Ver­de y Sus­ten­ta­ble. El upcy­cling lle­gó a Mé­xi­co con di­se­ño y un ver­de fu­tu­ro. Por Na­ta­lia Pérez de la Fuen­te

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO -

Cuan­do ha­blo de re­du­cir, me re­fie­ro a ha­cer uso de la me­nor can­ti­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les po­si­bles. El ob­je­ti­vo no es que no se con­su­ma na­da, sino ha­cer­lo de for­ma sos­te­ni­ble. Mien­tras que ha­blar de re­uti­li­zar, es­tá en­fo­ca­do en dar­le a los pro­duc­tos la má­xi­ma vi­da po­si­ble. Al­gu­nas de las for­mas de re­uti­li­zar son: co­mo lo di­ce la pa­gi­na www.con­su­mer.es

In­ter­cam­biar pro­duc­tos usa­dos, al­go inú­til pa­ra uno pue­de ser un te­so­ro pa­ra otro. Li­bros, ro­pa, dis­cos, mue­bles, et­cé­te­ra, se pue­den in­ter­cam­biar en­tre fa­mi­lia­res y ami­gos, y no es­tá de más pa­sear­se por los mer­ca­dos de se­gun­da mano. En in­ter­net hay ini­cia­ti­vas pa­ra el true­que de to­do ti­po de ar­tícu­los. Re­uti­li­zar ob­je­tos usa­dos y dar­les más va­lor, el co­no­ci­do co­mo upcy­cling, que trans­for­ma un ob­je­to sin uso o des­ti­na­do a ser un re­si­duo en otro de igual o ma­yor uti­li­dad y va­lor, co­mo mo­bi­lia­rio o jo­yas, e in­clu­so al­gu­nas ini­cia­ti­vas pa­gan a los con­su­mi­do­res que lle­ven sus pro­duc­tos vie­jos.

Fi­nal­men­te, y sin du­da, la más co­no­ci­da es la “R” de re­ci­clar. En­ten­da­mos que des­pués de con­su­mir de for­ma sos­te­ni­ble los pro­duc­tos y dar­les una vi­da más lar­ga, es ne­ce­sa­rio tam­bién apro­ve­char los ma­te­ria­les pa­ra ge­ne­rar otros pro­duc­tos. En paí­ses eu­ro­peos y al­gu­nos de Amé­ri­ca y Asia, los con­te­ne­do­res de co­lo­res, ayu­dan a la di­fe­ren­cia­ción y edu­ca­ción cí­vi­ca. No ol­vi­de­mos la com­pos­ta co­mo otro me­dio pa­ra re­ci­clar, siem­pre el más na­tu­ral.

Re­to­me­mos la idea del upcy­ling o “su­pra-re­ci­cla­je” pues se tra­ta de trans­for­mar un ob­je­to sin uso pa­ra ser un ob­je­to nue­vo que pue­da ser­vir de igual ma­ne­ra a la co­mu­ni­dad con el úni­co ob­je­ti­vo de cui­dar el me­dio am­bien­te, aho­rrar di­ne­ro y de­jar vo­lar la crea­ti­vi­dad. El upcy­ling permite a cier­tos ob­je­tos, una se­gun­da vi­da di­fe­ren­te e in­clu­so me­jor a la ori­gi­nal. El in­ge­nio y la ca­pa­ci­dad crea­ti­va son esen­cia­les, es­te con­cep­to se ha con­ver­ti­do en el mun­do en la ba­se pa­ra di­se­ños e ins­pi­ra­ción de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res de in­te­rio­res.

Sec­to­res co­mo la jo­ye­ría o la mo­da, es­tán ya en den­tro del upcy­ling,. Com­pa­ñías co­mo Te­rracy­cle dan di­ne­ro a los con­su­mi­do­res pa­ra que és­tos lle­ven sus re­si­duos y con­ver­tir­los en ob­je­tos ori­gi­na­les pa­ra la co­ti­dia­nei­dad. Otro ejem­plo es la em­pre­sa bri­tá­ni­ca El­vis&kres­se que uti­li­za desechos in­dus­tria­les pa­ra fa­bri­car pro­duc­tos de lu­jo. Ha cau­ti­va­do tan­to es­te con­cep­to, que in­clu­so en Es­ta­dos Uni­dos se pre­mia a los di­se­ños más ori­gi­na­les con es­ta ba­se co­mo el otor­gan­do por el Pratt Ins­ti­tu­te en Nue­va York ti­tu­la­do De­sign for one do­llar.

Mé­xi­co no se que­da atrás, lle­gó a mis ma­nos la in­for­ma­ción de una em­pre­sa me­xi­ca­na con una pro­fun­da conciencia eco­ló­gi­ca y una crea­ti­vi­dad que de­ja a más de uno con la bo­ca abierta. Su nom­bre es Ayok De­sign y lo­gra­ron dar­le a los neu­má­ti­cos un upcy­cling ele­gan­te, lim­pio, fres­co pe­ro so­bre to­do, con un sor­pren­den­te en­fo­que am­bien­tal. Pla­ti­ca­mos con ellos bre­ve­men­te pa­ra co­no­cer me­jor el pro­ce­so de re­uti­li­zo de las llan­tas. ¿Qué es y có­mo na­ce Ayok De­sign?

Ayok sig­ni­fi­ca cam­bio o co­rrec­ción en náhuatl, crean mue­bles a par­tir de des­he­cho de llan­ta y los cu­bri­mos con cuer­da de al­go­dón. Por el mo­men­to los que más ha­cen son puffs, me­sas, ta­bu­re­tes, ju­gue­te­ros y to­do lo que sus clien­tes deseen. To­do el pro­yec­to es­tá en­fo­ca­do a ser ami­ga­ble con el am­bien­te y con las per­so­nas que tra­ba­jan en él. Sus pro­vee­do­res y mano de obra son me­xi­ca­nos por­que creen en el con­cep­to de sus­ten­ta­bi­li­dad y en el po­ten­cial de nues­tro país.

Ayok na­ce de la ne­ce­si­dad de rea­li­zar un ne­go­cio so­cial y eco­ló­gi­ca­men­te res­pon­sa­ble; no se des­cu­bre el hi­lo ne­gro; la idea pro­vie­ne de in­ter­net y la di­fe­ren­cia ra­di­ca en que su di­se­ño atien­de di­ver­sas ne­ce­si­da­des de sus clien­tes, así fue co­mo die­ron con las di­fe­ren­tes bon­da­des de las llan­tas. Quie­nes tra­ba­jan di­rec­ta­men­te pa­ra Ayok, son jó­ve­nes ma­yo­res de 18 años, que re­quie­ren de fa­ci­li­dad de ho­ra­rio pa­ra po­der se­guir cre­cien­do y desa­rro­llan­do sus es­tu­dios. La em­pre­sa cree en el tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do y pro­mue­ve un buen tra­to pa­ra que quie­nes tra­ba­jan con ellos es­tén con­ten­tos con lo que ha­cen. ¿Cuál es la fi­na­li­dad de la em­pre­sa? Crear mue­bles y ac­ce­so­rios he­chos con llan­tas y ma­te­ria­les de re-uso. Pro­mo­ver un pro­ce­so crea­ti­vo orien­ta­do a la rea­li­za­ción de más y nue­vos pro­duc­tos. Lo­grar un ta­ller de pro­duc­ción agra­da­ble que cui­de el bie­nes­tar de sus tra­ba­ja­do­res. Tra­ba­jar ba­jo un mo­de­lo de ne­go­cio re­pli­ca­ble en otros lu­ga­res. Par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sas y ar­te­sa­nos me­xi­ca­nos (lo­ca­les).

¿Por qué uti­li­zar llan­tas? Las llan­tas que se en­cuen­tran en los ti­ra­de­ros son ca­si im­po­si­bles de de­gra­dar, al es­tar al ai­re li­bre lle­nas de agua se vuel­ven un fo­co de ge­ne­ra­ción de bac­te­rias y mos­cos. En nues­tro país mu­chas ve­ces son que­ma­das y es­to las vuel­ve ex­ce­si­va­men­te con­ta­mi­nan­tes y pue­den afec­tar nues­tro ai­re muy se­ve­ra­men­te. Por otro la­do las llan­tas po­seen mu­chas cua­li­da­des, co­mo su re­sis­ten­cia, pe­so y es­truc­tu­ra. Lo que ha­ce­mos es apro­ve­char las cua­li­da­des de las llan­tas al sa­car­las de los ti­ra­de­ros, la­var­las, de­sin­fec­tar­las y cu­brir­las por com­ple­to, evi­tan­do con­tac­to con la piel y olo­res. Da­mos a las llan­tas una se­gun­da vi­da útil a tra­vés del di­se­ño y ob­te­ne­mos un mue­ble be­llo y al­ta­men­te re­sis­ten­te.

Nun­ca bas­ta­rán las ini­cia­ti­vas pa­ra cui­dar el am­bien­te, to­das son bien­ve­ni­das y aplau­di­das. No po­de­mos que­dar­nos sen­ta­dos y es­pe­rar que el planeta se pu­ri­fi­que sin al me­nos una mano de ca­da in­di­vi­duo que lo ha­bi­ta. Así, mien­tras al­gu­nos ha­cen es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas com­ple­ta­men­te sus­ten­ta­bles, or­ga­ni­za­cio­nes dan pre­mios pa­ra fo­men­tar en las ciu­da­des una vi­da más eco­ló­gi­ca y otros más, de­ci­den de­jar el au­to­mó­vil pa­ra mo­ver­se con me­dios pú­bli­cos; de la mis­ma ma­ne­ra hay jó­ve­nes in­tere­sa­dos en el re­uti­li­zo de un pro­duc­to que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas na­tu­ra­les se pen­sa­ría es to­tal­men­te lo opues­to a la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Se­gu­ra­men­te ya ha­bías es­cu­cha­do ha­blar de las tres “R” den­tro del mun­do Green, re­du­cir, re­uti­li­zar y re­ci­clar. Es un gran pa­so que las ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das a par­tir de los años ochen­ta, ya trae­mos una edu­ca­ción del re­ci­cla­je y la se­pa­ra­ción de ba­su­ra es un há­bi­to en dis­tin­tos paí­ses y una ley en los más ci­vi­li­za­dos. Sin em­bar­go, hay es­tu­dios en Eu­ro­pa que su­gie­ren apun­tar aún más a la re­duc­ción de los re­cur­sos con­ta­mi­nan­tes y no tan­to al re­ci­cla­je. Y de igual for­ma, al re­uti­li­zo, es de­cir, dar­le una vi­da más lar­ga pe­ro igual­men­te, útil a los pro­duc­tos de la vi­da co­ti­dia­na.

Pa­ra co­no­cer los pro­duc­tos pue­de con­sul­tar­se en el si­tio web de sus dis­tri­bui­do­res, co­mo Ar­gen­to Mue­bles (http://ar­gen­to­mue­bles.com) y Ala­me­da (http://ala­me­da.mx), ade­más, cla­ro del pro­pio: http://ayok­de­sign. com y sus re­des, co­mo http://fa­ce­book.com/ayok­de­sign

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.