Fan AV. De­jé­mo­nos de co­sas y va­ya­mos al pun­to: De­cá­lo­go pa­ra ar­mar tu pri­mer sis­te­ma de al­to desem­pe­ño.

Sis­te­ma de al­to

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Car­los Vi­lle­gas.

En el fo­ro to­do el tiem­po lle­gan nue­vos afi­cio­na­dos bus­can­do ayu­da pa­ra acla­rar sus du­das. La gran ma­yo­ría son per­so­nas que ya tie­nen un sis­te­ma de au­dio en ca­sa (de un buen ni­vel hifi) y que han de­ci­di­do ar­mar su pri­mer sis­te­ma de al­to desem­pe­ño. Por lo ge­ne­ral, bus­can re­tro­ali­men­tar­se de la ex­pe­rien­cia de los au­dió­fi­los con más años en el hobby, com­par­tir co­no­ci­mien­tos y apren­der a dis­cer­nir si to­do lo que han leí­do en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das tie­ne al­gu­na ba­se téc­ni­ca o se tra­ta de mer­ca­do­tec­nia.

Cuan­do el ci­clo vuel­ve a ini­ciar y lle­ga una nue­va hor­na­da de jó­ve­nes au­dió­fi­los, me re­cuer­do jun­to a mi gru­po de ami­gos 15 años atrás de­vo­ran­do to­da la in­for­ma­ción que en­con­trá­ba­mos en la web. Nues­tra in­ten­ción era sim­ple: apren­der to­do lo que pu­dié­ra­mos de la afi­ción y, en es­pe­cial, sa­ber va­lo­rar com­po­nen­tes (y no des­per­di­ciar nues­tros es­ca­sos re­cur­sos en el in­ten­to). Fue en esos pri­me­ros años, en el hobby, cuan­do des­de Can­ta­bria, “Pink Pant­her” (uno de los usua­rios en el sol­tó su ge­nial fra­se: “Com­prar bien des­de la pri­me­ra vez, com­prar mal es com­prar dos ve­ces”.

Ob­via­men­te po­cos si­guie­ron es­te con­se­jo y, a es­ca­sos me­ses, mu­chos ya es­tá­ba­mos “mal ven­dien­do” nues­tras pri­me­ras ad­qui­si­cio­nes. Siem­pre que al­guien pre­gun­ta­ba, ha­bía tres o cua­tro su­ge­ren­cias que no fa­lla­ban: au­di­cio­nen to­do lo que pue­dan pa­ra que se for­men un cri­te­rio pro­pio, lle­ven sus me­jo­res dis­cos a la au­di­ción, com­pren lo me­jor que pue­dan pa­gar o, me­jor aún, aho­rren has­ta que pue­dan com­prar lo que en ver­dad desean, no lo que es­tá en ofer­ta. Cla­ra­men­te, no­so­tros es­tan­do acos­tum­bra­dos al cré­di­to fá­cil y a los me­ses sin in­tere­ses de las tien­das de­par­ta­men­ta­les, no veía­mos la idea de aho­rrar en nues­tros pla­nes y an­te la es­ca­sa opor­tu­ni­dad pa­ra au­di­cio­nar en pro­vin­cia, de­bi­mos apren­der con ba­se en la prue­ba y error (per­dien­do di­ne­ro en el pro­ce­so).

Por to­do es­to y con us­ted en men­te, apre­cia­do lec­tor, pre­pa­ra­mos con la ayu­da de los ami­gos de Av­fo­ro es­te de­cá­lo­go, fru­to de la ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va y al­gu­nas dé­ca­das en el hobby. En más de una oca­sión me que­dé con mis dis­cos en la mano y me de­di­qué a dis­fru­tar de la se­lec­ción cui­da­do­sa­men­te ele­gi­da por nues­tro an­fi­trión. El mundo de la mú­si­ca es tan gran­de, que és­ta es una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer gra­ba­cio­nes de re­fe­ren­cia. Jus­to de es­ta ma­ne­ra au­di­cio­né dos mar­cas de bo­ci­nas es­pec­ta­cu­la­res, las pe­que­ñas Pe­nau­dio Cha­ris­ma y las be­llí­si­mas Gra­dient Helsinki 1.5. En esa oca­sión, Car­los Pe­ni­che eli­gió pa­ra la au­di­ción una her­mo­sa va­rie­dad de mú­si­ca pa­ra de­mos­trar las cua­li­da­des ín­ti­mas de un mo­ni­tor como las Cha­ris­ma, un mo­de­lo ca­paz de re­pro­du­cir cuer­das con un gran rea­lis­mo, pa­ra des­pués pa­sar a las Helsinki 1.5, unas bo­ci­nas de pi­so con di­se­ño úni­co y una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra “des­apa­re­cer” por com­ple­to en su sa­la. So­li­ci­te di­fe­ren­tes gé­ne­ros de mú­si­ca, evi­den­te­men­te unos mo­ni­to­res no ten­drán la di­ná­mi­ca de unos floors­tan­ders, pe­ro le ser­vi­rá co­no­cer las ca­pa­ci­da­des y los lí­mi­tes de las bo­ci­nas que re­sul­ten de su agra­do.

4. ¿Au­di­cio­nes in­di­vi­dua­les o en gru­po?

Tal vez es agra­da­ble ha­cer­se acom­pa­ñar de bue­nos ami­gos pa­ra ir a es­cu­char equi­po de au­dio (en es­pe­cial si va al­gún au­dió­fi­lo ex­pe­ri­men­ta­do) y co­no­cer sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.