que sa­ber ver es el ori­gen del ci­ne

¿Cuán­tas ve­ces he­mos es­cu­cha­do, “El se­cre­to es­tá en ge­ne­rar una at­mos­fe­ra per­fec­ta”?, pe­ro ho­nes­ta­men­te, ¿qué se en­tien­de por es­to?, es de­cir, ¿có­mo “en­ga­ñar” al ce­re­bro pa­ra que, por unas ho­ras, crea es­tar en don­de no es­tá y a la vez en­cuen­tre una ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra?

Pen­se­mos por un ins­tan­te en la im­por­tan­cia que tie­ne la luz pa­ra la vida de to­dos no­so­tros, no ha­blo só­lo del fo­co que en­cen­de­mos o apa­ga­mos cuan­do lle­ga­mos a ca­sa, me re­fie­ro a la im­por­tan­cia de ilu­mi­nar na­tu­ral o ar­ti­fi­cial­men­te nues­tro en­torno. Cons­truir nue­vos es­pa­cios, re­mo­de­lar los exis­ten­tes y fu­sio­nar tec­no­lo­gía con di­se­ño ha si­do la ten­den­cia más pro­me­te­do­ra de ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros y ex­per­tos de in­te­rio­res. Si a ello le agre­ga­mos, la com­pa­ñe­ra fa­vo­ri­ta del hom­bre mo­derno que no es otra que la ima­gen, te­ne­mos en­ton­ces un si­tio per­fec­to pa­ra pa­sar lar­gas ho­ras de go­ce y des­can­so en la co­mo­di­dad de nues­tro ho­gar, den­tro de una sa­la de ci­ne en ca­sa.

Pues bien, sa­be­mos que te­ner una ha­bi­ta­ción des­ti­na­da al sép­ti­mo ar­te es ya por sí so­la un lu­jo y por ello, atrás de ella hay to­da una in­dus­tria de­di­ca­da a su per­fec­ción y man­te­ni­mien­to. En es­ta oca­sión nos con­cen­tra­re­mos en el ti­po de ilu­mi­na­ción que su­gie­ren los ex­per­tos pa­ra lo­grar el ba­lan­ce per­fec­to en­tre la pan­ta­lla y los de­ta­lles de luz.

Co­mo­di­dad, lu­jo y tec­no­lo­gía

De acuer­do con Kian­far Re­vell In­te­rior De­sign (pres­ti­gio­sa ca­sa con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca en di­se­ño e in­terio­ris­mo) en­san­do en lo ideal, ya os «o boa­mos.rzo o in­ter­ven­ci la me­jor ma­ne­ra pa­ra ilu­mi­nar un ci­ne en ca­sa es “em­plear una su­til fran­ja a los cos­ta­dos pa­ra crear un cá­li­do res­plan­dor que no opa­que la pro­pia pan­ta­lla. Otra ma­ne­ra de cons­truir es­te con­cep­to es ob­te­nien­do la ilu­mi­na­ción des­de la par­te su­pe­rior de la ha­bi­ta­ción con una cin­ta Led de un so­lo tono”, ase­gu­ran.

Cien­tos son las al­ter­na­ti­vas que ofre­ce, por ejem­plo, Fi­ni­te

So­lu­tions, líder en el mer­ca­do en el di­se­ño de ci­nes en ca­sa, va­rian­do de acuer­do al pre­su­pues­to con el que se cuen­ta. Al­go que sub­ra­ya, sin em­bar­go, co­mo un gra­ve error se­ría uti­li­zar una bom­bi­lla aló­ge­na que sea im­po­si­ble de ate­nuar so­bre los asien­tos. La apues­ta es por pro­du­cir múl­ti­ples es­ce­nas de ilu­mi­na­ción, ge­ne­rar di­ver­sas at­mós­fe­ras, jus­to co­mo en el ci­ne co­mer­cial, y con­tro­lan­do todo: sea vi­deo, so­ni­do y luz des­de un mis­mo con­trol fi­jo o me­jor aún, des­de la co­mo­di­dad de tu smartp­ho­ne.

No es nue­vo que la tec­no­lo­gía ha al­can­za­do ni­ve­les de re­duc­ción del es­fuer­zo o in­ter­ven­ción hu­ma­na inima­gi­na­bles. Se aca­ba­ron los días don­de ca­da luz te­nía su in­te­rrup­tor; ca­da vez son más fre­cuen­tes los dis­po­si­ti­vos que con­tro­lan la ate­nua­ción de una sa­la de ci­ne en ca­sa, pe­ro ¿cuá­les son los ti­pos de ilu­mi­na­ción y có­mo se im­ple­men­tan? Vea­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.