Ob­je­tos de­de­seo au­dió­fi­lo

home:tech magazine mexico - - FAN AV -

En el mun­do de la electrónica de con­su­mo siem­pre han exis­ti­do pe­que­ños ni­chos de es­pe­cia­li­dad di­ri­gi­dos al com­pra­dor más ex­pe­ri­men­ta­do que desea equi­pos de un ni­vel de ca­li­dad su­pe­rior y, sin lu­gar a du­das, en el mun­do de la au­dio­fi­lia el high end es la “crè­me et la crè­me” del hobby. En es­te pe­que­ño seg­men­to de mer­ca­do, es co­mún en­con­trar com­pa­ñías que en ba­se a di­se­ños re­fi­na­dos y a la ca­li­dad de los com­po­nen­tes uti­li­za­dos en la cons­truc­ción de sus equi­pos, han lo­gra­do es­ca­lar en la pre­di­lec­ción del au­dió­fi­lo más exi­gen­te con equi­pos que rá­pi­da­men­te se con­vier­ten en ob­je­tos de de­seo au­dió­fi­lo.

Cu a n d o p i e n s o e n e l con­cep­to del high end, lo pri­me­ro que vie­ne a mi men­te es el nom­bre del res­pe­ta­do di­se­ña­dor Nel­son Pass, un ver­da­de­ro í cono de l a au­dio­fi­lia a ni­vel mun­dial y crea­dor de al­gu­nos de los am­pli­fi­ca­do­res más desea­dos en es­ta afi­ción. Pass Labs es una firma nor­te­ame­ri­ca­na que se ha man­te­ni­do por más de dos dé­ca­das en la ci­ma del mun­do del au­dio, ba­sa­da en no­ve­do­sos di­se­ños (su pri­mer equi­po fue lla­ma­do “el am­pli­fi­ca­dor de la década” por Ste­reop­hi­le) así co­mo por la so­bria ma­nu­fac­tu­ra de sus am­pli­fi­ca­do­res (¿a quien no le agra­dan sus be­llí­si­mos vuó­me­tros azu­les?), pre­vios, pre­vios de phono y bo­ci­nas de un ni­vel ex­cel­so que en con­jun­to le per­mi­ti­rán dis­fru­tar de un so­ni­do ex­tre­ma­da­men­te pre­ci­so en su sa­la. Co­mo lo co­men­té en al­gu­na oca­sión, las me­jo­res bo­ci­nas que he es­cu­cha­do son las Rush­mo­re, unos ma­ra­vi­llo­sos floors­tan­ders de Pass Labs, ca­pa­ces de re­crear en su sa­la la ver­da­de­ra sen­sa­ción de la mú­si­ca en vi­vo. De es­ta ma­ne­ra sur­gen a la memoria co­lec­ti­va los ob­je­tos de de­seo au­dió­fi­lo, así ini­cian las his­to­rias de éxi­to de las com­pa­ñías de cul­to en­tre los afi­cio­na­dos más exi­gen­tes del high end. Con es­ta pre­mi­sa en men­te, pe­di­mos a los au­dió­fi­los que na­ve­gan en los fo­ros de au­dio & vi­deo de nues­tro país, nos pla­ti­ca­ran so­bre los equi­pos que con los años, se han con­ver­ti­do en sus “ob­je­tos de de­seo” y es­tas fue­ron sus res­pues­tas:

El pri­me­ro en con­tes­tar fue nues­tro lec­tor A s c e n c i ó n. Pa­ra él, un am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do Gryphon (de los pe­que­ños), un lec­tor Op­po y unas bo­ci­nas Dy­nau­dio Fo­cus 220 ser­vi­rían pa­ra ar­mar un sis­te­ma es­té­reo de ver­da­de­ro high end. Nues­tro ami­go Juan Car­los Pé­rez, “só­lo” tie­ne un ob­je­to de de­seo en men­te: por pu­ra cu­rio­si­dad ele­gi­ría un par de floors­tan­ders de ¡ Wil­son Au­dio! (WA). Si por ejem­plo, las ele­gi­das fue­ran las Ale­xia, ha­rían fal­ta unas cua­tro o cin­co de­ce­nas de mi­les de dó­la­res pa­ra sa­ciar su cu­rio­si­dad en la mar­ca. Pe­ro ¿qué tec­no­lo­gía o dri­vers in­clu­yen unas bo­ci­nas WA pa­ra al­can­zar ese va­lor? De en­tra­da son unas enor­mes bo­ci­nas de pi­so de 3 vías de 116 ki­lo­gra­mos de pe­so, que in­clu­yen un twee­ter de do­mo de se­da de Ø1”, una uni­dad de me­dios con un cono de ma­te­rial com­pues­to (celulosa y fi­bra de car­bón) de Ø7”, un woo­fer de Ø8” y uno de Ø10” am­bos de pa­pel tra­ta­do que en con­jun­to con­si­guen la an­he­la­da eti­que­ta de Full Ran­ge (de 20 a 32,000 hz se­gún el fa­bri­can­te). An­te es­tas im­pre­sio­nan­tes ci­fras, se en­tien­de por­qué son unas de las bo­ci­nas más desea­das en to­do el hobby (a pe­sar que su es­té­ti­ca es un pun­to me­jo­ra­ble).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.