In­te­gra­ción sin do­lor. Así en la ca­sa co­mo en la ofi­ci­na, lo in­dis­pen sa­ble que es sa­ber las ne­ce­si­da­des del clien­te.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Ser­gio Gai­tán

En cual­quier ti­po de mer­ca­do lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es en­ten­der las ne­ce­si­da­des y gus­tos del usua­rio pa­ra ba­sar­nos en ello al di­se­ñar una so­lu­ción que, ade­más de re­sol­ver se ape­gue al pre­su­pues­to de ahí que po­ner aten­ción a los de­ta­lles ayu­de a que la pro­pues­ta sea jus­to lo que se es­pe­ra­ba.

No es só­lo que la tec­no­lo­gía avan­za con una prisa des­me­di­da, sino que cuan­do se jun­ta con la ma­ne­ra ul­tra ver­ti­gi­no­sa con que vi­vi­mos aho­ra, apa­re­cen nue­vas ma­ne­ras de ha­cer las cosas y, una de las ru­ti­nas que sin du­da se ha vis­to pro­fun­da­men­te be­ne­fi­cia­da por to­do lo men­cio­na­do, es la for­ma en que com­par­ti­mos in­for­ma­ción, edu­ca­mos, en­tre­na­mos y mo­ti­va­mos a la gen­te, to­do lo an­te­rior re­fe­ri­do en es­te ca­so al ám­bi­to la­bo­ral.

Así, ac­tual­men­te exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de sa­las de jun­tas; por ejem­plo, las de con­se­jo, don­de se reúnen las per­so­nas que to­man las de­ci­sio­nes que mar­can el fu­tu­ro de las em­pre­sas y que, aun­que no lo crean, re­quie­ren de una co­rrec­ta de­fi­ni­ción y de­ta­lle de lo que se pre­sen­ta en la pan­ta­lla, de la in­te­li­gi­bi­li­dad con que per­ci­ban las pa­la­bras y có­mo se am­pli­fi­can es­tas por el sis­te­ma de so­ni­do. Si en al­gún mo­men­to he­mos to­ma­do conciencia de las ven­ta­jas que ofre­ce la tec­no­lo­gía y de có­mo ca­da vez de­pen­de­mos más de ella es hoy que en­con­tra­mos en el mun­do co­mer­cial, cor­po­ra­ti­vo y re­si­den­cial, clien­tes me­jor in­for­ma­dos y, fre­cuen­te­men­te, bien pre­pa­ra­dos pa­ra ana­li­zar lo que pro­po­ne­mos y has­ta emi­tir opi­nio­nes bien pen­sa­das. Afor­tu­na­da­men­te hay mu­chas em­pre­sas de in­te­gra­ción que ca­pi­ta­li­zan bien es­to, sin em­bar­go mien­tras ha­ya al­gu­nas que no… to­dos pa­ga­re­mos las con­se­cuen­cias.

Y, qué creen, nor­mal­men­te se les ha­cen las pre­sen­ta­cio­nes a los al­tos eje­cu­ti­vos y ra­ra vez –in­clu­so ellos mis­mos- uti­li­zan el sis­te­ma; cla­ro, a me­nos que quie­ran apan­ta­llar a al­gún in­vi­ta­do con la im­pac­tan­te tec­no­lo­gía con que cuen­ta.

De ma­ne­ra que con fre­cuen­cia los usua­rios son per­so­nas que no cuen­tan con sus má­xi­mos ni­ve­les de per­cep­ción vi­sual o au­di­ti­va im­ple­men­ta­dos con la tec­no­lo­gía, por lo que los cri­te­rios de di­se­ño de­ben ser cui­da­dos en extremo pa­ra ase­gu­rar la efi­cien­cia ne­ce­sa­ria.

Aun­que no se pien­sa en un uso fre­cuen­te, es­tas sa­las tie­nen mag­ní­fi­ca co­nec­ti­vi­dad pa­ra re­ci­bir ca­si cual­quier ti­po de fuen­te de se­ñal y en lo que to­ca a compu­tado­ras, se asegura com­pa­ti­bi­li­dad con prác­ti­ca­men­te cual­quier re­so­lu­ción. El re­fuer­zo so­no­ro sue­le ser un te­ma de­li­ca­do, los mi­cró­fo­nos no lu­cen bien en me­sas tan ele­gan­tes co­mo nor­mal­men­te son se­lec­cio­na­das pa­ra es­tas sa­las. El sis­te­ma de con­trol, ade­más de la par­te de co­mu­ni­ca­ción AV, se ha­ce car­go de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les y en al­gu­nas oca­sio­nes fun­cio­na­li­da­des es­pe­cia­les de acuer­do al per­fil del usua­rio o la em­pre­sa. Por su­pues­to que la es­té­ti­ca es un fac­tor a con­si­de­rar y nor­mal­men­te se le da más pe­so a és­ta que a la tec­no­lo­gía, lo que pue­de ge­ne­rar com­pro­mi­sos que se lle­gan a no­tar en el desem­pe­ño de los sis­te­mas.

Y bueno, es­toy re­fi­rien­do a las sa­las de jun­tas co­mo un ejem­plo, pe­ro la reali­dad es que la va­lo­ra­ción apli­ca pa­ra ca­da es­pa­cio que re­quie­re la in­ter­ven­ción de un pro­yec­to de in­te­gra­ción pro­fe­sio­nal. Ade­más, el lu­gar de tra­ba­jo sue­le con­ver­tir­se en el se­gun­do ho­gar.

Por to­do es­to, una de las cosas que dis­tin­guen a al­gu­nas em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en sis­te­mas in­te­gra­dos es pre­ci­sa­men­te la ma­ne­ra en que lo­gran iden­ti­fi­car qué hay que ha­cer y có­mo de­be fun­cio­nar ca­da si­tio, en ca­da con­tex­to. No es una ta­rea sen­ci­lla y es en es­te pun­to don­de a ve­ces nos de­ja­mos ven­cer por la iner­cia y pro­po­ne­mos “la mis­ma so­lu­ción, que tan bue­nos re­sul­ta­dos ha da­do”. Por su­pues­to, no hay una re­ce­ta se­cre­ta que fun­cio­ne bien pa­ra to­dos y me re­fie­ro a los usua­rios, ca­da em­pre­sa tie­ne su ma­ne­ra de tra­ba­jar.

¿Qué es lo que el usua­rio real­men­te ne­ce­si­ta? Lo usual, es que ni ellos lo se­pan, y la ra­zón es muy sen­ci­lla… ¡los es­pe­cia­lis­tas so­mos no­so­tros! La fa­ci­li­dad de ob­te­ner in­for­ma­ción y que to­do el mun­do “co­noz­ca” un au­di­to­rio o sa­la “apan­ta­llan­te” ha­ce que los usua­rios quie­ran tal pro­yec­tor o de­ter­mi­na­do ta­ma­ño de ima­gen o un so­ni­do así de po­ten­te; sin to­mar conciencia de los fac­to­res que he men­cio­na­do por pro­yec­to/con­tex­to, uso y de­más.

Sal­vo ra­ras y hon­ro­sí­si­mas ex­cep­cio­nes, mien­tras más sa­be un eje­cu­ti­vo de ven­tas en una em­pre­sa de in­te­gra­ción de sis­te­mas AV, me­nos po­ne en prác­ti­ca la es­cu­cha de­ta­lla­da que permite iden­ti­fi­car que den­tro de la mis­ma com­pa­ñía ca­da área fun­cio­na y co­mu­ni­ca, en­tre­na, ex­po­ne y com­par­te in­for­ma­ción de ma­ne­ra di­fe­ren­te.

Des­pués de to­do lo im­por­tan­te no son los lu­mens, ni los watts, ni si el pa­nel tác­til es inalám­bri­co o no, lo real­men­te im­por­tan­te se­ría que una per­so­na pu­die­ra usar un sis­te­ma sin que al­guien tu­vie­ra que en­se­ñar­le, ¿di­fí­cil? Yo pien­so que só­lo un po­co y hay que apli­car­lo así en la ca­sa co­mo en la ofi­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.