Fan AV. Mo­ni­to­res Sen­sa Mi­ni… ¡Wi­zard Au­dio lo vol­vió a ha­cer!

¡Wi­zard Au­dio lo vol­vió a ha­cer!

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Car­los Vi­lle­gas

En ca­sa los pro­bé en tres di­fe­ren­tes zo­nas y aun­que su me­jor desem­pe­ño lo al­can­za­ron en la es­tan­cia con el res­to del equi­po es­té­reo prin­ci­pal (am­pli­fi­ca­dor Brys­ton 4BST de 250 watts, pre­vio de bul­bos Odys­sey

Au­dio Candela, tor­na­me­sa Ma­rantz TT15-S1 con agu­ja Clea­rau­dio Vir­tuo­so Ebony Wood y pre­vio de phono Mu­si­cal Su­rroun­dings Pho­no­me­na II), cu­rio­sa­men­te las go­cé aún más en el co­me­dor, de la mano de un pe­que­ño in­te­gra­do de 80 watts, una zo­na don­de nun­ca ha­bía dis­fru­ta­do de mú­si­ca de ma­ne­ra di­rec­ta y que me per­mi­tió de­lei­tar a los ami­gos mien­tras de­gus­ta­ba de una ce­na en su com­pa­ñía. En ju­lio del 2015 tu­ve el agra­do de es­cu­char en ca­sa un par de be­llos mo­ni­to­res fa­bri­ca­dos por la em­pre­sa me­xi­ca­na Wi­zard Au­dio de

Erick Bo­vio. Las Sen­sa son unos mo­ni­to­res pa­si­vos di­se­ña­dos y cons­trui­dos con un no­ta­ble es­me­ro y for­man par­te de la lí­nea de­no­mi­na­da Zen Au­dio. En aque­lla oca­sión, su di­se­ña­dor Adrián Aguirre nos pla­ti­có que re­qui­rió de un año de tra­ba­jo pa­ra com­ple­tar el desa­rro­llo de es­tas bo­ci­nas (en mi opi­nión idea­les pa­ra sa­las de di­men­sio­nes con­te­ni­das).

Y, si­guien­do los tiem­pos de la com­pa­ñía, jus­to un año des­pués Wi­zard Au­dio lan­za un nue­vo mo­ni­tor aún más pe­que­ño, las Sen­sa

Mi­ni, unas bo­ci­nas con las que se bus­ca man­te­ner el tim­bre y la re­so­lu­ción de su her­ma­na ma­yor en un re­cin­to más pe­que­ño, que le per­mi­ta a su pro­pie­ta­rio mu­si­ca­li­zar di­fe­ren­tes áreas de la ca­sa o su ofi­ci­na en don­de no se re­quie­ra for­zo­sa­men­te al­can­zar ni­ve­les de vo­lu­men ele­va­dos, sino dis­fru­tar de su mú­si­ca pre­di­lec­ta a tra­vés de un buen par de mo­ni­to­res. Co­mo co­men­ta­mos an­te­rior­men­te, l as bo­ci­nas per­te­ne­cien­tes a la lí­nea Zen Au­dio fue­ron di­se­ña­das pa­ra mu­si­ca­li­zar pe­que­ñas sa­las del ta­ma­ño pro­me­dio de los ho­ga­res de nues­tro país. Con es­ta pre­mi­sa na­cie­ron Sen­sa y Sen­sa Mi­ni (se ru­mo­ra que el si­guien­te lan­za­mien­to se­rá un par de floors­tan­ders), dos her­mo­sos mo­ni­to­res fa­bri­ca­dos ba­jo al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad que na­da tie­nen que en­vi­diar a mar­cas de im­por­ta­ción.

Pa­ra la cons­truc­ción del re­cin­to de las Sen­sa Mi­ni, se uti­li­zó la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da un año atrás pa­ra la ma­nu­fac­tu­ra de sus her­ma­nas ma­yo­res y el Tza­lam de 19 mm. de es­pe­sor, por sus va­lo­res de den­si­dad, con­trac­ción, re­sis­ten­cia a la com­pre­sión, fle­xión y dis­po­ni­bi­li­dad na­cio­nal fue la ma­de­ra se­lec­cio­na­da. El re­cin­to de las Sen­sa Mi­ni es muy es­bel­to (mi­de só­lo 136 mm de fren­te x 240 mm de al­tu­ra). Gra­cias a su ge­ne­ro­sa pro­fun­di­dad de 290 mm es­te mi­ni mo­ni­tor ob­tie­ne un vo­lu­men tal que le permite ge­ne­rar un so­ni­do con una bue­na pre­sen­cia y agra­da­ble al oí­do. Es­ta so­lu­ción uti­li­za­da tam­bién en sus her­ma­nas ma­yo­res, ge­ne­ró una ca­ja vi­sual­men­te muy pe­que­ña que se in­te­gra­rá in­me­dia­ta­men­te con el am­bien­te de su es­tan­cia ya que ade­más, el co­lor de su aca­ba­do es fá­cil­men­te com­bi­na­ble con las nue­vas ten­den­cias de la de­co­ra­ción. Los aca­ba­dos pre­sen­tan una al­ta ca­li­dad evi­den­te y re­pi­ten el aca­ba­do se­mi-ma­te que real­za la vis­ta de la her­mo­sa ve­ta del Tza­lam. Al tac­to, las Sen­sa Mi­ni pre­su­men de un aca­ba­do su­per­fi­cial lu­jo­so, al­go no es­pe­ra­do en es­te ran­go de pre­cio. Por to­do lo an­te­rior, la cons­truc­ción y aca­ba­dos de las Sen­sa Mi­ni lu­cen de­fi­ni­ti­va­men­te de un seg­men­to

su­pe­rior a su pre­cio (por de­ba­jo de los mil dó­la­res ame­ri­ca­nos), re­ma­tan­do en su ca­ra pos­te­rior con una pla­ca de ace­ro inoxi­da­ble gra­ba­da con la­ser don­de se al­ber­gan el par de bor­nes Pro­pe­ller Post cha­pea­dos en oro y un tu­bo de en­to­na­ción de alu­mi­nio, una par­te muy im­por­tan­te del di­se­ño bass ré­flex del mo­ni­tor.

En las Sen­sa Mi­ni en­con­tra­mos una vez más com­po­nen­tes de pres­ti­gio au­dió­fi­lo tan­to en la Red de Cru­ce (XO) de cuar­to or­den asi­mé­tri­co con par­tes fa­bri­ca­das por

Mun­dorf, Cla­rity y Mox, co­mo en los dri­vers que es­tán fa­bri­ca­dos por pres­ti­gia­das em­pre­sas con ma­te­ria­les or­gá­ni­cos (se­da y pa­pel tra­ta­do). Pa­ra las fre­cuen­cias al­tas se eli­gió un twee­ter de do­mo de se­da de Ø19 mm y pa­ra los gra­ves un mid­woo­fer de pa­pel tra­ta­do de Ø120 mm. Se­gún Wi­zard Au­dio su res­pues­ta de fre­cuen­cia es de 85 hz. a 20 Khz. (a -3 db) y tie­nen una sen­si­bi­li­dad de 86 db. La im­pe­dan­cia no­mi­nal es de 8 ohms y la fre­cuen­cia de cru­ce su­be a 3.5 Khz. El pe­so de ca­da mo­ni­tor es de 6 kgs. y se su­gie­re una am­pli­fi­ca­ción de 50 a 120 watts. La au­di­ción for­mal la reali­cé en la sa­la es­té­reo de 20 me­tros cua­dra­dos co­lo­can­do los mo­ni­to­res bien ale­ja­dos de la pa­red fron­tal (1.5 me­tros) y en esa ubi­ca­ción, las Sen­sa Mi­ni de­sa­pa­re­cen por com­ple­to ge­ne­ran­do un es­ce­na­rio creí­ble y muy gra­to, pe­ro per­dien­do fre­cuen­cias ba­jas co­mo era de es­pe­rar­se por la le­ja­nía de las pa­re­des. Des­pués de pro­bar dis­tin­tas ubi­ca­cio­nes, con­cuer­do con la re­co­men­da­ción de su di­se­ña­dor y a 60 o 70 cen­tí­me­tros de la pa­red fron­tal (la que es­tá de­trás) las Sen­sa Mi­ni al­can­zan su me­jor desem­pe­ño -ayu­dán­do­se de la acús­ti­ca de una sa­la pe­que­ña- pa­ra pre­sen­tar un so­ni­do bien ba­lan­cea­do en don­de el es­ce­na­rio es dis­fru­ta­ble y las fre­cuen­cias gra­ves ad­quie­ren una pre­sen­cia más na­tu­ral. En es­ta ubi­ca­ción, las Sen­sa Mi­ni pre­sen­tan un ba­jo ra­zo­na­ble con pre­sen­cia y pe­so (no ol­vi­dar que su mid­woo­fer mi­de só­lo Ø120 mm.). A pe­sar de la cer­ca­nía a la pa­red fron­tal, al igual que las Sen­sa no hay un em­bo­rro­na­mien­to que en­su­cie las fre­cuen­cias me­dias. Lo an­te­rior pri­vi­le­gia de ma­ne­ra evi­den­te la re­pro­duc­ción de gé­ne­ros co­mo el jazz, blues y mú­si­ca de ca­rác­ter ín­ti­mo ya que cuer­das y vo­ces sue­nan de una ma­ne­ra muy lim­pia y na­tu­ral y si us­ted es afi­cio­na­do al jazz, le ase­gu­ro que se va a de­lei­tar de es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca. Co­mo he men­cio­na­do con an­te­rio­ri­dad, me agra­da que la mú­si­ca ten­ga cuer­po y pe­so, que los gra­ves ten­gan pe­ga­da, pe­ro pri­vi­le­gio aun más un es­ce­na­rio am­plio, tri­di­men­sio­nal y creí­ble que per­mi­ta iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas don­de fue gra­ba­do el dis­co.

En mi opi­nión, las Sen­sa Mi­ni son unos mi­ni mo­ni­to­res es­tu­pen­dos, con una al­ta re­la­ción va­lor/cos­to, cons­trui­das con un ele­va­do es­tán­dar de ca­li­dad y de un so­ni­do de ni­vel au­dió­fi­lo. Con un pre­cio in­fe­rior a los mil dó­la­res, se­gu­ra­men­te le ven­drán a la men­te bo­ci­nas co­mo las Spen­dor S3/5 y to­da la ga­ma de mo­ni­to­res que emer­gie­ron de aque­lla fan­tás­ti­ca in­ves­ti­ga­ción de la BBC de Lon­dres, y que ge­ne­ra­ron lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo el so­ni­do in­glés. Las Spen­dor ya es­tu­vie­ron en ca­sa y en mi sa­la, las Sen­sa

Mi­ni me gus­ta­ron más. Fi­nal­men­te le pue­do co­men­tar que las Sen­sa Mi­ni se pre­sen­ta­ron en Av­fo­ro pa­ra co­no­cer la reac­ción de la co­mu­ni­dad au­dió­fi­la y bas­tó ver el en­tu­sias­mo que ha ge­ne­ra­do pa­ra sa­ber que si tie­ne una sa­la pe­que­ña, me­re­ce la pe­na so­li­ci­tar una au­di­ción por­que es­ta pue­de ser su bo­ci­na por mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.