Los ru­tea­do­res: hé­roes des­co­no­ci­dos de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca

home:tech magazine mexico - - COLUMNA INVITADA -

Ha pa­sa­do mu­cho tiem­po des­de que nos co­nec­tá­ba­mos a in­ter­net me­dian­te co­ne­xión te­le­fó­ni­ca con­mu­ta­da. Por suer­te, ya no estamos ex­pues­tos al es­tri­den­te tono de mar­ca­ción y aho­ra dis­fru­ta­mos de la li­ber­tad de mo­ver­nos den­tro de nues­tros ho­ga­res y te­ner ac­ce­so a In­ter­net de ma­ne­ra inalám­bri­ca o po­de­mos ir a un ca­fé cer­cano y na­ve­gar con gran fa­ci­li­dad. Lo re­vo­lu­cio­na­rio de es­te avan­ce es, por su­pues­to, el Wi-fi.

Mu­cho de lo que da­mos por he­cho en nues­tros ho­ga­res – como ver una se­rie de te­le­vi­sión a tra­vés de una pla­ta­for­ma en lí­nea ( Net­flix), ju­gar en lí­nea con un opo­nen­te que re­si­de en otro país, o in­clu­so rea­li­zar ta­reas co­ti­dia­nas como or­de­nar co­mi­da o co­mu­ni­car­se con ami­gos y fa­mi­lia­res – de­pen­de del ru­tea­dor Wi-fi, esa pe­que­ña ca­ja co­lo­ca­da en un rin­cón y cu­ya hi­le­ra de lu­ces par­pa­dea sin ce­sar.

Te­ner Wi-fi con­fia­ble es al­go tan ne­ce­sa­rio como te­ner elec­tri­ci­dad es­ta­ble o agua co­rrien­te. Pe­ro, como su­ce­de siem­pre con es­te ti­po de ser­vi­cios, el ru­tea­dor Wi-fi es al­go que se da por he­cho. Es uno de esos apa­ra­tos elec­tro­do­més­ti­cos que pro­ba­ble­men­te us­ted no­ta so­la­men­te cuan­do no es­tá fun­cio­nan­do como de­be­ría. Es por eso que cree­mos que el ru­tea­dor inalám­bri­co es real­men­te el hé­roe des­co­no­ci­do de la tec­no­lo­gía de hoy. El he­cho de que hoy de­pen­da­mos del In­ter­net más que an­tes no es un se­cre­to, por su­pues­to, pe­ro no de­be sub­es­ti­mar­se la ve­lo­ci­dad a la que se ha desa­rro­lla­do el una vez in­sig­ni­fi­can­te ru­tea­dor Wi-fi en tér­mi­nos de ca­pa­ci­da­des pa­ra res­pal­dar nues­tras vi­das ca­da vez más co­nec­ta­das. Des­de las pri­me­ras uni­da­des de con­su­mo, lan­za­das en 1999, has­ta el día de hoy cuan­do in­te­gra la tec­no­lo­gía 802.11ac Wa­ve 2 MU-MI­MO ( Mul­ti­ple User, Mul­ti­ple In­put y Mul­ti­ple Out­put), el ru­tea­dor siem­pre ha te­ni­do el de­sa­fío de sa­tis­fa­cer nues­tro in­sa­cia­ble ape­ti­to de co­nec­ti­vi­dad y de con­te­ni­do. Y con la adop­ción ma­si­va del ho­gar co­nec­ta­do apro­xi­mán­do­se, es­te de­sa­fío es­tá cre­cien­do en es­ca­la e im­por­tan­cia.

La im­por­tan­cia de in­ver­tir en un ru­tea­dor Wi-fi de ca­li­dad es al­go que mu­chos usua­rios sen­ci­lla­men­te no en­tien­den y no quie­ren to­mar­se la mo­les­tia. Al­gu­nos con­su­mi­do­res es­tán co­men­zan­do a dar­se cuen­ta de que el ru­tea­dor de Wi-fi pro­vis­to por su pro­vee­dor de ser­vi­cios de in­ter­net o ad­qui­ri­do ha­ce mu­chos años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.