Por­que el au­dio y la ima­gen en el ci­ne van jun­to con pe­ga­do, Car­los Vi­lle­gas po­ne el acen­to en el ar­ma­do de un sis­te­ma de au­dio y vi­deo mul­ti­ca­nal que lo­gre es­te pro­pó­si­to.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

La ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos que se dan a la ta­rea de ar­mar un sis­te­ma de au­dio y vi­deo mul­ti­ca

nal lo ha­cen con un ob­je­ti­vo muy cla­ro: dis­fru­tar al má­xi­mo de sus pe­lí­cu­las con la es­pec­ta­cu­lar pis­ta de au­dio en­vol­ven­te de los for­ma­tos de al­ta re­so­lu­ción.

Si bien años atrás al­gu­nas pe­lí­cu­las y con­cier­tos en DVD ya in­cluían pis­tas de au­dio de bue­na ca­li­dad, el Blu-ray ca­ta­pul­tó la ex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en ca­sa al per­mi­tir la in­clu­sión de dos o más pis­tas de au­dio sin com­pre­sión, que per­mi­ten a sis­te­mas re­la­ti­va­men­te sen­ci­llos, al­can­zar ele­va­dos ni­ve­les de pre­sión so­no­ra ( SPL) y jun­to con el sub­woo­fer, re­pro­du­cir ex­plo­sio­nes que, li­te­ral­men­te, cim­bra­rán las ven­ta­nas de su sa­la. Pa­ra ver pe­lí­cu­las, en mi opi­nión, un sis­te­ma mul­ti­ca­nal de “me­dia ta­bla” es su­fi­cien­te pa­ra di­ver­tir­nos y dis­fru­tar del hobby por un par de ho­ras.

“Sound is 50 per­cent of the mo­vie-going ex­pe­rien­ce”. Geor­ge Lu­cas

La his­to­ria cam­bia cuan­do in­ten­ta­mos re­pro­du­cir un con­cier­to en Blu-ray que in­clu­ye pis­tas en al­ta re­so­lu­ción y nues­tro sis­te­ma se que­da cor­to al in­ten­tar re­cons­truir la at­mós­fe­ra del con­cier­to en nues­tra sa­la. Es­to es más no­to­rio en con­cier­tos de mú­si­ca clá­si­ca y ópe­ra, en don­de hay ma­yo­res pre­su­pues­tos pa­ra in­ver­tir en la gra­ba­ción, edi­ción y en ge­ne­ral en to­das las eta­pas de la pro­duc­ción del dis­co. En es­te pun­to, mu­chos afi­cio­na­dos en­tran en la se­gun­da eta­pa del hobby y em­pie­zan a pro­yec­tar el cam­bio de los com­po­nen­tes de su sis­te­ma de Ho­me Thea­ter, con el cla­ro ob­je­ti­vo de al­can­zar un so­ni­do en­vol­ven­te con ma­yor rea­lis­mo.

“The eye sees bet­ter when the sound is great”. Ste­ven Spiel­berg

El pri­mer pun­to a me­jo­rar es, sin du­da, la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca de su sa­la. Po­dría pa­re­cer re­dun­dan­te, pe­ro ne­ce­si­ta ase­gu­rar­se que el vol­ta­je que re­ci­bi­rán sus nue­vos equi­pos y la tie­rra fí­si­ca de su ins­ta­la­ción cum­plan sa­tis­fac­to­ria­men­te con el es­tán­dar ba­jo el que fue­ron di­se­ña­dos. Ha­ga re­vi­sar su ins­ta­la­ción por un pro­fe­sio­nal, si su ca­sa re­ci­be un vol­ta­je ele­va­do (de 120 a 130 volts) po­dría ne­ce­si­tar de un au­to­trans­for­ma­dor

Va­riac pa­ra ajus­tar el vol­ta­je a la cifra in­di­ca­da en sus equi­pos (co­mún­men­te 110 volts). No ol­vi­de in­cluir un to­ma­co­rrien­te de gra­do hos­pi­ta­la­rio, pre­fe­ren­te­men­te un Hub­bell IG8300 que le ga­ran­ti­za­rá un co­rrec­to con­tac­to con sus ca­bles de po­der.

Fuen­te

Aun­que ca­da día apa­re­cen más re­pro­duc­to­res mul­ti­ca­nal de buen ni­vel,

Op­po si­gue sien­do el re­pro­duc­tor uni­ver­sal por ex­ce­len­cia. El Op­po BDP103 tie­ne un pre­cio jus­to, una gran ca­li­dad de com­po­nen­tes y pre­su­me de un ar­ma­do digno de mar­cas de ca­rác­ter au­dió­fi­lo. La ca­li­dad de su vi­deo es im­pre­sio­nan­te y sus sa­li­das de au­dio análo­gas, pa­ra ca­da uno de sus ca­na­les, le per­mi­ti­rán ar­mar su sis­te­ma con elec­tró­ni­ca se­pa­ra­da, si así lo desea. Si bus­ca ma­yor re­fi­na­mien­to, sin du­da el Op­po BDP-105 se­rá su elec­ción.

Am­pli­fi­ca­ción

Ha­ce al­gu­nos años se­gu­ra­men­te mi re­co­men­da­ción hu­bie­ra si­do un re­cep­tor mul­ti­ca­nal De­non, pe­ro hoy la nue­va hor­nea­da de re­cep­to­res lan­za­da por la le­gen­da­ria Ma­rantz ha lo­gra­do re­cu­pe­rar su es­ta­tus del pa­sa­do al di­se­ñar equi­pos con am­pli­fi­ca­do­res ade­cua­dos pa­ra los úl­ti­mos avan­ces en elec­tró­ni­ca, en ma­te­ria de au­to ca­li­bra­ción ( Audys­sey), de­co­di­fi­ca­ción ( Dolby At­mos y DTS-X) y múl­ti­ples ca­pa­ci­da­des pa­ra au­dio strea­ming.

Co­mo mues­tra el Ma­rantz SR6010, un be­llí­si­mo re­cep­tor mul­ti­ca­nal de 12 ki­lo­gra­mos con ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to de 9.1 ca­na­les y 13.2 ca­na­les pream­pli­fi­ca­dos. En su in­te­rior mon­ta 7 am­pli­fi­ca­do­res de al­ta co­rrien­te idén­ti­cos, ca­da uno de 110 watts, los cua­les le per­mi­ti­rán ali­men­tar ade­cua­da­men­te bo­ci­nas de sen­si­ti­vi­dad me­dia sin pro­ble­ma (con un ni­vel de dis­tor­sión prác­ti­ca­men­te inau­di­ble). El SR6010 cuen­ta con 8 en­tra­das HDMI, lo que le fa­ci­li­ta­rá ser el eje de su sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to, ya que po­drá co­nec­tar en él to­das sus fuen­tes, sus con­so­las de vi­deo­jue­gos, et­cé­te­ra. Ade­más de lo an­te­rior, Ma­rantz de­ci­dió in­cluir una en­tra­da de phono pa­ra pas­ti­llas MM que le per­mi­ti­rá aña­dir di­rec­ta­men­te una tor­na­me­sa, sin la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir un Pre­vio de Phono por se­pa­ra­do. Ge­nial, ¿no le pa­re­ce? Su DAC so­por­ta ar­chi­vos en al­ta re­so­lu­ción ALAC y FLAC ( has­ta una re­so­lu­ción de 192/24), DSD y AIFF. Al igual que el equi­po que subs­ti­tu­ye (el mo­de­lo SR6009), el nue­vo re­cep­tor pre­su­me el uso de am­pli­fi­ca­ción de tec­no­lo­gía de re­tro­ali­men­ta­ción y HDAM ( Hy­per Dy­na­mic Am­pli­fier Mo­du­le) que a de­cir de Ma­rantz, ge­ne­ran un so­ni­do de gran de­ta­lle ade­más de una ima­gen muy pre­ci­sa.

Si desea es­ca­lar aun más en la ca­li­dad de la am­pli­fi­ca­ción, Ma­rantz ofre­ce la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar pro­ce­sa­do­res de au­dio y eta­pas de am­pli­fi­ca­ción por se­pa­ra­do. Pe­ro ¿cuán­do es con­ve­nien­te uti­li­zar un re­cep­tor mul­ti­ca­nal y cuán­do es me­jor idea ir por equi­pos se­pa­ra­dos? La res­pues­ta es­tá en sus bo­ci­nas, ya que una sen­si­ti­vi­dad ele­va­da (en­tre 90 y 95 db) fa­ci­li­ta­rá su am­pli­fi­ca­ción y una sen­si­ti­vi­dad ba­ja (en­tre 84 y 86 db) de­man­da­rá más ener­gía a su am­pli­fi­ca­dor. Otro fac­tor a con­si­de­rar es la im­pe­dan­cia, bo­ci­nas de 4 ohms por lo ge­ne­ral son más di­fí­ci­les de am­pli­fi­car que bo­ci­nas de 8 ohms. Co­mo es ló­gi­co, nun­ca se de­be com­prar am­pli­fi­ca­ción an­tes de co­no­cer las bo­ci­nas ele­gi­das.

Bo­ci­nas

La elec­ción de las bo­ci­nas es un te­ma tan per­so­nal, que en los fo­ros de au­dio de­di­ca­dos es co­mún en­con­trar dis­cu­sio­nes in­ter­mi­na­bles al res­pec­to ya que, de en­tra­da, to­dos es­cu­cha­mos di­fe­ren­te y te­ne­mos gus­tos di­fe­ren­tes. En nues­tro fo­ro te­ne­mos gru­pos de fa­ná­ti­cos de Bo­wer & Wil­kins, Dy­nau­dio,

Ava­lon, et­cé­te­ra, pe­ro mi in­ten­ción en es­te ar­tícu­lo es sugerirle mar­cas al­ter­na­ti­vas de una gran re­la­ción cos­to - be­ne­fi­cio que le per­mi­ti­rán dis­fru­tar de su mú­si­ca en sis­te­mas de ver­da­de­ro al­to desem­pe­ño:

KEF LS50. Es­tos pe­que­ños mo­ni­to­res de 1,500 dó­la­res (en los E.E.U.U.) son la cla­ve del ac­tual éxi­to que per­mi­tió a la mar­ca vol­ver­se a po­ner ba­jo los re­flec­to­res. Su éxi­to las con­vir­tió en un ob­je­to de de­seo pa­ra mu­chos au­dió­fi­los, al gra­do que es di­fí­cil en­con­trar­las en el mer­ca­do de au­dio de se­gun­da mano. Las

LS50 par­ten de un ex­tra­or­di­na­rio ga­bi­ne­te com­ple­ta­men­te iner­te, cons­trui­do ba­jo es­tric­tos estándares de en­sam­ble, do­ble re­fuer­zo in­terno así co­mo un ade­cua­do amor­ti­gua­mien­to. Ade­más pre­su­men un aca­ba­do ex­terno ne­gro piano de pri­mer ni­vel. KEF de­ci­dió in­cluir tec­no­lo­gía de su bo­ci­na in­sig­nia Bla­de en es­te mo­ni­tor y de nue­vo, su sis­te­ma UNI-Q pre­sen­ta el twee­ter mon­ta­do al cen­tro del mid­woo­fer con lo que se ob­tie­ne una ali­nea­ción per­fec­ta. Por si fue­ra po­co lo an­te­rior, su twee­ter de Ø25 mm. es­tá fa­bri­ca­do en una alea­ción de alu­mi­nio con cú­pu­la ven­ti­la­da de una in­creí­ble be­lle­za geo­mé­tri­ca y su mid­woo­fer de Ø130 mm. es­tá cons­trui­do en una alea­ción de alu­mi­nio y mag­ne­sio. Am­bos pre­sen­tan un co­lor co­bri­zo que le dan un as­pec­to im­pre­sio­nan­te al mo­ni­tor. Evi­den­te­men­te no son unas bo­ci­nas full ran­ge, su ran­go va de 79hz a 28khz (a -3 db) por lo que re­quie­ren de un buen sub­woo­fer pa­ra con­se­guir un so­ni­do com­ple­to.

Fo­cal Cho­rus 706. La fir­ma fran­ce­sa crea­do­ra de bo­ci­nas de de­ce­nas de mi­les de eu­ros, ha lan­za­do al mer­ca­do una nue­va ge­ne­ra­ción de la ga­lar­do­na­da se­rie 700 com­par­tien­do desa­rro­llos de ga­mas ma­yo­res. Aun­que exis­ten 2 floors­tan­ders, el éxi­to de la se­rie lle­ga a tra­vés del mo­ni­tor de 750 dó­la­res Fo­cal Cho­rus 706. Es­te so­fis­ti­ca­do mo­ni­tor in­clu­ye un twee­ter de Ø25 mm con cú­pu­la in­ver­ti­da de alea­ción de alu­mi­nio y mag­ne­sio, y mon­ta un rí­gi­do mid­woo­fer de Poly­glass de Ø6 ½” con los que al­can­za un ran­go de 55 hz a 28 khz (a -3 db). Los mid­woo­fers son crea­dos de­po­si­tan­do una ca­pa de mi­cro­es­fe­ras de vi­drio so­bre una ca­pa de pul­pa de ce­lu­lo­sa, téc­ni­ca que per­mi­te ob­te­ner un cono rá­pi­do y ex­tre­ma­da­men­te rí­gi­do. Con tres pre­mios en su ha­ber, des­ta­ca el otor­ga­do por el Ma­ga­zi­ne fran­cés de mú­si­ca clá­si­ca Dia­pa­son D/OR en 2013.

El ma­te­rial dis­po­ni­ble en al­ta re­so­lu­ción en el mer­ca­do ac­tual es su­fi­cien­te­men­te ex­ten­so co­mo pa­ra pla­near de­ta­lla­da­men­te la ac­tua­li­za­ción de su sis­te­ma mul­ti­ca­nal y ob­te­ner el so­ni­do acor­de a sus gus­tos per­so­na­les. Pa­ra nues­tra for­tu­na, ca­da día es más sen­ci­llo “au­di­cio­nar” mar­cas que en el pa­sa­do no te­nían re­pre­sen­ta­ción en nues­tro país, por lo que se­rá más sen­ci­llo en­con­trar op­cio­nes que se ajus­ten a su pre­su­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.