El pa­no­ra­ma de las ven­tas de la elec­tró­ni­ca en Mé­xi­co

El te­ma vino a co­la­ción por par­te de nues­tros clien­tes y a su vez de sus usua­rios fi­na­les, don­de uno, en par­ti­cu­lar, ex­pre­so que no con­ve­nía com­prar equi­pos elec­tró­ni­cos en es­te mo­men­to, siendo mi in­me­dia­to pen­sa­mien­to, ¿cuán­do es entonces el me­jor mo­ment

home:tech magazine mexico - - PICK UP THE PIECES -

Por prin­ci­pio de cuen­tas la tec­no­lo­gía ha re­ba­sa­do al usua­rio fi­nal pro­me­dio pues los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos se han su­ce­di­do de una ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa en los úl­ti­mos 30 años y los me­dios analó­gi­cos han si­do ca­si to­tal­men­te re­em­pla­za­dos por los di­gi­ta­les. “Sor­pre­si­va­men­te” los dis­cos de vinyl se re­sis­ten a es­tos ava­ta­res pues si­guen siendo un re­fe­ren­te de ca­li­dad en au­dio y en obra, siendo apre­cia­dos des­de el art­work de las por­ta­das, el con­te­ni­do en le­tras, fo­to­gra­fías e his­to­rias adi­cio­na­les in­clui­das en ellos, no tra­tán­do­se so­lo de dis­cos usa­dos o vie­jos, sino de nue­vas gra­ba­cio­nes que los ar­tis­tas dan co­mo un plus de ver­da­de­ro va­lor apre­cia­ti­vo.

Re­tor­nan­do el te­ma di­gi­tal, fun­da­men­tal ha si­do lo com­pac­to que es la in­for­ma­ción, perdón, mú­si­ca o vi­deo, así co­mo su por­ta­bi­li­dad y de­ba­ti­ble to­da­vía su ca­li­dad per se. Ba­jo es­te te­nor, la cos­tum­bre de ad­qui­rir mú­si­ca tam­bién ha cam­bia­do pues hoy se pue­de te­ner un ser­vi­cio co­mo HD Ra­dio, Ap­ple ser­vi­ce

mem­bers­hip, Spo­tify, Rhap­sody, et­cé­te­ra de mú­si­ca ba­jo de­man­da y don­de es po­si­ble es­cu­char prác­ti­ca­men­te cual­quier co­sa sin te­ner que com­prar­la, eso sí, con una ren­ta men­sual por el ser­vi­cio.

El apa­gón analó­gi­co en TV obli­go a mu­chas per­so­nas a pres­cin­dir de su TV con tu­bo de ra­yos ca­tó­di­cos o CRT (has­ta el tér­mino po­dría pa­sar a cien­cia fic­ción…), e ins­ta­lar nue­vos pa­ne­les pla­nos en sus ho­ga­res pa­ra re­ci­bir las señales de TDT con sin­to­ni­za­do­res ATSC (bye, bye, NTSC), pre­sen­ciar la gue­rra de las re­so­lu­cio­nes del HD, Ul­tra HD y lo que ven­ga, del mi­llo­na­rio al­to con­tras­te, del cuar­to co­lor pri­ma­rio, planas vs cur­vas, y del ma­te­rial o me­dia es­ca­so en 4K por strea­ming y na­da de for­ma­tos fí­si­cos. Así que ha­brá que cam­biar al pro­vee­dor o los pla­nes de ser­vi­cio de in­ter­net pa­ra te­ner ma­yor ve­lo­ci­dad de trans­fe­ren­cia de da­tos, perdón, au­dio y vi­deo prin­ci­pal­men­te, y eso sig­ni­fi­ca más di­ne­ro (otra ren­ta más men­sual­men­te). El apa­gón analó­gi­co pa­ra la ra­dio aún no es­tá a la vis­ta y su fe­cha es in­cier­ta. Por lo pron­to, cier­tos fa­bri­can­tes de au­to­es­té­reos ya no es­tán in­clu­yen­do la ban­da de AM en sus ra­dios, de­jan­do el FM y HD ra­dio, que no tie­ne na­da que ver con el ter­mino al­ta de­fi­ni­ción pues las trans­mi­sio­nes con ob­je­to de que no se pier­dan o ha­ya su­ce­si­vas caí­das de se­ñal o dro­pouts, pue­den ser des­de 68kbps y más co­mún­men­te 128kbps, siendo és­ta úl­ti­ma una ca­li­dad se­me­jan­te a la de una trans­mi­sión de FM en tér­mi­nos de ran­go di­ná­mi­co y de­ta­lle mu­si­cal, en­tre otros. Los au­to­mó­vi­les nue­vos trae­rán es­te nue­vo ti­po de au­to­es­té­reos, sin AM, sin lec­tor de CDS y me­nos cin­tas de ca­se­te y 8 tracks (ah, có­mo ex­tra­ño el so­ni­do in­ten­so de un “tuck” al cam­biar la pis­ta de ¼” del car­tu­cho). Así que más di­ne­ri­to pa­ra un au­to nue­vo que no ten­ga el tri­ple no cir­cu­la en la Ciu­dad de Mé­xi­co y ten­ga un fla­man­te re­cep­tor de HD Ra­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.