Ha­gá­mos­lo en ver­dad vi­bran­te

home:tech magazine mexico - - EDITORIAL -

Es ra­ro pe­ro el efec­to siem­pre es el mis­mo. Tras leer los co­mu­ni­ca­dos ge­ne­ra­dos de lo ocu­rri­do en ex­po­si­cio­nes de in­dus­trias co­mo és­ta, una en ver­dad pien­sa que hay ma­te­rial pa­ra man­te­ner en con­sis­ten­cia el flu­jo de su por­ve­nir. Al cie­rre de año CEDIA Ex­po, la ci­ta obli­ga­da pa­ra los pro­fe­sio­na­les de la in­te­gra­ción de­ve­la sí, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca que mar­ca la pau­ta en la au­to­ma­ti­za­ción y con­trol pa­ra el ho­gar, cu­brien­do des­de el en­tre­te­ni­mien­to –au­dio y vi­deo- has­ta la mo­to­ri­za­ción, ilu­mi­na­ción, se­gu­ri­dad y cli­ma­ti­za­ción que us­ted pue­de mo­ni­to­rear y ope­rar de ma­ne­ra re­mo­ta o in si­tu pa­ra su con­fort, tran­qui­li­dad y be­ne­plá­ci­to; aun­que de ma­ne­ra igual de tras­cen­den­te bus­car ser un es­pa­cio de for­ma­ción úni­co, de re­co­no­ci­mien­to mun­dial, al que es pre­ci­so man­te­ner ba­jo el re­flec­tor si ver­da­de­ra­men­te se quie­re acer­car a nue­vos con­su­mi­do­res y clien­tes pa­ra de­jar­les go­zar de las ma­ra­vi­llo­sas bon­da­des de sus desa­rro­llos.

Y no es un te­ma só­lo de in­ver­sión, de lle­gar con el fu­tu­ro clien­te a de­cir­le que si quie­re un equi­po de au­dio hi­fi o su pri­mer ho­me thea­ter in a box ha­brá de pa­gar una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de di­ne­ro co­mo el pri­mer ar­gu­men­to; no, mu­cho se pue­de lo­grar si an­tes y co­mo ver­da­de­ros ex­per­tos en el equi­po y sus pres­ta­cio­nes y con una vi­sión de pro­yec­tos in­te­gra­les, nos ofre­ce­mos de ma­ne­ra pre­via co­mo fa­ci­li­ta­do­res en la to­ma de de­ci­sio­nes, en la mo­ti­va­ción pa­ra que esa per­so­na go­ce de una ex­pe­rien­cia ple­na, co­mo tal, y no de una cri­sis por ig­no­ran­cia, fal­ta de in­for­ma­ción o cuen­tos chi­nos.

Los pa­sos se es­tán dan­do po­co a po­co y signo de ello lo da el sec­tor de con­su­mo que ca­da vez más achi­ca la bre­cha res­pec­to a la for­ma de co­mu­ni­car las “com­ple­jas” pres­ta­cio­nes de los equi­pos que se pue­den ad­qui­rir en tien­das de­par­ta­men­ta­les pa­ra vin­cu­lar sin so­ber­bia a esa per­so­na que an­he­la emo­cio­nar­se por­que pue­de vin­cu­lar vía blue­tooth la úl­ti­ma can­ción que es­cu­cha­ba al ba­jar­se de su au­to a tra­vés de su smartp­ho­ne y se­guir­la oyen­do al cru­zar la puer­ta de su ca­sa. Los ejem­plos vie­nen del au­dio: JBL, So­nos, Cam­brid­ge Au­dio y, co­mo lo po­drán pal­par en nues­tro re­por­ta­je cen­tral de Bo­wers & Wil­kins, co­mo im­por­tan­tes re­fe­ren­cias.

No se tra­ta de recuperar esa emo­ción, sino de ha­cer­la ma­ni­fies­ta y pa­ra ello los pri­me­ros en vol­ver a sen­tir­la y con­ta­giar­la, pues so­mos los que es­ta­mos ha­blan­do y ofre­cien­do esos equi­pos y nue­vas tec­no­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.