¿Qué ga­na­mos con los es­tán­da­res?

home:tech magazine mexico - - INTEGRACIÓN SIN DOLOR -

Al­gu­nas ve­ces nos pre­gun­ta­mos qué ha­ce exi­to­sa a una em­pre­sa y no de la mis­ma for­ma a otra, si “las dos ha­cen lo mis­mo”. Le he­mos es­cu­cha­do a un buen téc­ni­co es­ta­ble­cer qué se se­pa­ra de una em­pre­sa pa­ra ini­ciar la pro­pia, pe­ro no es co­mún que lo­gren avanzar y con­so­li­dar­se, des­afor­tu­na­da­men­te no son po­cos los que se que­dan en el ca­mino. Por qué?, cual es la cau­sa si “todos ha­ce­mos lo mis­mo”.

La res­pues­ta no es fá­cil, es fa­ci­lí­si­ma! No por­que sea­mos ex­per­tos en as­pec­tos téc­ni­cos sa­be­mos for­mar y ad­mi­nis­trar una em­pre­sa, ha­cer­la cre­cer y que se desa­rro­lle con el tiem­po. El ba­lan­ce en­tre ha­bi­li­da­des téc­ni­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y hu­ma­nas es lo que la ma­yo­ría de las em­pre­sas exi­to­sas de nues­tra in­dus­tria tie­nen en co­mún. Y hay un ele­men­to adi­cio­nal, su vi­sión, ir apren­dien­do de erro­res y ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra su­pe­rar­los y evi­tar que se vuel­van a pre­sen­tar y una bue­na par­te de es­to su­ce­de gra­cias a ex­pe­rien­cias de otros, no so­lo las nues­tras.

No es fá­cil sen­tar­se a una me­sa te­nien­do en­fren­te a un ami­go de nues­tra in­dus­tria y com­par­tir nues­tras fa­llas, lo que nos sa­le mal y al­gu­na me­ti­da de pa­ta de ta­ma­ño mo­nu­men­tal (aun­que créan­me, afor­tu­na­da­men­te sí hay quien lo ha­ce y de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da pa­ra que otros apren­dan de sus fa­llas y ellos de las de otros). Po­co a po­co el te­ma va cam­bian­do y a ve­ces com­par­ten so­bre lo que sa­le bien y los acier­tos; y, cuan­do mu­chas em­pre­sas em­pie­zan a em­plear esos bue­nos es­que­mas en su tra­ba­jo co­ti­diano, dis­mi­nu­ye el mar­gen de error, hay aho­rros de tiem­po y nor­mal­men­te has­ta me­jo­ra la re­la­ción con el clien­te.

Por ello, com­par­tir in­for­ma­ción que es de uti­li­dad sir­ve pa­ra ha­cer me­jor las co­sas, nues­tras em­pre­sas y nues­tra in­dus­tria, pe­ro no es lo úni­co, tam­bién ape­gar­nos a re­glas, có­di­gos y es­tán­da­res.

Las nor­mas

Un re­gla­men­to es una nor­ma con im­pli­ca­cio­nes ju­rí­di­cas de ca­rác­ter ge­ne­ral, es de­cir, al­go que de­be rea­li­zar­se de acuer­do a las ins­truc­cio­nes que lo es­ta­ble­cen, de lo con­tra­rio pue­de ha­ber con­se­cuen­cias y en mu­chos ca­sos has­ta im­pli­ca­cio­nes

Un es­tán­dar es un pro­ce­so, pro­to­co­lo o téc­ni­ca que se uti­li­za pa­ra pro­du­cir un re­sul­ta­do que lle­gue a un fin con­cre­to, en el que va­rias per­so­nas, or­ga­ni­za­cio­nes o ins­ti­tu­cio­nes es­tán de acuer­do. La in­for­ma­ción so­bre es­tos acuer­dos sir­ve pa­ra ge­ne­rar un do­cu­men­to que in­clu­ye las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de ese acuer­do, su ob­je­ti­vo es lo­grar re­sul­ta­dos con­sis­ten­tes. El ejem­plo más sen­ci­llo que se me ocu­rre es que de al­gu­na ma­ne­ra IEEE lle­gó a de­fi­nir una se­rie de ele­men­tos que de­be­rían res­pe­tar­se pa­ra que, en cual­quier lu­gar del mun­do con cual­quier ti­po de dis­po­si­ti­vo que nos qui­sié­ra­mos co­nec­tar a una red, lo hi­cié­ra­mos ba­jo uno de los es­tán­da­res es­ta­ble­ci­dos pa­ra es­te fin (802.11 a, b, g , n, et­cé­te­ra), ca­da uno de ellos tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas pe­ro en­tre ellos se com­ple­men­tan pa­ra ha­cer­lo trans­pa­ren­te pa­ra el usua­rio.

Si me ex­pli­co bien, una re­gla o nor­ma de­be res­pe­tar­se o ha­brá con­se­cuen­cias. Un es­tán­dar in­di­ca la me­jor ma­ne­ra de ha­cer al­go pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos cons­tan­tes.

Al­go que dis­tin­gue a nues­tra in­dus­tria ha­bían si­do (y no es­toy se­gu­ro que ya no lo sea) los po­cos es­tán­da­res que te­ne­mos y la di­fi­cul­tad pa­ra lo­grar­los y que se im­ple­men­ten.

Al res­pec­to, afor­tu­na­da­men­te ins­ti­tu­cio­nes co­mo CEDIA e In­fo­comm han ve­ni­do tra­ba­jan­do en el desa­rro­llo de es­tán­da­res que nos sir­van pa­ra me­jo­rar nues­tro tra­ba­jo y su re­sul­ta­do fi­nal. Al­gu­nos han si­do desa­rro­lla­dos en­tre las dos or­ga­ni­za­cio­nes y otros por una so­la de ellas.

Si pu­dié­ra­mos co­piar al­go que ya se pro­bó que da re­sul­ta­dos y que no es­tá guar­da­do co­mo un se­cre­to ab­so­lu­to sino dis­po­ni­ble pa­ra ca­si to­do el mun­do, ¿no se­ría de nues­tro in­te­rés?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.