Luz = Di­se­ño + Con­trol. Con­clui­mos la se­rie de ilu­mi­na­ción pa­ra los es­pa­cios del ho­gar, con el des­ti­na­do a los re­yes de la ca­sa: los hi­jos.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Na­ta­lia Pé­rez de la Fuen­te Por

Da­do que nues­tro ob­je­ti­vo es siem­pre en­con­trar la ar­mo­nía en­tre luz na­tu­ral y luz ar­ti­fi­cial, en las pró­xi­mas lí­neas te pre­sen­ta­ré al­gu­nos con­se­jos pa­ra la ha­bi­ta­ción de los hi­jos. Ve­rás como no es ne­ce­sa­rio gas­tar una for­tu­na pa­ra te­ner un mundo de fan­ta­sía en la co­mo­di­dad de tu ca­sa. Po­cas co­sas, mu­cha luz, se tra­du­ce en vi­da sa­lu­da­ble pa­ra el nue­vo miem­bro del ho­gar. No hay ha­bi­ta­ción que dé más pla­cer de­co­rar que la re­cá­ma­ra de esos se­res que lle­nan nues­tra vi­da de son­ri­sas, de es­pe­ran­za y de di­ver­sión. Las mu­je­res em­ba­ra­za­das pue­den pa­sar ho­ras idea­li­zan­do có­mo se­rá ese es­pa­cio que al­ber­ga­rá a su pro­ge­ni­tor y los pa­dres no ven la ho­ra pa­ra pin­tar, amue­blar y de­jar su mano plas­ma­da en és­ta. Las abue­las, tías, pri­mas y ami­gas se vuel­ven con­se­je­ras par­ti­cu­la­res pa­ra aque­llo que, di­cen, no pue­de fal­tar en el con­fort y des­can­so de todos en el ho­gar.

Pe­ro te has pre­gun­ta­do ¿qué pa­pel jue­ga la ilu­mi­na­ción na­tu­ral y ar­ti­fi­cial pa­ra el desa­rro­llo del be­bé y pa­ra el es­ta­do de áni­mo de los pa­dres? Se­gún los ex­per­tos la ha­bi­ta­ción más lu­mi­no­sa de to­da la ca­sa de­be ser de­di­ca­da a ellos, ¿por qué? Por­que la luz so­lar es un nu­trien­te esen­cial pa­ra man­te­ner una bue­na sa­lud. La luz na­tu­ral es un re­me­dio na­tu­ral pa­ra nues­tro cuer­po, es la me­jor me­di­ci­na: ayu­da al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, a las emo­cio­nes, me­jo­ra el ca­rác­ter (en es­te ca­so del rol que im­pli­ca ser pa­dres), re­gu­la­ri­za los tiem­pos de sue­ño y so­bre to­do, me­jo­ra el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de los neo­na­tos.

Des­per­tar con la luz so­lar es un re­ga­lo, ase­gu­ran los cien­tí­fi­cos. Así es que si tú tie­nes la opor­tu­ni­dad de dar­le los bue­nos días a tu be­bé abrien­do la cor­ti­na y per­mi­tien­do al sol en­trar a su ha­bi­ta­ción, no lo pien­ses dos ve­ces, no hay me­jor luz que la que la na­tu­ra­le­za nos re­ga­la. Ex­pe­ri­men­tos efec­tua­dos en ni­ños de pri­ma­ria han de­mos­tra­do que la luz so­lar pro­du­ce un in­cre­men­to del cre­ci­mien­to, la re­duc­ción de ca­ries, el au­men­to de me­mo­ria, de la concentración y la in­te­li­gen­cia.

Aho­ra bien, ¿Có­mo po­de­mos apro­ve­char aún más la luz so­lar pa­ra la ha­bi­ta­ción del be­bé? Con dos sim­ples pun­tos a con­si­de­rar: el co­lor y los mue­bles que se co­lo­ca­rán pa­ra dar for­ma a ese mi­cro­cos­mos tan es­pe­cial.

Cuan­do se es­co­ge el co­lor de las pa­re­des y mue­bles, los di­se­ña­do­res de in­te­rio­res su­gie­ren que las re­glas sean las mis­mas y vá­li­das pa­ra to­do el res­to de la re­cá­ma­ra, es de­cir, si el mo­bi­lia­rio es en co­lo­res neu­tros, pas­te­les; las pa­re­des de­ben se­guir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.