Ten­den­cias que transformarán la ca­sa del fu­tu­ro

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Aun­que los sis­te­mas de con­trol y au­to­ma­ti­za­ción pa­ra una ca­sa exis­ten des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, su ex­pan­sión se ha dado en los úl­ti­mos 15 años, es­to tie­ne una ra­zón de ser: es cuan­do el in­ter­net lle­gó co­mo un ideal glo­bal a nues­tros ho­ga­res. El Smart Ho­me di­ná­mi­co e in­ter­ac­ti­vo tie­ne es­tos ca­mi­nos que la ha­cen po­si­ble.

Las de­fi­ni­cio­nes

No exis­te una de­fi­ni­ción pre­ci­sa, mu­chas ve­ces la gen­te -o la in­dus­tria- se re­fie­re a los con­cep­tos ma­yo­res co­mo do­mó­ti­ca, mis­ma que de acuer­do a la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Do­mó­ti­ca e In­mó­ti­ca, se pue­de se­ña­lar co­mo el con­jun­to de tec­no­lo­gías apli­ca­das al con­trol y la au­to­ma­ti­za­ción in­te­li­gen­te de la vi­vien­da, que per­mi­te una ges­tión efi­cien­te del uso de la ener­gía, que apor­ta se­gu­ri­dad y con­fort, ade­más de co­mu­ni­ca­ción en­tre el usua­rio y el sis­te­ma. Aun­que los sis­te­mas de con­trol y au­to­ma­ti­za­ción pa­ra una ca­sa exis­ten des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, es pre­ci­so de­cir que su ex­pan­sión se ha dado en los úl­ti­mos 15 años, es­to tie­ne una ra­zón de ser: es cuan­do el in­ter­net lle­go co­mo una ideal glo­bal a nues­tros ho­ga­res. Y es que la do­mó­ti­ca tie­ne que ver to­do con re­des e In­ter­net. Po­dría­mos ase­gu­rar que sin es­tos con­cep­tos, sim­ple­men­te no ten­dría­mos sis­te­mas di­ná­mi­cos, in­ter­ac­ti­vos y has­ta in­te­li­gen­tes pa­ra el con­trol de una ca­sa Do­mó­ti­ca tie­ne que ver con el sis­te­ma de rie­go pa­ra los jar­di­nes, con las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, con los con­tro­les de ac­ce­so bio­mé­tri­co, con el ac­cio­na­mien­to de por­to­nes y puer­tas es­clu­sas, con el sis­te­ma de au­dio dis­tri­bui­do por to­da la ca­sa, con las per­sia­nas y cor­ti­nas, con las alar­mas pe­ri­fé­ri­cas, con to­das las lu­mi­na­rias in­te­rio­res y ex­te­rio­res, con to­das las te­le­vi­sio­nes y sus ser­vi­cios de strea­ming y con los Blu-rays co­nec­ta­dos, con los ter­mos­ta­tos que ac­cio­nan el ai­re acon­di­cio­na­do, con los sen­so­res que de­tec­tan fugas de gas o de agua, con el sis­te­ma de pi­so ra­dian­te pa­ra ca­len­tar la ca­sa, con el ac­cio­na­mien­to de la cal­de­ra pa­ra la al­ber­ca, con la re­cir­cu­la­ción de aguas gri­ses pa­ra re­ci­cla­je y con cien­tos de ac­cio­nes más en una ca­sa.

Pro­to­co­los en uso Z-wa­ve Es un pro­to­co­lo de co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­co desa­rro­lla­do por Zenzys, una em­pre­sa da­ne­sa y fue es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­do pa­ra las ne­ce­si­da­des de apli­ca­cio­nes de con­trol re­mo­to así co­mo pa­ra to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos de au­to­ma­ti­za­ción re­si­den­cial. Mien­tras que usa tec­no­lo­gía inalám­bri­ca de ba­ja po­ten­cia so­por­ta la co­mu­ni­ca­ción vía una es­truc­tu­ra

mesh, lo que sig­ni­fi­ca que ca­da dis­po­si­ti­vo Z-wa­ve ac­túa co­mo re­pe­ti­dor de la se­ñal y ve­ri­fi­can­do que el co­man­do fue en­via­do exi­to­sa­men­te. Ope­ra en la frecuencia de 900 Hz, con lo que evi­ta los pro­ble­mas de la ban­da de 2.4 Ghz, bas­tan­te sa­tu­ra­da con Blue­tooth y Wi­fi. Ho­me­seer, Le­vi­ton, ADT, Ve­ra Con­trol, Fi­ba­ro o Zi­pa­to son al­gu­nos de las más nom­bra­das mar­cas. Zig­bee Es una so­lu­ción ba­sa­da en un es­tán­dar inalám­bri­co glo­bal que pue­de con­tro­lar el más am­plio ran­go de dis­po­si­ti­vos pa­ra me­jo­rar el con­fort, la se­gu­ri­dad y la con­ve­nien­cia pa­ra los con­su­mi­do­res. Se tra­ta de una es­pe­ci­fi­ca­ción ba­jo el pro­to­co­lo 802.15 que in­clu­ye una se­rie de co­mu­ni­ca­cio­nes de al­to ni­vel pa­ra la crea­ción de re­des de área per­so­nal (PAN), a tra­vés de pe­que­ños ra­dios de ba­ja po­ten­cia. De igual ma­ne­ra es una red mesh por lo que re­sul­ta muy con­fia­ble y ro­bus­ta. Ope­ra en las ban­das ISM ( In­dus­trial,

Scien­ti­fic and Me­di­cal), ge­ne­ral­men­te en la de 2.4 Ghz.

Sch­nei­der, Qi­vi­con, Cen­tra­li­te, Hua­wei o Con­trol4 son al­gu­nas de las fir­mas que se aco­gen en es­ta pla­ta­for­ma. Wi­fi Gracias a su dis­po­ni­bi­li­dad y uni­ver­sa­li­dad, es el pro­to­co­lo más usa­do en ho­me au­to­ma­tion pa­ra pe­que­ños dis­po­si­ti­vos. Es usan­do la red re­si­den­cial de 2.4 ó 5 Ghz que se co­mu­ni­can de­ce­nas o cien­tos de equi­pos den­tro de una ca­sa. In­clu­so los nue­vos en­se­res me­no­res “smart” em­plean la ubi­cua red pa­ra es­ta­ble­cer sus pa­rá­me­tros de mo­ni­to­reo y ac­tua­ción. Hay mi­les de mar­cas de Smart Ho­me usan­do Wi­fi sin­gle o dual band.

Fi­nal­men­te, exis­ten otros pro­to­co­los me­nos usa­dos co­mo KNX,

UPB (Uni­ver­sal Po­wer­li­ne Bus), Ins­teon o X10, el “abuelo” de to­dos, con el que em­pe­zó to­do en 1975 y, que en me­nor me­di­da y en ser­vi­cios de ba­ja exi­gen­cia, si­gue usán­do­se. El con­trol de voz la si­guien­te fron­te­ra Los asis­ten­tes virtuales por voz co­mo Si­ri, Cor­ta­na o Goo­gle Now, van de­mos­tran­do que nues­tra voz va­le y se ha­ce pre­sen­te en los smartp­ho­nes, ta­blets y pron­to en las lap­tops. Pe­ro es Ale­xa, la voz per­so­ni­fi­ca­da de Ama­zon la que es­tá po­nien­do a la in­dus­tria de ca­be­za.

Con su nue­vo dis­po­si­ti­vo Ama­zon Echo, Ale­xa es­tá re­sul­tan­do la ma­yor pla­ta­for­ma de re­co­no­ci­mien­to oral; es­tá ope­ran­do ya con to­do el eco­sis­te­ma de com­pras de Ama­zon (ob­via­men­te), pe­ro ade­más ya es ca­paz de ac­ce­der a los ser­vi­cios de Pri­me

Mu­sic, Tu­nein ra­dio, Pan­do­ra, I heart Ra­dio o Spo­tify, pe­ro ade­más res­pon­de a Goo­gle Ca­len­dar, au­dio­li­bros de Au­di­ble, la función text-to-speech de Kind­le o a nue­vos dis­po­si­ti­vos

smart ho­me co­mo We­mo, Smartt­hings, Phi­lips Hue, Ins­teon o Wink. Ama­zon, ade­más, ha crea­do Skills pa­ra que Echo (a tra­vés de Ale­xa) se co­mu­ni­que con ser­vi­cios co­mo Domino´s,

Uber o pa­ra que sea ca­paz de en­con­trar una em­pre­sa de plo­me­ría o cerrajería 24 ho­ras. Y to­do lo ha­ce en­ten­dien­do los co­man­dos de voz de los miem­bros de una fa­mi­lia. Adiós a los te­cla­dos. Tal cual y lo pe­di­mos to­dos los días con nues­tra voz; así fun­cio­na Ale­xa. Por aho­ra, es­ta­rá dis­po­ni­ble en in­glés y úni­ca­men­te en los Es­ta­dos Uni­dos (por la in­fra­es­truc­tu­ra don­de la gran ma­yo­ría de los ne­go­cios ope­ran di­gi­tal y vir­tual­men­te, sin res­tric­cio­nes). Pe­ro po­co a po­co Ale­xa es­ta­rá pre­sen­te en otras la­ti­tu­des y en otras len­guas.

El con­trol de voz se­rá la nue­va re­vo­lu­ción en la elec­tró­ni­ca de con­su­mo y tam­bién en los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia pa­ra nues­tros ho­ga­res. La in­te­gra­ción en­tre los asis­ten­tes de voz y la res­pues­ta de los sen­so­res y ac­tua­do­res de­ter­mi­na­rá el con­cep­to de Smart Ho­me del fu­tu­ro.

Ama­zon, Goo­gle, Ap­ple y Mi­cro­soft, son las gran­des em­pre­sas las que quie­ren es­tar to­do el día en nues­tra ca­sa, ellos quie­ren te­ner un hub que es­cu­che e in­ter­ac­túe, ven­drán los de­ba­tes so­bre la pri­va­ci­dad y los nue­vos há­bi­tos de vi­da, pe­ro es­te es un avan­ce tec­no­ló­gi­co in­ne­ga­ble y te­ne­mos que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra ello. In­ter­net de las co­sas El in­ter­net de las co­sas ( IOT por su si­glas en in­glés) no es al­go exac­ta­men­te nue­vo, a fin de cuen­tas es­tá re­fe­ri­do a la idea de con­ver­gen­cia, de la cual ve­ni­mos ha­blan­do al me­nos en los úl­ti­mos 15 años. ¿Có­mo el in­ter­net iba mo­di­fi­car nues­tros há­bi­tos de con­su­mo, la pro­duc­ti­vi­dad, el aho­rro de ener­gía y la sim­bio­sis en­tre las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y los sis­te­mas au­dio­vi­sua­les?

Pe­ro en el úl­ti­mo año, el IOT ha dado pa­sos de­fi­ni­ti­vos pa­ra que sea vi­si­ble ya den­tro de nues­tros ho­ga­res y ofi­ci­nas y eso se de­be en gran me­di­da a que ha pa­sa­do de las ca­fe­te­ras, as­pi­ra­do­ras o re­fri­ge­ra­do­res co­nec­ta­das a un nue­vo eco­sis­te­ma de sen­so­res, wea­ra­bles y dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos que cam­bia­rán la ma­ne­ra que vi­vi­mos, tra­ba­ja­mos y con­su­mi­mos el mun­do al­re­de­dor nues­tro.

La se­gu­ri­dad es el te­ma que cau­sa mucha ten­sión en­tre los con­su­mi­do­res y los pro­fe­sio­na­les. Si los hac­kers pue­den ro­bar in­for­ma­ción pri­va­da, da­tos de ban­cos, usur­par iden­ti­da­des y un lar­go et­cé­te­ra, ¿po­drán rom­per los sis­te­mas de vi­deo­vi­gi­lan­cia y alar­mas?, ¿pro­vo­car caos en los sis­te­mas de au­dio?, ¿in­ha­bi­li­tar las lu­mi­na­rias de una ca­sa? ¿La crea­ción de es­tán­da­res po­dría mi­ni­mi­zar la pe­sa­di­lla? Well­ness y la re­vo­lu­ción pla­tea­da Los bie­nes in­mue­bles con ca­rac­te­rís­ti­cas well­ness son una bo­yan­te reali­dad: más ca­sas, más co­mu­ni­da­des y más ciu­da­des se es­tán di­se­ñan­do des­de ce­ro abo­gan­do por la sa­lud humana. Los ho­ga­res welll­ness se di­se­ñan ba­jo una pers­pec­ti­va don­de ca­da as­pec­to de la vi­vien­da se con­for­ma pen­san­do siem­pre en el bie­nes­tar de la gen­te: es­pa­cios ver­des, ca­li­dad del ai­re den­tro de la ca­sa, lu­ga­res don­de ha­cer ejer­ci­cio sin res­tric­cio­nes, áreas de cul­ti­vo y co­mi­da or­gá­ni­ca. Hoy día es­tos con­cep­tos pre­mium se es­tán ven­dien­do a rit­mos no cal­cu­la­dos con ga­nan­cias sus­tan­cio­sas pa­ra cons­truc­to­res, ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res e in­te­gra­do­res ex­per­tos en tec­no­lo­gía. La re­vo­lu­ción pla­tea­da, la tec­no­lo­gía aplicada a las ne­ce­si­da­des de los adul­tos ma­yo­res, de nues­tros vie­jos que hoy tie­nen la po­si­bi­li­dad de adop­tar y adap­tar la au­to­ma­ti­za­ción, los sis­te­mas de con­trol y el vi­deo re­mo­to pa­ra con­for­tar­los, pro­te­ger­los y otor­gar­les un ni­vel de vi­da lleno de vi­ta­li­dad y con­fian­za.

Atrás que­da­ron los asi­los de an­cia­nos, hoy ve­mos co­mo en los paí­ses del pri­mer mun­do se cons­tru­yen co­mu­ni­da­des y has­ta ciu­da­des di­se­ña­das pa­ra que los adul­tos ma­yo­res ex­tien­dan su ca­li­dad de vi­da gracias al uso de la tec­no­lo­gía aplicada a la sa­lud, la co­mu­ni­ca­ción, la mo­vi­li­dad, el en­tre­te­ni­mien­to, la se­gu­ri­dad, et­cé­te­ra. La re­vo­lu­ción pla­tea­da se­rá de la in­dus­trias más pu­jan­tes de la si­guien­te dé­ca­da y allí tie­nen que apa­re­cer las nue­vas ideas en cuan­to a au­to­ma­ti­za­ción re­si­den­cial. La pul­ve­ri­za­ción del mer­ca­do En el pa­sa­do CES 2016 no­ta­mos cien­tos de pro­pues­tas de pe­que­ños desa­rro­lla­do­res con al­gún in­ge­nio­so producto Smart (por­to­nes, ac­ce­sos bio­mé­tri­cos, ce­rra­du­ras, lám­pa­ras, mo­to­res pa­ra per­sia­nas, sen­so­res pa­ra rie­go, sen­so­res pa­ra de­tec­tar fugas de agua y gas, ca­fe­te­ras, as­pi­ra­do­ras, sis­te­mas au­dio­vi­sua­les de en­tre­te­ni­mien­to y mu­cho más) que pro­me­te fa­ci­li­tar la vi­da de las fa­mi­lias. Ca­be aco­tar que es­tos com­po­nen­tes son real­men­te eco­nó­mi­cos, al­gu­nos no su­pe­ran los US 300 dó­la­res.

Sin em­bar­go, mu­chos de es­tos equi­pos se que­dan co­mo so­lu­cio­nes uni­ta­rias pues no per­te­ne­cen o no con com­pa­ti­bles a un eco­sis­te­ma com­ple­to (que ade­más re­sul­tan in­com­pa­ti­bles en­tre sí); de he­cho a ve­ces ni si­quie­ra son ca­pa­ces de co­mu­ni­car­se en­tre sí, pues no uti­li­zan los mis­mos pro­to­co­los (Blue­tooth 3.0 o 4.0 LE, Wi­fi a 2.4 o a 5 GHZ, RF, Zig­bee, Z-wa­ve, et­cé­te­ra).

Mu­chos re­sul­tan im­pac­tan­tes y ma­ra­vi­llo­sos pe­ro di­fí­cil­men­te po­drían in­te­grar­se en un con­cep­to glo­bal de Smart Ho­me. Glo­ba­li­za­ción y ma­si­fi­ca­ción El pro­ble­ma de la in­ter­ac­ción complicada con las múl­ti­ples apps re­sul­ta evi­den­te, por aho­ra se es­tá fo­men­tan­do el de­sa­rro­llo de “hubs” pa­ra to­dos los dis­po­si­ti­vos smart. Al­gu­nos de las más im­por­tan­tes pro­duc­tos son Smartt­hings de Sam­sug, Wink, Ho­me­kit de Ap­ple -que es­tá re­sul­tan­do mu­cho más len­to de lo es­pe­ra­do- y lo que es­tá ha­cien­do Ama­zon con su dis­po­si­ti­vo Echo.

Sin em­bar­go, no hay nin­gún ga­na­dor, va­mos ni si­quie­ra al­guien que des­pun­te, no mu­chas re­si­den­cias es­tán adop­tan­do es­ta tec­no­lo­gía. La in­dus­tria ne­ce­si­ta una sa­cu­di­da, una in­ter­faz apro­pia­da que li­be­re a la tec­no­lo­gía Smart Ho­me de to­dos los do­lo­res de ca­be­za que aho­ra su­fre, al­go que fue lo que hi­zo el ipho­ne en 2007 pa­ra los in­dus­tria de los smartp­ho­nes.

La ma­yo­ría de los pro­ce­sos que esas tec­no­lo­gías es­tán tra­tan­do de me­jo­rar son co­sas que ya po­de­mos con­tro­lar a ni­ve­les im­pre­sio­nan­tes: lu­ces, mú­si­ca, et­cé­te­ra. Di­fí­cil­men­te apos­tar por es­tos te­mas de en­tre­te­ni­mien­to ha­rá que los dis­po­si­ti­vos smart des­pe­guen; la apues­ta de­be ser ha­cia otros en­tor­nos “más ser­vi­cia­les” de un ho­gar: ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar, ges­tión de gas y de aguas gri­ses, con­trol de des­per­di­cios, et­cé­te­ra; to­do lo que ten­ga que ver con aho­rro de ener­gía.

In­te­gra­ción, la gran di­fe­ren­cia Una de las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas y tal vez el as­pec­to di­fe­ren­cia­do en­tre una so­lu­ción on­li­ne (o de tien­da de­par­ta­men­tal) y un pro­yec­to de au­to­ma­ti­za­ción re­si­den­cial custom es al­go que no se pue­de lo­grar con pro­duc­tos que se ven­den en apa­ra­dor: la in­te­gra­ción.

En un sis­te­ma custom, to­dos los sub-sis­te­mas elec­tró­ni­cos -ai­re acon­di­cio­na­do, se­gu­ri­dad, ilu­mi­na­ción, au­dio-vi­deo, et­cé­te­ra- es­tán en­la­za­dos unos con otros y con­tro­la­dos des­de un pro­ce­sa­dor cen­tral que sabe el es­ta­tus de ca­da uno, lo cual es la esen­cia de la “ca­sa co­nec­ta­da”. Tra­je a la me­di­da In­te­grar to­dos los sis­te­mas de una ca­sa y po­der­los vi­sua­li­zar y con­tro­lar des­de una in­ter­faz grá­fi­ca es la mi­sión del uni­ver­so co­no­ci­do co­mo au­to­ma­ti­za­ción.

Re­quie­re de un tra­ba­jo muy cui­da­do de un técnico ex­per­to que en­tien­da al de­ta­lle las ne­ce­si­da­des reales de una fa­mi­lia. La au­to­ma­ti­za­ción ofre­ce co­man­dos en se­cuen­cia que al ac­ti­var un bo­tón o una te­cla vir­tual den­tro de la app de un dis­po­si­ti­vo mó­vil ge­ne­ra una se­rie de ac­cio­nes de ma­ne­ra or­de­na­da en di­ver­sos sub-sis­te­mas de la ca­sa: aper­tu­ra de una ce­rra­du­ra, ac­ti­va­ción de lu­ces ex­te­rio­res, en­cen­der el equi­po de so­ni­do y se­lec­cio­nar un ser­vi­cio co­mo Spo­tify, desa­rro­llar una es­ce­na lu­mí­ni­ca pa­ra ce­nar, en­cen­der la bom­ba de los as­per­so­res pa­ra re­gar los jar­di­nes, ac­ti­var la ca­fe­te­ra smart, et­cé­te­ra. Es­tos guio­nes de vi­da co­ti­dia­na re­quie­ren mucha pre­pa­ra­ción y un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción abier­to en­tre la em­pre­sa de in­te­gra­ción pro­fe­sio­nal y los miem­bros de la fa­mi­lia. To­do na­ce de la pla­nea­ción e in­fra­es­truc­tu­ra. Pa­ra ha­cer que to­dos los dis­po­si­ti­vos con­vi­van de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca y con­fia­ble es pre­ci­so con­tar con la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra la ac­ti­va­ción de es­tos y otros ser­vi­cios del pre­sen­te y del fu­tu­ro de cual­quier vi­vien­da. Im­ple­men­tar una red de voz y da­tos de ul­tra an­cho de ban­da, una ade­cua­da dis­tri­bu­ción de au­dio y vi­deo de al­ta de­fi­ni­ción y di­ver­so ca­blea­do pa­ra las señales de con­trol, co­mu­ni­ca­ción y re­tro­ali­men­ta­ción en­tre dis­po­si­ti­vos y sis­te­mas.

Es­te es tra­ba­jo de una ver­da­de­ra em­pre­sa experta en tec­no­lo­gía re­si­den­cial que en­fren­ta un pro­yec­to de ma­ne­ra in­te­gral pre­vien­do to­dos los ser­vi­cios que pu­die­ran su­mar­se en el fu­tu­ro, por ejem­plo reali­dad vir­tual o te­le­pre­sen­cia, de tal mo­do que el usua­rio no em­pie­ce a vi­vir en una ca­sa her­mo­sa pe­ro ob­so­le­ta.

La ha­bi­li­dad de crear una in­ter­faz de con­trol per­so­na­li­za­da que va­ya más allá de ser in­tui­ti­va y fá­cil de usar, sino que ope­re co­mo “tra­je a la me­di­da” de las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas del usua­rio, es otro de los be­ne­fi­cios tan­gi­bles de la au­to­ma­ti­za­ción custom.

Au­to­ma­ti­za­ción ni­vel High End Cres­tron, AMX y Con­trol4 son pro­ba­ble­men­te los nom­bres más fuer­tes cuan­do se tra­ta de in­te­gra­ción to­tal en una ca­sa.

Cres­tron es el lí­der pues ha con­for­ma­do un eco­sis­te­ma don­de el soft­wa­re y el hard­wa­re abar­can prác­ti­ca­men­te to­das las es­pe­cia­li­da­des de un ho­gar (tal vez ex­cep­tuan­do to­da la par­te hi­dro­sa­ni­ta­ria). Fue el pri­me­ro en es­ta­ble­cer una in­fra­es­truc­tu­ra de red que po­día con­du­cir to­dos los ser­vi­cios a tra­vés de un so­lo ca­ble co­mo ha resultado

Di­gi­tal­me­dia. Si bien es cier­to que en un prin­ci­pio des­ta­có por sus con­fia­bles pan­ta­llas tác­ti­les, ha con­for­ma­do un uni­ver­so don­de el con­trol pue­de rea­li­zar­se a tra­vés de con­tro­les re­mo­tos, te­cla­dos de pa­red o apps pa­ra ta­blet y smartp­ho­nes. In­clu­ye ade­más so­lu­cio­nes de ilu­mi­na­ción, per­sia­nas, ter­mos­ta­tos, au­dio y mu­cho más. Pyng es

la nue­va tec­no­lo­gía que per­mi­te con­fi­gu­ra­ción y con­trol to­tal des­de un ipad. Adiós a la pro­gra­ma­ción ex­haus­ti­va y complicada, in­clu­so el usua­rio pue­de ha­cer cam­bios a sus es­ce­nas u ho­ra­rios des­de el mis­mo ipad. So­por­ta cien­tos de dim­mers ta­blea­dos o inalám­bri­cos (con su red

in­fi­net EX), swit­ches, key­pads, mo­to­res de per­sia­nas, ter­mos­ta­tos, sen­so­res, ser­vi­cios de mú­si­ca strea­ming, au­dio mul­ti­room, con­trol cen­tral de ilu­mi­na­ción, cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ONVIF, se­gu­ros de puer­tas, ven­ti­la­do­res, pan­ta­llas tác­ti­les y más.

AMX se en­cuen­tra en un pe­río­do de aco­mo­do, re­cor­de­mos que ha­ce un par de años fue in­cor­po­ra­do al por­ta­fo­lio de so­lu­cio­nes pro­fe­sio­na­les de Har­man Group. Sim­plify My Ho­me es su nue­vo slo­gan. Cuen­ta con pro­duc­tos pa­ra au­to­ma­ti­za­ción to­tal, ges­tión de ener­gía, dis­tri­bu­ción de au­dio y vi­deo, con­trol de ilu­mi­na­ción, ac­ce­so re­mo­to, se­gu­ri­dad e in­ter­co­mu­ni­ca­ción. Uno de sus pro­duc­tos más in­tere­san­tes es el pa­nel tác­til pa­no­rá­mi­co de 20.3” Mo­de­ro X G5 con la cual es po­si­ble con­tro­lar to­da la ca­sa y ade­más te­ner es­pa­cio pa­ra na­ve­gar en la web, vi­sua­li­zar do­cu­men­tos des­de una USB o des­de la nu­be o re­vi­sar las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del pe­rí­me­tro en glo­rio­so HD.

Con­trol4 es una mar­ca que sube co­mo la es­pu­ma. Re­sul­ta más “abier­ta” que Cres­tron o AMX pues al in­te­grar­se con el pro­to­co­lo Zig­bee es in­ter­ope­ra­ble, lo que sig­ni­fi­ca que cier­tos ac­tua­do­res de otras mar­cas pue­den ser ges­tio­na­dos a la per­fec­ción. El

EA-5 Con­tro­ller es su nue­vo equi­po que es a la vez un ser­vi­dor de me­dios con strea­ming pa­ra Tidal, Dee­zer o Tu­nein ra­dio, co­ne­xio­nes AV y un con­trol de do­mó­ti­ca con co­nec­ti­vi­dad IP, puer­tos se­ria­les, con­tac­tos sec­tor y por su­pues­to Zig­bee. Ade­más tie­ne in­cor­po­ra­do el con­mu­ta­dor de red Gi­ga­bit.

ELAN Ho­me Sys­tems es una mar­ca que sur­gió en 1989 y hoy es par­te de Co­re Brands. Du­ran­te mu­chos años fue re­co­no­ci­do co­mo uno de los me­jo­res sis­te­mas de au­dio dis­tri­bui­do; la evo­lu­ción del mer­ca­do los lle­vó a con­so­li­dar una pro­pues­ta ba­sa­da en la ro­bus­ta pla­ta­for­ma de con­trol co­no­ci­da co­mo g1

Hoy día, ade­más de su con­fia­ble equi­po de au­dio, sus es­fuer­zos se en­fo­can al te­ma de con­trol y au­to­ma­ti­za­ción. Una de sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas es la fa­ci­li­dad de pro­gra­ma­ción, co­sa que des­de siem­pre los ha dis­tin­gui­do. Des­ta­ca su ele­gan­te con­trol re­mo­to, las so­fis­ti­ca­das pan­ta­llas tác­ti­les y sus prác­ti­cas apps pa­ra ta­blet y smartp­ho­nes.

El GSC10 es su con­tro­la­dor to­pe de ga­ma ideal pa­ra gran­des re­si­den­cias. Ba­sa­do en Li­nux cuen­ta con po­de­ro­so pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal, re­dun­dan­cia in­ter­na pa­ra evi­tar fa­llas ca­tas­tró­fi­cas y am­plias co­ne­xio­nes pa­ra 8 puer­tos se­ria­les RS-232, 2 puer­tos RS-485, 4 sen­so­res, 10 emi­so­res, 10 con­tac­tos se­cos, 1 USB y en­la­ce Poe ( Power

over Et­her­net). Por su­pues­to in­clu­ye Wi­fi pa­ra po­der con­tro­lar zo­nas don­de no hay al­can­ce ca­blea­do.

El g1 es en cam­bio el per­fec­to con­tro­la­dor pa­ra un ci­ne en ca­sa. Es la mues­tra de Elan que un producto com­pac­to pue­de ser ro­bus­to y van­guar­dis­ta. “La au­to­ma­ti­za­ción em­pie­za aquí” di­ce Elan al res­pec­to. Es un equi­po to­do en uno com­pa­ti­ble con to­das las in­ter­fa­ces Elan y de­más apps. Di­se­ño sin ven­ti­la­do­res. Con­trol pa­ra IR, RS232, co­ne­xión

USB, Wi­fi y LAN/POE. En­tra­da “cen­sa­da” que per­mi­te au­to­ma­ti­za­ción ba­sa­da en vol­ta­je, ilu­mi­na­ción con­tac­to se­co o señales de au­dio que ac­ti­van una se­rie de co­man­dos “ma­cros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.