Room Per­fect

home:tech magazine mexico - - HIFI 2.0 -

Cuan­do ha­ce al­gu­nos años lle­ga­ron los sis­te­mas de ca­li­bra­ción acús­ti­ca co­mo el Mul­ti-channel Acous­tic Ca­li­bra­tion Sys­tem de Pio­neer o los fa­mo­sos Au­dis­sey en sus di­ver­sas ver­sio­nes, los pro­fe­sio­na­les del au­dio-vi­deo te­nían mu­chas ra­zo­nes pa­ra ce­le­brar. Es­tos sis­te­mas de co­rrec­ción acús­ti­ca vi­nie­ron a agi­li­zar y fa­ci­li­tar la con­fi­gu­ra­ción de los ca­da vez más com­pli­ca­dos equi­pos pa­ra ci­ne en ca­sa, los cua­les han evo­lu­cio­na­do en ca­na­les, en­tra­das y sa­li­das di­gi­ta­les, ges­tión de gra­ves, amén de una can­ti­dad ca­si ab­sur­da de co­decs y for­ma­tos de au­dio. Pa­ra de­cir­lo cla­ro, un pro­ce­sa­dor AV mul­ti­ca­nal se ha vuel­to tan di­fí­cil de en­ten­der co­mo lo era una compu­tado­ra con Win­dows 95.

Por otro la­do, los en­tu­sias­tas del au­dio sa­ben que la ca­li­dad de au­dio de sus sis­te­mas es­tá de­ter­mi­na­do en gran par­te (al­gu­nos di­cen que en­tre el 50 y el 70%) por las ca­rac­te­rís­ti­cas acús­ti­cas de su ha­bi­ta­ción. Yo he es­cu­cha­do sis­te­mas High End de al­tí­si­mo pre­cio con un desem­pe­ño ape­nas re­gu­lar, en cam­bio ten­go ami­gos que se han em­pe­ña­do en me­jo­rar su ha­bi­ta­ción y con sis­te­mas mo­des­tos han lo­gra­do re­sul­ta­dos que ra­yan en lo emo­ti­vo.

Veá­mos­lo en pers­pec­ti­va ma­cro, pa­ra los que vi­vi­mos en Mé­xi­co, al­gu­na vez ha­bre­mos ido a El Pa­la­cio de los De­por­tes, el gran do­mo de co­bre de la Mag­da­le­na Mix­hu­ca. Y en más de una oca­sión ha­bre­mos su­fri­do de una ca­li­dad de au­dio te­rri­ble, so­bre to­do en la dé­ca­da de los años no­ven­ta. No por al­go mu­cha gen­te le lla­ma el “pa­la­cio de los re­bo­tes”. Lo cier­to es que fue cons­trui­do co­mo una are­na pa­ra even­tos de­por­ti­vos y no pa­ra con­cier­tos, por lo que sus for­mas y ma­te­ria­les lo con­vier­ten en un lu­gar ex­cep­cio­nal­men­te com­pli­ca­do de so­no­ri­zar por sus ca­rac­te­rís­ti­cas acús­ti­cas que re­sul­tan muy po­bres pa­ra la mú­si­ca: de­ma­sia­da re­ver­be­ra­ción, eco y un en­tra­ma­do de re­fle­xio­nes que ha­cen que la res­pues­ta de fre­cuen­cia sea in­ten­sa­men­te com­pro­me­ti­da. Ha­ce unos días me en­con­tra­ba en ca­sa de un ami­go pre­sen­cian­do la ca­li­bra­ción de un pro­ce­sa­dor de su­rround Mcin­tosh MX160, el más fas­tuo­so sis­te­ma mul­ti­ca­nal de la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na y, sin du­dar­lo, uno de l os me­jo­res del mun­do. Era la pri­me­ra vez que ex­pe­ri­men­ta­ba con la pla­ta­for­ma de ca­li­bra­ción Room­per­fect, la cual rea­li­za una op­ti­mi­za­ción acús­ti­ca en­tre la res­pues­ta de las bo­ci­nas y las ca­rac­te­rís­ti­cas in­he­ren­tes a una ha­bi­ta­ción. Des­pués de unas ho­ras es­ta­ba con­ven­ci­do que Room­per­fect es un soft­wa­re de otras li­gas. En los úl­ti­mos años, las co­sas en El Pa­la­cio de los De­por­tes, mu­chos con­cier­tos ya se pue­den dis­fru­tar con gran ca­li­dad de au­dio. ¿Qué pa­só? Se im­ple­men­tó la fi­gu­ra del in­ge­nie­ro de sis­te­mas, un per­so­na­je que mi­de y ana­li­za el com­por­ta­mien­to acús­ti­co del re­cin­to, lo gra­fi­ca y en­ton­ces pue­de ha­cer una con­fi­gu­ra­ción de al­ta­vo­ces de arre­glo li­neal con sus res­pec­ti­vas ca­jas de de­lay en la po­si­ción y al­tu­ra ne­ce­sa­rias, con los án­gu­los de dis­per­sión exac­tos y un mon­tón de pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal que con­tro­lan la res­pues­ta de fre­cuen­cia, el cor­te de los gra­ves que irán a los sub­woo­fers, las re­fle­xio­nes pri­ma­rias, et­cé­te­ra. El in­ge­nie­ro de sis­te­mas con­fi­gu­ra el equi­po de acuer­do a las ne­ce­si­da­des del ar­tis­ta, del in­ge­nie­ro que ha­rá la mez­cla en vi­vo y del re­cin­to lleno, me­dio lleno o va­cío. El in­ge­nie­ro de sis­te­mas vino a re­sol­ver el gran pro­ble­ma de los ve­nues com­pli­ca­dos. Es evi­den­te cuan­do una pro­duc­ción téc­ni­ca no trae un in­ge­nie­ro de sis­te­mas, por lo re­gu­lar el so­ni­do se­rá de re­gu­lar a ma­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.