Back up

Es asun­to obli­ga­do

home:tech magazine mexico - - HIFI 2.0 -

Ha­ce mu­cho que le per­dí el mie­do a las com­pras y ase­so­ría por In­ter­net, así que des­pués de goo­glear “re­pa­rar dis­co du­ro MA­COS”, lo­ca­li­cé una em­pre­sa se­ria que me ayu­dó a sol­ven­tar el pro­ble­ma. pro­du­ce una que pro­me­tía re­cons­truir mi dis­co du­ro, su nom­bre: así que con do­lor pe­ro con es­pe­ran­za pa­gué 120 dó­la­res pa­ra des­car­gar el soft­wa­re a mi Mac. La me­jor in­ver­sión que he he­cho en años. Ca­be aco­tar que Disk­wa­rrior tam­bién in­clu­ye una pas­ti­lla USB la cual fun­ge co­mo dis­co de re­cu­pe­ra­ción en el ca­so que el pro­ble­ma es­té en el dis­co du­ro de tu compu­tado­ra y no en un dis­co ex­terno.

Aun­que me ato­ré un po­co pues el soft­wa­re no com­ple­ta­ba la ope­ra­ción des­de una Ma­cbook Pro, les es­cri­bí a los in­ge­nie­ros de Al­soft y me die­ron una al­ter­na­ti­va: “prue­ba des­de otra compu­tado­ra”, a fin de cuen­tas que­ría re­pa­rar mi dis­co du­ro ex­terno. Lo hi­ce des­de una Mac Mi­ni y no po­día creer lo que mis ojos no­ta­ban: en 20 mi­nu­tos te­nía de nue­vo mi dis­co du­ro de 4TB con el 95% de sus ar­chi­vos co­rrec­tos. Ese día la tec­no­lo­gía triun­fó en mi vi­da. Si hu­bie­ra po­di­do hu­bie­ra be­sa­do a los de Al­soft. Mi dis­co du­ro re­su­ci­tó al sép­ti­mo día.

De es­ta ex­pe­rien­cia, aprendí la lec­ción. Pri­me­ro com­pré un UPS (una fuen­te inin­te­rrum­pi­ble de ener­gía pa­ra res­pal­do) pa­ra usar­lo con mi dis­co du­ro, de es­ta ma­ne­ra si hay cor­tes de ener­gía mi­ni­mi­zo los pro­ble­mas, pues es­to es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de des­com­pos­tu­ra de los dis­cos du­ros. Lue­go, com­pré dos dis­cos du­ros de emer­gen­cia, es­ta vez USB 3.0 de la mar­ca Tos­hi­ba ( USD 79 en Ama­zon), el cual es sú­per com­pac­to (10 x 7 x 1.5 cm) y no ne­ce­si­tan fuen­te de ali­men­ta­ción ex­ter­na, un ca­ble USB a la Mac y lis­to. Tie­nen 2 TB ca­da uno, de es­ta ma­ne­ra se­pa­ré to­dos mis con­te­ni­dos de au­dio y mú­si­ca en uno de los nue­vos Tos­hi­ba, mien­tras que mis fo­tos y vi­deos se fue­ron al otro. Es­te fin de año pa­sa­do mu­rió mi dis­co du­ro. Era de 4 te­raby­tes. Ima­gi­nen la des­gra­cia que pue­de sig­ni­fi­car per­der tus fo­tos, tu mú­si­ca, tus ar­chi­vos, tus do­cu­men­tos im­por­tan­tes, tus re­cuer­dos. Era mi dis­co ex­terno Wes­tern Di­gi­tal USB 2.0, el cual en reali­dad era el back up de mi compu­tado­ra. Días de preo­cu­pa­ción me lle­va­ron a to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes, aquí les com­par­to esen­cial­men­te las que tie­nen que ver con au­dio y có­mo los res­pal­dos pue­den sal­var­nos de una ca­tás­tro­fe.

Mi compu­tado­ra de uso co­ti­diano, la Ma­cbook Pro, la ten­go an­cla­da al res­pal­do Ti­mema­chi­ne que se ha­ce en el vie­jo Wes­tern Di­gi­tal de 4 TB (dis­co que es­toy a la es­pe­ra de ju­bi­lar por uno nue­vo). Fi­nal­men­te com­pré el ser­vi­cio de el cual me cues­ta 5 dó­la­res al mes y ha­ce mis res­pal­dos dia­rios en la nu­be, sin que yo ten­ga que ha­cer al­go. De es­ta ma­ne­ra me sien­to pro­te­gi­do con un res­pal­do fí­si­co ( Ti­mema­chi­ne) y un res­pal­do vir­tual en la nu­be.

En cuan­to a las fo­tos y vi­deo del nue­vo dis­co du­ro Tos­hi­ba, tam­bién las res­pal­dé en (te da 1 TB gra­tis) y por si fue­ra po­co, ins­ta­lé que me ha­ce un res­pal­do in­fi­ni­to (ba­jan­do un po­co la re­so­lu­ción de las imá­ge­nes) de to­das las fo­tos que va co­lec­tan­do el nue­vo dis­co du­ro. Así que ten­go un res­pal­do fí­si­co y dos vir­tua­les pa­ra fo­to­gra­fías y vi­deo. Mien­tras apli­ques bien los can­da­dos de pri­va­ci­dad (quién pue­de ver tus fo­tos o des­car­gar­las), no hay por­que te­mer a los ser­vi­cios en la nu­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.