Un ho­me thea­ter de en­sue­ño se cons­tru­ye a par­tir de es­tas esen­cia­les con­si­de­ra­cio­nes.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán.

Si pre­gun­tá­ra­mos a las com­pa­ñías es­pe­cia­li­za­das en Sis­te­mas In­te­gra­dos, ¿có­mo es el ho­me thea­ter so­ña­do por sus usua­rios?, se­gu­ro es­cu­cha­ría­mos un lis­ta­do de des­crip­cio­nes téc­ni­cas so­bre acús­ti­ca, isóp­ti­ca, de­ci­be­les, lu­mens y la cifra de la in­ver­sión por ha­cer (de al me­nos seis dí­gi­tos) pa­ra que el desem­pe­ño, di­rían, sea el co­rrec­to.

Por otro la­do, si pre­gun­tá­ra­mos a un usua­rio lo mis­mo, se­gu­ra­men­te ocu­rri­ría que ni si­quie­ra se­pa de mar­cas o ni­ve­les de desem­pe­ño, re­du­cien­do el asun­to a des­cri­bir una ima­gen gi­gan­tes­ca y un po­de­ro­sí­si­mo so­ni­do que sue­ne en todo la zo­na mar­ca­da con su có­di­go pos­tal.

En reali­dad, la res­pues­ta de­be­ría ser sen­ci­lla pues un ho­me thea­ter es un es­ca­pe de la vida dia­ria pa­ra que, por un par de ho­ras, “vi­va­mos” la vida de per­so­na­jes de ac­ción, ro­man­ce o dra­mas, o bien nos dis­pon­ga­mos a dis­fru­tar deportes y mil ac­ti­vi­da­des más. De ahí que uno de los fac­to­res cla­ve en un ho­me thea­ter, es que po­sea ca­li­dad so­no­ra, con un vo­lu­men ade­cua­do y que cuen­te con el ta­ma­ño de ima­gen co­rrec­to. Es­to, la gran ma­yo­ría de las ve­ces, no tie­ne que ver con la eti­que­ta en el pre­cio de los equi­pos sino con el tra­ba­jo al­re­de­dor de él, y con es­to me re­fie­ro a la di­fe­ren­cia que ha­ce aven­tar­se só­lo co­mo afi­cio­na­do, sien­do “au­xi­lia­do” por su com­pa­dre o cua­te, o ha­cer­lo in­vo­lu­cran­do a un pro­fe­sio­nal que se­pa de equi­pos, re­que­ri­mien­tos y cos­tos. Por­que, mien­tras que el afi­cio­na­do nor­mal­men­te va a una tien­da de­par­ta­men­tal don­de ad­qui­ri­rá lo que “me­jor le re­co­mien­den” -lo más pro­ba­ble es que sin si­quie­ra sa­ber có­mo es el cuar­to en que se ins­ta­la­rá, por de­cir lo me­nos- mas, el va­lor agre­ga­do que un es­pe­cia­lis­ta apor­ta es enor­me: si con­si­de­ra­mos el so­ni­do, su en­ten­di­mien­to de és­te y có­mo se com­por­ta en el re­cin­to, es­ta­ble­cer así qué po­ten­cia es la ne­ce­sa­ria pa­ra su re­pro­duc­ción; o si se ha­bla­mos de la ima­gen, de­fi­nir cuál es la in­ter­ac­ción en­tre la luz am­bien­te y la ca­li­dad de aqué­lla, el ta­ma­ño y tec­no­lo­gía del dis­play. Ahí es­tá el va­lor ex­tra.

La bue­na no­ti­cia es que la tec­no­lo­gía nos po­ne fren­te a equi­pos de to­dos los ni­ve­les (tan­to en fun­cio­nes co­mo pre­cio) y el re­to es que el es­pe­cia­lis­ta en­cuen­tre la com­bi­na­ción ade­cua­da en­tre la in­ver­sión de la que dis­po­ne el usua­rio y las bon­da­des téc­ni­cas a su al­can­ce. Por as­pec­tos co­mo és­tos, lo si­guien­te tra­ta­rá de ser una guía de los ru­bros a con­si­de­rar al con­tem­plar la ins­ta­la­ción de un ci­ne en ca­sa, sin que sea al­go con­clu­yen­te ni por­que se­pa más que mis com­pa­ñe­ros de la in­dus­tria, só­lo tra­ta­rá de ser un pun­to de vis­ta fres­co.

Lu­ces, cá­ma­ra, ¡ac­ción!

El pri­mer ele­men­to a con­si­de­rar en el ho­me thea­ter es el cuar­to (es im­por­tan­te des­ta­car que un cuar­to 100% ais­la­do del ex­te­rior e in­te­rior es al­go su­ma­men­te cos­to­so y, lo más in­tere­san­te de todo, no siem­pre ne­ce­sa­rio), ha­bla­mos aquí de una ha­bi­ta­ción de­di­ca­da o bien un área que tie­ne otros usos.

Si se tie­ne la po­si­bi­li­dad de te­ner una ha­bi­ta­ción de­di­ca­da el es­ce­na­rio es uno, pe­ro co­mo es­to no siem­pre es la más via­ble, los fac­to­res que ayu­da­rán a adap­tar el lu­gar son: con­tar con un me­jor con­trol de ilu­mi­na­ción, pen­san­do so­bre todo en el efec­to psi­co­ló­gi­co de en­trar a una sa­la de ci­ne a des­en­chu­far­se por un ra­to (o su­frir si lo que uno ve son los jue­gos de la se­lec­ción).

Los que se com­pli­ca más es el con­trol de tem­pe­ra­tu­ra pues en un cuar­to ais­la­do de la luz ex­te­rior nor­mal­men­te no hay cir­cu­la­ción del ai­re.

Así mis­mo, el ta­ma­ño, la po­si­ción de asien­tos y mo­bi­lia­rio en ge­ne­ral son as­pec­tos de­ter­mi­nan­tes en el ni­vel de so­lu­ción que se pue­de lo­grar. Las áreas con que co­lin­da el ho­me thea­ter se pue­den ver afec­ta­das ya que el so­ni­do “sa­le” y és­te pue­de lle­gar a lu­ga­res don­de su efec­to pue­de ser ne­ga­ti­vo.

De ma­ne­ra que es en las ca­rac­te­rís­ti­cas del re­cin­to don­de un es­pe­cia­lis­ta tie­ne más que apor­tar: gen­te con la ex­pe­rien­cia co­rrec­ta pue­de me­dian­te la sim­ple re­co­men­da­ción de cam­biar un mue­ble, me­jo­rar el re­sul­ta­do.

Pa­ra de­ter­mi­nar los equi­pos ne­ce­sa­rios, una bue­na prác­ti­ca es iden­ti­fi­car las fuen­tes de se­ñal del usua­rio y sa­ber qué es lo que más le gus­ta ver y en qué con­di­cio­nes; me re­fie­ro a te­ner cla­ro si lo que más ve es la TV o pe­lí­cu­las en lí­nea o en me­dios fí­si­cos, por ejem­plo la ca­li­dad de ima­gen que ofre­cen los sis­te­mas de TV de pa­ga pue­de ser un ele­men­to crí­ti­co.

Siem­pre pre­fie­ra un dis­play con me­jor con­tras­te que con muy al­ta re­so­lu­ción: sí, es lo con­tra­rio a lo que el mar­ke­ting in­di­ca pe­ro la vis­ta iden­ti­fi­ca ma­yor ca­li­dad en una ima­gen con una am­plia ga­ma de gri­ses que con mi­les de mi­llo­nes de pi­xe­les… Pe­ro ése es te­ma pa­ra otra oca­sión.

Exis­te una po­lé­mi­ca en torno a la dis­tan­cia ideal de ob­ser­va­ción, en su bo­le­tín “CEA/CE­DI-CEB23-A Ho­me Thea­ter Vi­deo De­sign”,

CE­DIA es­ti­pu­la que los me­jo­res re­sul­ta­dos se ob­tie­nen cuan­do el es­pec­ta­dor es­tá “tres ve­ces el al­to de la ima­gen con cual­quier ti­po de dis­play, for­ma­to o tec­no­lo­gía”.

La que ha­ce di­fí­cil la co­nec­ti­vi­dad, es que la mo­der­ni­dad des­pla­zó a las se­ña­les análo­gas y no son ra­ros los usua­rios que tie­nen fuen­tes de se­ñal que ge­ne­ran vi­deo com­pues­to o, en el me­jor de los ca­sos, vi­deo por com­po­nen­tes y és­te es todo un re­to (pun­to a fa­vor de los es­pe­cia­lis­tas, pues ellos nor­mal­men­te sa­ben có­mo re­sol­ver es­tos ca­sos) y se ha­cen ne­ce­sa­rios es­ca­la­do­res da­do que los dis­plays de hoy es­pe­ran re­ci­bir se­ña­les di­gi­ta­les y, cuan­do no es así, la ima­gen es­tá lle­na de im­per­fec­cio­nes al pun­to que no es gra­to pa­ra la vis­ta.

Re­cuer­den: la ra­zón por la que un usua­rio pien­sa en un ho­me thea­ter es sim­ple­men­te la ex­pe­rien­cia, el des­co­nec­tar­se. El re­to más gran­de del pro­pio usua­rio, si quie­re ha­cer­lo por sí mis­mo, es do­cu­men­tar­se de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble y pa­ra lo­grar­lo, la prin­ci­pal fuen­te de in­for­ma­ción por su­pues­to es in­ter­net, lo ma­lo es que es­tá lle­na de pa­ja y a ve­ces cues­ta tra­ba­jo dis­cer­nir en­tre lo real­men­te útil y la pér­di­da de tiem­po.

Si la de­ci­sión es eva­luar a un pro­fe­sio­nal, hay un ele­men­to cla­ve pa­ra que ha­ga un buen tra­ba­jo y és­te es la co­mu­ni­ca­ción más cla­ra po­si­ble por par­te del usua­rio; no de­fien­do al in­te­gra­dor pe­ro, en mu­chas oca­sio­nes las dis­cre­pan­cias se dan por fal­ta de in­for­ma­ción o pre­ci­sión en ella. Si el usua­rio ha­bla de fuen­tes de se­ñal, ex­pec­ta­ti­vas, tiem­pos y pre­su­pues­to con to­da cla­ri­dad es más fá­cil que ob­ten­ga lo que quie­re.

Co­mo con­clu­sión po­de­mos de­cir que un ho­me thea­ter, o al­go lo más pa­re­ci­do po­si­ble, no só­lo regala tar­des fan­tás­ti­cas y une a la fa­mi­lia y ami­gos, se con­vier­te en una te­ra­pia pa­ra nues­tros ace­le­ra­dos es­ti­los de vida. Así que seas un neó­fi­to, afi­cio­na­do avan­za­do o ca­si ex­per­to, acer­car­te a una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en sis­te­mas in­te­gra­dos pu­de traer­te be­ne­fi­cios des­de el pri­mer mo­men­to; el re­to es dar el pri­mer pa­so y es­tar dis­pues­to a pa­gar por al­go que se sa­be trae­rá un be­ne­fi­cio.

Pa­ra el in­te­gra­dor el re­to es que des­de la pri­me­ra reunión ge­ne­re una ima­gen de pro­fe­sio­na­lis­mo y efi­cien­cia.

Sea co­mo sea só­lo les pue­do re­cor­dar que una tar­de de pe­lí­cu­las en ca­sa es una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te.

Los acom­pa­ñan­tes La mú­si­ca de hoy fue el ál­bum, Re­turn to you de

Sa­rah Ga­za­rek, una jo­ven can­tan­te que ha ve­ni­do en­con­tran­do su lu­gar en el jazz, con una voz sua­ve, ca­si de­li­ca­da pe­ro que cuan­do se re­quie­re sue­na con po­ten­cia y arre­glos mu­si­ca­les im­pe­ca­ble­men­te eje­cu­ta­dos cu­yo re­sul­ta­do es mú­si­ca fá­cil de oír y sa­bo­rear. Así sa­lió a re­lu­cir un whis­key equi­va­len­te, de mo­de­ra­dos sa­bo­res a miel, ca­ra­me­lo y es­pe­cies: un Glen­mo­ran­gie La­san­ta de una mal­ta, añe­ja­do 12 fan­tás­ti­cos años que le dan un sa­bor muy par­ti­cu­lar. És­ta es una mag­ni­fi­ca puer­ta de en­tra­da pa­ra quien se ani­me a aden­trar­te en es­te fas­ci­nan­te mun­do del whis­key, só­lo to­me una pre­cau­ción: ¡ten­gan a la mano un buen lo­te de mú­si­ca pa­ra acom­pa­ñar las se­sio­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.