Hi­fi 2.0 El mo­men­to de las bo­ci­nas ac­ti­vas.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Eli­seo Vega

Ejem­plos de so­ber­bios mo­ni­to­res ac­ti­vos so­bran, mar­cas co­mo Dy­nau­dio, Fo­cal,

ATC, Adam, PMC o Me­yer Sound son re­cu­rren­tes en­tre in­ge­nie­ros y pro­duc­to­res que bus­can un so­ni­do de re­fe­ren­cia en gra­ba­ción, mez­cla y mas­te­ri­ng. Re­cor­de­mos que los pro­fe­sio­na­les bus­can la má­xi­ma re­so­lu­ción po­si­ble en las bo­ci­nas que usan den­tro de los es­tu­dios. Ne­ce­si­tan un mo­ni­tor que re­pro­duz­ca el so­ni­do “más fiel” (más pa­re­ci­do) a los ins­tru­men­tos y vo­ces que se es­tán re­pro­du­cien­do den­tro de una ca­bi­na. Aun­que hay es­tu­dios que usan com­bi­na­ción de am­pli­fi­ca­do­res ex­ter­nos con mo­ni­to­res pa­si­vos (co­mo Bo­wers & Wil­kins), la gran ma­yo­ría em­plean bo­ci­nas ac­ti­vas. De acuer­do a la dis­tan­cia en­tre el in­ge­nie­ro y las bo­ci­nas y ba­sa­dos en el ta­ma­ño del es­tu­dio, hay mo­ni­to­res de cam­po cer­cano, de cam­po le­jano o in­ter­me­dios -los más ra­ros.

txt Es­ta dé­ca­da he­mos vis­to la in­va­sión de bo­ci­nas ac­ti­vas en el mer­ca­do de au­dio de “ba­ja fi­de­li­dad”. Me re­fie­ro a las mi­les de ca­jas acús­ti­cas Blue­tooth que son la de­li­cia an­te los oí­dos de los ado­les­cen­tes. Aun­que hay (ha­be­mos) un pu­ña­do de afi­cio­na­dos cree­mos que la mú­si­ca de­be­ría­mos es­cu­char­la en sis­te­mas es­té­reo de dos ca­na­les, pe­ro el mer­ca­do nos di­ce que a la gran ma­yo­ría de la gen­te le bas­ta una bo­ci­na -de di­ver­sos ta­ma­ños- pa­ra sa­tis­fa­cer sus oí­dos. Tam­po­co po­de­mos ir con­tra co­rrien­te.

Pe­ro los avan­ces en pro­ce­sa­do­res de se­ña­les di­gi­ta­les ( DSP) y en am­pli­fi­ca­do­res di­gi­ta­les han per­mi­ti­do po­si­cio­nar me­jo­res pro­pues­tas mu­chas de ellas con ca­li­dad ex­cep­cio­nal y con so­ni­do de al­tas cre­den­cia­les.

¿Si l os in­ge­nie­ros y pro­duc­to­res con ore­jas pri­vi­le­gia­das usan to­do el tiem­po mo­ni­to­res ac­ti­vos co­mo su más im­por­tan­te he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, en­ton­ces por qué los afi­cio­na­dos les “te­men” tan­to?

Aquí te­ne­mos que se­ña­lar que gran par­te de es­ta cul­pa se de­be a los lla­ma­dos ex­per­tos de la pren­sa es­pe­cia­li­za­da en Hi­fi. La idea que una com­pa­ñía con gran ex­per­ti­se en el di­se­ño de al­ta­vo­ces con in­ge­nie­ros, maes­tros y doc­to­res en elec­tró­ni­ca, fí­si­ca, me­cá­ni­ca y acús­ti­ca son in­ca­pa­ces de “em­pa­tar” un am­pli­fi­ca­dor in­terno que cum­pla con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que se re­quie­ren pa­ra ope­rar al má­xi­mo los dri­vers, los cros­so­vers y los ga­bi­ne­tes es al­go que no tie­ne sen­ti­do.

En reali­dad el asun­to va más allá de es­ta creen­cia que un periodista tie­ne más ca­pa­ci­da­des que un di­se­ña­dor pa­ra lo­grar la si­ner­gia en­tre am­pli­fi­ca­dor, bo­ci­nas y ca­bles. Sien­do cla­ros, si un afi­cio­na­do se de­ci­de por unas bo­ci­nas ac­ti­vas, ya no hay “es­pa­cio” pa­ra ir cam­bian­do am­pli­fi­ca­do­res o ca­bles. La ca­de­na de ven­tas se ago­ta y es al­go que no be­ne­fi­cia ni a las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das ni a mu­chos fa­bri­can­tes de am­pli­fi­ca­do­res eso­té­ri­cos.

Mu­chos ex­per­tos tam­bién acu­san que “la ca­li­dad” de los am­pli­fi­ca­do­res in­ter­nos (la gran ma­yo­ría de ellos ope­ran­do en el do­mi­nio di­gi­tal) no es com­pa­ra­ble a los sú­per am­pli­fi­ca­do­res de ul­tra al­to pre­cio. Tal vez ten­gan cier­ta ra­zón cuan­do ha­bla­mos del ni­cho del Ul­tra High End, pe­ro hoy día hay bas­tan­tes ejem­plos de mo­ni­to­res ac­ti­vos que po­drían en­som­bre­cer a mu­chas fa­mo­sas com­bi­na­cio­nes.

Hoy día, las bo­ci­nas ac­ti­vas es­tán ex­tre­ma­da­men­te bien di­se­ña­das pa­ra apli­ca­cio­nes que van de los sis­te­mas de au­dio dis­tri­bui­do a ci­nes en ca­sa y a sis­te­mas de mú­si­ca de al­to desem­pe­ño. En Ho­me Thea­ters, las bo­ci­nas ac­ti­vas se es­tán con­vir­tien­do en la me­jor so­lu­ción pa­ra sis­te­mas que quie­ren es­con­der bo­ci­nas de­trás de pan­ta­llas o te­las, ya que las bo­ci­nas ac­ti­vas de gra­do pro­fe­sio­nal ofre­cen una al­tí­si­ma sa­li­da de pre­sión so­no­ra lo que les permite tras­pa­sar sin pro­ble­mas los obs­tácu­los que po­drían sig­ni­fi­car las re­ji­llas o las pan­ta­llas per­fo­ra­das.

Gri­ma­ni Sys­tems, Me­ri­dian Au­dio o Me­yer Sound son ejem­plos de al­ta­vo­ces ac­ti­vos de al­tí­si­mo desem­pe­ño (quie­nes han es­cu­cha­do las X10 de Me­yer, ya no pue­den vi­vir con unas ca­jas acús­ti­cas “nor­ma­les” por más cre­den­cia­les High End que pre­su­man). Proau­dio o JBL Synt­he­sis fa­bri­can bo­ci­nas pa­si­vas pe­ro obli­ga­da­men­te fun­cio­nan con sus pro­pios am­pli­fi­ca­do­res pues se han preo­cu­pa­do por in­te­grar sus eta­pas de po­ten­cia pe­ro so­bre to­do sus po­de­ro­sos DSP que se en­car­gan de la pre­ci­sa ecua­li­za­ción y op­ti­mi­za­ción acús­ti­ca acor­de al es­pa­cio don­de han de ins­ta­lar­se.

¿Ecua­li­za­ción? Otro de los te­mas “blo­quea­dos” en el Hi­fi. Ya ha­bla­re­mos de ello, pe­ro hoy día un ecua­li­za­dor di­gi­tal po­co se pa­re­ce a aque­llos ecua­li­za­do­res grá­fi­cos de 10 ban­das que pro­du­cían atro­ci­da­des.

Pe­ro los mo­ni­to­res ac­ti­vos tam­bién pue­den ser de ba­jo pre­cio y ex­cep­cio­nal desem­pe­ño. Bas­ta que es­cu­chen la nue­va se­rie 3 de

JBL ( LSR305 o LSR308) pa­ra que se sor­pren­dan de la ca­li­dad y el cos­to que re­sul­ta im­ba­ti­ble. ¿O qué tal unas Pre­so­nus Eris E5 o unas Equa­tor D5 con dri­ver coaxial? Bus­cas al­go bueno, bo­ni­to y ba­ra­to, se­gu­ro en­cuen­tras al­go en M-au­dio, Au­dioen­gi­ne,

Va­na­too o las ubi­cuas KRK.

Aho­ra que si bus­cas al­go de ca­li­dad in­ma­cu­la­da y es­tás dis­pues­to a in­ver­tir va­rios mi­les de dó­la­res pue­den pen­sar en unos Eve Au­dio

SC3010 o en unos ATC SCM25A Pro.

Las op­cio­nes se mul­ti­pli­can in­clu­so en mar­cas que son “na­ti­vas” en el au­dio Hi­fi. Ac­ce­si­bles en to­do sen­ti­do po­de­mos en­con­trar jo­yas co­mo las Pa­ra­digm A2, las PSB Alp­ha PS1, las KEF X300A y mu­chas más. La co­sa es bus­car­le.

Ade­más siem­pre hay op­ción de su­mar­le un sub­woo­fer ac­ti­vo en el ca­so de ne­ce­si­tar “pe­ga­da” en los sub­gra­ves y pa­ra cu­brir gran­des es­pa­cios. In­tere­san­te re­sul­tan op­cio­nes de ran­go com­ple­to co­mo las da­ne­sas Da­li Zen­sor 5 AX o las sue­cas Au­dio­pro Li­ving LV33. Has­ta aho­ra he men­cio­na­do el tér­mino “ac­ti­vo” y no úni­ca­men­te “bo­ci­nas am­pli­fi­ca­das”; aun­que pa­rez­can si­nó­ni­mos no son pre­ci­sa­men­te lo mis­mo. Una bo­ci­na “ac­ti­va” in­ter­na­men­te cuen­tan con cros­so­vers elec­tró­ni­cos an­tes de los am­pli­fi­ca­do­res y lue­go po­seen eta­pas de po­ten­cia pa­ra ca­da dri­ver e in­clu­so po­seen con­tro­les de res­pues­ta “an­te el cuar­to” en ca­da ca­ja. Los más avan­za­dos po­seen un pro­ce­sa­dor di­gi­tal de se­ña­les. Las bo­ci­nas am­pli­fi­ca­das o “po­we­red” só­lo po­seen am­pli­fi­ca­ción in­ter­na ge­né­ri­ca, muy po­cos em­plean cros­so­vers pa­si­vos (a ve­ces só­lo un ca­pa­ci­tor y una re­sis­tor) y no cuen­tan con con­tro­les de ecua­li­za­ción u op­ti­mi­za­ción pa­ra el usua­rio. Así una bo­ci­na blue­tooth es una ca­ja am­pli­fi­ca­da o “po­we­red”, pe­ro no es una bo­ci­na ac­ti­va.

Es un muy buen mo­men­to pa­ra las bo­ci­nas ac­ti­vas, to­man­do en cuen­ta que ca­da vez más gen­te tie­ne sis­te­mas de mú­si­ca ba­sa­dos en bi­blio­te­cas di­gi­ta­les (compu­tado­ras y dis­cos du­ros) o vir­tua­les (strea­ming) y que es­tas no­ve­do­sas ca­jas po­seen múl­ti­ples co­ne­xio­nes análo­gas (RCA, XLR, TRS y ”) y di­gi­ta­les (XLR-AES, USB, coaxial, óp­ti­co), in­clu­so Wifi y Blue­tooth.

Só­lo por po­ner un ejem­plo las Klipsch R-15PM acep­tan ade­más se­ña­les di­rec­tas de tor­na­me­sa; así que se con­vier­ten en unas ver­da­de­ras to­do en uno.

Ca­da vez ve­re­mos más y más bo­ci­nas ac­ti­vas, no du­den que mar­cas tra­di­cio­nal es de Hi­fi y High End pron­to se su­birán a es­ta ten­den­cia. La tec­no­lo­gía di­gi­tal ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo en am­pli­fi­ca­ción y ni que de­cir en pro­ce­sa­do­res di­gi­ta­les. Va­mos qui­tan­do el pre­jui­cio que las bo­ci­nas ac­ti­vas son de ba­ja ca­li­dad, es­ta­mos an­te ver­da­de­ros sis­te­mas que en­tu­sias­man a los oí­dos más crí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.