DIY. Im­pre­sión 3D, lo que quie­ras cuan­do quie­ras.

LO QUE QUIE­RAS, CUAN­DO QUIE­RAS

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Erik Rodríguez

A pe­sar de que las im­pre­so­ras 3D ya tie­nen al­gún tiem­po en el mer­ca­do, es­te año co­men­za­ron a vol­ver­se un po­co más po­pu­la­res a ni­vel con­su­mi­dor, ya que los pre­cios han ba­ja­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y, aun­que no son del to­do ba­ra­tas, sí re­sul­tan más ac­ce­si­bles pa­ra aque­llos que han de­ci­di­do dar el pa­so y en­trar a un mun­do que re­sul­ta fas­ci­nan­te.

Hoy en día es po­si­ble te­ner una im­pre­so­ra 3D en ca­sa por me­nos de 10 mil pe­sos, sí, tal y co­mo lo lees, ob­via­men­te ha­bla­mos de mo­de­los con­si­de­ra­dos “clo­nes” de otras mar­cas más re­co­no­ci­das y que in­clu­so se ven­den co­mo kits que tú mis­mo de­bes ar­mar, cla­ro tam­bién las pue­des con­se­guir ar­ma­das con un li­ge­ro in­cre­men­to en el pre­cio. Ar­mar un má­qui­na co­mo es­tas pa­re­ce­ría una la­bor ti­tá­ni­ca y ex­clu­si­va de un in­ge­nie­ro en elec­tró­ni­ca, pe­ro la ver­dad no es tan com­ple­jo. Sí se re­quie­re pa­cien­cia, aten­ción y tiem­po; pe­ro si sa­bes usar un des­ar­ma­dor y co­nec­tar un ca­ble, es­tás del otro la­do.

Aho­ra que si pue­des dar­te el lu­jo de in­ver­tir más de 30 mil pe­sos, las op­cio­nes me­jo­ran, la ofer­ta se vuel­ve más ex­clu­si­va y ob­via­men­te com­ple­ta. Ha­bla­mos de equi­pos que te per­mi­ten in­clu­so co­nec­tar­te des­de un smartp­ho­ne e im­pri­mir des­de ahí me­dian­te una app, son im­pre­so­ras con un di­se­ño en­can­ta­dor y mi­les de fun­cio­nes que te sim­pli­fi­can la ta­rea enor­me­men­te. Pe­ro es jus­ta­men­te de los mo­de­los eco­nó­mi­cos, esos que pue­des cons­truir tú mis­mo, de los que va­mos a ha­blar, o en to­do ca­so co­no­cer más co­mo fun­cio­nan y qué ne­ce­si­tas sa­ber pa­ra lo­grar una im­pre­sión exi­to­sa.

An­tes que na­da, hay que acla­rar que si bien no se ne­ce­si­ta sa­ber vo­lar un cohe­te de la NASA pa­ra con­tro­lar una im­pre­so­ra 3D de es­te ti­po, tam­po­co se­rá al­go tan có­mo­do co­mo man­dar a im­pri­mir un do­cu­men­to en Word. Im­pri­mir en 3D es cues­tión de pa­cien­cia -mu­cha pa­cien­cia- y so­bre to­do, to­le­ran­cia a la frus­tra­ción ya que la ma­yo­ría de las ve­ces, al me­nos al prin­ci­pio, las cosas no van a sa­lir muy bien, ga­ran­ti­za­do. Tal vez es­to no se es­cu­che tan mo­ti­va­dor o po­si­ti­vo que di­ga­mos pe­ro es la ver­dad. Im­pri­mir en 3D, so­bre to­do en es­tos equi­pos pue­de re­sul­tar un tan­to frus­tran­te y de­ses­pe­ran­te, de he­cho si no guar­da­mos la cal­ma en so­lo dos días es­ta­re­mos pen­san­do que hi­ci­mos la peor in­ver­sión de nues­tra vi­da en­te­ra. Pa­cien­cia, créan­me que la pa­cien­cia y dis­po­si­ción a apren­der ten­drá mu­chas sa­tis­fac­cio­nes cuan­do en­ten­da­mos có­mo fun­cio­na to­do y sea­mos ca­pa­ces de im­pri­mir una pie­za com­ple­ta.

Lo que de­bes sa­ber

Es ob­vio que no va­mos a de­ta­llar có­mo ar­mar una im­pre­so­ra 3D pues no nos al­can­za­ría el es­pa­cio, esa la­bor se la de­jo a su ins­truc­ti­vo de ar­ma­do, una vez que la má­qui­na es­té ter­mi­na­da es cuan­do em­pie­zan las ver­da­de­ras du­das.

La ca­ma

Una de las par­tes fun­da­men­ta­les de la im­pre­so­ra es la ca­ma de im­pre­sión. To­das son tér­mi­cas, es de­cir que se ca­lien­tan an­tes de im­pri­mir a unos 50° C apro­xi­ma­da­men­te. ¿Pa­ra qué? Pa­ra me­jo­rar la ad­he­ren­cia de la im­pre­sión. Una ba­ja ad­he­ren­cia es el prin­ci­pal pro­ble­ma de una im­pre­sión fa­lli­da. La ca­ma de­be te­ner la tem­pe­ra­tu­ra y re­cu­bri­mien­to exac­tos pa­ra que el ma­te­rial fun­di­do se pe­gue fuer­te­men­te y la pie­za no se mue­va du­ran­te to­do el pro­ce­so de im­pre­sión. Si la pie­za se des­pren­de a mi­tad de la im­pre­sión (al­go muy mo­les­to que sue­le pa­sar), adiós im­pre­sión y vol­ve­mos a em­pe­zar. La ca­ma por lo re­gu­lar en es­tos mo­de­los es de alu­mi­nio, que no re­sul­ta tan ad­he­ren­te co­mo nos gus­ta­ría, lo me­jor se­rá usar cin­ta Kap­ton pa­ra re­cu­brir la plan­cha o en su de­fec­to cin­ta mas­king ta­pe azul, de la que usan los pin­to­res, es una bue­na op­ción tam­bién y más eco­nó­mi­ca.

La ca­li­bra­ción

Po­ner a pun­to una im­pre­so­ra 3D es uno de los pa­sos más im­por­tan­tes ya que de eso de­pen­de­rá la ca­li­dad de tu im­pre­sión. Sí, tam­po­co es na­da fá­cil lo­grar­lo al prin­ci­pio. Exis­ten mo­de­los que ya cuen­tan con una pie­za en­car­ga­da de me­dir la dis­tan­cia en­tre la plan­cha y el ex­tru­sor (el nom­bre téc­ni­co de la ca­be­za por don­de sa­le el ma­te­rial fun­di­do) y aun­que eso im­pli­ca un li­ge­ro in­cre­men­to en el pre­cio, va­le mu­cho la pe­na in­cluir­lo. A pe­sar de es­te sen­sor, ha­brá que ha­cer una ca­li­bra­ción ge­ne­ral, pa­ra ni­ve­lar el eje del ex­tru­sor y los cua­tro pun­tos de la plan­cha. Ca­da mo­de­lo tie­ne sus pro­pios mé­to­dos de ca­li­bra­ción y de­pen­dien­do del firm­wa­re que use tu mo­de­lo tam­bién po­drás en­con­trar guías prác­ti­cas en In­ter­net.

¿Có­mo se im­pri­me en 3D?

La pre­gun­ta del mi­llón. Im­pri­mir en 3D se lle­va a ca­bo en dos par­tes. La pri­me­ra es me­dian­te ar­chi­vos STL, los cua­les se pue­den des­car­gar de mu­chos si­tios en in­ter­net. La ma­yo­ría de pá­gi­nas web de­di­ca­das a la im­pre­sión 3D te per­mi­ten des­car­gar mu­chos mo­de­los tri­di­men­sio­na­les en for­ma­to STL que pue­des usar pa­ra im­pri­mir en ca­sa com­ple­ta­men­te gra­tis y esa es una de las bon­da­des prin­ci­pa­les. No ne­ce­si­tas sa­ber mo­de­lar en 3D pa­ra usar una im­pre­so­ra, aun­que cla­ro, po­der crear tus pro­pios ob­je­tos des­de el mo­de­lo 3D le da pun­tos ex­tra de di­ver­sión.

El soft­wa­re

La ma­yo­ría de las im­pre­so­ras 3D de mar­ca re­co­no­ci­da cuen­tan con un soft­wa­re pro­pio, los mo­de­los eco­nó­mi­cos ba­san su fun­cio­na­mien­to en op­cio­nes gra­tui­tas, y no por ello me­nos po­ten­tes. ¿Pa­ra qué sir­ve es­te soft­wa­re? Pa­ra con­ver­tir los ar­chi­vos STL en ar­chi­vos G-CO­DE, al­go así co­mo un len­gua­je má­qui­na ba­sa­do en coor­de­na­das y co­man­dos que la im­pre­so­ra in­ter­pre­ta pa­ra ir sol­tan­do el ma­te­rial fun­di­do y for­mar la fi­gu­ra. Es­te pro­ce­di­mien­to lla­ma­do sli­ce o “re­ba­na­do” (por lla­mar­lo de al­gu­na for­ma) se en­car­ga de ge­ne­rar las ca­pas que la im­pre­so­ra ten­drá que ir im­pri­mien­do una a una pa­ra cons­truir el mo­de­lo tri­di­men­sio­nal. Aquí tam­bién po­drás con­fi­gu­rar tu im­pre­sión, co­mo el nu­me­ro de ca­pas ex­ter­nas que quie­res te­ner pa­ra dar­le ma­yor de­ta­lle y du­re­za, el re­lleno o in­fill, que es la can­ti­dad de ma­te­rial que irá re­lle­nan­do tu pie­za, en­tre más in­fill más só­li­do se­rá tu im­pre­sión pe­ro tam­bién to­ma­rá más ma­te­rial y tiem­po ter­mi­nar­la; y, por úl­ti­mo, el ma­te­rial de so­por­te, es­te es muy im­por­tan­te en pie­zas pe­que­ñas o que tie­nen par­tes sa­li­das que re­quie­ren una sen­ci­lla ba­se pa­ra no im­pri­mir­se en el ai­re y así evi­tar que se cai­gan o de­for­men. A mi gus­to Slic3r es una de las me­jo­res op­cio­nes por su sen­ci­llez de uso.

El tiem­po

¿Cuán­to tar­da una im­pre­sión en 3D? La res­pues­ta es muy di­fí­cil, pues in­flu­yen mu­chos fac­to­res, en­tre ellos el ta­ma­ño, la com­ple­ji­dad, las ca­pas ex­ter­nas y el re­lleno, pe­ro po­dría­mos de­cir que una pie­za pe­que­ña y no muy com­ple­ja po­dría lle­var­se una ho­ra y de ahí pa­ra arri­ba, así que pre­pá­ra­te a de­jar­la fun­cio­nan­do por un buen ra­to, no sin dar­le unas vuel­tas de vez en cuan­do, ya que si la pie­za se lle­ga­ra a des­pren­der, la im­pre­so­ra se­gui­ría des­per­di­cian­do ma­te­rial en una pie­za in­ser­vi­ble.

Aho­ra que sa­bes lo bá­si­co so­bre la im­pre­sión 3D, qui­zás se­rá más fá­cil que te ani­mes a te­ner una im­pre­so­ra en ca­sa. Es una mun­do de prue­ba y error, pe­ro la sa­tis­fac­ción te cons­truir al­go de la na­da es in­com­pa­ra­ble, tan­to co­mo te­ner una má­qui­na que pue­de cons­truir ca­si lo que quie­ras y cuan­do quie­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.