In­te­gra­ción sin do­lor. ¿Cuál es la im­por­tan­cia de una cer­ti­fi­ca­ción pa­ra una em­pre­sa y su per­so­nal téc­ni­co? Ser­gio Gai­tán nos ha­ce re­fle­xio­nar en torno a ello.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Des­de el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, nues­tra in­dus­tria des­can­sa en dos pi­la­res: CE­DIA e In­fo­comm y, por su­pues­to tam­bién hay em­pre­sas im­por­tan­tí­si­mas, -des­ta­can una po­cas, muy po­cas- que han echa­do a sus es­pal­das el pe­so del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, es­to no quie­re de­cir que los de­más no en­tren al rue­do, pe­ro cuan­do ve­mos los re­cur­sos que es­tas em­pre­sas in­vier­ten en el pro­gre­so de sus clien­tes, en­se­gui­da no­ta­re­mos una di­fe­ren­cia. Y cla­ro que és­ta de­be des­ta­car­se por­que, des­pués de to­do, las em­pre­sas vi­ven del ne­go­cio que rea­li­zan con no­so­tros y las or­ga­ni­za­cio­nes bus­can el pro­gre­so de la in­dus­tria; por su­pues­to no son po­los opues­tos, al con­tra­rio, se com­ple­men­tan de ma­ra­vi­lla.

Uno de los lo­gros de es­tas dos or­ga­ni­za­cio­nes -y de las con­ta­das em­pre­sas que las usan en nues­tra in­dus­tria- es el en­tre­na­mien­to for­mal que cul­mi­na en una cer­ti­fi­ca­ción. An­tes que na­da, re­cor­de­mos que una cer­ti­fi­ca­ción re­pre­sen­ta que una per­so­na al­can­zó un ni­vel de co­no­ci­mien­to o ha­bi­li­da­des pa­ra rea­li­zar ta­reas es­pe­cí­fi­cas, es­to trae be­ne­fi­cios tan­to pa­ra el usua­rio fi­nal (sis­te­mas que desem­pe­ñan ba­jo los cri­te­rios y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de di­se­ño), como pa­ra la em­pre­sa (efi­cien­cia, sa­tis­fac­ción pa­ra el clien­te y ape­go a nor­mas y es­tán­da­res de la in­dus­tria).

La di­fe­ren­cia en­tre una cer­ti­fi­ca­ción co­mer­cial (de una em­pre­sa) y la de una or­ga­ni­za­ción es una lí­nea muy del­ga­da, pe­ro la ven­ta­ja de las otor­ga­das por aso­cia­cio­nes es que son “im­par­cia­les”. Ade­más, es cu­rio­so pe­ro mu­chos de no­so­tros po­de­mos pen­sar que lo que re­pre­sen­tan es­tas dos aso­cia­cio­nes es só­lo a dos ex­po­si­cio­nes, una es­pe­cia­li­za­da en el mundo re­si­den­cial y la otra en pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les, co­mer­cia­les y cor­po­ra­ti­vos. Y re­sul­ta que no, son an­te to­do, dos aso­cia­cio­nes con mag­ní­fi­cos be­ne­fi­cios pa­ra sus miem­bros y tal vez el más im­por­tan­te de ellos es su ofer­ta de en­tre­na­mien­to. Sí, ya sé que me van a de­cir que es en in­glés, pe­ro la ver­dad... No to­da. Hay va­rios y muy bue­nos cur­sos en es­pa­ñol. Y como si eso fue­ra po­co es­tán sus cer­ti­fi­ca­cio­nes. Con una se­rie de cur­sos im­par­ti­dos en es­pa­ñol, al­gu­nos de ellos de al­ta es­pe­cia­li­dad y lo más in­tere­san­te im­par­ti­dos en Mé­xi­co, en es­pa­ñol y por ex­per­tos. Tam­bién brin­da una muy bue­na ofer­ta de cur­sos en lí­nea que, des­de lue­go, otor­gan su pres­ti­gia­da cer­ti­fi­ca­ción.

Am­bos tie­nen al­go en co­mún: se preo­cu­pan por entrenar y pro­fe­sio­na­li­zar a nues­tra in­dus­tria y aunque no nos lo di­gan (que sí lo ha­cen), su as­pi­ra­ción es que nues­tras em­pre­sas cuen­ten con per­so­nal cer­ti­fi­ca­do.

So­le­mos pen­sar que la cer­ti­fi­ca­ción es pa­ra los téc­ni­cos y los vie­jos lo­bos de mar que tie­nen años de ex­pe­rien­cia ha­cien­do las ins­ta­la­cio­nes más com­ple­jas y que úni­ca­men­te ellos tie­nen ca­pa­ci­dad de apli­car; y po­cas co­sas son como és­ta, tan ale­ja­das de la reali­dad.

Si ha­bla­mos de una cer­ti­fi­ca­ción bá­si­ca, tan­to CE­DIA como In­fo­comm tie­nen ca­si las mis­mas ideas y re­que­ri­mien­tos. A sa­ber, los si­guien­tes:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.