Ca­sa Be­za­res

Au­to­ma­ti­za­ción y con­trol sim­pli­fi­ca­do

home:tech magazine mexico - - PORTADA -

En­cla­va­da en la zo­na po­nien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Lo­mas de Be­za­res es una co­lo­nia bor­dea­da por un pai­sa­je bos­co­so don­de aún es po­si­ble in­ha­lar el oxí­geno pu­ri­fi­ca­do por fron­do­sos ahuehue­tes. Ro­dea­da de es­tos ár­bo­les se en­cuen­tra la re­si­den­cia de tres pi­sos (más de 2 mil me­tros cua­dra­dos) que edi­fi­có el des­pa­cho de Ar­qui­tec­tos Me­jía pa­ra lue­go su­mar a la em­pre­sa

Ba­se NTX y en­car­gar­les la au­to­ma­ti­za­ción y con­trol de su sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to (au­dio, de ma­ne­ra cru­cial pa­ra ca­da es­pa­cio de la ca­sa), ilu­mi­na­ción, ac­ce­sos y se­gu­ri­dad.

La pe­ti­ción cru­cial del clien­te: que di­cha for­ma de con­trol fue­ra su­ma­men­te sen­ci­lla. El re­sul­ta­do: cua­tro in­ter­fa­ces de usua­rio pro­gra­ma­das con Cres­tron

Mo­bi­le Pro G (tres ipads y un ipho­ne) pa­ra ges­tio­nar más de una diez zo­nas de au­dio am­bien­tal, el en­tra­ma­do lu­mí­ni­co (en com­bi­na­ción con Lu­tron) y un sis­te­ma de CCTV con 24 cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

Con el au­dio por de­lan­te

In­vo­lu­cra­dos des­de el ori­gen, la alianza en­tre el des­pa­cho de ar­qui­tec­tos y Ba­se NTX ha per­mi­ti­do au­to­ma­ti­zar de ma­ne­ra efi­cien­te al­re­de­dor de 14 pro­yec­tos (ca­sas y de­par­ta­men­tos), lo que de for­ma na­tu­ral ha ge­ne­ra­do un pro­ce­so de tra­ba­jo ba­sa­do en la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta pa­ra aten­der con pre­ci­sión las pe­ti­cio­nes del clien­te.

En es­te ca­so, como lo com­par­te Jai­me Freyria Sut­clif­fe, di­rec­tor de eje­cu­ción re­si­den­cial de Ba­se NTX, se pi­dió una so­lu­ción de au­to­ma­ti­za­ción que se ges­tio­na­ra de la ma­ne­ra más sim­ple po­si­ble, con én­fa­sis en el te­ma de au­dio y una es­truc­tu­ra de re­des ro­bus­ta en la que no se com­pro­me­tie­ra el ma­ne­jo de da­tos (pa­ra el mo­ni­to­reo re­mo­to de las cá­ma­ras de vigilancia), y el ac­ce­so a con­te­ni­dos de en­tre­te­ni­mien­to en lí­nea (au­dio y vi­deo), amén de la efec­ti­va ope­ra­ción de los co­man­dos asig­na­dos pa­ra la ilu­mi­na­ción (que com­pren­de des­de lue­go la ac­ti­va­ción de per­sia­nas): “El clien­te es un aman­te de la mú­si­ca y que­ría es­cu­char és­ta ape­nas se ba­ja­ra del au­to, en todos la­dos. De ahí que te­ne­mos es­tas 20 zo­nas de au­dio dis­tri­bui­do por los tres pi­sos de la ca­sa, la bi­blio­te­ca, sa­la, co­me­dor, los

fa­mily, co­ci­na, te­rra­za, jar­dín, ba­ño, la ca­va, el ga­ra­je. En­fa­ti­zó mu­cho esa par­te, ade­más de la au­to­ma­ti­za­ción en ge­ne­ral de to­do lo que gobierna la ca­sa y lo que­ría ha­cer de ma­ne­ra su­ma­men­te sen­ci­lla”.

El al­ma de to­da la au­to­ma­ti­za­ción de la ca­sa se de­po­si­ta en Cres­tron: “En cuan­to al au­dio bá­si­ca­men­te to­do el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción de au­dio es­tá con­tro­la­do con ex­pan­so­res Son­nex y am­pli­fi­ca­ción con bo­ci­nas de

Spea­ker­craft (el 90 por cien­to em­po­tra­bles y el mo­de­lo ti­po pie­dra pa­ra ex­te­rio­res, el jar­dín), la ex­cep­ción fue en la bi­blio­te­ca don­de pu­si­mos Ta­noy”.

“Tam­bién se reali­zó un tra­ta­mien­to es­pe­cial en la ca­va por­que tie­ne un te­cho ti­po bo­de­gui­lla de la­dri­llo con vi­gas, en­ton­ces lo que hi­ci­mos fue po­ner las bo­ci­nas en la pa­red pa­ra te­ner una ma­yor co­ber­tu­ra del es­pa­cio”.

“Otros re­tos im­por­tan­tes que en­fren­ta­ron al so­no­ri­zar fue­ron, el jar­dín por­que es in­men­so y de­ci­di­mos ha­cer la co­ber­tu­ra de au­dio con una am­pli­fi­ca­ción que fun­cio­nó in­creí­ble, se es­cu­cha to­do pa­re­ji­to. El se­gun­do, la can­cha de pá­del por­que es­tá en una zo­na de la ca­sa en la par­te ba­ja, que que­da vo­la­da. Hay una al­tu­ra de 7 a 9 me­tros y la ins­ta­la­ción pa­ra col­gar las bo­ci­nas tu­vo su pe­cu­lia­ri­dad y con­se­guir ese ba­lan­ce en­tre co­ber­tu­ra, ni­ti­dez y po­ten­cia nos de­jó muy sa­tis­fe­chos”. En cuan­to a ci­ne en ca­sa, de mo­men­to se hi­zo una con­fi­gu­ra­ción bá­si­ca: “son sen­ci­llos por­que el clien­te tie­ne hi­jas pe­que­ñas que bá­si­ca­men­te ven sus pe­lí­cu­las y ca­ri­ca­tu­ras; se hi­zo una pre­pa­ra­ción en la ins­ta­la­ción pa­ra que a fu­tu­ro se ha­ga un ci­ne en ca­sa ma­yor, pe­ro por aho­ra úni­ca­men­te va la pan­ta­lla con un sound­bar y un sub”.

“Hay un lu­gar que es el es­pa­cio de­no­mi­na­do “El Club de Toby” ( the ca­ve man, di­ga­mos) y ahí usa­mos un equi­po que el due­ño ya te­nía en su ca­sa an­te­rior, que­dó una con­fi­gu­ra­ción en 7.1 con una pan­ta­lla de 80 pul­ga­das”.

“La par­te de vi­deo tam­bién la hi­ci­mos cen­tra­li­za­da con un sis­te­ma de Cres­tron en seis áreas, ade­más del Club de Toby, la re­cá­ma­ra prin­ci­pal, los fa­mily, una te­rra­za y el gim­na­sio. Bá­si­ca­men­te las fuen­tes son un par de Ap­ple Tv, un Sky, un dvd; en otro ca­nal en­via­mos to­do lo re­la­cio­na­do con las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad”.

Una ar­qui­tec­tu­ra de red ro­bus­ta pa­ra dis­trac­ción y vigilancia

El en­tra­ma­do que da so­por­te a in­ter­net, es­tá con­for­ma­do por una red gi­gaby­te et­her­net Cat.6 y al­re­de­dor de 12 pun­tos de ac­ce­so pa­ra co­ne­xión inalám­bri­ca vía Wi­fi, dis­tri­bui­dos por to­da la ca­sa: “to­do es­tá interconectado y di­vi­di­do, una red pa­ra lo que se re­quie­re res­pec­to a la ope­ra­ción del sis­te­ma de CCTV, otra pa­ra en­tre­te­ni­mien­to y una ter­ce­ra pa­ra to­do lo que es ma­ne­jo de da­tos”.

“En cuan­to al plan­tea­mien­to de sis­te­ma de se­gu­ri­dad, fue in­tere­san­te por­que se pi­dió que hu­bie­ra mo­ni­to­reo re­mo­to y es­tá di­vi­di­do en dos gru­pos de cá­ma­ras: 16 ubi­ca­das al ex­te­rior y 12 in­ter­nas (unas ti­po do­mo y otras ba­la), que fun­cio­nan me­dian­te DVR’S que es­tán co­nec­ta­dos a la red in­ter­na y a in­ter­net pa­ra que se re­vi­sen a dis­tan­cia. En ese sen­ti­do, como com­pa­ñía te­ne­mos una po­lí­ti­ca de brin­dar una pó­li­za de man­te­ni­mien­to en la que por lo me­nos una vez a la semana, che­ca­mos que las cá­ma­ras es­té activas y que no ha­ya pro­ble­mas con in­ter­net”.

El com­ple­men­to del sis­te­ma de se­gu­ri­dad fue­ron la au­to­ma­ti­za­ción de los ac­ce­sos, diez en to­tal, cin­co que son ope­ra­do con alar­ma y el res­to con sen­so­res de tiem­po com­ple­to. “De es­ta for­ma el due­ño de la ca­sa pue­de de­ci­dir, des­de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, a quién abrir­le la puer­ta en de­ter­mi­na­das zo­nas”. El sis­te­ma de alar­ma cuen­ta con tres te­cla­dos (só­tano, co­ci­na y re­cá­ma­ra prin­ci­pal), pa­ra el cual hay cua­tro an­te­nas re­pe­ti­do­ras que ope­ran todos los dis­po­si­ti­vos inalám­bri­cos.

Ilu­mi­na­ción, ba­lan­ce en­tre luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial

Por las di­men­sio­nes de la re­si­den­cia, con tan­tas zo­nas pa­ra ilu­mi­nar, se hi­zo una con­fi­gu­ra­ción con lu­mi­na­rias ate­nua­bles y per­sia­nas pa­ra mez­clar luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial, en­tre­gan­do es­ce­nas per­so­na­li­za­das por ha­bi­ta­ción y en con­jun­to, sien­do la fu­sión en­tre los sis­te­mas ope­ra­ti­vos de Cres­tron y Lu­tron Ho­me­works QS, la so­lu­ción pa­ra ope­rar 35 bo­to­ne­ras. “Hi­ci­mos la pro­gra­ma­ción pa­ra que se con­tro­la­ra des­de las ipads y ipho­ne, se pue­de ha­cer por ho­ra­rio y con la ac­ti­va­ción de sen­so­res como el que es­tá en el ga­ra­je. Se aprovecha al má­xi­mo la luz na­tu­ral y tam­bién hi­ci­mos co­sas como crear­le ru­tas de ac­ce­so que se ilu­mi­nan pa­ra de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des, como cuan­do lle­ga el se­ñor a la ca­sa o la se­ño­ra ba­ja a las ni­ñas a que las re­co­ja el trans­por­te es­co­lar. Se ilu­mi­na la ru­ta de ac­ce­so que si­guen y só­lo esa par­te que se apa­ga, ade­más, so­la”.

Los as­pec­tos que im­pli­can po­der sa­tis­fa­cer la sen­ci­llez con la que el usua­rio fi­nal an­he­la po­der con­tro­lar la do­mó­ti­ca en su re­si­den­cia, tal como lo ha­ce con cual­quier app des­car­ga­da en su smartp­ho­ne, re­pre­sen­tan el de­sa­fío má­xi­mo de las com­pa­ñías in­te­gra­do­ras.

Que en un ho­gar como el de Ca­sa Be­za­res con 16 zo­nas de au­dio am­bien­tal, 4 zo­nas su­rround, sis­te­ma de CCTV con 24 cá­ma­ras, alar­ma inalám­bri­ca, con­trol de ac­ce­sos y un sis­te­ma de ilu­mi­na­ción con lu­mi­na­rias y per­sia­nas mo­to­ri­za­das se pue­da go­ber­nar así con só­lo cua­tro in­ter­fa­ces pro­gra­ma­das en tres ipads y un

ipho­ne, mues­tra el co­no­ci­mien­to téc­ni­co de nues­tros in­te­gra­do­res pe­ro tam­bién, una no­ta­ble adap­ta­ción de la for­ma de tra­ba­jo que dan vi­da y sa­tis­fac­ción to­tal a ca­da pro­yec­to. “En Ba­se NTX lo te­ne­mos cla­ro, sa­bes. Lo más im­por­tan­te es es­cu­char al clien­te. Si lo ha­ces lo­gra­rás de­ter­mi­nar per­fec­ta­men­te qué es lo que quie­re y con ba­se en ello to­do lo de­más flu­ye de ma­ne­ra muy sen­ci­lla. Se ha­ce un an­te­pro­yec­to, se le man­da al clien­te, cuan­do lo acep­ta ya se ge­ne­ran to­das las in­ge­nie­rías, todos los pla­nos y e tra­ba­ja con los ar­qui­tec­tos que, bueno, en nues­tro ca­so ha si­do una re­la­ción afortunada ni ellos ni no­so­tros in­ven­ta­mos co­sas. La co­mu­ni­ca­ción, que es un pro­ce­so vi­tal, es abier­ta y pre­ci­sa”.

“Ade­más ga­ran­ti­za­mos nues­tro tra­ba­jo con man­te­ni­mien­to y pó­li­zas de los equi­pos. Con­ta­mos con un sis­te­ma de mo­ni­to­reo pa­ra ca­da pro­yec­to y el clien­te pue­de de­ci­dir to­mar­lo o no, te­ne­mos per­so­nal ca­pa­ci­ta­do y de ser­vi­cio al clien­te, pro­cu­ra­mos an­ti­ci­par­nos y ese es­tar un pa­so ade­lan­te nos da bo­nos y es lo que nos ha ga­na­do la me­jor pu­bli­ci­dad: la de bo­ca en bo­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.