Una ex­pe­rien­cia apar­te

home:tech magazine mexico - - EDITORIAL - @Mary­sol­pa­che­co

Re­cuer­do per­fec­to que en mi pri­me­ra vi­si­ta al Con­su­mer Elec­tro­nic Show ( CES) ha­ce un par de años, ex­pe­ri­men­té esa emo­ción de ni­ña pe­que­ña que des­cu­bre lo asom­bro­so cuan­do en una de las plá­ti­cas prin­ci­pa­les, se mos­tra­ron las po­si­bi­li­da­des de la “ca­sa in­te­li­gen­te”, esa que en mi in­fan­cia só­lo ca­bía en mi ca­be­za por­que veía a Los Su­per­só­ni­cos de Han­na-bar­be­ra (qué quie­re, le ma­ne­jo el mo­de­lo ochen­ta).

Es fas­ci­nan­te, sin du­da, sa­ber que hoy esa vi­da pue­de dar otro ni­vel de con­fort y ser dic­ta­da y pre­de­ci­ble por un pre­ci­so se­gui­mien­to y des­ci­fra­do de nues­tros há­bi­tos y gus­tos pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, el des­can­so, la ali­men­ta­ción, el ejer­ci­cio e in­clu­so la se­gu­ri­dad ya sea que es­te­mos en ca­sa o fue­ra de és­ta (hay to­do un kit de adi­ta­men­tos wea­ra­bles, apps y ro­bots que me­ticu­losa­men­te re­gis­tran y ela­bo­ran pro­to­co­los pa­ra ello). La do­mó­ti­ca es una co­sa ma­ra­vi­llo­sa a la que ca­da vez se tie­ne más ac­ce­so gracias a la ve­lo­ci­dad con la que emer­gen los pro­to­co­los y dis­po­si­ti­vos que ha­cen via­ble el In­ter­net de las Co­sas (IOT).

Abría mis pe­que­ños ojos so­bre lo pro­yec­ta­do en ese vi­deo­wall en el que Sam­sung mos­tra­ba có­mo se ac­ti­va­ba des­de que sa­lía de la ofi­ci­na el “am­bien­te” que an­he­la­ba ex­pe­ri­men­tar al lle­gar a ca­sa: ilu­mi­na­ción, tem­pe­ra­tu­ra, mú­si­ca y/o pro­gra­ma de tv que me gus­ta­ría apre­ciar, ade­más de com­ple­men­tar es­to con la ins­truc­ción, se­gún el es­ta­do de áni­mo que yo le in­di­ca­ra des­de el co­man­do de voz en mi re­loj, si ape­te­cía una bo­te­lla de vino y lle­gar a de­gus­tar la ce­na –es­pe­ci­fi­cán­do­le el mo­men­to en que de­bía en­cen­der­se la hor­ni­lla pa­ra ello- o bien des­can­sar y alis­tar el ba­ño, y pos­te­rior­men­te, de­jar a pun­to la ha­bi­ta­ción pa­ra mi des­can­so.

Hoy co­no­cer y te­ner las tec­no­lo­gías, dis­po­si­ti­vos y he­rra­mien­tas que ha­cen po­si­ble esa ex­pe­rien­cia es to­tal­men­te ase­qui­ble. Y lo es en di­ver­sos gra­dos de in­te­rés y com­ple­ji­dad, sí: lle­va­mos 15 años dan­do en es­tas pá­gi­nas par­te y asom­bro de ello. Por eso es pre­ci­so en­ten­der que, pa­ra ofre­cer los ser­vi­cios de in­te­gra­ción en apli­ca­cio­nes re­si­den­cia­les, de­be­mos ame­ni­zar ca­da vez un po­co más, la for­ma en que nos acer­que­mos al usua­rio fi­nal por­que él ya pue­de ac­ce­der y ex­pe­ri­men­tar es­to ca­da vez más usan­do su smartp­ho­ne y que­rrá que nues­tros ar­gu­men­tos le emo­cio­nen e in­cen­ti­ven tan­to co­mo cuan­do ima­gi­na que pue­de con­tro­lar, pe­ro so­bre to­do vi­vir una des­lum­bran­te no­ción del “ho­gar, dul­ce ho­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.