Mo­ni­tor JBL

LSR 305 Series 3, una apues­ta segura

home:tech magazine mexico - - FAN AV -

Si us­ted co­mo mu­chos afi­cio­na­dos al au­dio de ex­cep­ción desea ar­mar un sis­te­ma es­té­reo en una sa­la pe­que­ña, di­ga­mos de unos 10 a 20 me­tros cua­dra­dos, no se com­pli­que la vi­da: lo su­yo son los mo­ni­to­res. De acuer­do, le con­ce­do que po­cas ex­pe­rien­cias son más gra­ti­fi­can­tes pa­ra un au­dió­fi­lo que la idea de te­ner en su sa­la de es­cu­cha unas bo­ci­nas full ran­ge, o al me­nos unos floors­tan­ders que se acer­quen a los 30 hz y le im­pri­man di­ná­mi­ca a su mú­si­ca.

En la reali­dad, mu­chos ami­gos lo in­ten­ta­ron y con el tiem­po re­gre­sa­ron al uso de mo­ni­to­res por­que los pro­ble­mas de acús­ti­ca (ge­ne­ra­dos por bo­ci­nas gran­des en sa­las pe­que­ñas) ter­mi­nan can­san­do al afi­cio­na­do que pre­ten­de go­zar de un ni­vel de pre­ci­sión por en­ci­ma del pro­me­dio. En el pa­sa­do, mo­ni­to­res co­mo los Dy­nau­dio BM6, Spen­dor S3/5, Sen­sa de Wi­zard Au­dio y has­ta los Gra­dient In­tro (unos pe­que­ños floors­tan­ders que pre­sen­tan un desem­pe­ño si­mi­lar al de un mo­ni­tor) han in­ter­ac­tua­do im­pe­ca­ble­men­te en mi sa­la sin ge­ne­rar ma­yor con­flic­to y des­ta­can­do por sus ca­rac­te­rís­ti­cas más re­co­no­ci­das: un es­ce­na­rio am­plio y pre­ci­so ade­más de su fa­ci­li­dad pa­ra “des­apa­re­cer” en la sa­la.

Leer el En De­ta­lle de Eli­seo Vega so­bre los mo­ni­to­res JBL LSR 308 (HO­ME:TECH, Oc­tu­bre 2015) me ge­ne­ró una gran cu­rio­si­dad pa­ra es­cu­char a sus her­ma­nas me­no­res, las JBL LSR 305, las cua­les com­par­ten el mis­mo twee­ter de do­mo sua­ve de Ø1” y en lu­gar del mid­woo­fer de Ø8”, las 305 mon­tan un dri­ver de Ø5” pa­ra re­pro­du­cir las fre­cuen­cias gra­ves. In­me­dia­ta­men­te con­tac­té a Va­len­tín Ri­ve­ro de Ar­qui­tec­tu­ra Aural y des­pués de una lar­ga char­la so­bre es­te nue­vo de­sa­rro­llo de JBL, gen­til­men­te me hi­zo lle­gar un par de mo­ni­to­res nue­vos pa­ra es­cu­char­los en ca­sa.

No sé si les su­ce­de, pe­ro cuan­do es­toy por re­ci­bir un nue­vo equi­po (sea pro­pio o al­gún de­mo pa­ra prue­ba) ¡las ho­ras de es­pe­ra me pa­re­cen in­ter­mi­na­bles! Ape­nas lle­ga­ron los LSR 305 in­me­dia­ta­men­te ini­cié su pro­ce­so de ro­da­je ( burn in) ya que co­mo co­men­té an­tes, se tra­ta­ba de un par com­ple­ta­men­te nue­vo.

Lo pri­me­ro que lla­mó mi aten­ción fue de­fi­ni­ti­va­men­te su pre­cio y a pe­sar que las tu­ve por se­ma­nas en ca­sa, si­go sor­pren­di­do so­bre có­mo se pue­de di­se­ñar y fa­bri­car una bo­ci­na con un buen ni­vel de ca­li­dad, po­ner en su in­te­rior 4 eta­pas de am­pli­fi­ca­ción y ven­der­la en un pre­cio que ape­nas re­ba­sa los $8 mil pe­sos el par.

Al sa­car­las de su ca­ja, las LSR 305 lu­cen aca­ba­dos ra­zo­na­bles y aun­que me pa­re­cie­ron al­go li­ge­ras pa­ra su ta­ma­ño (298 mm x 185 mm x 251 mm y 4.6 kg), la ca­li­dad de su so­ni­do una vez ter­mi­na­do el pe­rio­do de ro­da­je ha­ce que uno ol­vi­de que se tra­ta de unas bo­ci­nas di­se­ña­das pa­ra uso pro­fe­sio­nal y que por su pre­cio, per­te­ne­cen a un seg­men­to de mer­ca­do muy di­fe­ren­te a los mo­ni­to­res an­tes men­cio­na­dos (to­dos ellos de más de mil dó­la­res).

Des­pués de ob­ser­var con cui­da­do su en­sam­ble, me de­tu­ve en su pa­nel pos­te­rior pa­ra ver a de­ta­lle al­gu­nas op­cio­nes que me pa­re­cie­ron atrac­ti­vas: ade­más de la am­pli­fi­ca­ción cla­se D a bor­do, JBL in­clu­yó al­gu­nos in­te­rrup­to­res que per­mi­ten mo­di­fi­car la sen­si­ti­vi­dad de en­tra­da, las fre­cuen­cias al­tas y las fre­cuen­cias ba­jas (-2, 0, +2 db) con lo que se­rá más sen­ci­llo adap­tar su so­ni­do a la acús­ti­ca de la sa­la o de plano a nues­tros gus­tos per­so­na­les. Sus co­ne­xio­nes son ba­lan­cea­das por XLR y TRS de Ø 1/4” (se ex­tra­ña la co­ne­xión RCA) y se­gún JBL, las LSR 305 son ca­pa­ces de re­pro­du­cir un ran­go de 43 hz a 24 khz con un SPL má­xi­mo de 108 db.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.