Pick Up the Pie­ces.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - HT

Re­gre­sa An­to­nio Le­go­rre­ta pa­ra com­par­tir los me­nes­te­res de es­ta cam­bian­te y com­ple­ja in­dus­tria, des­de la pers­pec­ti­va de lo ocu­rri­do en el pun­to de ven­ta y el in­te­gra­dor.

Otro invitado en el sis­te­ma­sis­tem de au­dio en ca­sa es el re­pro­duc­tor de me­dios que po­drá re­pro­du­cir es­ta­cio­ne­ses­ta­cio de ra­dio por in­ter­net (no to­das­tod es­tán per­mi­ti­das pa­ra su es­cu­chaes en di­ver­sos paí­ses), strea­mingst de mú­si­ca por los di­ver­sos­di ser­vi­cios de ra­dio ba­jo de­man­da, re­pro­duc­ción de mú­si­ca des­de un dis­co du­ro de va­rios Te­ras de ca­pa­ci­dad (eso ya no es prohi­bi­ti­vo en cos­to ac­tual­men­te) y con la po­si­bi­li­dad de ri­pear o guar­darg la mú­si­ca en for­ma­tos, sin per­di­das,p y de “sú­per du­per” al­ta ca­li­dad­ca co­mo WAV o FLAC, así co­mo con­tar con po­de­ro­sos con­ver­ti­do­res Wolf­son pa­ra ha­cer­hac ups­ca­ling de las señales po­bre­to­nas de au­dio com­pri­mi­das­comp y por­que de­jar de la­do el Cla­rify de Mark Le­vins Le­vin­son, con di­fe­ren­tes ni­ve­les de pro­ce­sa­mien­to pa­ra es­tas mis­mas señales pro­ve­nien­tes has­ta de un Youtu­be y sin­si áni­mo de exa­ge­rar, con muy bue­na ca­li­dad de au­dio, aun­queau bueno, ya lo di­ce el vie­jo ada­gio de Linn Linn, “en­tra b ba­su­ra, sa­le ba­su­ra”. Así que a cui­dar la ca­li­dad de lo que es­cu­cha­mos… di­ne­ri­to pa­ra gra­ba­cio­nes me­jor rea­li­za­das.

De ma­ne­ra que, ¿con cuán­ta pla­ta cuen­to? En­deu­dar­se a lo ton­to, cual­quie­ra. In­ver­tir, to­mar­se su tiempo, es­cu­char, mi­rar y ope­rar el su­so­di­cho pros­pec­to de com­pra, na­da más ade­cua­do por ha­cer. Aun­que he cons­ta­ta­do que las gran­des ca­de­nas y tiendas no es­tán ya del to­do po­bla­das con equi­pos y mar­cas a dies­tra y si­nies­tra, exis­ten cuar­tos de de­mos­tra­ción no tan no­to­rios ni tan pu­bli­ci­ta­dos que ha­rán sus de­li­cias con pro­duc­tos in­clu­so no tan co­no­ci­dos en el mer­ca­do, de igual, ma­yor o su­pe­rior ca­li­dad que son au­tén­ti­cas in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo, pues no es­ta­mos ha­blan­do de equi­pos de con­su­mo ma­si­vo, don­de las pro­mo­cio­nes y des­cuen­tos ra­ra vez son anun­cia­dos… o ¿cuán­do han vis­to los Ro­lex en pro­mo­ción? Di­ne­ro bien in­ver­ti­do no es di­ne­ro gas­ta­do.

¿Y la com­pe­ten­cia? Los pre­cios no de­ben ser fac­tor de de­ci­sión al mo­men­to de es­co­ger un equi­po. En es­te pun­to es­cu­cho una vo­ce­ci­ta que di­ce “es de­ma­sia­do ten­ta­dor”, “tar­je­ta­zo”, “es de me­dio uso o ca­che­te”, “es producto dis­con­ti­nua­do”, “siem­pre tu­ve un equi­po X bue­ní­si­mo y pa­ra que cam­biar de mar­ca”, “me im­por­ta un ble­do su ca­li­dad, es pa’ que se vea y sue­ne” y no sé cuán­tos más “ar­gu­men­tos” se es­gri­men con ob­je­to de gas­tar y mal. La pa­cien­cia es una vir­tud que no de­be­ría de­jar­se a un la­do y el sen­ti­do co­mún se con­vier­ta en el me­nos co­mún de los sen­ti­dos. Lea (uff, ya pe­dí im­po­si­bles), en­tre en fó­rums de crí­ti­cos, vea re­vis­tas (¡lea Ho­me:tech!) y pu­bli­ca­cio­nes del or­be. Evi­te el mar­ke­ting don­de las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes son as­pi­ra­cio­na­les y co­mo di­je­ra una maes­tra de la fa­cul­tad de Quí­mi­ca, ca­rac­te­rís­ti­cas enun­cia­das por Mandrake (¡de la man­ga!). Acu­da a un pro­fe­sio­nal del me­dio e in­clu­so pue­de re­cu­rrir a un fa­bri­can­te di­rec­ta­men­te pa­ra que le re­co­mien­de a dón­de acu­dir por aten­ción per­so­na­li­za­da. Vea y es­cu­che de­mos­tra­cio­nes de equi­po, com­pa­re man­za­nas con man­za­nas y pe­ras con pe­ras, lle­ve el ma­te­rial que bien conoce tan­to de mú­si­ca co­mo en vi­deo, con­sul­te, ha­ga preguntas, de­di­que tiempo y sin du­da se­rá bien re­com­pen­sa­do con pla­cer mu­si­cal y fíl­mi­co por mu­chos años.

¿Y el ti­po de cam­bio? Me­nu­da si­tua­ción. Es­te no se ha de­te­ni­do por di­ver­sos te­mas co­mo la de­pre­cia­ción en el cru­do (pe­tró­leo, no su com­pa­dre), los anun­cios so­bre las ta­sas de in­te­rés y los ín­di­ces de em­pleo en USA de Pe­dro y el Lo­bo, perdonen, la FED, el Bre­xit o la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea, la de­bi­li­dad en la eco­no­mía Chi­na y el po­de­ro­so ca­ba­lle­ro Don Dó­lar, no ha per­mi­ti­do es­ta­bi­li­dad en la eco­no­mía Me­xi­ca­na. Es­pe­rar a que ba­je el dó­lar, si­gue so­ñan­do Dor­mi­mun­do. No tie­ne ca­so es­pe­rar y es­to so­la­men­te lo re­co­mien­do con tec­no­lo­gías que prue­ben su acep­ta­ción y de­sa­rro­llo en el mer­ca­do. Por ejem­plo, ¿cuán­tas pe­lí­cu­las At­mos hay gra­ba­das? Más de 120 fil­mes en salas co­mer­cia­les, y úni­ca­men­te dos o tres en Blu­ray, en una ver­sión co­mer­cial a dos canales de al­tu­ra. El 3D ya di­jo adiós ha­ce tiempo y mucha gen­te com­pró equi­po, len­tes, pro­yec­to­res y te­le­vi­so­res de ese ti­po.

Si exis­te la ne­ce­si­dad de re­em­pla­zar un equi­po por cues­tio­nes de ser­vi­cio, tec­no­lo­gía ob­so­le­ta (en­tra­das y sa­li­das de vi­deo com­pues­to, por ejem­plo), re­que­ri­mien­tos de strea­ming, con­trol por app, vi­deo de ma­yor ca­li­dad y me­jor so­ni­do por su­pues­to, ade­lan­te. Y co­mo men­cio­na­ra Cons­tan­di­nos Ka­va­fis en su poe­ma “Íta­ca”, el via­je es lo me­jor de to­do. Aven­tú­re­se a apren­der y des­cu­brir qué hay en es­te mun­do del au­dio y vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.