So­no­rá­mi­co.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Sa­muel Mar­tí­nez

En­tu­sias­tas del blog y el pod­cast, in­clu­so la crea­ción mu­si­cal, ele­ven la va­ra con es­te bá­si­co pa­ra ar­mar su ho­me stu­dio pa­ra AV.

Los pro­gra­mas o soft­wa­re con­tie­nen va­rias he­rra­mien­tas pa­ra la pro­duc­ción mu­si­cal, des­de li­mi­ta­do­res, com­pre­so­res, ga­nan­cias de en­tra­da, mo­ni­to­reo, ecua­li­za­ción grá­fi­ca, se­mi­pa­ra­mé­tri­ca o pa­ra­mé­tri­ca, bi­blio­te­cas de au­dio con so­ni­do gra­ba­dos di­gi­tal­men­te, efec­tos de so­ni­do… Por eso de­bes tomar en cuen­ta lo que eli­ges, de­pen­dien­do lo que quie­ras ha­cer.

Eli­je el pro­gra­ma más ade­cua­do a tus ne­ce­si­da­des, no siem­pre el más ca­ro es el me­jor pa­ra lo que lo quie­ras ocu­par, com­prar­te el que más he­rra­mien­tas tie­ne sin te­ner co­no­ci­mien­to de ello pue­de oca­sio­nar­te do­lo­res de ca­be­za y de plano te ori­lla­rá a aban­do­nar tu ho­me stu­dio.

El soft­wa­re que ad­quie­ras de­be­rá ser com­pa­ti­ble con va­rios for­ma­tos de au­dio, sin em­bar­go el WAV, el que mu­chas in­ter­fa­ces tra­ba­jan es un for­ma­to sin com­pre­sión, es de­cir sin per­di­das.

El soft­wa­re o app que des­car­gues de­be po­ner a tu dis­po­si­ción las he­rra­mien­tas bá­si­cas de edi­ción co­mo co­piar, cortar, pe­gar, in­clu­yen­do al­gu­nos efec­tos de so­ni­do y per­mi­tir­la gra­ba­ción mul­ti­pis­ta, con ellas pue­des mez­clar frag­men­tos de au­dio o in­ser­tar unos den­tro de otros. Mo­ni­to­res de es­tu­dio Es­tos mo­ni­to­res son di­fe­ren­tes a los al­ta­vo­ces que usa­mos en ca­sa pa­ra oír nues­tra mú­si­ca a al­to vo­lu­men; su res­pues­ta en frecuencia es pla­na, es de­cir que son ca­pa­ces de re­pro­du­cir to­das las fre­cuen­cias a la mis­ma in­ten­si­dad sin al­te­ra­cio­nes. Sue­len ser ac­ti­vos, lo que re­mi­te a que tie­nen in­te­gra­do uno o va­rios pe­que­ños am­pli­fi­ca­do­res de po­der, se­gún el nú­me­ro de vías (gra­ves, me­dios y agu­dos); sus ga­bi­ne­tes es­tán re­for­za­dos por den­tro y de cons­truc­ción só­li­da, su ca­ra fron­tal tie­ne di­ver­sos cor­tes y aca­ba­dos pa­ra evi­tar cual­quier al­te­ra­ción de la re­pro­duc­ción mu­si­cal, así mis­mo in­cor­po­ran un sis­te­ma de bass

ré­flex fron­tal (re­co­men­da­do) o por la par­te tra­se­ra.

Los mo­ni­to­res de es­tu­dio son ne­ce­sa­rios den­tro de la cadena de au­dio de un ho­me stu­dio pa­ra re­pro­du­cir las gra­ba­cio­nes o pis­tas de au­dio, des­de la in­ter­faz o compu­tado­ra, nos serán úti­les pa­ra dis­tin­guir al­gu­nos de­ta­lles que po­de­mos me­jo­rar.

La re­pro­duc­ción de un mo­ni­tor no bas­ta con ser de res­pues­ta pla­na, pues si re­cor­da­mos una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del so­ni­do es el tim­bre, el cual nos de­ja iden­ti­fi­car el ti­po de ins­tru­men­to o voz que es­cu­cha­mos.

Otro pun­to a con­si­de­rar es el nú­me­ro de vías, exis­ten de 2 y 3 vías pa­ra re­pro­du­cir los so­ni­dos con la ma­yor pre­ci­sión, so­ni­dos gra­ves, me­dios y agu­dos den­tro del um­bral de au­di­ción del ser hu­mano.

La gran ma­yo­ría de las mar­cas usan de 2 vías en ga­bi­ne­tes com­pac­tos, woo­fers he­chos con ma­te­ria­les que van des­de el pa­pel has­ta los he­chos con com­po­nen­tes es­pe­cia­les co­mo el ke­vlar o fi­bra de ara­mi­da y de vi­drio, los twee­ter de cú­pu­las de alu­mi­nio o de se­da, tam­bién sue­len es­tar blin­da­dos mag­né­ti­ca­men­te.

Las po­ten­cias de los mo­ni­to­res de mar­cas repu­tadas usan va­lo­res me­no­res al de un ba­fle nor­mal pa­ra au­dien­cias gran­des, os­ci­lan en­tre los 50 y has­ta 100 watts de po­ten­cia RMS, ¿por qué?, por­que los mo­ni­to­res es­tán a una dis­tan­cia muy cor­ta y las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo don­de po­nes tus co­sas pa­ra edi­tar y gra­bar sue­len es­tar en la mis­ma me­sa, por lo tan­to no re­quie­res mi­les de watts pa­ra es­cu­char­los.

Las en­tra­das de los mo­ni­to­res pa­ra tu ho­me stu­dio de­ben te­ner

RCA, XLR con pe­ri­llas o swit­ches que te per­mi­tan ajus­tar el ni­vel de agu­dos o me­dios gra­ves del al­ta­voz por las di­fe­ren­cias acús­ti­cas del cuar­to y de la po­si­ción de es­cu­cha.

La po­si­ción de los mo­ni­to­res de­be es­tar en for­ma de un trián­gu­lo equi­lá­te­ro, pro­cu­ran­do co­lo­car­te al cen­tro de los mis­mos.

Te acon­se­jo que te per­mi­tas es­cu­char unos mi­nu­tos los mo­ni­to­res que deseas com­prar con al­gu­na de tus pis­tas de so­ni­do ya co­no­ci­das. Mi­cró­fo­nos Un ele­men­to vi­tal en el ho­me stu­dio es el mi­cró­fono; pa­ra cap­tu­rar voz o ins­tru­men­tos, los mi­cró­fo­nos di­ná­mi­cos son in­di­ca­dos pues la bo­bi­na que usan in­ter­ac­tua con un imán y se co­nec­tan fá­cil­men­te a la in­ter­faz; por su par­te, los de con­den­sa­dor (en­fo­ca­dos a ins­tru­men­tos) re­quie­ren un vol­ta­je de co­rrien­te con­ti­nua (DC) lla­ma­da fuen­te Phan­tom de 48 Volts, si no lo con­tem­plas nues­tro mi­cró­fono de con­den­sa­dor no tra­ba­ja­rá.

Los mi­cró­fo­nos de con­den­sa­dor pa­ra voz en es­tu­dio, in­clu­yen co­mo ac­ce­so­rio un so­por­te ti­po ara­ña que man­tie­ne “sus­pen­di­do en el ai­re” el mi­cró­fono, con la fi­na­li­dad de que nin­gún rui­do me­cá­ni­co se in­tro­duz­ca en el au­dio.

La ta­rea del mi­cró­fono es la de cap­tu­rar el so­ni­do pro­ve­nien­te de una voz o un ins­tru­men­to con to­da cla­ri­dad y con to­dos sus ar­mó­ni­cos a de­ta­lle, en una tien­da de ins­tru­men­tos de mú­si­ca es­tán las mar­cas de pres­ti­gio, so­li­ci­ta al me­nos un com­pa­ra­ti­vo en­tre tres mar­cas o mo­de­los.

Exis­te ya la tec­no­lo­gía que per­mi­te que un mi­cró­fono se co­nec­te vía USB a la compu­tado­ra o bien pa­ra ta­ble­tas de Ap­ple con el en­chu­fe Ligh­ting cer­ti­fi­ca­do, los dri­vers se des­car­gan de for­ma au­to­má­ti­ca sin ne­ce­si­dad de dis­co o link de ins­ta­la­ción por in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.