¿Hay fu­tu­ro en lo que ha­ce­mos?

home:tech magazine mexico - - INTEGRACIÓN SIN DOLOR -

Si me pon­go a pen­sar lo que sien­te hoy en su pri­mer día de chamba al­guien que se in­te­gra a la in­dus­tria AV, ima­gino dos es­ce­na­rios: en el pri­me­ro, esa per­so­na -aun­que ya co­noz­ca de tec­no­lo­gía-, es bas­tan­te pro­ba­ble que no se­pa de sis­te­mas de au­dio y vi­deo; en el se­gun­do, di­cha per­so­na no co­no­ce de tec­no­lo­gía pe­ro tie­ne po­ten­cial.

Si es nue­vo en la in­dus­tria po­si­ble­men­te ten­ga du­das so­bre sus ac­ti­vi­da­des; si es al­guien con ex­pe­rien­cia téc­ni­ca, qui­zás po­sea un pa­no­ra­ma más cla­ro; am­bos tie­nen en co­mún que sa­ben lo que se es­pe­ra de ellos aten­dien­do a va­lo­res co­mo com­pro­mi­so y cum­pli­mien­to de res­pon­sa­bi­li­da­des, pun­tua­li­dad y lim­pie­za, ape­go a las po­lí­ti­cas de la em­pre­sa (y no ha­ce fal­ta que sean muy for­ma­les). En su­ma, aque­llo que me pre­pa­re bien pa­ra cum­plir mis ta­reas co­mo un pro­fe­sio­nal.

Una vez fa­mi­lia­ri­za­do en el có­mo y cuán­do de la or­ga­ni­za­ción, se su­pera el pe­rio­do de adap­ta­ción y ya so­mos par­te de la fa­mi­lia en la in­dus­tria co­la­bo­ran­do en una em­pre­sa. Y, a ve­ces, mien­tras más tiem­po lle­va­mos co­la­bo­ran­do, más ol­vi­da­mos una co­sa sen­ci­lla, pe­que­ña, pa­re­ce­ría in­sig­ni­fi­can­te y ca­si sin im­por­tan­cia: ¿qué se es­pe­ra de no­so­tros? Con ello no me re­fie­ro a que no sea­mos bue­nos en lo que ha­ce­mos, ni que de­ja­mos de echar­le to­das las ga­nas del mun­do, sino que den­tro de la enor­me y ace­le­ra­da evo­lu­ción ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tras empresas, el pa­pel de nues­tros je­fes cam­bia y la vi­sión de las empresas, cam­bia. Te has pues­to a pen­sar, ¿a quién be­ne­fi­cia tu trabajo? Cier­ta­men­te, a ca­da uno de no­so­tros -en pri­mer lu­gar-, por­que nos per­mi­te lle­var el sus­ten­to a ca­sa; y, por su­pues­to, a nues­tros je­fes pa­ra que se lo­gren los re­sul­ta­dos y avan­ces; y, cla­ro, no po­día fal­tar a la em­pre­sa por­que des­pués de to­do, la ra­zón de ser de una em­pre­sa es ge­ne­rar di­ne­ro.

Des­de lue­go, cual­quier otro trabajo nos per­mi­ti­ría lle­var el sus­ten­to a ca­sa, mas la ven­ta­ja de es­ta in­dus­tria es que es di­ver­ti­da y tie­ne mu­chí­si­mas opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to. Me cons­ta.

No obs­tan­te, qui­sie­ra que nos en­fo­cá­se­mos en el su­pues­to de aque­llo que ocu­rre cuan­do las co­sas no sa­len bien y ese cre­ci­mien­to no lle­ga. Al in­gre­sar a tu em­pre­sa, du­ran­te tus pri­me­ros días es­ta­ban muy al pen­dien­te de ti, con el tiem­po lo­gras­te in­de­pen­den­cia y, có­mo no, si mos­tras­te ca­pa­ci­dad y ha­bi­li­da­des, pe­ro ¿no fue en ese mo­men­to que em­pe­zas­te a des­cui­dar los de­ta­lles? Un pe­que­ño error en l a pro­pues­ta… Una omi­sión en el di­se­ño... Le di­je que si al clien­te y aho­ra mi em­pre­sa no me res­pal­da... Se me ol­vi­do una he­rra­mien­ta en la ofi­ci­na... Lle­go des­pués de mi ho­ra de en­tra­da, pe­ro me voy muy tar­de, ¿por qué me exi­gen pun­tua­li­dad?... ¿Y yo por qué ten­go que en­se­ñar­les? A mí me cos­tó mi trabajo apren­der... Per­dí una he­rra­mien­ta pe­ro no fue mi cul­pa... Na­die me di­jo có­mo co­nec­tar­lo, por eso se da­ñó el equi­po…

Aho­ra am­plíe­mos el ejer­ci­cio. ¿Te has pre­gun­ta­do hoy qué sien­te y qué mue­ve al due­ño o al di­rec­tor de tu em­pre­sa? Con­fían en no­so­tros, es­pe­ran que nos desa­rro­lle­mos y crez­ca­mos, que asu­ma­mos más res­pon­sa­bi­li­da­des con más ini­cia­ti­va; pro­po­ner, apor­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.