Hi­fi 2.0

Por fin apa­re­ció un es­tu­dio se­rio que afir­ma que el au­dio de al­ta re­so­lu­ción ge­ne­ra di­fe­ren­cias au­di­bles con­tra el au­dio di­gi­tal es­tán­dar de un CD co­mo el que has­ta aho­ra co­no­ce­mos. Es­te do­cu­men­to fue pu­bli­ca­do en Ju­nio pa­sa­do en el Jour­nal de la Au­dio E

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Que sí, la gen­te en­cuen­tra di­fe­ren­cias con el au­dio de al­ta re­so­lu­ción. Se­pan cuá­les y có­mo.

Es­te pro­yec­to com­pa­ró da­tos de 18 es­tu­dios que in­vo­lu­cra­ron 450 par­ti­ci­pan­tes que es­tu­vie­ron es­cu­chan­do mues­tras de mú­si­ca en di­fe­ren­tes for­ma­tos. En to­tal, más de 12 mil di­fe­ren­tes prue­bas don­de los par­ti­ci­pan­tes se les pre­gun­tó si po­dría dis­cri­mi­nar en­tre di­fe­ren­tes for­ma­tos. En lo ge­ne­ral, los afi­cio­na­dos pu­die­ron dis­tin­guir en­tre for­ma­tos, es­pe­cial­men­te si han si­do en­tre­na­dos pa­ra es­cu­char di­fe­ren­cias. Es­ta es la pri­me­ra vez que téc­ni­cas de me­ta-aná­li­sis que han si­do apli­ca­das a la in­ves­ti­ga­ción de in­ge­nie­ría de au­dio. Ade­más del en­tre­na­mien­to, la in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que una cui­da­do­sa se­lec­ción de es­tí­mu­los, in­clu­yen­do el uso de mues­tras de lar­ga du­ra­ción pue­den jugar un fac­tor im­por­tan­te en la ha­bi­li­dad pa­ra dis­cri­mi­nar di­fe­ren­cias. Los es­tu­dios no mos­tra­ron ha­bi­li­dad pa­ra dis­cri­mi­nar cuan­do las mues­tras eras “ses­ga­das”.

El doc­tor Reiss con­clu­yó que “la fi­de­li­dad per­ci­bi­da de una gra­ba­ción de au­dio y la cadena de re­pro­duc­ción es afec­ta­da al ope­rar a re­so­lu­cio­nes más al­tas que el es­tán­dar CD ( red book PCM 16 bits 44.1 khz)”. “Los pu­ris­tas del au­dio y la in­dus­tria de­ben ver­se com­pla­ci­das con es­tos des­cu­bri­mien­tos”, di­jo Reiss. “Nues­tros es­tu­dios en­con­tra­ron que el au­dio de al­ta re­so­lu­ción tie­ne una pe­que­ña pe­ro im­por­tan­te ven­ta­ja en la ca­li­dad de re­pro­duc­ción so­bre el con­te­ni­do de au­dio es­tán­dar. Los es­cu­chas en­tre­na­dos pu­die­ron dis­tin­guir en­tre los dos for­ma­tos en al­re­de­dor del 60% de las prue­bas”, ex­pli­có el Dr. Reiss. “Una mo­ti­va­ción pa­ra es­ta in­ves­ti­ga­ción fue que la gen­te de la co­mu­ni­dad del au­dio se en­cuen­tran en una dis­cu­sión sin fin don­de el uso de for­ma­tos de al­ta re­so­lu­ción y el equi­pa­mien­to ha­cen la di­fe­ren­cia”.

La sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal es­ta­ble­ce que la ca­li­dad del CD de­be ser suficiente pa­ra cap­tu­rar to­do lo que es­cu­cha­mos, pe­ro abun­dan las anéc­do­tas don­de in­di­vi­duos cla­man que el con­te­ni­do de al­ta re­so­lu­ción se es­cu­cha más cris­ta­lino o más in­ten­so. Y que la gen­te nor­mal­men­te usa sus pro­pios dis­cos fa­vo­ri­tos pa­ra “de­fen­der” sus pro­pias con­vic­cio­nes. “Con­jun­ta­mos 80 pu­bli­ca­cio­nes en el cam­po y ana­li­za­mos to­dos los da­tos dis­po­ni­bles, in­clu­so pre­gun­tan­do a los au­to­res

de los pri­me­ros es­tu­dios pa­ra sus pri­me­ros re­por­tes. Cru­za­mos to­dos esos da­tos en mu­chas for­mas de aná­li­sis. El efec­to fue cla­ro y hay va­rios in­di­ca­do­res co­mo las con­di­cio­nes de las de­mos­tra­cio­nes. Es­ta­mos aten­tos pa­ra iden­ti­fi­car co­mo y por­que per­ci­bi­mos es­tas di­fe­ren­cias con tal de di­se­ñar me­jo­res ex­pe­ri­men­tos”.

Cuan­do se le pre­gun­tó si el ti­po de con­te­ni­dos en los cua­les las gra­ba­cio­nes de al­ta re­so­lu­ción ha­cía al­gu­na di­fe­ren­cia, el Dr. Reiss di­jo que “es­tos jui­cios aún no son con­clu­yen­tes. Los es­tu­dios han mos­tra­do un efec­to prin­ci­pal­men­te en jazz y mú­si­ca clá­si­ca, pe­ro es­to no es ex­clu­si­vo. No­so­tros ob­ser­va­mos mu­chos fac­to­res co­mo la elec­ción del con­te­ni­do y el equi­pa­mien­to. Los re­sul­ta­dos su­gi­rie­ron que los afi­cio­na­dos ne­ce­si­tan es­cu­char las mues­tras por más de 30 se­gun­dos, pe­ro los po­si­bles fac­to­res (pa­ra la dis­cri­mi­na­ción en jazz o clá­si­ca) fue­ron opa­ca­dos por los su­je­tos en­tre­na­dos pa­ra el test, ya que in­du­da­ble­men­te sus ha­bi­li­da­des cri­ti­cas pa­ra es­cu­char son pun­ta me­du­lar del es­tu­dio”.

Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes ava­la­das por la AES ofre­cen por vez pri­mer un in­di­ca­ti­vo se­rio de que el au­dio de al­ta re­so­lu­ción ha­ce una di­fe­ren­cia en la es­cu­cha ha­bi­tual de un afi­cio­na­do. Y nos de­ja in­di­cios a lo que es­tá­ba­mos “in­de­ci­sos” o “in­cré­du­los” al res­pec­to. Hay que sub­ra­yar que las per­so­nas que al­can­za­ron dis­tin­guir más del 60% de las prue­bas en­tre CD y HRA ( High

Re­so­lu­tion Au­dio) eran afi­cio­na­dos en­tre­na­dos (en­tu­sias­tas del au­dio), por tan­to no en­glo­ba a la gran ma­yo­ría.

A ve­ces no di­men­sio­na­mos los acon­te­ci­mien­tos cuan­do son ava­la­dos por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Re­cién ter­mino de leer las 16 pá­gi­nas del in­for­me del Dr. Reiss y me doy cuen­ta que no­so­tros co­mo afi­cio­na­dos a la mú­si­ca y el buen au­dio de­be­mos ser más res­pe­tuo­sos de lo que ha­cen los in­ge­nie­ros, maes­tros y doc­to­res ex­per­tos en elec­tró­ni­ca, acús­ti­ca y de­más.

Es­to por­que juz­ga­mos a la li­ge­ra y a la pri­me­ra (me in­clu­yo) el di­se­ño de un am­pli­fi­ca­dor, los ma­te­ria­les en la rea­li­za­ción de unas bo­ci­nas o peor aún cuan­do afir­ma­mos que tal in­ves­ti­ga­ción es “una ja­la­da”. Po­bres de no­so­tros que a ve­ces cree­mos que por te­ner un equi­po de au­dio de cier­to ni­vel o ha­ber compramos unos ca­bles exó­ti­cos nos da la au­to­ri­dad pa­ra cues­tio­nar a la cien­cia.

E l es t u d i o “A Me­ta - Anal ys i s of Hi g h Re­so­lu­tion Au­dio Per­cep­tual Eva­lua­tion” es una jo­ya en to­dos los sen­ti­dos: ma­te­má­ti­cas, pro­ba­bi­li­dad, es­ta­dís­ti­ca y una mues­tra del co­no­ci­mien­to en au­dio y en acús­ti­ca. A me­nos que ten­ga­mos las he­rra­mien­tas aca­dé­mi­cas pa­ra dis­cu­tir­lo, no hay más que acep­tar­lo y dis­fru­tar­lo.

Tam­bién es cla­ro que el do­cu­men­to se en­fo­ca mu­chí­si­mo en el te­ma de per­cep­ción y co­mo tal hay que di­ge­rir­lo.

Re­cor­de­mos que el au­dio de al­ta re­so­lu­ción pue­de de­fi­nir­se co­mo aque­llos sis­te­mas y for­ma­tos que son ca­pa­ces de ser con­te­ni­dos en una ca­li­dad su­pe­rior al for­ma­to PCM 16 bits 44.1 o 48 khz, mis­mo que he­mos ve­ni­do es­cu­chan­do des­de ha­ce trein­ta años en el CD o ca­si vein­te años con el DVD.

Den­tro de la in­dus­tria y la co­mu­ni­dad del au­dio exis­te la con­tro­ver­sia so­bre si es­te es­tán­dar PCM con el que he­mos vi­vi­do es suficiente pa­ra cap­tu­rar el con­te­ni­do de la mú­si­ca du­ran­te una pre­sen­ta­ción en vi­vo. De he­cho la con­tro­ver­sia au­men­ta pues las téc­ni­cas de gra­ba­ción han cam­bia­do tan­to que es muy po­co lo que se gra­ba co­mo “mú­si­ca en vi­vo”. Re­cor­de­mos que el mul­ti­track di­gi­tal per­mi­te ha­cer to­mas ais­la­das de ca­da ins­tru­men­to o de ca­da voz pa­ra lue­go su­mar­las en una mez­cla y ajus­tar­las en la eta­pa de mas­te­ri­ng.

Pa­ra no­so­tros, los afi­cio­na­dos no de­be­mos per­der de vis­ta (y de oí­do) que lo más im­por­tan­te en es­ta evo­lu­ción de la era de los 16 bits a la nue­va era de los 24 bits es la cap­tu­ra de la mú­si­ca an­tes que la re­pro­duc­ción en ca­sa. Me ex­pli­co: lo vi­tal es que to­da la in­dus­tria se mue­va ha­cia for­ma­tos HRA y no so­lo las tiendas di­gi­ta­les o las dis­que­ra au­dió­fi­las. Des­de mi pun­to de vis­ta de na­da sir­ve te­ner un pu­ña­do de ar­chi­vos

HRA que se ven­den en la web, la ma­yo­ría de ellos ape­nas unas re­mas­te­ri­za­cio­nes de cin­tas analó­gi­cas de dis­cos clá­si­cos o lo peor, mas­te­ri­za­cio­nes de ar­chi­vos di­gi­ta­les o de CD´S que ori­gi­nal­men­te fue­ron gra­ba­dos en 16 bits y que hoy quie­ren ven­der­nos co­mo ma­te­rial en 24 bits. Se ne­ce­si­ta que in­ge­nie­ros, pro­duc­to­res y ar­tis­tas apues­ten por gra­ba­cio­nes na­ti­vas en HRA. Eso se­ría. un gran im­pul­so.

Si re­cor­da­mos el cam­bio del vi­nil al ca­se­te no fue por ca­li­dad de so­ni­do, sino por con­ve­nien­cia. La evo­lu­ción de las del­ga­das cin­tas mag­né­ti­cas al CD, se debió gracias a que te­nía­mos un nue­vo for­ma­to di­gi­tal con mu­cho me­nos des­gas­te fí­si­co y gran con­ve­nien­cia. Fi­nal­men­te el brin­co del CD al Mp3 o di­ver­sos for­ma­tos di­gi­ta­les, tam­po­co fue por ca­li­dad de au­dio (al con­tra­rio) sino por fa­ci­li­dad y con­ve­nien­cia de te­ner mi­les de can­cio­nes en el bol­si­llo (co­mo se enun­cia­ba el pri­mer ipod) y por­que la com­pre­sión per­mi­tía ar­chi­vos de muy ba­jo pe­so -o ta­ma­ño- que po­dían via­jar por in­ter­net y lle­gar sin pro­ble­mas a di­ver­sos ser­vi­do­res al otro la­do del mun­do.

Es un gra­to avan­ce des­cu­brir que el HRA pue­de per­ci­bir­se co­mo al­go “me­jor” que el CD, pe­ro fal­ta al­go pa­ra que crez­ca, pa­ra que des­pun­te ex­po­nen­cial­men­te. Des­afor­tu­na­da­men­te ya no pue­de ser el te­ma de la con­ve­nien­cia; des­de ha­ce mu­chos años es­ta­mos acos­tum­bra­dos y ex­pues­tos a ar­chi­vos de au­dio en nues­tras lap­tops, ta­blets, smartp­ho­nes o re­pro­duc­to­res di­gi­ta­les. No re­sul­ta­ría no­ve­dad. Así que ha­brá que con­si­de­rar la bús­que­da de un nue­vo va­lor y creo que de­be ser el pre­cio.

Así lo veo: Cuan­do la in­dus­tria (dis­que­ras, pro­duc­to­res, ar­tis­tas, edi­to­ras, gran­des em­pre­sas de tec­no­lo­gía co­mo Ap­ple, Goo­gle, Mi­cro­soft, Sam­sung y más) se pon­gan de acuer­do y apues­ten en un so­lo sen­ti­do im­pul­san­do el HRA, el MP3 y de­más ar­chi­vos lossy ha­brán per­di­do la ba­ta­lla y no­so­tros los afi­cio­na­dos ha­bre­mos fi­nal­men­te ga­na­do me­jor ca­li­dad de so­ni­do pa­ra nues­tros oí­dos.

Sin em­bar­go eso de­pen­de que los ser­vi­cios de strea­ming ( Ap­ple Mu­sic, Goo­gle Play, Dee­zer, Tidal pe­ro so­bre to­do Spo­tify) apues­ten por el HRA. Esa se­rá la me­jor ma­ne­ra de evan­ge­li­zar a to­dos los que nos gus­ta la mú­si­ca (y no só­lo a los oí­dos en­tre­na­dos). Evi­den­te­men­te la gen­te pa­ga­rá lo mis­mo por un ser­vi­cio de strea­ming HRA que uno que hoy en­vía ar­chi­vos AAC o Ogg Vor­bis. Los pre­cios de­ben ba­jar y no es­ta­ble­cer di­fe­ren­cia­cio­nes en­tre HRA y “ba­ja ca­li­dad”. Dis­cri­mi­nar en cues­tión de pre­cios no le ha­ce bien a la in­dus­tria. En el mun­do so­lo Qo­buz (en Fran­cia y muy po­cos paí­ses eu­ro­peos) uti­li­za HRA pa­ra strea­ming. ¿Y los gran­des? ¿Y el mains­tream? ¿Cuán­do?

Aun­que la com­pra de ar­chi­vos va muy a la ba­ja, cuan­do el pre­cio de los dis­cos o de las can­cio­nes le­ga­les pa­ra des­car­ga en di­ver­sos ar­chi­vos HRA cues­ten lo mis­mo que un Mp3, ese se­rá el otro mo­men­to de des­pun­te pa­ra el HRA.

An­tes no. HT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.