En De­ta­lle. Al­ta­vo­ces Da­vis Acous­tics + lec­tor de CD’S y am­pli­fi­ca­dor Rok­san.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Ve­ga

Es­te es un sis­te­ma es­té­reo pa­ra quien la mú­si­ca re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va en su vi­da y en su ca­sa. No es ba­ra­to, lo an­ti­ci­po. Simple con­fi­gu­ra­ción: un am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do con co­nec­ti­vi­dad Blue­tooth, un lec­tor de CD´S con DAC pa­ra co­nec­tar fuentes ex­ter­nas y un par de bo­ci­nas dis­pues­tas a sa­cu­dir la sa­la. In­gla­te­rra y Fran­cia se con­jun­tan pa­ra ofre­cer de­ma­sia­das emo­cio­nes pa­ra el ver­da­de­ro en­tu­sias­ta.

Cuan­do Car­los Pe­ni­che (hom­bre or­ques­ta de Sty­lus AV, im­por­ta­do­ra de es­tos pro­duc­tos) me su­gi­rió es­cu­char es­te sis­te­ma, me ade­lan­tó lo que po­dría es­pe­rar: “el resultado so­no­ro es in­con­ce­bi­ble pa­ra el ni­vel de pre­cio, ade­más se­rá muy del gus­to de la gen­te que ama el rock”. Con esa pre­mi­sa me dis­pu­se a es­cu­char es­te equi­po que en su con­jun­to su­ma 7580 dó­la­res. Si bien es cier­to que aquí es­cri­bi­ré so­bre la su­ma de las par­tes, es pre­ci­so no­tar que se pue­den ad­qui­rir las pie­zas que uno desee. Yo por ejem­plo que­de fas­ci­na­do con las ca­jas Da­vis Acous­tics.

Ten­go que con­fe­sar que al­gu­nos de mis ami­gos en­tu­sias­tas del au­dio tie­nen gus­tos mu­si­ca­les un tan­to li­mi­ta­dos y que a ve­ces las se­sio­nes se vuel­ven un tan­to abu­rri­das (ya sa­ben, es­cu­char Dia­na Krall, Da­vid Chesky, No­rah Jo­nes y esos “clá­si­cos” de las de­mos en las fe­rias de elec­tró­ni­ca). Di­ga­mos que hay mu­chos afi­cio­na­dos a la mú­si­ca inofen­si­va.

Cuan­do tu­ve en­fren­te las Dha­va­ni (1890 dó­la­res el par) in­me­dia­ta­men­te su­pe que so­por­ta­rían mu­cho más que “mú­si­ca inofen­si­va”. Más gran­des de lo que pa­re­cen en fo­to, es­tas bo­ci­nas fran­ce­sas nunca ga­na­rán un con­cur­so de be­lle­za, de he­cho po­drían pa­sar por unas ca­jas de los años ochen­ta. Pe­ro no im­por­ta, juz­gue­mos su desem­pe­ño y no su apa­rien­cia ape­nas es­par­ta­na.

Dos woo­fers de 8” de ce­lu­lo­sa, un mid­woo­fer de 6.5” de fi­bra de vi­drio y un twee­ter de 1” de do­mo sua­ve, to­dos ellos in­te­gra­dos en un ga­bi­ne­te bass ré­flex de 23 x 34 x 108 cm y con un pe­so de 20 kg ca­da co­lum­na. De di­se­ño bas­tan­te simple y sin de­ma­sia­da gra­cia, re­sul­ta una ca­ja ne­gra rec­tan­gu­lar con el puer­to de sa­li­da de ai­re al fren­te. Im­pe­dan­cia en­tre 4 y 8 ohms, sen­si­bi­li­dad de­cla­ra­da.

Las Dha­va­ni se fa­bri­can en Tro­yes, Fran­cia y ellos se en­car­gan de to­do el pro­ce­so, in­clu­so de los dri­vers que se di­se­ñan y cons­tru­yen allí mis­mo.

Va­ya­mos a la elec­tró­ni­ca. De otra es­tir­pe, se les no­ta. Se tra­ta de una pa­re­ja de com­po­nen­tes que no pue­den ocul­tar su ori­gen in­glés. De re­no­va­do di­se­ño, se apre­cia una só­li­da e in­ma­cu­la­da cons­truc­ción. Lu­jo, ele­gan­cia y sim­pli­ci­dad son los ad­je­ti­vos que des­ta­can. Rok­san ha de­ve­la­do es­ta nue­va se­rie K3 co­mo ga­ma in­ter­me­dia por de­ba­jo de Cas­pian y los nue­vos Blak. Pe­ro de­cir ni­vel me­dio en Rok­san es su­ge­rir que es­tá por en­ci­ma de de­ce­nas de am­pli­fi­ca­do­res orien­ta­les e in­clu­so eu­ro­peos que ron­dan el mis­mo pre­cio (2700 dó­la­res). Sin flo­ri­tu­ras, sin pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal, sin con­trol de to­nos, sin tec­no­lo­gías hi­per van­guar­dis­tas (en tér­mi­nos mer­ca­do­ló­gi­cos), a es­tos Rok­san se les ve la cas­ta a la pri­mer es­cu­cha.

Pe­sa su­cu­len­tos 14 kg en un cha­sis que ape­nas mi­de 432 x 380 x 102mm. Tie­ne 5 en­tra­das de lí­nea, una en­tra­da pa­ra tor­na­me­sa (úni­ca­men­te con fo­no­cap­tor mag­ne­to mó­vil), así mis­mo cuen­ta con una en­tra­da by-pass (pa­ra co­nec­tar por ejem­plo la sa­li­da de preout de los canales fron­ta­les de un pro­ce­sa­dor o re­cep­tor AV su­rround) y la no­ve­dad es la in­clu­sión de co­nec­ti­vi­dad inalám­bri­ca Blue­tooth aptx.

In­ter­na­men­te me­jo­ró el la­yout de la fuen­te de ali­men­ta­ción y aho­ra cuen­ta con am­pli­fi­ca­ción to­tal­men­te si­mé­tri­ca.

Pa­ra es­tas se­sio­nes se agre­gó el re­pro­duc­tor de CD´S con DAC (con­ver­ti­dor analó­gi­co­di­gi­tal) pa­ra fuentes ex­ter­nas que Rok­san lo de­no­mi­na K3 CD Di. Si us­ted tie­ne la fortuna de te­ner mu­chos dis­cos com­pac­tos, es­te com­po­nen­te po­dría ser su úl­ti­ma com­pra, nunca ne­ce­si­ta­ría al­go me­jor. Tam­bién es pre­ci­so no­tar que la in­ver­sión as­cien­de a 2990 dó­la­res.

El K3 CD Di Pla­yer tie­ne cha­sis de ace­ro, em­plea un DAC PCM1708 24 bits 192 khz, sin em­bar­go su gran acier­to es em­plear un re­loj maes­tro de cris­tal de al­ta pre­ci­sión he­cho en ca­sa, lo que evi­ta a to­da cos­ta el ex­ten­di­do pro­ble­ma de jit­ter (des­fa­se en tiempo que se tra­du­ce en so­ni­do fa­ti­go­so, em­bo­rro­na­do, com­pac­to y con un es­ce­na­rio so­no­ro es­tre­cho, ade­más de al­ta fre­cuen­cias pe­ne­tran­tes y me­tá­li­cas). Por lo de­más cuen­ta con sa­li­das de au­dio di­gi­tal ba­lan­cea­do XLR, des­ba­lan­cea­do RCA y

Tos­link. So­lo lee CD, CD-R y CD-RW. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que lo dis­tin­gue es que tie­ne en­tra­das di­gi­ta­les con­mu­ta­bles vía óp­ti­ca o coaxial, de tal ma­ne­ra que se le pue­dan co­nec­tar otras fuentes di­gi­ta­les (por ejem­plo, un dock de ipho­ne).

Es­te es un sis­te­ma es­té­reo de al­tos vue­los que su­pera con cre­ces a to­do lo vis­to en equi­pos de mar­cas orien­ta­les y que pue­de com­pe­tir en cier­tos as­pec­tos con al­gu­nos pe­sos pe­sa­dos del High End. Vea­mos por qué.

Eva­lua­ción sub­je­ti­va

Pa­ra es­tas se­sio­nes de es­cu­cha, con­jun­ta­mos los tres equi­pos des­cri­tos en el nue­vo y muy agra­da­ble

show­room de Sty­lus-av en el sur de la ciu­dad de Mé­xi­co. To­dos los ca­bles fue­ron de la mar­ca Har­mo­nix.

Y es­cu­cha­mos mu­cho ma­te­rial en CD y lar­gas ho­ras de

strea­ming vía Dee­zer y Spo­tify des­de un ipho­ne 6s que se co­nec­ta­ba me­dian­te Blue­tooth al am­pli­fi­ca­dor Rok­san. A fin de cuen­tas es así co­mo in­ter­ac­tua­mos to­dos los días con el sis­te­ma de au­dio, a ve­ces sen­ta­dos po­nién­do­le mucha aten­ción y emo­ción, y otras tan­tas, es­cu­chan­do mú­si­ca mien­tras lee­mos, es­tu­dia­mos o tra­ba­ja­mos. El asun­to es­ta­ba cla­ro. A es­tas bo­ci­nas les gus­ta el rock y a mi tam­bién, así que es­cu­che Pink Floyd, Ra­diohead, The Cu­re, Nir­va­na, Morp­hi­ne y co­sas más un­der y vin­ta­ge co­mo Mu­sic Ma­chi­ne, The Trash­men o gru­pos más re­cien­tes y muy bue­nos co­mo The Or­wells o Black Lips. Pe­ro co­mo tam­po­co se tra­ta de en­ca­si­llar­se en un so­lo gé­ne­ro, les pa­sé el jazz Sweet and Funky de Aki­ko Tsu­ru­ga, el folk de Los Lo­bos, Johnny Cash y Leo­nard Cohen y or­ques­tas mí­ti­cas co­mo cuan­do Count Ba­sie meets Os­car Pe­ter­son.

Lo pri­me­ro que no­té es que el con­jun­to en­tre­ga po­der, de he­cho no pa­re­cen 140 watts co­mo los anun­cia Rok­san pa­ra el K3, es­to gracias a una bue­na si­ner­gia y una ele­va­da sen­si­bi­li­dad de las fran­ce­sas. ¿Quie­res al­to vo­lu­men? Aquí lo en­con­tra­rás, sin mie­do. ¿Quie­res po­de­río en gra­ves? Pre­pá­ra­te pa­ra sa­cu­dir la ha­bi­ta­ción. Sin em­bar­go va­le la pe­na ha­cer un apun­te. Las Dha­va­ni en­tre­gan ba­jos pro­fun­dos, con­tun­den­tes, con­tro­la­dos y pre­ci­sos. Son dos woo­fers de 8”, al­go que ya no se ve en la ac­tua­li­dad en esa bús­que­da in­ce­san­te de la es­bel­tez en bo­ci­nas.

Es­tas fran­ce­sas no les da pe­na “es­tar fron­do­sas”; de he­cho ese re­sul­ta su principal atri­bu­to.

Pe­ro no quie­ro que se ma­len­tien­da, las Da­vis Acous­tics no “son puro gra­ve”, re­sul­tan bien ba­lan­cea­das con un me­dio ran­go cris­ta­lino y con ex­cep­cio­nal de­fi­ni­ción. En mi ca­so y cuan­do se tra­ta de ca­jas de pre­cio mo­de­ra­do pre­fie­ro el so­ni­do de un twee­ter de se­da cuan­do es­tá bien aco­pla­do al res­to del con­jun­to. Y aquí su­ce­de eso.

Creo que han no­ta­do que me gus­tan es­tas bo­ci­nas, no hay du­da. Tam­bién hay que ser cla­ros que no tie­nes esa ul­tra al­ta re­so­lu­ción de sis­te­mas High End o que las mi­cro­di­ná­mi­cas no son tan pre­ci­sas co­mo en bo­ci­nas de ma­yor pre­cio.

Tie­nen un cier­to ca­rác­ter re­ve­la­dor que pue­de que no gus­te a to­dos. Sin pre­ten­der ser­lo, acu­san de bue­nos mo­ni­to­res, así que si sus gra­ba­cio­nes son bue­nas, se ve­rán exal­ta­das, en cam­bio los re­gis­tros com­pri­mi­dos o low-fi su­fri­rán las consecuencias de su no­ta­ble trans­pa­ren­cia. Ya en el ni­vel de exi­gen­cia las Dha­va­ni cam­bian su ca­rác­ter so­bre to­do en el ran­go me­dio cuan­do el vo­lu­men sube a ni­ve­les con­si­de­ra­bles.

Di­cho lo an­te­rior, es jus­to de­cir que si bus­cas las bo­ci­nas más neu­tra­les, es­tas Dha­va­ni no son pa­ra ti. En cam­bio si bus­cas unas ca­jas que emo­cio­nen tu ins­tin­to roc­ke­ro con­si­dé­ra­las una gran op­ción. Sin ser “eco­nó­mi­cas”, so­bre­pa­san con cre­ces su re­la­ción ca­li­dad pre­cio y es­toy se­gu­ro que aver­gon­za­rían a va­rios mo­de­los de bo­ci­nas eu­ro­peas de ul­tra al­ta repu­tación. Cons­te que so­lo es­toy ha­blan­do de su desem­pe­ño y no de su di­se­ño.

La fan­ta­sía de las Dha­va­ni no es ca­sua­li­dad, ese so­ni­do en­can­ta­dor se de­be en gran me­di­da al res­pal­do de la elec­tró­ni­ca Rok­san.

Nues­tro sen­ti­do del oí­do es bas­tan­te li­mi­ta­do, acep­té­mos­lo y nues­tras ca­ren­cias se van acre­cen­tan­do con la edad. Lo di­go por­que com­pa­rar am­pli­fi­ca­do­res no es fá­cil pues nues­tra re­ten­ción au­di­ti­va es de muy cor­to pla­zo, aún así la ex­pe­rien­cia te da ele­men­tos pa­ra sa­ber cuan­do un am­pli­fi­ca­dor “te gus­ta” más que otro. Es­to lo es­cri­bo a co­la­ción por­que ha­ce al­gu­nos me­ses com­pa­ré un K2 de Rok­san con­tra un par de am­pli­fi­ca­do­res del mis­mo ni­vel de pre­cio (uno in­glés -he­cho en Chi­na- y uno ja­po­nés -he­cho en Ja­pón). El resultado fue evi­den­te y con­tun­den­te, el am­pli­fi­ca­dor Rok­san de­no­ta­ba un so­ni­do ro­bus­to, con cuer­po, con “cre­ma”, mien­tras los otros com­pe­ti­do­res se es­cu­cha­ban “fla­cos” (des­lac­to­sa­dos y light co­men­tó un ami­go en esa oca­sión).

Ya di­je que hay bue­na po­ten­cia y mu­cho cuer­po en el K3. Aho­ra agre­go que el ma­ne­jo de las di­ná­mi­cas es ex­qui­si­ta: “em­pu­ja” a la me­nor pro­vo­ca­ción y se “con­tie­ne” en los pa­sa­jes pla­ní­si­mos. Des­ta­ca el ba­jo ni­vel de pi­so de rui­do.

En­con­trar ad­je­ti­vos pa­ra tra­tar de ex­pli­car el com­por­ta­mien­to de la elec­tró­ni­ca (am­pli­fi­ca­dor y lec­tor de CD´S) es muy com­pli­ca­do. So­bre to­do pa­ra no caer en “co­sas mís­ti­cas”. Re­vi­so los apun­tes de mi li­bre­ta y en­cuen­tro pa­tro­nes en mu­chas de las per­cep­cio­nes que des­ta­ca­ba en va­rias can­cio­nes o me­lo­días: pro­fun­di­dad y mucha aper­tu­ra ha­cia los la­te­ra­les. Así lo es­cri­bí “en ca­lien­te” al es­cu­char “Ki­ko” de Los Lo­bos o “The Wall” de Pink Floyd. Pe­ro de­lei­tar­se con “I´m con­fes­sin´(that I lo­ve you)” al piano de Pe­ter­son y con los arre­glos de Ba­sie es co­sa que en­ti­bia la piel.

Di­fí­cil es pe­dir más. So­lo siendo de­ma­sia­do exi­gen­te po­dría de­cir que el ór­gano en el fa­mo­so Can­tan­te Domino no tie­ne la es­ta­tu­ra y pe­so que só­lo des­plie­ga un su­per am­pli­fi­ca­dor High End de cos­tos mu­cho ma­yo­res.

Otro de­ta­lle mí­ni­mo es que la re­so­lu­ción se mi­ni­mi­za a ba­jos vo­lú­me­nes, es pre­ci­so su­bir­le a la pe­ri­lla pa­ra no­tar el de­ta­lle mi­cro en cier­tas pie­zas mu­si­ca­les com­pli­ca­das.

El lec­tor de CD es una jo­ya, se no­ta una so­ber­bia cons­truc­ción, un me­ca­nis­mo de car­ga ro­bus­to, rá­pi­do y si­len­cio­so. El DAC ha­ce un tra­ba­jo ex­cep­cio­nal y la eta­pa analó­gi­ca de sa­li­da le otor­ga una for­mi­da­ble ca­li­dez.

Con­clu­sión

“Yo vi­vi­ría feliz con es­te sis­te­ma, fá­cil­men­te me po­dría acos­tum­brar”, di­ce mi li­bre­ti­ta. Tam­po­co hay que ob­viar que es fuer­te la in­ver­sión mo­ne­ta­ria. Si us­ted pue­de, no lo du­de, bus­que una au­di­ción. Si us­ted no es ex­qui­si­to en tér­mi­nos de di­se­ño las Dha­va­ni de Da­vis Acous­tics son de lo me­jor por el pre­cio de mer­ca­do. Muy com­pra­bles.

Los Rok­san son co­sa apar­te y co­mo tal su cos­to po­dría eva­luar­se co­mo ele­va­do, sin em­bar­go sus capacidades pa­ra emo­cio­nar son gran­des, ha­brá que po­ner eso en la ba­lan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.