Rach­ma­ni­nov Rach­ma­ni­nov. The com­ple­te works

DECCA, 2014

home:tech magazine mexico - - AUDICIONES ADICTIVAS -

Co­men­zó a es­tu­diar piano cuan­do ape­nas con­ta­ba con seis años de edad y des­de entonces no ha­ría de la­do la dis­ci­pli­na que lo lle­va­ría con­ver­tir­se en uno de los más re­nom­bra­dos com­po­si­to­res ro­mán­ti­cos de la his­to­ria de la mú­si­ca. Fue en 1897 que es­tre­nó su pri­me­ra sin­fo­nía, un acon­te­ci­mien­to desas­tro­so que la crí­ti­ca de la épo­ca se en­car­gó de mag­ni­fi­car a tal gra­do que Ser­guei se de­pri­mió lo suficiente co­mo pa­ra con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de no vol­ver a ha­cer mú­si­ca. Por fortuna, el jo­ven com­po­si­tor acu­dió con un neu­ró­lo­go hip­no­tis­ta que lo alen­tó a con­ti­nuar por la sen­da de la crea­ti­vi­dad pa­ra que el ru­so ter­mi­na­ra con­vir­tién­do­se en un com­po­si­tor de fa­ma mun­dial. Des­de es­tas pá­gi­nas se su­gie­re ha­cer­se de la ca­ja edi­ta­da por el pres­ti­gia­do sello DECCA pa­ra así ho­me­na­jear a Rach­ma­ni­nov, na­da me­nos que 32 dis­cos com­pac­tos don­de se es­cu­cha la obra del ru­so de im­pe­ca­ble ma­ne­ra gracias al em­pu­je del so­ni­do di­gi­tal.

Sa­rah Vaug­han Li­ve at Rosy´s Re­so­nan­ce Records, 2016

Acom­pa­ña­da del pia­nis­ta Carl Schroe­der, el ba­jis­ta Wal­ter Boo­ker y el ba­te­ris­ta Jimmy Cobb, Sa­rah

Vaug­han em­pu­ñó el mi­cró­fono pa­ra pre­sen­tar­se a fi­nes de los años se­ten­ta en el Rosy´s, en Nue­va Or­leans, an­te un en­can­ta­do pú­bli­co. La ci­ta per­ma­ne­ció vi­va gracias a las anéc­do­tas de quie­nes tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de cho­car sus palmas fren­te a la na­ci­da en Nue­va Jer­sey y tam­bién por las fo­tos que cer­ti­fi­ca­ban lo ocu­rri­do; sin em­bar­go, re­cien­te­men­te se res­ca­tó una gra­ba­ción que mues­tra exac­ta­men­te lo que su­ce­dió el 31 de ma­yo de 1978. Un gran do­cu­men­to so­no­ro el pla­to que aquí se abor­da pues, co­mo era de es­pe­rar­se, per­mi­te apre­ciar el ca­li­bre de in­tér­pre­te que Vaug­han siem­pre fue. Es­cú­che­lo us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, a me­dia luz, en ca­sa, y no se sien­ta sor­pren­di­do si de pron­to tie­ne deseos de le­van­tar­se de su asien­to pa­ra di­ri­gir­le unas cuan­tas palmas a su re­pro­duc­tor de au­dio.

The Who 50 hits! Gef­fen, 2014

Fue­ron cua­tro ti­pos de cui­da­do. De esos que ya no se ha­cen, de esos que ya no exis­ten. Y jun­tos idea­ron un te­ma­rio in­cen­dia­rio, gran­di­lo­cuen­te, des­gar­ba­do y po­de­ro­so que de­ci­die­ron con­te­ner a du­ras pe­nas ba­jo un nom­bre: The Who. Pe­te Towns­hend, Ro­ger Dal­trey, John Ent­wistle y Keith Moon en­car­na­ron lo que es el rock and roll du­ran­te los años se­sen­ta y se­ten­ta del si­glo pa­sa­do, sin más, y muy po­cos co­mo ellos po­drían os­ten­tar ta­ma­ña res­pon­sa­bi­li­dad por­que va­ya que el cuar­te­to se ga­nó a pul­so el tí­tu­lo, con pre­sen­ta­cio­nes don­de el su­dor y el wat­ta­je ja­más lu­cie­ron dis­cre­tos. Ha­ce po­co se anun­ció que los so­bre­vi­vien­tes de esa his­to­ria (Ro­ger y Pe­te) vi­si­ta­rán Mé­xi­co, un ex­ce­len­te pre­tex­to pa­ra ha­cer­se de es­te aco­pla­do de éxi­tos de los in­gle­ses y des­ga­ñi­tar­se ba­jo la re­ga­de­ra, ras­cán­do­se la ba­rri­ga co­mo si, en lu­gar de om­bli­go, las pas­ti­llas de una gui­ta­rra nos pro­te­gie­ran las en­tra­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.