Luz = D + C. In­no­va­ción da­ne­sa pa­ra ilu­mi­nar el planeta.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Na­ta­lia Pérez de la Fuen­te

¿Te has pues­to a pen­sar qué se­ría de nues­tro cuer­po y nues­tro áni­mo sin la luz na­tu­ral? Los ra­yos del sol son ca­si un de­re­cho hu­mano, no hay per­so­na en es­te planeta que no se crea me­re­ce­dor a sen­tir el calor que des­pren­de la ilu­mi­na­ción so­lar. A par­tir del si­glo pa­sa­do la tec­no­lo­gía nos ha per­mi­ti­do ex­pan­dir la luz, a ho­ras an­tes inima­gi­na­bles, con la mis­ma in­ten­si­dad de un me­dio día en el mar du­ran­te el mes de abril. Di­fí­cil nos pa­re­ce en­ten­der la vi­da sin elec­tri­ci­dad pe­ro es un he­cho que no to­dos cuen­tan con esa po­si­bi­li­dad. Hay aún in­fi­ni­dad de co­mu­ni­da­des que no go­zan de jus­ta­men­te aque­llo que al­gu­nos sim­ple­men­te no va­lo­ra­mos, la luz ar­ti­fi­cial.

Es ver­dad que l a cien­cia avan­za, que la tec­no­lo­gía y el mer­ca­do nos lle­van por el rum­bo de con­su­mir lo úl­ti­mo y me­jor. Es cier­to tam­bién que las in­ves­ti­ga­cio­nes arro­jan ca­da día una no­ve­dad pa­ra el con­su­mi­dor en el sec­tor de la ilu­mi­na­ción, pe­ro cuán­tos de no­so­tros en lu­gar de avan­zar con es­te mo­tor ex­terno, nos preo­cu­pa­mos por dar lo mis­mo a quie­nes no tie­nen un fo­co den­tro de ca­sa.

La luz al ser­vi­cio de quie­nes no la tie­nen es el le­ma de Little Sun, em­pre­sa fun­da­da en 2012 por Ola­fur Elias­son, ar tis­ta da­nés, j un­to con el i nge­nie­ro

Fre­de­rik Ot­te­sen, in­tere­sa­da en pro­du­cir lám­pa­ras LED con ener­gía so­lar. Su di­se­ño ar­tís­ti­co, es pre­cur­sor en pro­duc­tos so­la­res y su mo­de­lo de mer­ca­do so­cial bus­ca be­ne­fi­ciar a las co­mu­ni­da­des sin elec­tri­ci­dad de to­do el mun­do.

Fun­da­da en 2012, fue pues­ta en mar­cha en la Ta­te Mo­dern de Lon­dres, el ob­je­ti­vo era mos­trar el po­der de la luz y la ener­gía sos­te­ni­ble pa­ra trans­for­mar vi­das, es­pe­cial­men­te, las más de mil mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven sin ac­ce­so a la ener­gía. La em­pre­sa Little Sun es­tá con­ven­ci­da en que es­ta­mos co­nec­ta­dos por nues­tra ne­ce­si­dad a la luz, la ener­gía y la fe­li­ci­dad; y to­dos a su vez, por el sol. Y aun­que él es­tá en el cie­lo, su luz se pue­de to­mar en cual­quier lu­gar. A par­tir de una pe­que­ña lám­pa­ra ali­men­ta­da por ener­gía so­lar, fue crea­da con la in­ten­ción de en­fren­tar, aun­que sea en par­te, al pro­ble­ma de la fal­ta de elec­tri­ci­dad que afec­ta a las zo­nas po­bres en el planeta.

Un pro­yec­to glo­bal y una em­pre­sa so­cial irra­dian­do

Lo que co­men­zó co­mo una idea pa­ra crear una lám­pa­ra so­lar di­mi­nu­ta y por­tá­til pa­ra las per­so­nas sin elec­tri­ci­dad, en Etiopía es aho­ra un pro­yec­to glo­bal que ha cam­bia­do la vi­da de jó­ve­nes a tra­vés de la im­pre­sio­nan­te po­ten­cia del sol. Little Sun re­fuer­za co­mu­ni­da­des des­de su in­te­rior, me­dian­te la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo lo­ca­les y la ge­ne­ra­ción de be­ne­fi­cios a tra­vés de sus so­cios lo­ca­les y la red de jó­ve­nes em­pre­sa­rios afri­ca­nos. Por ca­da pro­duc­to so­lar de al­ta ca­li­dad que se ven­de en una zo­na con elec­tri­ci­dad, uno de los so­cios o em­pre­sa­rios ven­de un pro­duc­to si­mi­lar en su país en una zo­na sin ener­gía a un pre­cio jus­to y ac­ce­si­ble.

Ola­fur Elias­sen es­tá con­ven­ci­do en que ca­da ac­ción tie­ne con­se­cuen­cias pa­ra el mun­do y en que se de­be ha­cer al­go por la de­sigual­dad de la dis­tri­bu­ción de la ener­gía hoy día. Pa­ra él, “la luz de­be ser pa­ra to­dos, pues de­ter­mi­na lo que ha­ce­mos y có­mo lo ha­ce­mos”. Por esa ra­zón de­ci­dió desa­rro­llar una re­flec­tor ali­men­ta­do sen­ci­lla­men­te por la ener­gía so­lar, en la que no to­do es di­se­ño, es co­mo él di­ce “un via­je des­de la pro­duc­ción has­ta el uso pa­ra quie­nes no tie­ne elec­tri­ci­dad ni la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir­la fá­cil­men­te”.

Des­de su lan­za­mien­to, el pro­duc­to ha ob­te­ni­do mu­chí­si­mo éxi­to a ni­vel internacional, ga­nan­do la con­fian­za de in­con­ta­bles in­ver­sio­nis­tas. Los pri­me­ros que die­ron vo­to fue la em­pre­sa

Bloom­berg Phi­lan­tro­pies, quie­nes ofre­cie­ron cin­co mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la pro­duc­ción de las lám­pa­ras, per­mi­tien­do así un re­fi­na­mien­to en el es­tu­dio de la tec­no­lo­gía y la po­si­bi­li­dad de ve­ri­fi­car la efi­cien­cia y dis­tri­bu­ción del pro­duc­to. En me­nos de cin­co años, Little Sun se en­cuen­tra en Zim­bab­we, In­do­ne­sia, Ru­sia, Aus­tra­lia, Se­ne­gal por men­cio­nar al­gu­nas, ven­dien­do al­re­de­dor de dos­cien­tas cua­ren­ta mil pie­zas.

¿Có­mo es­tá com­pues­ta la lám­pa­ra?

Su pro­pio nom­bre lo di­ce, es un pe­que­ño sol, con un diá­me­tro de 12 cm. Pe­sa só­lo 120 gra­mos, de mo­do que pue­de trans­por­tar­se con se­gu­ri­dad en mano o col­ga­do al­re­de­dor del cue­llo. Su fun­cio­na­mien­to se ba­sa en un sis­te­ma de cé­lu­las so­la­res co­nec­ta­das a una ba­te­ría re­car­ga­ble. Con cin­co ho­ras de car­ga ba­jo los ra­yos so­la­res, la lám­pa­ra tie­ne una vi­da de diez ho­ras en el mo­do li­ge­ro y apro­xi­ma­da­men­te, cua­tro ho­ras en el mo­da­li­dad in­ten­sa. La vi­da útil de la ba­te­ría se ago­ta al ca­bo de tres años. No obs­tan­te, al ex­pi­rar el tiem­po pre­su­pues­ta­do es po­si­ble re­em­pla­zar­lo.

Co­mo lo di­ce www.di-co­ne­xio­nes.com, se ex­pli­ca que es­tá for­ma­da de un com­pac­to pa­nel so­lar cris­ta­lino y mo­no­cro­má­ti­co de 60x60mm, in­crus­ta­do en la par­te pos­te­rior de la lám­pa­ra y es ca­paz de car­gar tres ba­te­rías AAA, que dan ener­gía a los LED de 40 lu­mens du­ran­te cin­co ho­ras con­ti­nuas. El bri­llo de la lám­pa­ra es com­pa­ra­ble a un fo­co de 40W de luz in­can­des­cen­te. Un in­ge­nio­so di­se­ño que tie­ne efec­tos de lar­go al­can­ce, un pro­duc­to pa­ra la gen­te que pro­du­ce in­no­va­ción so­cial.

El pre­cio de la lám­pa­ra no es fi­jo, va­ría de acuer­do con la co­ne­xión exis­ten­te o que fal­ta a la red eléc­tri­ca del te­rri­to­rio. Por ejem­plo, en las áreas aten­di­das por ener­gía pú­bli­ca, el pro­duc­to cues­ta al­re­de­dor de vein­ti­dós eu­ros, pre­cio que vie­ne re­du­ci­do a la mi­tad en las zo­nas que no tie­nen di­cha co­ber­tu­ra. En el ám­bi­to eco­nó­mi­co, de­be­mos re­sal­tar la im­por­tan­cia que ge­ne­ra en ma­te­ria de ahorro que su uso com­por­ta. Es­tá com­pro­ba­do, de he­cho, que la sus­ti­tu­ción de las lám­pa­ras de que­ro­seno tra­di­cio­nal con las ale­ma­nas ya men­cio­na­das, permite re­du­cir en el mar­co de tres años, el no­ven­ta por cien­to de los cos­tos re­la­cio­na­dos con la ilu­mi­na­ción. Mien­tras que los gas­tos dis­mi­nu­yen, la can­ti­dad de luz au­men­ta, ya que Little Sun pro­du­ce una luz mu­cho ma­yor y cua­li­ta­ti­va­men­te me­jor que las de­más lu­ces.

La cien­cia al ser­vi­cio de to­dos

El ac­ce­so a la luz y a la ener­gía son fun­da­men­ta­les pa­ra la exis­ten­cia hu­ma­na. Sin ella, las per­so­nas no lo­gran cum­plir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Sin ac­ce­so a es­tos re­cur­sos vi­ta­les, la es­truc­tu­ra de co­mu­ni­da­des en­te­ras se ve afec­ta­da. Los ni­ños no pue­den es­tu­diar des­pués de la pues­ta del sol. Las ho­ras de tra­ba­jo se li­mi­tan du­ran­te el día y se re­du­ce la ren­ta­bi­li­dad del mer­ca­do. Sin men­cio­nar la aten­ción mé­di­ca o la ca­li­dad de tiem­po pa­ra co­ci­nar o sim­ple­men­te la so­cia­li­za­ción de la co­mu­ni­dad se ve com­pro­me­ti­da por la ca­ren­cia de luz noc­tur­na. Com­prar un ar­tícu­lo con tec­no­lo­gía, di­se­ño y com­pro­mi­so so­cial es jus­ta­men­te el fu­tu­ro que la ma­yo­ría qui­sié­ra­mos pa­ra el planeta. No to­do es ve­lo­ci­dad, tam­bién la cien­cia tie­ne com­pro­mi­sos.

En re­su­men, las ven­ta­jas prin­ci­pa­les de Little Sun son tres prin­ci­pal­men­te: uno, que no pro­du­ce con­ta­mi­nan­tes; dos, que pro­por­cio­na una ilu­mi­na­ción su­pe­rior y más con­sis­ten­te ca­paz de per­ma­ne­cer du­ran­te las no­ches; y tres, pue­de mi­ti­gar un no­ven­ta por cien­to de la luz de una lin­ter­na con­ven­cio­nal pa­ra que cual­quier fa­mi­lia o co­mer­cio con po­cos re­cur­sos ilu­mi­ne su ho­gar.

En lo per­so­nal, en­tre más co­noz­co es­te pro­yec­to, más me en­tu­sias­ma la idea de que la luz, la cien­cia y la na­tu­ra­le­za va­yan de la mano y di­ri­gi­das, en es­te ca­so, por hom­bres con la ca­pa­ci­dad de avan­zar y ayu­dar a las co­mu­ni­da­des más ne­ce­si­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.