In­te­gra­ción sin do­lor.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán

La sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal y el leit mo­tiv que sig­ni­fi­ca el “ya que­dó”.

En esen­cia to­dos los pro­yec­tos que rea­li­zan nues­tras compañías que­dan bien. Lo más mo­ti­van­te de sa­ber que el usua­rio que­dó sa­tis­fe­cho es, en sí mis­mo, la ra­zón de ser de nues­tras em­pre­sas.

Y, tal vez no lo pen­sa­mos a fon­do, pe­ro lle­gar a es­te ni­vel re­quie­re de per­so­nal de ven­tas bien en­tre­na­do, con co­no­ci­mien­to de tec­no­lo­gía, ha­bi­li­da­des pa­ra tra­tar a la gen­te y buen ni­vel de or­ga­ni­za­ción per­so­nal. El área de Ven­tas co­mu­ni­ca a In­ge­nie­ría o Di­se­ño las ne­ce­si­da­des del pro­yec­to en par­ti­cu­lar pa­ra que de ahí se des­pren­da una pro­pues­ta la cual nue­va­men­te es de­fen­di­da por el área de ven­tas­pa­ra ter­mi­nar de “enamo­rar” al clien­te. Es­te pro­ce­so se ha con­ver­ti­do en al­go ca­da vez más lar­go y com­ple­jo, pues el pre­cio se in­vo­lu­cra con más frecuencia de la que qui­sié­ra­mos; otras ve­ces, in­flu­ye la com­pe­ten­cia con otras em­pre­sas y, unas más, el clien­te pien­sa que con lo que él en­cuen­tra en in­ter­net -y al­guien que le ayu­de- pue­de re­sol­ver­lo por sí mis­mo.

Por otro la­do, la per­so­na o el área res­pon­sa­ble de di­se­ño del pro­yec­to nor­mal­men­te es­tá ex­ce­di­da en car­ga de tra­ba­jo; por más que se es­fuer­zan no se dan a bas­to pa­ra re­sol­ver, de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, to­dos las so­li­ci­tu­des y di­se­ños y ni se di­ga tomar cur­sos o asis­tir a se­sio­nes de en­tre­na­mien­to. Sin em­bar­go, el resultado fi­nal de su la­bor, no só­lo de­be ser efi­cien­te téc­ni­ca­men­te, sino que ha­brá de com­ple­men­tar­lo dan­do al usua­rio mu­chas se­sio­nes de tra­ba­jo o en­tre­te­ni­mien­to de­pen­dien­do del ti­po de pro­yec­to. Sin du­da, uno de los ele­men­tos cla­ve pa­ra lo­grar el resultado fi­nal a fa­vor es la ad­mi­nis­tra­ción del pro­yec­to. En nues­tra in­dus­tria ve­ni­mos rea­li­zan­do es­ta ta­rea des­de ha­ce mu­chos años, tal vez sin sa­ber el nom­bre o las me­jo­res prác­ti­cas, sim­ple­men­te con or­ga­ni­za­ción y bue­na coor­di­na­ción con los in­vo­lu­cra­dos so­lía­mos te­ner ba­jo con­trol las co­sas. Hoy la si­tua­ción es dis­tin­ta: no só­lo es la com­pe­ten­cia y la gue­rra de pre­cios o la eco­no­mía la que afec­ta pro­fun­da­men­te nues­tras oportunidades de ne­go­cio, lo es tam­bién la ro­ta­ción de per­so­nal, ob­te­ner el pa­go de los clien­tes, so­bre­lle­var su pre­sión. Va­ya, no es el mis­mo mun­do mas, una co­sa sor­pren­den­te ha si­do tam­bién la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de nues­tras em­pre­sas.

Si nos com­pa­ra­mos con otras in­dus­trias, co­mo la te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la de cómpu­to, te­ne­mos des­ven­ta­jas co­mo los po­cos es­tán­da­res o que eco­nó­mi­ca­men­te somos más pe­que­ños pe­ro, por otro la­do, po­de­mos in­ter­ve­nir en di­ver­sas áreas y ni­chos de ne­go­cio: des­de las salas de jun­ta en los edi­fi­cions y las apli­ca­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra los pro­yec­tos re­si­den­cia­les.

Tam­bién re­pre­sen­ta­mos mu­cho de lo que es “el fu­tu­ro”, la fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer las co­sas, el co­no­ci­mien­to de la tec­no­lo­gía cru­zan­do con los es­ti­los de tra­ba­jo, co­mu­ni­ca­ción y en­tre­te­ni­mien­to; pa­ra po­ner­lo de ma­ne­ra muy cla­ra y con mucha fuer­za, co­mo pro­fe­sio­na­les de nues­tra in­dus­tria re­pre­sen­ta­mos un cam­bio en la ma­ne­ra y el es­ti­lo de vi­da de la gen­te en el si­glo XXI.

Es muy pro­ba­ble que no­so­tros no lo vea­mos así de pro­fun­do por­que la ru­ti­na dia­ria no lo fa­ci­li­ta, pe­ro créan­me que es así. La prue­ba más sen­ci­lla es que no im­por­ta si es­ta­mos en el área ad­mi­nis­tra­ti­va, en ven­tas, en el di­se­ño de pro­yec­tos o en ins­ta­la­cio­nes, si en al­gu­na reu­nión nos pre­gun­tan, “a que nos de­di­ca­mos” lo que re­sul­ta de nues­tra plá­ti­ca ha­ce que la gen­te no só­lo se in­tere­se, sino que tra­te de con­sul­tar­nos so­bre al­gún te­ma de tec­no­lo­gía.

Te­ner esa po­si­ción no es fá­cil, im­pli­ca un ver­da­de­ro re­to por­que, si ha­ce­mos mal nues­tro tra­ba­jo, re­pre­sen­ta­mos el re­cha­zo de un usua­rio -o de va­rios- a la tec­no­lo­gía; a que la gen­te pien­se que en Mé­xi­co no sa­be­mos in­te­grar sis­te­mas AV. Hay per­so­nas que tra­ba­jan en nues­tra in­dus­tria co­mo si pu­die­ran ha­cer­lo en cual­quier co­sa o en cual­quier lu­gar, que les da lo mis­mo de dón­de ob­tie­nen el di­ne­ro pa­ra lle­var a ca­sa y so­bre­vi­vir; (es­tán en nues­tro gre­mio, se los ju­ro) pe­ro, afor­tu­na­da­men­te hay mu­chas otras que bus­can cre­cer y desa­rro­llar­se, con éxi­to de va­rios que lo han lo­gra­do pues es­ta in­dus­tria per­mi­te eso: que luz­ca el ta­len­to de mu­chos pro­fe­sio­na­les quie­nes con su crea­ti­vi­dad y de­di­ca­ción lo­gran esa son­ri­sa en la ca­ra de nues­tros usua­rios cuan­do les en­tre­ga­mos el pro­yec­to ter­mi­na­do y fun­cio­nan­do. Por su­pues­to, no di­go que sea sen­ci­llo, pe­ro co­mo en to­da ac­ti­vi­dad el que se es­fuer­za nor­mal­men­te ob­tie­ne re­sul­ta­dos.

De ma­ne­ra que en es­ta oca­sión, la ra­zón de ser de es­ta co­lum­na tu­vo dos propósitos: fe­li­ci­tar a los pro­fe­sio­na­les y mo­ti­var­los a que nos preo­cu­pe­mos por­que nues­tra in­dus­tria de­je de con­si­de­rar­se co­mo una la­bor in­tui­ti­va y po­da­mos de­mos­trar que te­ne­mos el co­no­ci­mien­to y las ha­bi­li­da­des que exi­ge.

La ma­ne­ra más sen­ci­lla de ha­cer­lo es vol­tear e in­vo­lu­crar­nos en las or­ga­ni­za­cio­nes pi­la­res que ya he­mos men­cio­na­do en otras en­tre­gas, co­mo CEDIA e In­fo­comm, que apro­ve­che­mos sus re­cur­sos y sal­ga a re­lu­cir lo me­jor de nues­tras ha­bi­li­da­des pa­ra que po­da­mos ha­cer co­sas fantásticas.

Es ca­si co­mo si fue­ra nues­tro, co­mo si fué­ra­mos no­so­tros los que lo va­mos a dis­fru­tar. Es más, en mu­chas oca­sio­nes la gen­te que es­tá en el equi­po técnico no conoce al usua­rio fi­nal y, por en­de, ig­no­ra qué lo mo­vió a pen­sar en el sis­te­ma que so­li­ci­tó… Pe­ro, sin im­por­tar la po­si­ción que ocu­pe­mos en la em­pre­sa, cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos -aun­que sea una so­la vez- el gus­to de ver la emo­ción del due­ño re­fle­ja­da en su ca­ra por el tra­ba­jo he­cho, esa vi­ven­cia se con­vier­te en una de nues­tras ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes pro­fe­sio­na­les; al­go que nos mo­ti­va y ha­ce que, en un se­gun­do, se ol­vi­den los pro­ble­mas, al­tí­si­mos ni­ve­les de es­tres, esas ho­ras sin co­mer y mil co­sas más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.